Pluma d'Indiu encarnada

0 comentarios
La Vriesea Splendens, llamada comúnmente Pluma d'Indiu, pertenez a la familia de les bromeliácees.  Pue algamar los 30 o 40 cm d'altura. Les fueyes son llargues, anches, coriácees. Les flores, encarnaes o marielles, desurden de bráctees bermeyes, atropaes n'espiga nel estremu d'un bohordu de 50 a 60 cm d'altu que se desendolca nel centru de la roseta.


Na nuestra terraza, el 16/07/17. Festividá d'El Carme.











Hortensies ente azul y violeta

0 comentarios
El 14/07/17. La Miñota, Morís, Güerres.



El PAS exige al PSOE respeto a los asturianos

0 comentarios
(En La Nueva España)

El PAS exige al PSOE "respeto" a Asturias, "la nación más antigua de España"
Oviedo, V. M. 23.07.2017 | 03:42
El Partíu Asturianista (PAS) acusó ayer al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de "marginar a Asturies" al proclamar que "existen en España territorios que son naciones y otros que no". Los regionalistas resaltan que Sánchez "ya ha proclamado dos naciones, Cataluña y Euskadi, pero naturalmente no piensa incluir en ese concepto a Asturies".
El partido, que otrora tuvo representación parlamentaria en la Junta General del Principado, aseguró por medio de un comunicado que "Asturies es, en lo político, la nación más antigua de la Península. Y, por su arte, por su folklore, por su música, por su patrimonio, su lengua es equiparable a cualquier otra, sino de más entidad".

Para los regionalistas, el único propósito del PSOE de Pedro Sánchez es "encumbrar a unos territorios como naciones y postergar a Asturias, lo que constituye un desprecio a los asturianos y una falsificación de la verdad histórica". El PAS cree que el objetivo será "dotar de más financiación a ciertas comunidades autónomas y menos para el común de los demás territorios", lo que constituye "un ataque directo a los intereses de los asturianos". El PAS denuncia además "el entusiasmo con que la FSA, desde Adriana Lastra a Adrián Barbón apoyan y defienden esa política antiasturiana".

Güei, en LNE: Mejor, monos rijosos

0 comentarios
L'aprecederu

Mejor, monos rijosos

Con frecuencia, los gobernantes legislan sin saber las consecuencias

24.07.2017 | 03:10
Mejor, monos rijosos
Es tan indignante como sintomático de las manos en que estamos. Dos ejemplos nada más. Uno: el Ayuntamiento de la capital, empujado por su discurso robinhoodesco de desplumar a los ricos, decide subir el IBI de las propiedades con valor catastral superior al millón de euros. Pero, ¡oh sorpresa!, resulta que no todas las propiedades con ese valor catastral son de Juan sin Tierra. Muchas son de los campesinos a quienes dicen defender: las constituyen, por ejemplo, comunidades de vecinos que no tienen hecha la partición horizontal. Ya saben: gritos, protestas, molestias, reclamaciones y la promesa de que el año que viene se cambiará el umbral de asalto robinhoodesco. De momento, a apurrir.
Segundo: de repente, nuestras autoridades descubren que nos hemos metido en un lío de los gordos con la salud. Las de aquí y las de allí decidieron en su día que había que eliminar a los médicos a partir de los 65 años. La razón de fondo fue la de ahorrar costos (los mayores acumulan devengos debidos al tiempo en ejercicio), aunque se vistió con los ropajes del progresismo. Y ahora descubren que no va a haber médicos para sustituir a los expulsos. He aquí a nuestro Consejero, señor Del Busto: "La falta de médicos será importante a partir de 2019".
¡Probes, equivocáronse! [...................................................................................................]

Pregón de les fiestes de Miranda (economía, historia y política d'Asturies)

0 comentarios
El sábadu 22, invitáu pola asociacion de les fiestes de Miranda (una de les tantes de toa Asturies que trabayen pol amor a la tierra, con escasu agradecimientu de los que disfruten d'eses fiestes y de los vecinos), di el pregón de les Fiestes de Miranda.

Fago un repasu a la economía y la política d'Asturies, al través de la "economía de Miranda y d'Avilés", dende'l sieglu XVII al XXI.

Hai ehí dalgunos análisis de por qué somos lo que somos y por qué lo somos, especialmente nel párrafu 9 y nel 20.


PREGÓN MIRANDA 2017

            Buenes tardes. Quiero agradece-yos a ustedes la so invitación p’abrir les fiestes con esti pregón y, sobre too, p’agradece-yos la so presencia. Si miren con atención pal cartafueyu de fiestes, toi equí como “asturianista”. D’ente les coses con que podía rotulame, escritor, articulista, caderalgu…, escoyí esa, “asturianista”, que quier decir dos coses: que vengo a falar como asturianista y que vengo a falar n’asturianu. Pero, sobre too, quería advertí-yoslo con claridá: vengo a falar de política, que ye la mio másima preocupación y ocupación dende siempre. Política dende un puntu de vista particular, l’asturianista. Queden avisaos, o, si lo prefieren, amenazaos.
            Y vamos dir a la primer reflexón sobre una páxina histórica o a la llección que d’ella se saca, como-yos guste más.
Nel mes de payares de 1860 un rapaz de 14 años natural de Miranda, José Menéndez Menéndez, que malapenes sabía lleer, escribir y char cuentes, embarca pa Cuba dende San Xuan de Nieva, como diría la canción. D’ellí, a los seis años, marcha pa l’Arxentina, y d’ehí a una de les sos provincies, la Patagonia. Ellí, col so trabayu y la so astucia, conviértese nun personaxe de los más ricos y poderosos de Sudamérica: comerciante, ganaderu, terrateniente, navieru, constructor, atropó una fortuna de munchu bultu. Pol llamátigu d’El Rey de la Patagonia pasó a la historia.
            Primera reflexón: Asturies fue siempre tierra d’emigración. Yéralo yá nel XVI y nel XVII, cuando los nuestros mozos diben a la siega a Castiella o s’establecíen como aguadores o exercíen otres profesiones de pocu aquel. Fuelo especialmente a partir del XVIII, cuando l’espoxigue’l maíz fizo multiplicase los horros per tol territorio asturianu, pero tamién el númeru de fíos de les families llabradores y, polo tanto, la emigración. Esto diz Xovellanos na so carta (“artículu”, diríemos) titulada “La agricultura asturiana”:
            “Son muy frecuentes en este país las trasmigraciones a América, y aunque no lo son tanto las fortunas hechas allá, no es raro que entre un centenar de hombres que perecen de miseria en aquel continente, vuelvan de tiempo en tiempo dos o tres indianos cargados de oro”.
            Y agora van permitime un pequeñu desvíu del camín. De tolos países onde afincó la emigración asturiana en Sudamérica, Cuba, onde paró de mano’l nuestru José Menéndez, fue, ensin dulda, el más importante de toos. Ehí constituyóse un periódicu, el Diario de la Marina, empobináu precisamente por un avilesín, el millonariu Leopoldo González-Carvajal y Zaldúa, Marqués de Pinar del Río. El Diario de la Marina dio abellugu como collaboradores, redactores o tipógrafos nada menos qu’Alfonso Camín, al probe y desgraciáu —porque morrió probe y llocu nel asilu— Perfecto Fernández Usatorre, “Nolón”, primer escritor y productor de teatru asturianu, quier decise n’asturianu, precisamente en Cuba. Un escritor vecín vuestru nel pasáu, José María García González, Marcos del Torniello, collaboró tamién dende equí, como tantos otros, nel Diario la Marina, y d’ellí tráxonos, al paecer, una habanera que toos conocéis, el famosísimu “Soy de Verdiciu, nací a la vera del cabu Peñes, xunto a la mar…”
            Pero vuelvo al camín principal: dempués de la emigración a América (que duró hasta los años ochenta del venti casi, solo que con otros países de focu d’atracción principal), vieno la emigración a Europa (Alemania, Suiza, Francia); y agora sigue esa emigración, con otres pautes y, dende lluegu, colos sos protagonistes sabiendo lleer y escribir (y un daqué más), y n’otres condiciones económiques y vitales. Quiero sorrayar con esto que la emigración asturiana nun ye un problema coyuntural, d’estos díes, ye un problema estructural de sieglos: nun somos capaces de tener l’actividá suficiente pa dar ocupación y empléu a la nuestra xente. ¿Por qué? Déxenme decir agora que nun se trata d’un problema de voluntá de nadie, nin de partíos, nin de gobiernos; ye un problema que, en tou casu, y si nos pusiéremos nel camín afayaízu, diba llevar tiempu abondo pa solucionalu.
             José Menéndez, como tantos emigrantes afortunaos, nun s’escaeció del llugar onde naciera y financió la construcción d’una escuela equí, en Miranda, y donó perres, ente otres coses, pal Hospital d’Avilés y pal asilu. “Como tantos emigrantes”. Efectivamente, como tantos emigrantes triunfantes: lo primero que facíen yera llevantar nel pueblu la escuela, el llavaderu, la so casona, y, a vegaes, la palmera. Pero siempre s’alcordaben del so pueblu, de la instrucción de la so xente y de dalguna obra pública. ¿Pregúnto-yos? ¿Tienen güei los ricos asturianos esi mismu compromisu de reversión de beneficios nel so pueblu? Veo que dalgunos d’ustedes tuercen el focicu. Hai dellos, pero pocos. Y, yá puestos na coyuntura actual, ¿recibiríen los sos vecinos eses inversiones tan mal como güei reciben munchos los apurrimientos pa la sanidá d’Amancio Ortega? Igual hai que volver a torcer el focicu.
            Pero igual esti comportamientu de los emigrantes y los ricos del país nel pasáu puede servinos pa señalar una de les nuestres grandes virtudes que lleva apareyada, como la otra cara de la misma moneda, el nuestru mayor defectu: l’amor que sentimos pol nuestru peazu, pol nuestru barriu, pol nuestru pueblu y l’olvidu nel que tenemos al conxuntu de los nuestros pueblos, a Asturies. L’amor, l’enfotu, la pre-ocupación, la ocupación y la pos-ocupación de los asturianos suelen dir de la so villa o pueblu a Madrid directamente. Del llugar, al conxuntu d’España, ensin qu’Asturies como organización social, económica y política, como llar de los nuestros convecinos y de nosotros mismos, forme parte, yá non de la nuestra preocupación, sinón, nin siquier, de la nuestra consideración.
            Segunda llección de la historia. Sieglu XVIII, 1792, xueves, dos d’agostu, Xovellanos pasa per Miranda:
            [...] caímos a Miranda, lugar grande, compuesto de tres o cuatro barriadas algo separadas en que está reunida su población. En ella vimos los hornos y fábricas de barro común que aquí se trabaja: la mayor parte de tierra, cavados en la tierra de grosera y no bien dirigida forma. El barro es rojo y después de cocido conserva el mismo color aunque más claro y alguno tirando a blanco. [….] Hay como unos treinta hornos en que se trabaja el barro común y da el color negro; otros cuatro destinados al barro blanco, aunque no lo es, con su vidriado blanco y amarillento, y con algunos rasgos verdes y azules. En estos se hace la antigua y ordinaria vajilla de nuestro pueblo. […] Cuanto se trabaja se arrebata de las manos de los fabricantes. Consúmese en Asturias y en toda nuestra costa septentrional desde Vizcaya a Galicia.
             Equí tenemos agora, frente a la de la emigración, otra forma d’economía, una economía digamos de raíz llariega, que, emplegando los recursos del país —el barru y el rozu— y el saber de los espertos, de los artesanos, crea equí la riqueza y l’emplegu. ¡Trenta y cuatro fornos, nada menos! Verdá ye que se trabaya regular la barreda y que los productos que se fabriquen son corrientucos, pero, con too y con ello, aprovechen lo que güei denomaríamos “un nichu de mercáu”: esa cacía, diz Xovellanos, “se arrebata de las manos de los fabricantes” y “consúmese en Asturias y en toda nuestra costa septentrional desde Vizcaya a Galicia”. Y eso quier decir “emigración”, pero esta vez comercial y temporera, pa vender, pa esportar.
            Paralelamente a esta industria rudimentaria afitada en Miranda, desarróllase otra, la de la calderería y el trabayu del cobre. Según el catastru d’Ensenada, en 1753, n’Avilés hai un empléu non agrariu superior a la media asturiana: 115 tratantes de cobre, 19 caldereros, 34 ferreros y 12 cerraxeros, qu’emplegaben 83 caballeríes nos sos desplazamientos per Galicia y Castiella. Nun fai falta decir que, onde diz ehí “Avilés”, una parte importante ye Miranda.
            Ocioso diba ser desplicar equí, nos dominios del vuestru párrocu, lo que yera la calderería de Miranda o davos noticia de la so xíriga, el bron. Únicamente, sorrayar el llargu períodu d’emigración de los xagós, y que la so xera yera más de terminar el productu o d’igualu que de vendelu.
            Como quier que sea, dambos, cerámica y ferramienta de bronce, que col tiempu van ser esaniciaos por otros productos meyores producíos en serie y n’otros sitios, tienen dellos elementos comunes: aprovechen delles ventaxes llocales: les barreres, les ferreríes; básense mui particularmente nes habilidaes y conocimientos especializaos d’un grupu humanu; tienen un mercáu interior pequeñu y lo más de la so actividá desarróllase fuera, nuna especie d’emigración temporal. Y dambos son dos formes de vida dures, casi miserables, y que nun producen munches ganancies.
            Pa que les coses camuden tenemos que llegar a la revolución industrial, a la segunda metada del XIX y d’ehí p’alantre. Tenemos que salinos un migayín de Miranda, pero nun vamos andar munchos quilómetros, vamos movenos per Avilés, el vuestru conceyu, que ye un conceyu bien pequeñín, o pelos conceyos del delláu, como Castrillón o Carreño. Esa nueva situación produzse por razones d’esplotación de los recursos del llugar, como n’Arnao, o por otres, como una combinación de la situación xeográfica y la voluntá política. Pero les característiques fundamentales d’eses nueves empreses que creen centenares o miles de puestos son dos: primera, la presencia mayoritaria de capitales estranxeros y de técnicos o capitalistes estranxeros, lo mismo qu’ocurrió nel restu d’Asturies: belgues na mina d’Arnao; Pedro Duro en La Felguera, Paquet en Xixón, Herrero o Masavéu n’Uviéu, y un llargu etcétera que nun ye del casu. O equí mismo, pero yá más tarde, Cristalería Española, l’actual Saint-Gobain. A partir de la metada del XX, la creación de delles empreses de munchu entamu débese a la voluntá política, al socialismu d’Estáu —que yá ye redundancia— que calteriza al franquismu. Y asina, por exemplu, tenemos ENFERSA y, sobre tou, ENSIDESA, que vien ser agora, otra vez, el ñeru onde añera, dempués de delles vueltes, un capital foriatu, indiu, el de Mittal, como lo ye’l de la DUPONT, nel vecín Carreño. Agora bien, que nun se nos escaeza, esa creación de puestos de trabayu a degüellu convive cola emigración asturiana a Europa y, en parte, a América a partir de los años sesenta y, a la vez, cola venida de miles de ciudadanos d’otres tierres d’España a Asturies.
            ¿Ye esto too? Non. Hai que sorrayar que, al empar, existen centenares o miles d’empreses de ciudadanos asturianos o forasteros que nacen y espoxiguen o muerren equí, pequeñes, en xeneral, pero dalgunes mayores, como les del Fernando Alonso de la ría, Daniel Alonso. Dígolo pa que la nuestra mirada de la realidá nun sea birola.
            De too ello podemos sacar dalgunes conclusiones: la incapacidá de la nuestra tierra pa da-y trabayu a tolos sos fíos y la corriente continua de la emigración; cómo los ñeros de creación de riqueza y trabayu van cambiando colos tiempos; cómo pa superar en parte les nuestres llimitaciones tenemos que recurrir a importar capitales y saberes de fuera, yá de fuera d’Asturies, yá d’España.
            Y voi terminar con una consideración y una pregunta. De la presencia de la empresa pública durante décades yá falé. Agora quiero señalar cómo, al igual que n’otres partes d’Asturies (Bustiello, en Mieres ye l’exemplu más piqueru), dalgunes d’ese empreses practicaren lo que se llama, con un nome que nun me paez nada oxetivu, “paternalismu industrial”, tutelando la vida de los trabayadores más allá de les hores de trabayu: na vivienda, por exemplu, nel escursionismu o los deportes. Arnao o Llaranes son dos exemplos magnificos de la construcción de viviendes pola empresa, facilitando asina la vida de los empleaos y creando ente ellos una particular relación de grupu.
            Y, agora, pa que volvamos torcer el focicu al da-y vueltes a la pregunta: esi socialismu industrial, esos tan llargos años dependientes de la empresa y especialmente de la empresa pública, nun solo equí, sinón nel conxuntu d’Asturies, por exemplu en Les Cuenques, ¿tendrá condicionao en daqué modu la nuestra mentalidá? ¿Tendrá que ver col nuestru misoneísmu, col nuestru empeñu en mirar p’atrás como si’l pasáu pudiese volver, cola nuestra pasividá social y el nuestru enfotu en que tien que ser l’Estáu el que lo resuelva too? ¿Influyó daqué? ¿Muncho? ¿Poco?
            En tou casu, equí acaben les mios reflexones. Quiero da-yos, ante too, les gracies, a la comisión entamadora de les fiestes, por invitame, y a ustedes por aguantame. Nun solo me prestó tar equí con ustedes, sinón que, como diz el primer de los nuestros escritores, un vecín de Carreño del sieglu XVII, Antón de Marirreguera: “Anque los vieyos somos enfadosos, / si nos dexen falar remocicamos”.

            Y agora, sí, remocicáu o non, yá abocano: que tengan un feliz restu del añu que nos queda, y qu’esa felicidá españe como la sidra de volador y se vuelva gayola nestos díes: ¡Felices fiestes!

"Premiu Alcuentros" a José Antonio Fidalgo

0 comentarios
Dau güei, 23/07/17 pola asociación colunguesa d'artesanos Alcuentros. I Premiu Alcuentros. A José Antonio Fidalgo Sánchez. Polos sos inumerables méritos, ente otros, los colungueses.

Prestónos a la muyer y a mi tar ellí, como amigos.

Na semeya, José Antonio Fidalgo Sánchez, Rogelio Pando Valle, alcalde de Colunga, y Fernando, el representante de los artesanos.




Azucena entevenada (otra)

0 comentarios
El 14/07/17. La Miñota, Morís, Güerres.



Hortensies ente azul y violeta,

0 comentarios
El 14/07/17. La Miñota, Morís, Güerres.





Azucenes entevenaes

0 comentarios
El 14/07/17. La Miñota, Morís, Güerres.



Güei, en La Nueva España: "Teodoro Cuesta, leído hoy"

0 comentarios

Teodoro Cuesta, leído hoy

Las virtudes literarias de un personaje más bien desconocido

21.07.2017 | 04:14
Teodoro Cuesta, leído hoy
Quizás salvo para los vecinos de Mieres, donde nació en 1829, para la mayoría de los asturianos Teodoro Cuesta sea un personaje desconocido, de cuyo nombre acaso tengan noticia los de más edad y ninguna los jóvenes. A quienes les suena es posible que liguen a él su "Andalucía y Asturies", una polémica amable y humorística con un andaluz, Diego Terrero; más improbable, que la hayan leído. Cuesta tiene, sin embargo, virtudes literarias para los lectores de hoy, algunas de las cuales vamos a anotar a continuación.
Es creativo e imaginativo y apoya sus símiles en la realidad ambiental. Así, esta contestación a Diego Terrero, que hizo proverbiales los dos primeros versos:
"Pensatible?, plasmáu?, silenciosu?, / como'l pitu a la vista de raposu / cuando menos barrunta, quietu, atentu, / non perdí una migaya del to cuentu".
O esta descripción del protagonista de "La Danza", un romance que sigue la línea de La Cuelma / La paliza de Caveda:
"Ye nel mirar más llambión / qu'una gata balboniega, / y n'escurrir picardíes, / atrás al raposu dexa".
Su verso fluye ligero, adecuándose perfectamente lo dicho con la métrica. Y especialmente lo hacen sus enumeraciones:
"¡Que les neñes son guapes! ¡Cosa nueva! / Onde quiera que nacen fíes d'Eva, / hailes blanques y prietes, piquiñines, / espigaes, gorduques y flaquines". ("Andalucía y Asturies").
O esta anafórica del protagonista de "La Danza", Perico, con sus dos últimos versos metairónicos:
"Con chalecu de cien picos, / faxa colorada y nueva, / los calzones de pedrosu / y terciada la montera [?] Nun hai fusu más derechu, / nin boca más pedigüeña, / nin centura más lliviana, / nin cara más gayaspera, / nin güeyos más faladores, / nin voz más regusta y fresca?, / en fin, ye tal que barrunto / qu'otru Perico non hebia".
Esa imaginación creativa relumbra especialmente en la invención de adínatos o imposibles, que vemos aquí, en "La mio querencia", correr al par de sus restantes virtudes de escritor:
"Xugarán los merucos al cascayu / y a les chapes los grillos y furones; / verás en la guitarra cómo un glayu / a un gochu teverganu da lliciones; / tamién podrás mirar cómo un carbayu / dos arañes lu sierren en tablones; / too cuanto te cunto ye factible, / mas suañar que t'olvide? ¡quiá! ¡imposible!".
[..........................................................................................................................................]