Los collores la seronda (I)

0 comentarios




Los Pericones, el 17/11/17.

Los puntos azules, palombes. Les fueyes, d'arce la mayoría.

Güei, en LNE

0 comentarios

(Trescribo, como davezu, los primeros párrafos)

L'aprecederu

Todos pedimos más

20.11.2017 | 04:02
Todos pedimos más
Es igual la materia o problema de que se trate, un congreso para debatir las perspectivas de la juventud, una reunión de criadores de alguna especie animal autóctona, un grupo excursionista?: "nadie nos ayuda", dirán unos, "carecemos de apoyo", dirán otros. La traducción, ya lo saben ustedes, es a la italiana: dennos pasta, subvenciónenos.
La última demanda ha partido de un grupo de dueños de pumaradas. Saben ustedes que este año los lagares no tienen capacidad para absorber toda la manzana producida, entre otras cosas porque se han sucedido dos collechones y están saturados. Se añade a ello que los llagares tienen compromisos con productores foráneos, a los que acuden en los años de poca manzana.
Pues bien, ese grupo ha pedido que el Gobierno subvencione la manzana, pagando al llagareru la diferencia entra la manzana de aquí y la de fuera, lo que arreglaría el problema de este año, pero no el de los años de escasez.
Si hacemos la traducción, la propuesta quiere decir que usted y yo, bebedores o no de sidra, paguemos al consumidor una parte de su botella de sidra; un consumidor, por cierto, que constituye parte del problema, puesto que, mayoritariamente, prefiere la sidra más barata, la que no tiene necesariamente manzana asturiana, que la de la DOP, la que sí la tiene.
[.....................................................................................................................................]
0 comentarios
(Trescribo, como davezu, los primeros párrafos).


Tiemble, pero ría un poco

La política: decir a cada uno lo que quiere oír

19.11.2017 | 04:12
Tiemble, pero ría un poco
Si usted es trabajador de una central de carbón, pertenece a algunas de las empresas que prestan servicios a la misma, depende usted de un sueldo que en esas ocupaciones se gana; si es comerciante de la zona, tiemble: la política general de Europa es la de la eliminación, a muy corto plazo, del carbón como combustible. Y si es trabajador, familiar de él, vecino o comerciante de Velilla o de Lada, tiemble también, porque Iberdrola, por razones empresariales no muy precisas, ha decidido cerrar de forma prácticamente inmediata las dos centrales que en esos lugares tiene funcionando.
Lo que sigue ahora es para que usted ría un poco, aunque sea con amargura. Me limito a fechas, titulares y declaraciones de los medios, la mayoría de LA NUEVA ESPAÑA.
25/10/2017. "El PSOE apoya en el Congreso adelantar e 2020 el cierre de las térmicas de carbón" (iniciativa de Podemos, PP y Foro votan en contra). Adrián Barbón: "Es una barbaridad".
29/10/2107 (Asturies). "Pedro Sánchez garantiza el compromiso de su partido con las Cuencas y con el carbón autóctono".
09/11/2017. (Asturies). "IU y PSOE se desmarcan de sus direcciones estatales en el debate de las térmicas".
10/11/2017. (Inopinadamente). "Iberdrola anuncia el cierre de sus térmicas de Lada y Velilla".
13/11/2017. "El Gobierno prepara un decreto que contendrá disposiciones con carácter retroactivo para impedir que Iberdrola cierre Lada y Velilla" y afirma que "cerrar las térmicas supondría incrementar un 15% el recibo de la luz".
16/11/2017. "Una alianza de países, de la que se desmarca España, pide dejar de utilizar el carbón en 2030".
17/11/2017. (Llangréu). "IU, Somos, PP y Ciudadanos (más UGT y CC OO) piden al Gobierno que aborten el cierre de Lada".
[.................................................................................................................................]

Güei, en LNE:

0 comentarios
(Trescribo, como davezu, los primeros párrafos)
L'aprecederu

¡Cómo se atreven!

Las familias numerosas y su calvario

15.11.2017 | 03:47
¡Cómo se atreven!
Abro LA NUEVA ESPAÑA del 6 de noviembre. A bombo y platillo el Gobierno anuncia medidas importantes a favor de las familias numerosas. Algunas de ellas: van a reducir los plazos de entrega de los títulos ¡de seis meses a menos de uno!; simplificarán los trámites para su expedición y renovación, y ampliarán la vigencia de ellos de los cinco años actuales hasta diez. De igual manera, se reducirá la tramitación en ciertos casos en que es necesario hacer la renovación una vez al año.
¡Pero cómo se atreven! Lo que pregona en realidad el Gobierno a través de doña Pilar Varela es la confesión de que vienen siendo una inutilidad para la gestión administrativa y que esa ineficacia causa molestias y trastornos, muchas veces económicos graves, a los ciudadanos, como las propias familias numerosas han reiterado quejándose no sólo de la dilación, sino de tener que presentar los mismos documentos en cada renovación.
¡Qué falta de pudor! Yo, desde luego, nunca haría pública esa confesión de ineficacia. Callaría como un afogáu. Y no crean ustedes que se trata de una circunstancia administrativa singular: las dilaciones -y los daños que acarrean- son la forma común de producirse la Administración asturiana y de casi todas las municipales.
Pero, como ven, la política exitosa consiste en vender como un logro la corrección (aunque sea limitada) de nuestra incompetencia. Todo cuela, al parecer.
[...................................................................................................................................................]
0 comentarios

(Trescribo, como davezu, los primeros párrafos)

¿Qué decir después de los clásicos?

La dificultad de referirse a las cosas sobre las que ya se ha escrito de manera inmejorable

14.11.2017 | 03:38
¿Qué decir después de los clásicos?
Un clásico es aquel cuya obra, pasadas muchas décadas, tal vez siglos, puede leerse en todo o en parte con placer y provecho. Esa pervivencia plantea, además, un enigma: ¿cómo es posible que una obra de acaso 2.700 años de antigüedad, pongamos la Ilíada o la Odisea, nos sea más próxima, más legible, que otra de hace veinte años? Más aún: ¿cuál es el mecanismo por el que una pieza literaria de éxito hace veinte o treinta años haya dejado de interesarnos hoy, se haya quedado vieja, fuera de nuestro tiempo, y no les haya ocurrido lo mismo a aquellas piezas milenarias? Una explicación parcial -al margen, naturalmente, de la calidad o acierto de lo escrito- es que nuestra mirada encapsula las obras del pasado poniendo con ellas una distancia que nos hace leerlas, al mismo tiempo, como contemporáneas en cuanto a sus contenidos esenciales, pero como no-contemporáneas en lo que respecta a fórmulas, comportamientos, discursos, etc. que hoy nos parecerían insostenibles o extravagantes. Y es esa contemplación como no-contemporáneas la que nos permite evitar el juicio sobre esos aspectos y, por tanto, la distancia o la repugnancia sobre ellos.
Más no es eso lo que hoy quiero señalar con respecto a los clásicos, sino una cuestión que se plantea al escritor de hoy, la de cómo decir algunas cosas que ellos ya han troquelado de forma insuperable. Por ejemplo, ¿de qué manera contar lo efímero de las cosas y la vida, el engaño de la esperanza, tras el manriqueño "Cuán presto se va el placer, / cómo, después de acordado, da dolor; / cómo, a nuestro parecer, / cualquiera tiempo pasado / fue mejor", y su continuación: "No se engañe nadie, no, / pensando que ha de durar / lo que espera / más que duró lo que vio"?
O el dolor garcilasiano por el desamor: "Con mi llorar las piedras enternecen / su natural dureza y la quebrantan; / los árboles parece que se inclinan; / las aves que me escuchan? / tú sola contra mí te endureciste, / los ojos aun siquiera no volviendo / a lo que tú hiciste. / Salid, sin duelo, lágrimas, corriendo".
No creo que nadie pueda superar la expresión de la soledad humana y de la frustración como Virgilio en el Libro VI de la Eneida: Eneas desciende a los infiernos para ver por última vez a su padre, quien, a su vez, espera por él porque sabe que va a bajar a verlo. "¡Has venido por fin! Tu amor filial, en que tu padre tenía puesta el alma, triunfó de los rigores del camino. Me imaginaba que habías de venir y contaba los días. No me engañó mi afán", dice el padre. A lo que responde Eneas: "Tu imagen, padre, tu entristecida imagen, que acudía a mi mente tantas veces, me ha impelido a este umbral. Dame a estrechar tu mano, padre mío, y no esquive tu cuello mis abrazos". Pero, cuando después de tanta espera y esfuerzo van a abrazarse: "diciendo esto, las lágrimas le iban regando el rostro en larga vena. Tres veces porfió en rodearle el cuello con sus brazos y tres veces la sombra asida en vano se le fue de las manos lo mismo que aura leve, en todo parecida a un sueño alado".
O la quevediana voluntad del amor más allá de la muerte: [los restos del poeta] "Serán ceniza, más tendrán sentido. / Polvo serán, mas polvo enamorado", o su consciencia de la proximidad de la muerte en la ruina del cuerpo ("Miré los muros de la patria mía?"): "cansada de la edad sentí mi espada, / y no hallé cosa en que poner los ojos / que no fuese recuerdo de la muerte".
En ocasiones es la chispa ingeniosa lo insuperable. Tal el campoamorino "Pasan veinte años, vuelve él, / y al verse, exclaman él y ella: / ('¡Santo Dios!, ¿y este es aquel?...') / ('¡Dios mío!, ¿y esta es aquella?...')".
[.......................................................................................................................]

La "confesión" de Carmen Forcadell

0 comentarios
Polo que dicen, Carme Forcadell cantó la palinodia nel Supremu. Que too eso, Señoría, yera de mentira, por entretenese, too ello: la declaración d'independencia, el referéndum, la república catalana... Ná de ná, caxigalines. Por rise un migayín. Y que, por supuestu, taba cola Constitución y a favor del 155 (l'artículu, non el décimu de llotería de Navidá).


Y a mi, nun sé por qué, recuérdame los mios tiempos de cuando neñu (allá, pel diluviu, más o menos). Insultábamos, por un decir, a un mayor que nosotros y, cuando nos garraba, dempués d'obliganos a pedi-y perdón, entrugábanos si díbamos volver a insultalu. Decíamos-y que non, naturalmente, polo xeneral ente ¡ayes! Pero dempués, en cuantes nos soltaba y tábemos a una distancia prudencial, chábamos a correr y gritábemos otra vegada l'insultu: "gochu, marranu, castañapodre".

Y a dar zapatilla.

Nun sé por qué, al sentir les disculpes y les desplicaciones de la Forcadell, alcordéme d'entós, de cuando yéramos neños.

L'arce na seronda

0 comentarios


La belleza la so decadencia al llegar la seronda (y esperando'l resurdimientu na preimavera).

Los Pericones, Ciares, Xixón, el 04/11/17.

Xardones (briscos, acebos)

0 comentarios
Los briscos (xardones, acebos) en tol so esplendor. El 08/11/17. Los Pericones, Ciares, Xixón.

Hic, Saulo, hic salta (de la oficialidad)

0 comentarios
                   HIC, SAULO, HIC SALTA

               Anda estos días en controversia el asturiano. En concreto, por dos topónimos, Cuideiru y Uviéu. Han sido avalados por el organismo encargado de “desenmascarar” los nombres asturianos de nuestros pueblos, a veces castellanizados ridículamente, como Cuesta de las Espinas por Cuestespines.

               Comprendo que a muchos esa restauración de la toponimia les sea completamente indiferente o les parezca una pérdida de tiempo. Pero en algunos casos, lo que hay es una profunda reacción visceral contra lo que huela a lengua asturiana. Así, el reciente Premio Princesa, Poreñu, se transcribió en algunos medios estatales como Poreño. ¿Por qué esa reacción instintiva ante la “u”? Quizás por lo mismo que un antiguo alcalde de Uviéu me decía: “Si fuese Uvieo, ¡pero Uviéu!”

               Pero no es del “síndrome de la u” de lo que quiero hablar, sino de la saulina conversión del PSOE en Asturies a la oficialidad del asturiano, tras años de repulsión. Ejemplificándolo: diputado yo en la Xunta por el PAS, un día el señor Fernández Villa me reconvino amistosamente por presentar mis propuestas en asturiano. “Eso del bable está bien para afuera, ¡pero aquí…!”

               Bienvenida sea la nueva postura, pero depende de un nuevo estatuto y de que lo acepte el PSOE estatal. Demasiado aventurero y, en cualquier caso, ad kalendas graecas.

               Con ocasión de la reforma estatutaria de los años noventa, intentamos que acogiese lo que dio en llamarse “oficialidad diferida”: la Xunta podría declararla sin necesidad de modificación estatutaria. Por varias razones, entre otras la enemiga del asturianismo cultural, no salió adelante. De contar hoy con ella, no haría falta esa dificultosa reforma futura, sino que podría exigirse al PSOE cumplir su palabra. “Hic, Saulo, hic salta”, se podría requerir, con la proverbial frase con que se pedía a un ciudadano de Rodas que efectuase a la vista de todos aquel fabuloso salto que presumía de haber ejecutado en tierras lejanas.


               Y es que la inteligencia política no siempre xunce con otras inteligencias.

(Asoleyóse en LNE del 06/11/17. Equí tien una frase más).

Dalies dobles encarnaes

0 comentarios
En Güerres, el 07/10/17