L'Aramu con ñeve (y II)

0 comentarios
Dende Xixón, 10/02/17.



Empixaes (y II)

0 comentarios
Escontra'l cielu azul. 10/02/17. Por ciertu, son emigrantes.


Campoamor y los exoplanetes

0 comentarios
La noticia'l día ye que s'atopó una estrella niana y collorada que tien siete planetes asemeyaos a la tierra y onde pudiere haber agua y, acasu, vida. Tán a cuarenta años llume, o sea, qu'inxamás podemos llegar ellí (nin a milenta llegües de distancia). Pero la xente anda rebiyando de gozu.

Ante esto nun se m'ocurre más que citar a Campoamor:


 ¡Qué hermoso es lo creado! 
¡La tierra, el mar, la bóveda estrellada! 
Mas después de bien visto y bien mirado, 
¿para qué sirve todo? Para nada.


Resistiendo

0 comentarios
 Tayáu en dellos caños, pulgáu na corteya. El barriu d'El Real, detrás.




Emigrantes

0 comentarios
Estes gaviluetes. Una d'elles cabecinegra. El 10/02/17.






Un problema de educación

0 comentarios
18/02/17                                         
UN PROBLEMA DE EDUCACIÓN
              
               Víspera de Navidad. Acudo a una dependencia de la Administración asturiana, casi vacía. Quien me atiende toma nota de mi nombre. Veo que “traduce” mi nombre al escribirlo. Lo corrijo. He de deletrearlo. Al final miro la pantalla y está correcto.
               Pasan unas semanas, no muchas, y llega la respuesta. Y ahí, otra vez, mi nombre traducido. Quien firma, además, la notificación es persona que me conoce de sobra. Me consta, por razones que no son del caso. Voy a pensar que mi nombre llegó a él otra vez “traducido”, que no es él el responsable de la versión. En todo caso, puesto que firma en la misma cara en que vienen mis señas, es seguro que lo ha visto y que no ha tenido el detalle de indicar la corrección.
               No crean ustedes que se trata de un fenómeno singular, ocurre en más ocasiones de las que me gustaría. Y si uno hace notar el error, las disculpas son siempre las mismas: “es que yo no sé bable”, “es que no sé pronunciarlo”. ¿Creen ustedes que si alguien se llamase Jon o John iban a traducirlo esas personas al castellano? Seguro que no. ¿Creen ustedes que pronuncian “sérif” y no “xérif”, “cható” y no “xató”? Seguro que no. Es un problema de educación, de respeto a los demás, no otra cosa.
               Esa falta de respeto se extiende, en general, hacia nuestra lengua. Un solo ejemplo. No llegará al cien por cien de los cronistas deportivos de radio y televisión, pero casi. Todos ellos hacen correr y sudar a los pobres jugadores del Oviedo  entre la pasta pegajosa y olorosa de la leche apenas transformada en queso, en “requesón”. Y no importa, cuando ello ocurre en la televisión, que durante su intervención aparezca escrito “El Requexón”, ellos siguen ternes en su empeño quesero, sin hacer siquiera el menor esfuerzo por aproximarse a la palabra correcta. ¿Los imaginan evacuando, por ejemplo, un “Neu York” o “Nef York”? ¿A que no? Bien, pues no tienen la menor inquietud. Como no la tiene ninguno de sus jefes para corregirlos. En esto del asturiano se puede patear y despreciar la realidad sin que aparezca el pudor por la incorrección o la ignorancia.
               He dicho “problema de educación”. No solo. En ese menosprecio al asturiano, en ese no respetar ni los nombres propios, habita también una extraña patología, mezcla, en diversas proporciones, de enfermiza hostilidad, de inseguridad y de soberbia. Mucha gente siente un malestar íntimo, una desazón, al ver el asturiano usado en contextos normalizados, fuera de los ámbitos de la aldea o del monólogo —fuera de su ser, diríamos, para ellos—, y, al mismo tiempo, una parte de los mismos experimentan la necesidad de poner al otro en su sitio, de dictarle una imposición, de decirle un algo así como “tú qué te vas a llamar así”, “te voy a decir yo como tienes que llamarte” o “como tienes que hablar”.
               Ya ven: Asturies. Y perdonen que hoy haya centrado este artículo en mi persona. Y es que ya me lo decía una tía mía:
               —Yes un casu.

               Efectivamente, un caso. Uno entre muchos cientos, en el caso del nombre. Entre muchos miles y miles, en el caso de la lengua.

                  Asoleyóse en LA NUEVA ESPAÑA del 18/02/1.

Les ñisales d'El Piles

0 comentarios
Como tolos años, vo siguiendo'l floriar y el fructificar d'estes ñisales, piripirulos o cagarrionales.

El 15/02/17.




Güei, en La Nueva España: Frutos tardíos

0 comentarios
(Trescribo, como davezu, los primeros párrafos)

L'aprecederu

Frutos tardíos

20.02.2017 | 03:30
Frutos tardíos
Ana Pinto, una prehistoriadora, anuncia en LA NUEVA ESPAÑA que los neandertales de una cueva de Onís, antepasados nuestros parcialmente, fueron los últimos en desaparecer de toda la cornisa cantábrica. Otras espeluncas asturianas ya proporcionaron en el pasado datos sobre la pervivencia de nuestros paraparientes más allá de lo que pervivieron en otros sitios.
Menéndez Pidal acuñó la expresión "frutos tardíos" para referirse a géneros o producciones literarias que maduraban en España con posterioridad a otras partes de Europa, fuese por razones sociales, fuese por la situación periférica de la Península.
La misma expresión, "frutos tardíos", podría servirnos para designar algunas situaciones que en Asturies se dan, pero no en el sentido de "floración tardía", sino en el de "frutos que perduran en el árbol más allá de su sazón", tal esa pervivencia neandertalense.
He aquí un ejemplo. Busquen en la hemeroteca de este periódico y advertirán cómo los visitantes más perspicaces detectan, desde siempre, que la mentalidad mayoritaria en el país, el discurso dominante, parece vivir en una década anterior a la que vive el conjunto de España y que, al mismo tiempo, no acaba de hacer el esfuerzo de integrarse en la realidad económica contemporánea o no acaba de comprenderla de una manera efectiva.
[................................................................................................................................................]

Artur Más y Dumnórix

0 comentarios
Cuenta Xuliu César que l'heduu Dumnórix enfréntabase, cargáu de podrelles (cadenes), a un xuiciu que, si lu perdía, diben quemalu vivu. Y narra (Guerra de les Galies, llibru I):

El día señalado para la defensa, Orgétorix hizo que de todas partes acudieran al juicio todos sus familiares, en número de unas diez mil personas, y reunió también allí a todos sus clientes y deudores, que eran muchos; por su intervención se libró del proceso.


O sea, otra vegada: Nihil novum sub sole.

Empixaes

0 comentarios
Escontra'l cielu azul. 10/02/17. Por ciertu, son emigrantes.