Sobre los qu'espreceten contra l'asturianu

0 comentarios
Na mio cabera obra, les obres completes poétiques (Propia xera, 1974-2018), apaez esti poema de 1977:



                                     DECIMILLA CASTELLANA

                          (Escontra los qu'espreceten del bable ensin conocelu)


                           Glayaba en mui perfechu castellán
                           un puntu de chaqueta y de corbata,
                           de pelu iguáu y cola raya sata,
                           escontra los que falén asturián,
                           pues un buen día espoxigó'l manguán
                           y nun quería recender a corte.
                           Ensin embargu decía picaporte,
                           trancar la puerta, picar y esperar por,
                           y entre otres -as dalguna otra más flor:
                           mirái si era bebayu'l so deporte.


Pal enteráu, nun se-y escaecerá que'l fondu del asuntu tien un gran asemeyu col chiste l'angazu.

¿Pa qué val l'asturianu? Prevíen enfermedaes del corazón

0 comentarios
Yá saben lo que dicen los enemigos del asturianu (que lo son, en daqué medida, de lo asturiano): ¿Pa qué val l'asturianu? Que ye, dicho d'otra manera, ¿pa que val la cooficialidá?

Pues pa prevenir enfermedaes del corazón. Sí, sí, pa preveniles.

Como saben, fai quince díes, nel teatru Campoamor una parte del públicu les butaques que taba ellí pa escuchar/ver la obra de Debussy "Pateas y Melisande" entamó patear furiosamente cuando sintió decir "Bienveníos, que lo pasen bien, nun s'escaezan d'apagar los móviles, nun se puen sacar semeyes durante la función".


Pues bien, esi manifiestu de rabia colos remos paez que va ser un exerciciu habitual (lo que me presta) de parte del públicu del Campoamor, porque volvieron facelo'l 15 d'esti mes, nel estrenu de la obra "El cantor de México".

Porque yá saben: "el que mueve les pates mueve'l corazón". Entós, ¿que cosa meyor pa la circulación y pal corazón que l'asturianu?

Además, el tratamientu ye rápidu y gratuitu: con cuatro palabruques basta.





Los enemigos del asturianu y la risión

0 comentarios
Nel añu 94 la Mesa de la Xunta Xeneral refugó una iniciativa mía (esto ye, nun quiso tramitala) porque ponía Xixón (el restu taba en castellanu) "y nun lo traducía".

(Testifica, por exemplu, La Voz de Avilés del 04/02/1994).

Yá ven, nun hai ningún problema pa emplegar l'asturianu, y nun fai falta pa nada la cooficialidá.


¡Y nun me negarán que ye risa!



¿Ónde ta'l problema?

0 comentarios
El Pitu tien que machar porque nun val. Va pa l'Alavés y l'Alavés pa enriba. Rubi nun val, va pa Huesca y lo mesmo.

¿Ónde ta'l problema? Non, nun val cha-yos la culpa a los que manden. L'únicu problema ye'l de los que nun cuerren y que-yos importa un pitu l'equipu y l'afición.


El Sueve y la ñeve (y III)

0 comentarios
L'11/02/18





El Sueve y la ñeve (II)

0 comentarios
L'11/02/18.




El Sueve y la ñeve

0 comentarios
Semeyes del 11/02/2018



LA BANCA NO EXISTE

0 comentarios

(Asoleyáu en La Nueva España 09/02/18)  

                         LA BANCA NO EXISTE

               Es una abstracción. Existen los bancos, esto es, sus accionistas, los depositantes en ellos, los empleados y los servicios bancarios (préstamos, custodia, avales…). ¿Y por qué les cuento está obviedad, dirán ustedes? Muy sencillo, porque los dirigentes del PSOE (Simancas, por ejemplo, o Pedro Sánchez, en LNE del 26 y del 23 de enero, respectivamente) andan predicando un “nuevo impuesto a la banca para pagar las pensiones”.             

               Pero convendría que se aclarará sobre quién va a recaer el impuesto (de una cantidad imprecisa, de entre 5.000 y 7.000 millones), ¿sobre los accionistas?, ¿sobre los impositores?, ¿sobre los empleados o los servicios? Si sobre los primeros, ¿recargando lo que ya se paga por el dividendo?, ¿igual para el que tiene cien acciones que para el que tiene diez mil?, ¿lo mismo para los individuos que para las corporaciones? Si se trata de los servicios, es obvio que se encarecería la tenencia de cuentas y los préstamos, porque los costos se trasladan siempre al receptor final. ¿Va a ser eso? En cualquier caso, no a la banca, a concretos individuos.

               La propuesta, por lo demás, parece olvidar la situación en que se hallan los bancos y sus cuentas. Con fuertes provisiones en sus balances y achatarrando oficinas y empleo para reducir gastos, los bancos no están pasando por el mejor momento. Tampoco los ahorradores, para los que el dinero pierde valor todos los años y las únicas inversiones que pueden ser rentables son las que tienen un riesgo más o menos mayor.

               Pero volvamos a la propuesta del PSOE (que es la misma, por cierto, que la de su alma gemela, Podemos). En palabras literales de don Pedro: Aquellos que fueron rescatados con 77.000 millones, ahora tienen que rescatar lo que representa un sentimiento colectivo de la ciudadanía española: su sistema público de pensiones”. Y para que no haya dudas, “Simancas —dice La NUEVA ESPAÑA en la fecha citada—  defendió ayer en Gijón la propuesta del PSOE para garantizar el sistema público de pensiones con impuestos especiales a la banca, recordando que se inyectaron 77.000 millones de euros públicos para sanear al sistema financiero y ahora que los bancos tienen altos beneficios es hora de que sean ellos los que apoyen a la sociedad”.

               Pero Simancas sabe de sobra que no se inyectó dinero a la banca, sino a los bancos y no a ninguno de los “bancos”, sino a las cajas, y que esas cajas (salvo Bankia, principalmente) han desaparecido en su mayoría o están devolviendo el dinero prestado, que, por cierto, retornará en una cantidad que se estima entre 20.000 y 30.000 millones. De modo que en quienes puede fundamentalmente recaer el “impuesto de reversión” es en los bancos que no recibieron ayudas.

               Pero demos un paso atrás. Recordemos cuál era y es la frase hermana de esta, en la que en alguna medida reposa su requerimiento justiciero: “Hay dinero para rescatar a los bancos y no hay dinero para rescatar a los ciudadanos”, se pancarteaba en plena crisis. Pensemos por solo un momento lo que habría ocurrido si, como se demandaba por algunos, y como implícitamente reclama la frase, se hubiese dejado quebrar los bancos (a las cajas), sin inyectar dinero en ellos: en primer lugar, los depositantes hubiesen perdido sus ahorros o la mayor parte de ellos; y ni siquiera habrían recuperado los 100.000 euros por persona que dice asegurar el Fondo de Garantía de Depósitos, pues no tendría dinero para ello. Y habría seguido después una crisis bancaria generalizada que causaría enormes daños en la actividad económica y el empleo durante algunos años. ¿Importa todo eso al discurso? Nada.

               ¿Sabe todo esto la muchachada que dirige el PSOE? Tengo tantas dudas como certezas sobre el comportamiento del cerebro humano, pero yo creo que, aunque sea de una forma obscura, la verdad convive en su cerebro con la mentira. ¿Por qué lo hacen, pues? Por una sencilla razón que he explicado aquí la semana pasada: porque el que no miente no gana, feligreses y votantes necesitan oír aquello que quieren oír, aquello que casa con sus prejuicios y con esa red tupida de ensoñaciones y fantasías que se denomina “ideología”. En una palabra, los discursos externos necesitan homologarse con los discursos previamente interiorizados por los ciudadanos. Tengan estos la congruencia que tengan con la realidad o con la verdad.


               Xuan Xosé Sánchez Vicente 

Javier Fernández tamién miente (o nun sabe lo que diz)

0 comentarios
El vienres 9 d'esti mes de febreru, los adalides de la defensa de la cultura asturiana, doña Mercedes Fernández y don Javier tamién Fernández volvieren aldericar sobre l'asturianu, verdadera obsesión de doña Mercedes (y, con sordina, de don Javier) nos caberos tiempos.

Pues bien, don Javier dio-y en focicu a doña Mercedes, chándo-y en cara que nel 98, nel trámite de la reforma estatutaria nel Congresu, ella, con Álvarez-Cascos y con Isidro Fernández (¡coño col Fernández!), propusieron lo que vieno en llamase "cooficialidá diferidá" dende qu'el PAS la propuso como solución de pautu nel 97 (solución que d'aquella nun quisieren nin IU, nin PSOE nin PP). Eso ye asina, pero onde miente don Javier (¡fáiseme tan difícil pensar que nun sabe, él, al que tanto aponderen perayures!) ye cuando diz, cuando-y refierta:

"usted cuando militaba con el señor Cascos en el mismo partido, nos plantearon a los socialistas un cambio en el Estatuto de Autonomía para hacer una cooficialidad diferida, de tal forma que si se hubiera hecho, hoy se podría aprobar con una mayoría de 23 diputados frente a 22. Pero eso no va a ocurrir porque el PSOE no quiso; de tal manera que en la próxima legislatura tendrán que ser tres quintos de la Cámara los que aprueben una decisión trascendente como esa", zanjó el presidente. 

Pues nun ye asina satamente. Lo que los populares postulaben yera una cooficialidá diferidá, residenciada nel Estatutu y a la espera d'una ulterior llei de la Xunta que diba requerir una mayoría cualificada de 3/5 de los diputaos. Satamente la qu'ellos dicen, los del PSOE, que (ensin sabelo entovía) quieren poner.

Una cosa ye que nos mexemos de risa colos cucurrabucos del PP, Foro, Cascos y doña Mercedes a propósitu del asturianu y otra la verdá, que como-y gusta decir a don Javier, repitiendo a Antonio Machado en Juan de Mairena, "La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero". 

Queda pa los sabios llectores d'esti blog estremar ente Agamenón, el porqueru y los...


Cristina Coto, oficialidá, Álvarez-Cascos y mentires

0 comentarios
Como veo que Coto ñega que'l PP, al través de Cascos, Rozada, Cherines y otros ofrecieren la cooficialidá diferida nel trámite nel Congresu de la reforma estatutaria de 1998, ehí va:

El Comercio, 10/11/98
El PP traslada al PSOE la responsabilidad sobre un consenso amplio para el Estatuto. «Deben dejar de hacer el ridículo con el bable», responde Celestino Suárez. Mercedes Fernández, Isidro Fernández Rozada e Isabel Pérez Espinosa anunciaron que el grupo parlamentario popular aceptará la cooficialidad del bable si el PSOE también lo hace.

LNE, 10/11/98
(Negociando en Madrid durante la tramitación del Estatuto). EL PP culpa al PSOE de no pactar la oficialidad del bable en el Estatuto (mediante la cooficialidad diferida del PAS).

LNE, 12/11/98

(Negociando en Madrid durante la tramitación del Estatuto). Cascos pide a Noval que acepte la vía para la oficialidad del bable (la de la cooficialidad diferida del PAS, rechazada en Asturies). El PSOE se niega. Rozada se confiesa molesto por su cambio de postura sobre la lengua asturiana, ya que hasta hace unas semanas el PP se oponía a la oficialidad del bable.

LVdeAS, 12/11/98
Cascos y Noval no desbloquean el Estatuto. Ambos dirigentes se reúnen sin éxito al rechazar el PSOE la cooficialidad. El encuentro duró más de una hora, y en el mismo también estuvieron presentes el presidente del PP de Asturias, Isidro Fernández Rozada, y la diputada popular Mercedes Fernández.

LNE, 15/11/98

Entrevista de José Manuel Piñeiro con Xuan Xosé Sánchez Vicente: —«¿Quién le iba a decir que llegaría a ver a Álvarez-Cascos pidiendo bable nes escueles? —«El PP hace un alarde de incompetencia, porque lo mismo que ahora apoyan en el Congreso —incluir una reserva de ley en el Estatuto para que la Junta pueda declarar en su día, y por sí misma, la cooficialidad del bable— les fue propuesto hace dos años y lo rechazaron.

El Comercio, 24/12/98
Rozada critica «el miedo» del PSOE a dar a la Junta la potestad del bable. Cuestiona su negativa a ampliar el consenso estatutario.

El Comercio, 26/12/98
Marqués critica el «sorprendente» giro del PP con el asturiano y recuerda que la Ley del bable fue una de las principales acusaciones del PP contra su Gobierno.