Güei, en LA NUEVA ESPAÑA

0 comentarios


(Trescribo, como davezu, los primeros párrafos)



No puedo creerlo

La participación de Indalecio Prieto y el PSOE en el frustrado golpe de Estado del 34

29.07.2016 | 04:01
No puedo creerlo
Hemos asistido este mes, con motivo de la exposición "Indalecio Prieto, la razón en marcha", a un relato hagiográfico del personaje. Así, Etelvino González publica en LA NUEVA ESPAÑA un artículo que lleva el título de "Indalecio Prieto, un genial político y un patriota español". El texto se constituye fundamentalmente sobre un listado de obras realizadas o programadas para Asturies por el político socialista durante su etapa de ministro de Obras Públicas, de lo que se deducen su atención para nuestro país y su capacidad gestora como responsable ministerial.
Aceptando su entusiasmo y aun su eficacia, hay que señalar que la política de obras públicas de su ministerio no hace más que continuar, en parte, lo ya puesto en marcha por Primo de Rivera y practicar lo que en aquella década constituirá la política de muchos estados (EE UU, Alemania, Italia): una intensa inversión pública, a fin de acabar con la crisis o paliar sus efectos. Más o menos valorable en sus dimensiones, pero nada nuevo, nada que no fuese consustancial a la época.
En su relato en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA el 23 de julio, el presidente de la Fundación Indalecio Prieto, Alonso Puerta, manifestó, entre otras cosas, que "Indalecio Prieto fue maltratado en Asturies" y que "Hoy en día se reconoce a Indalecio Prieto como el mejor político asturiano del siglo XX".
¡No puedo creerlo! Repaso los textos y busco otras intervenciones en torno a la exposición -la del alcalde d'Uviéu, don Wenceslao, por ejemplo- y tienen todas el mismo tono hagiográfico y la misma cualidad de mito y embaucamiento: ni una palabra sobre la participación de Indalecio Prieto y el PSOE en el frustrado golpe de Estado del 34.
El golpe de Estado de octubre del 34 (que no pretendía, por cierto, una especie de restauración democrática, sino la implantación de una dictadura proletaria) propició un ambiente de guerra civil y fue un enorme desastre para Asturies: en lo material, con enormes destrozos y pérdidas, y en lo cultural; en lo humano: 1.196 muertos, 7 desaparecidos, 2.078 heridos, más los encarcelados o exilados; en lo político fue, además, un enorme embarcazu: una revolución que se pretendió general en España dejó solos a los asturianos.
El 34 tuvo además consecuencias sociales cuyos efectos se prolongaron más allá de la guerra [...................................................................................................................................................]

Presentación d'El Caballu

0 comentarios
Una edición del clásicu de Bernaldo de Quirós y Benavides. Renueva la interpretación del testu y abre cuestiones lésiques y d'escritura.

Na presentación, el llunes 25 de xunetu, día Santiagu, dientro los actos del Arcu Atlánticu. Con Antón García, l'editor, y Ramón d'Andrés, que tuve l'honor que me presentase.

Les semeyes son de Carlos Espina Alonso



Una carta de María Xosefa Canellada

0 comentarios








Presentación d'El caballu

0 comentarios
Una edición del clásicu de Bernaldo de Quirós y Benavides. Renueva la interpretación del testu y abre cuestiones lésiques y d'escritura.

Na presentación, el llunes 25 de xunetu, día Santiagu, dientro los actos del Arcu Atlánticu. Con Antón García, l'editor, y Ramón d'Andrés, que tuve l'honor que me presentase.

Les semeyes son de Carlos Espina Alonso.



Enantes, na tertulia previa sobre la lliteratura reciente. Con Humberto Gonzali.



Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (CCXC)

0 comentarios



Sigo colos arreyos y modificaciones al mio Diccionariu asturianu-castellanu.

tortoria, f. Hocico, parte delantera de la cara, donde están la boca y los labios. || 2. Enfado, enojo. || 3. Hocico del cerdo. || 4. Pequeño palo en que las hilanderas van enrollando el hilo.
toyer, v. tr. Estropear, dañar. || 2. Ensuciar, emporcar. || 3. Dar una paliza excesiva. || 4. prnl. Enfermar. || 5. Dolerse o estropearse un miembro. || 6. Quedar impedido de un miembro.
toyíu, ida, ío, p. p. de toyer. || 2. adj. Enfermo. || 3. Dolorido. || 4. Tullido. || 5. Estropeado. ||6. Baldado.
tozu, m. Árgoma. || 2. Aulaga. || 3. Tocón que queda en tierra después de segada la caña del maíz. || 4. Parte de hierba que dejan sin comer las vacas en los prados, que puede ser aprovechada después por las caballerías. || 5. Caña del maíz. || 7. Tronco de la berza. || 7. Variedad de roble. || 8. Pedazo grande de algo.

trabatel, m.   Pequeña cornisa de madera o piedra que, con la finalidad de proteger de la lluvia, se pone sobre las ventanas.

Chiste (malu) asturianu

0 comentarios
-¿Cuálu ye l'espectáculu o la competición más asturianu de toos?

-La Fórmula 1.

-¡Home! ¿Y eso por qué?

-Porque siempre entama pela Pola

Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (CCLXXXIX)

0 comentarios
Sigo colos arreyos y modificaciones al mio Diccionariu asturianu-castellanu.




torniar, v. tr. Tornear, pulir  una cosa al torno. || 2. Asegurar algo con tornos. || 3. dial. V. tornar.
tornu, m. Torno, máquina consistente en un cilindro que, mediante la acción de palancas, cigüeñas, etc., puede girar alrededor de su eje, y que suele actuar sobre la resistencia por medio de una cuerda que se va arrollando al cilindro. || 2. Máquina de diversas formas que, por medio de una rueda o una cigüena, hace que alguna cosa dé vueltas sobre sí misma. || 3. Clavo o clavija de madera empleado en diversos usos para los que, en lo moderno, se suelen emplear clavos. || 4. Espita de la olla de mazar. || 5. Revuelta del camino. || 6. Aparato giratorio que permite pasar objetos entre dos habitaciones sin que las personas hayan de desplazarse. || 7. Gancho utilizado para colgar alguna cosa. || 8. Parte saliente del yugo donde se atan les cornales. || 9. Lado de una finca. || 10. Asidero, a modo de palo, de un objeto o instrumento. || Lleche del tornu, leche que se guarda en un recipiente con beliellu, por donde se deja salir de modo que la nata asiente sobre la base.
torpe, adj. De movimientos poco gráciles o ágiles. || 2. De cerebro poco despierto. || 3. Dícese de la tierra mal trabajada o poco apta para la labranza. || 4. Dícese de los alimentos naturales que tienen un punto de imperfección,  dureza o bastedad y de los alimentos cocinados a los que les falta un punto de cocción. || 5. Tosco, burdo. || 6. Terco, obstinado.
torreñu, m. Torrezno, pedazo de tocino frito o para freír. || 2. Chicharrón, residuo de grasa de cerdo derretida.

Fresnos en Los Pericones

0 comentarios
¡Qué maravía d'árboles!

El 13/07/16.

Una de les semeyes ta enmarcada nun retayu la escultura de Confluencia, d'Eugenio López.





Güei, a les 8: Presentación d'El caballu

0 comentarios
Güei, a les 8 la tarde, na carpa cultural del Muelle (onde Paquet) del Arcu Atlánticu, presento: El caballu, un estudiu sobre'l poema de principios del XVIII de Bernaldo de Quirós.

La base de la edición ye un manuscritu, más o menos de recién conocíu, que nos permite relleer el testu bernaldinu.

Al marxen d'eses nueves llectures testuales, la edición acompáñase d'una bayura de notes lésiques e interpretatives, que valen pa entender meyor les munches partes escures del testu.

Abonda decir, pero dizse, qu'el poema ye una de les grandes pieces de la lliteratura asturiana.

Güei, en La Nueva España:

0 comentarios
(Trescribo, como davezu, los primeros párrafos.)

L'aprecederu

¡Ay! ¡Qué trabajos nos manda el Señor!

25.07.2016 | 03:33
¡Ay! ¡Qué trabajos nos manda el Señor!
El PP xixonés ha propuesto que los 600.000 euros que el Ayuntamiento destina al Sporting los reparta entre la hinchada para "pagar abonos, desplazamientos y material".
Iba a titular "la mayor babayada del año", pero, puesto que aún queda mucho año y hay otros competidores, he preferido encabezar con el canto de las espigadoras de La Rosa del Azafrán. Porque un monto notable de les babayaes o bocayaes que se dicen en política viene incitado -genética personal y programas electorales aparte- por la maldita obligación de tener que, a diario, pronunciarse sobre cualquier cosa o inventar alguna entelequia a fin de estar presente en los medios.
Así que bien pudieran cantar ediles y diputados de toda índole, adaptando el cantar de Las segadoras, algo así como "¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!, qué trabajo nos manda el Señor, pronunciarse y parir sin parar, todo el día a los micros, al papel, a la tele y al blog".
Pero lo peculiar del caso es que la propuesta ha sido realizada por un tipo de derechas. Uno pensaba, en su inocencia, que caracterizaban a la derecha algunas conductas: tender a un menor gasto público y, por tanto, a menores impuestos; tener conciencia de que el dinero sale del bolsillo de los ciudadanos, y que no cae del aire, etc.
[.........................................................................................................................]