Areces, ¿yes entrenador? ¿O yes Berlusconi?

0 comentarios
La imaxen d'Areces dando una rueda de prensa dempués del triunfu del Sporting nel vestuariu d'El Molinón ye la cosa más bufa y caradura que se tenga visto en munches décades. De mano, ocúrrese-y a ún aquella vieya anécdota d'El Manquín y la entruga que-y llanzaren dende'l gallineru n'aquella famosa ocasión que saliera dar desplicaciones nel escenariu del Dindurra:

-Manquín, ¿yes empresariu?

Anque, más bien, viendo la ocupación de los medios, l'emplegu de la TPA pa la propaganda propia a toes hores, apetez entruga-y:

-Vicentín, ¿yes Berlusconi?

Por cierto, norabona al Uviéu pol so ascensu y al Sporting por seguir.

A ver cuándo n'Asturies podemos rebiyar y retoriar pel prau nun pa celebrar que nun morremos, sinón que ganamos títulos y copes.

Los lliteratos y la pasta

0 comentarios
Ensierto equí la conferencia que, con motivu del actu de fin de cursu de la Promoción de Bachiller 2007/2009 del IES El Piles, di nel salón d´actos de la Escuela Superior de Marina. El títulu ye`l d`enriba, LOS LLITERATOS Y LA PASTA, y la qu´equí llanto ye una versión un pelín más llarga y llingüísticamente más "hard".
Ún de los episodios de más sonadía de la reciente crisis fue l`embaucamientu efectuáu por Bernard Madoff, un pretendidu magu de les finances qu`estafó miles de millones d`euros a dalgunos de les persones e instituciones más riques y más llistes del mundu, ente otros a Botín y la fía. El trucu del embaucamientu nun fue más qu`un procedimientu de tipu piramidal: col dineru del segundu incautu páguense los intereses al primeru, col del terceru y el cuartu, al primeru (otra vegada) y al segundu, etc. Asina hasta que dexen d`entrar perres o daquién denuncia, que, polo que se ve nel casu de Madoff, puede allanzar abondo munchu tiempu.

(Déxenme deci-yos que, nel fondu, toles “pómpares” o “burbuxes”, toles crisis del sistema productivu nun son más —dende la burbuxa de los mares del sur, de 1720, a l`actual crisis, pasando pela crisis de los tulipanes, na Holanda del XVII, y Sofico— que pómpares especulatives. Pero vamos dexalo equí.)

A propósitu d`esa estafa, los articulistes estadounidenses escazobiellaren nel arcón de la historia y sacaren pa ella`l nome de “Ponzi”, l`epónimu de la cuala tendría sido un italianu, Carlo Ponzi, que, allá na segunda década del sieglu XX, practicó naquel país esta triba de fraude.

Al respective, nun faltaren eruditos españoles que corrieren a señalar —non ensin un migayín d`orgullu patriu— la primacía nesti tipu concretu d`estafa de doña Baldomera Larra Wetoret, fía del afamáu Mariano José de Larra. En sustancia, doña Baldomera creó en Madrid, na que güei ye la calle de Los Madrazo, un establecimientu qu` ofrecía ganar, por una inversión d`una onza d`oru, dos onces nun mes, y un interés entá mayor a más llargu plazu. Con esi sistema llegó a recaudar hasta 22 millones de riales. El mecanismu de pagos yera cenciellu: retribuía con un 30% mensual a los clientes mediante les perres que diben ingresando los nuevos. El negociu espoxigó como felechu en terrén húmedu hasta el mes d`avientu de 1876, momentu nel que doña Baldomera —tamién conocida como “La Patillas” polos tirabuzones que llucía nel so tocáu— esapaeció con tol dineru. Y yá que falamos d`orgullu patriu nun taría mal citar equí como presuntu e impune a Pepe`l del Santander, vecín de Tineo, como saben, y que tan de moda ta estos díes.

Ye evidente, pues, que Mariano José, aquel rapacín –según los criterios actuales- que se quitara la vida a los 27 años, nun dexó munches perres a la so fía. Y ello llévanos a lo que va ser el centru d`esta conferencia: ¿Cuála fue hestóricamente la relación ente los lliteratos (o los artistes en xeneral) y la pasta, non la pasta italiana, claro, los tallarinos e tutti quanti, sinón cola pasta gansa, les perres, el money, les pesetes, los monises, los euros?

Cuando los mios escolinos saben qu`escribo llibros d`estudiu y obres de creación discurren, nun primer momentu, que tán delantre una persona que se fai ricu y famosu (como Ramonzón de la Panera, polo menos), lo mismo que creen que lo llega a ser cualquier persona que faga un esfuerzu pa publicar llibros. Eso ye de mano, después, cuando se-yos desplica que lo normal ye que nun se gane nada y que, incluso, puede que se pierdan perres (o qu`ún publique a costa del bolsiellu propiu), lo que piensen ye que se-yos toma`l pelu, porque nun suelen concebir que nadie trabaye por nada y pa nada. Finalmente, los que lleguen a aceptar que ye verdá lo que se-yos diz vienen nel convencimientu de que tán delantre un probe diañu, “un pringáu”, que dicen los rapazos agora. Y esti ye l`oxetu de`esti trabayu, mostra-yos cuála ye y fue la relación real de los escritores col dineru, cuála yera la correlación ente`l so trabayu y el so sustentu diariu (y n`últimu términu, supongo, xustificase ún mesmu un daqué y facer ver que, si non mui llistu, polo menos non se ye más raru que los demás del gremiu, d`aquellos que, complementando a Horacio podíemos denomar “genus irritabile miserabileque vatum”).

A veces la lliteratura resulta un espeyu (anque tenga l`azogue gastáu) bastante esactu de la situación real de la sociedá. Todos ustedes conocen la valleinclanesca Luces de bohemia, onde`l protagonista, que vive —él y la familia— nuna situación de miseria y pufos, sal de casa pa empeñar unos llibros, pignora dempués l`abrigu na fría nueche de Madrid y, a consecuencia d`ello, enferma y muerre. Pues bien, Luces de bohemia ye trasuntu d`aquel Madrid d`ente finales del XIX y les primeres décadas del XX onde llegaben, de toa España, diariamente, decenes de xóvenes cola pretensión d`aportar a ser n`artistes de fama y bien retribuidos; xóvenes que después, la inmensa mayoría, malvivíen en pensiones de mala muerte, tomando una comiduca al día, sableando a los amigos o faciendo daqué trabayu ocasional pa ganar una peseta, ensin que casi nunca llegasen a ver la fama, la mayoría, y algamando sólo una fama efímera y unos poquísimos duros los más afortunaos.

Personaxe d`esa época, por exemplu, ye Alejandro Sawa, al que Valle sonsaña nel Max Estrella de Luces de bohemia. Pues bien Sawa, el Sawa real, non el Sawa valleínclanescu, vivía nun cuartucu del caleyón de Las Negras, ensin llume nin agua corriente. Cansinos-Assens, un escritor y críticu de la época, atopólu ellí, metíu na cama, tapáu con una sábana sucia porque tenía empeñao los pantalones y nun podía salir a la calle. Grandilocuente, Sawa desplicó-ylo y llueu díxo-y que yera preferible nun tener pantalones a nun tener talentu. La so muyer, al pie d`él, sorrayaba ente suspiros la facilidá cola que Sawa decoraba les sos pomposidaes con cites en llatín y griegu. N`otra ocasión, Sawa espetó-y a Baroja (cuéntalo`l mesmu Baroja) un sablazu d`esta mena: dempués de dexase invitar pol de San Sebastián y recita-y a Verlaine como forma de pagu, pidió-y tres pesetes. Como Baroja se xustificare diciéndo que nun les tenía ellí, Sawa entrugó-y, primero si les tenía en casa, y, después, compasivu, si vivía lloñe. Y al deci-y Baroja que nun vivía lloñe, arreyó, como`l que fai un favor:

—Bueno, pues vaya usted a su casa y traigame usted ese dinero.

Cuando Baroja tornó, Sawa taba esperándolu a la puerte la tabierna, garró-y les perres y, ente patriarcal y bonal, espetó-y:

­­—Puede usted marcharse.

Na muerte d`Alejandro Sawa produzse un fechu de miseria grotesca como`l qu`apaez en Luces… a la muerte de Max Estrella: l`ataúd ye tan probe que sal un clavu de les tables, clavu que pincha la cabeza del muertu (“Astillando una tabla, el brillo de un clavo aguza su punta sobre la sien inerme” —diz la prosa siempre estelante del de Vilanova d`Arousa).

De la época ye tamién otru bohemiu, perdestacáu como talu, Pedro Luis Gálvez. Fíu d`un xeneral carlista perrelixosu, da después n`anarquista y revolucionariu furibundu y acaba camudáu en chequista durante la guerra civil, papel pal que s`amarutaba vistiéndose de mexicanu, con monu azul de milicianu, un gran sombreru y un cinturón con pistoles y puñales. A lo llargo d`años, a los que venía sableando componía-yos un sonetu, y diz qu`a los que-y dieren daqué nun-yos fizo nada cuando cayeren nes sos manos na checa qu`él dirixía. Llegó a tener tan como propiu l`oficiu de sablista (col que, además de a sí mesmu, caltenía a la so muyer, la malagueña Teresa Espíldora Codes, y los dos fíos que tuvo con ella) que llegó a escribir un tratáu sobre l`arte d`emplumala: El sable. Arte y modos de sablear. Pero la so anécdota más famosa fue cuando anduvo, durante dellos díes, con un ñeñu muertu nos brazos, que paseaba de tertulia en tertulia pidiendo dalgunos céntimos pa enterralu.

Otru bohemiu, non voluntariu pero sí de vida arrastrao parecido, tenémoslu, nel ámbitu les nuestres lletres, en Perfecto Fernández Usatorre, “Nolón”. Inventor del teatru asturianu a finales del sieglu XIX en Cuba pa la numerosa colonia d`emigraos, vuelve a la patria a finales de sieglu. Equí nun topa trabayu nin medios de vida. Despreciáu, va cayendo pela pendiente del alcoholismu y el desesperu y, aprobetayáu, abeya peles cayes perseguíu polos lladríos de los perros y les burlles de los ñeños. Al final, acaba recoyíu nel Manicomiu Provincial, onde muerre`l 23 de xineru de 1911.

Otros lliteratos intenten poner en marcha inciatives que pudiéremos llamar “empresariales”, entamando proyectos editoriales que dempués traten de comercializar. Esti ye`l casu, por exemplu, de los hermanos Bécquer —que, en realidá, apellidábense, Domínguez Bastida—, Valeriano, el pintor, y Gustavo Adolfo Claudio, l`escritor, qu`entamen una colección que diba titulase Historia de los templos de España, y que nun ye pa pasar del primer tomu. Pues bien, Bécquer, que tamién va a Madrid pa triunfar, como lo van facer más tarde los vanguardistes de finales del XIX y principios del XX, pasa tamién, como ellos, penuries económiques. Un trasuntu irónicu d`esa realidá afayámoslu nel poema:

Voy contra mi interés al confesarlo,
no obstante, amada mía,
pienso cual tú que una oda solo es buena
de un billete del Banco al dorso escrita.
No faltará algún necio que al oírlo
se haga cruces y diga:
Mujer al fin del siglo diez y nueve
material y prosaica… ¡Boberías!
¡Voces que hacen correr cuatro poetas
que en invierno se embozan con la lira!
¡Ladridos de los perros a la luna!
Tú sabes y yo sé que en esta vida,
con genio es muy contado el que la escribe,
y con oro cualquiera hace poesía.

Pero interésanos equí señalar una particular hestorieta significativa. Ye la siguiente. Nel 1865, un ministru de los últimos gabinetes d`Isabel II, Luis González Bravo, consÍgue-y a Gustavo Adolfo un chollu, censor de noveles (por cierto, setenta y cinco años más tarde otru afamáu escritor, Camilo José Cela, topará tamién el so sustentu exerciendo de censor de revistes nos primeros años de la posguerra. Mentantu dura`l cargu, el poeta tien perres y puede dedicase a escribir lo que-y apetez. Pero, como diz el refrán asturianu, “el que pa probe ta apuntáu lo mismo-y da correr que tar paráu”, y en 1968, cola revolución llamada “La Gloriosa” polos que la faen, cae González Bravo, acábase-y la canonxía a Bécquer, y, ¡oh mal de males!, piérdese tamién el manuscritu d` El libro de los gorriones, que`l ministru tenía nes sos manes pa pagar la impresión. Ello provocó que, darréu de la pronta muerte l`escritor, dos años dempués, inxamás pudimos saber cuála yera la disposición que`l sevillanu diba da-yos a los poemes que güei conocemos col nome de Rimas.

Anque nun acaba equí la hestoria de la relación del sevillanu col ministru, tien una segunda parte abondo plasmante: mentantu González Bravo-y da de comer a Bécquer y ta preparando los fondos pa editar la so obra poética, Valeriano y Gustavo Adolfo editen un auténticu libelu pornográficu ilustráu, Los borbones en pelota, que, pa entendenos, dexa n`atrevimientos de monxa de clausura lo que les cadenes llocales y las sesta nos puedan echar les nueches del vienres o del sábadu. Pues bien, ellí, ente los miembros del gobiernu, de la Ilesia y de la milicia que participen n`orxíes colectives cola reina, los hermanos Bécquer pinten, además d`a otros ministeriales, ¿adivinen a quién? ¡Claro que lo adivinen! ¡A Luis González Bravo! Eso sí que ye morder la mano que-y da de comer a ún.

Ente nosotros, nel nuestru ámbitu, ye una persona tan candial como entusiasta de la lliteratura asturiana, Emilio Robles Muñiz, “Pachín de Melás”, el qu`entama, allá pel 1917, una colección d`escritores asturianos que nun va significar ningún negociu, dicho sea con una lítote. (Por cierto, Pachín de Melás fue la persona que rescató la urna colos restos de Xovellanos, cuando s`enteró que los del frente popular diben volar la ilesia San Pedro, onde reposaben les reliquies del prócer de Cimavilla. “Pachín”, por otra parte, vamos decilo tamién, dio colos sos güesos na cárcel d`El Coto poco después d`acabar la guerra n`Asturies, en febreru del 38, y ellí acabó morriendo, de la tuberculosis que yá arrastraba, al entamar marzu del mesmu añu. Un descendiente d`elli, Germán Robles, nacíu en Xixón nel 1929, ye güei un afamáu actor mexicanu. Esti Germán Robles ye fíu de Germán Horacio Robles, pintor y cartelista tamién de sonadía, o sea, nietu de Emilio Robles Muñiz, “Pachín de Melás” —sí, sí, caen na cuenta bien: el nome ficticiu del colexu de San Martín del Valle-Llastres de la serie Doctor Mateo).

Pero quiciabis hai que dir a la lliteratura (a los lliteratos, meyor) franceses pa ver los casos más exemplares d`una relación febril ente lliteratura, perres y producción lliteraria. D`un mou xeneral, podemos entecruzar una serie factores sociales, económicos y empresariales que tienen les sos consecuencies nos modos de producción lliteraria, escritura, llectura y consumu de la mesma, too ello nel primer terciu del sieglu XIX. Son l`aumentu esponencial de la riqueza nacional; la concentración de la población nes ciudades y l`apaición d`una masa obrera o artesanal atropada en pocos sitios; l`esporpolle del númeru de persones alfabetizaes y, polo tanto, del númeru potencial de llectores; l`abaratamientu de los costos de producción del papel impresu en relación colos adelantos técnicos y col crecimiento del mercáu; la meyora de les formes de distribución. Y tou ello, como corolariu, acostina l`apaición de formes d`escritura por entregues o arreyaes a los periódicos (el folletín) —dende`l puntu vista la distribución y la producción—, y, per otra parte —dende`l puntu vista de los escritores—, la esixencia d`una escritura continua y abondosa, con una capacidá suficiente p`abastecer un mercáu que traga tolo que-y echen, del mesmu mou que`l gran mercáu central de Les Halles ye capaz d`encloyar los miles de tonelaes d`alimentos que después van abastecer la ciudá de París.

Asina, en 1839, Saint-Beuve, nun artículu que podemos traducir como “De la lliteratura industrial”, denuncia los nuevos procedimientos de producción masiva y ataca especialmente a un autor nel que vamos fixamos agora, Balzac. Y ye que ente 1830 y 1848 pásase, a través de la conversión de la edición nun negociu industrial, d`alcuerdu colos parámetros qu`acabamos d`esponer, pásase, digo, d`un públicu d`unos pocos cientos de persones, o, a lo más, unos pocos miles, a más de dos millones de llectores. ¿Diximos qu`acabamos de soltar una llebre cargada de perres?: ehí detrás cuerre un galgu escritor, polo xeneral cola llingua fuera y sin algamar a tocar de la llebre más que l`arrecendor que desprende. Vamos ver a Honoré de Balzac (1799-1850) corriendo en pos del lepóridu. L`autor de la Comedia humana escribió más de cien noveles y redactó otros munchos escritos de distinta triba. Pero lo que nos interesa ye señalar que Balzac esbrexa tola so vida por facese ricu, que pasa la so esistencia endolcáu en deldes, que tien perres a temporaes y piérdeles a temporaes, que cuando les tien gasta como nadie y envuélvese en lluxos como nadie, y que los acreedores pasen la vida llamando a la so puerta. Como Lope de Vega, tamién ye Honoré en tolos sentíos un “monstru de naturaleza”. Vamos dexar les muyeres, les que pasen pela vicaría, les amantes, la casi desconocía que-y da un fíu, nesto ye tamién como Lope. Vengamos a los negocios, nos que, na mayoría, fracasa: ye editor, impresor, fundidor de tipos, fabricante de papel, inventa una técnica de llibru-suscripción que nun puede poner en marcha, proyecta`l cultivu de frutos tropicales en París (d`ananás, en concretu), que tamién argaya; discurre esplotar unes mines de plata en Cerdeña; ocúrrese-y un negociu de ferrocarriles en Suiza, que después van poner en marcha los banqueros, etc. Hai temporaes nes que les perres entren a fargataes nel so bolsiellu, y entós Balzac gasta y compra como un banqueru o un gran burgués d`aquellos que na Francia postnapoleónica atropaben montañes de dineru: merca coches de caballos, viste con llibrea a los criaos, acuta un palcu na Ópera, atesora antigüedades costoses y obxetos d`arte... Pero siempre, después d`esos breves períodos, deldes y más deldes. Los acreedores llamen tol día a la puerte, tanto ye asina que tien qu`ocultase muches vegaes y amarutase con otru nome. D`esi mou, nel 1840, allúgase na calle Basse del barriu de Passy. Ye la casa que güei ye Muséu Balzac, nel númeru 47 de la calle Raynouard. Pues bien, ellí, pa escapar de los acreedores, instálase como señor de Breugnol, que yera l`apellidu de la so ama de llaves, Louise Breugnol, nacida nel 1804, cola que, años más tarde, va tener un escuru episodiu de xantaxe por unes cartes amatories que-y llevara de casa y qu`amenazaba con publicar.

Alejandro Dumas padre ye, asinamesmo, un autor típicu de la época pola gran cantidá de ventes y l`ésitu multitudinariu de públicu. Escribe tamién de forma industrial, como Sue, como Balzac en gran medía. Dientru d`esa escritura de galeote amarráu al duru bancu de l`ésitu, de los contratos colos editores y del públicu, paga “negros” pa que-y escriban testos qu`él firma y, incluso, compra manuscritos pa retocalos o reescribilos. (Déxenme deci-yos que, personaxe románticu por excelencia, Alejandro Dumas padre ye autor d`una obra teatral titulada “Don Juan de Mañara” (1836), otru don Juan románticu más, y que, lleváu por esi romanticismu, viaxa a España, el país “románticu” por escelencia (la traducción ye: país de bandoleros, toreros, muyeres con navaya na lliga, bailladores, etc.). D`esi llibru ye frutu De París a Cádiz, un volume, onde ente otres coses, fai un repasu de la nuestra cocina y de los nuestros comedores, que-y paecen, como asina debía de ser, malos abondo). Pero la mayoría de vustedes non lu conocerán por estes obres menores, sinón polos sos inmortales Los tres mosqueteros o El conde de Montecristo.

Pues bien, cerramos el paréntesis. Después de llevar ganaos munchos miles de millones, teniéndose arruinao llevantando y volviendo a llevantar un castiellu fantásticu al que-y diera el nome de Montecristo, pal que traxo de Túnez artesanos árabes [col porgüeyu] cola intención de que reproduxeren les decoraciones de l`Alhambra; después de too ello, digo, al final la so vida taba tan probe que fue abellugase a la casa`l so fíu pa morrer, y tuvo que facer el camín hasta ellí a pie, y cazando pa poder comer.

Por cierto, esa guedeya de deldes, contratos y anticipos fai que munches vegaes estos escritores, como asocede con Balzac, vean cómo l`editor apalea millones a costa de los pocos duros o euros que-y pagara al autor. Otro tanto-y ocurre a José Zorrilla, que-y vende pola modesta suma de 4.200 riales en 1844 al que`entovía yera entós el so amigu, el llibreru Manuel Delgado, la obra que probablemente tenga tenío más ésitu de taquilla en tola historia del teatru español, Don Juan Tenorio. Durante tola so vida, Zorrilla nun dexaría de tirase por ello de los pelos.

N`otres ocasiones lo que pasa ye que l`autor tien qu`acudir poco menos qu`a la caridá pública pa ver emprentaes les sos obres. Ente nós ocurre, por exemplu, col yá citáu “Nolón”, al qu`una suscripción pública editó-y Veyures y caxigalines (1906), o con “Marcos del Torniello”, al que la Diputación (presidida entós por José María Suárez de la Riva, que tien una calle güei al pie de la antigua sede provincial) -y publica Tambor y gaita nel 1904, y, al que, nel 1925, tres una suscripción popular qu`afala José Armando Palacio Valdés ente los asturianos d`América y los d`equí, asoléyase-y el so Orbayos de la Quintana, con portada del pintor Paulino Vicente, del que se tiraren 3000 exemplares y que fue un enorme ésitu de ventes.

Nesti recorríu vamos dir llegando al final, y pa ello, vamos acercanos más al principiu, a los Sieglos d`Oru de la lliteratura castellana. ¿Cómo viven aquellos escritores que son güei glories españoles? En principiu, escasamente de lo qu`escriben. Incluso, un autor de tantu ésitu teatral como Lope malapenes vive de lo que gana. Intenten, eso sí, atropar dalgún duru de les sos obres, pero tienen que buscar el sustentu n`otres partes. A vegaes inténtenlo per caminos variaos. Asina Cervantes tien la intención de pasar a América pa facer ellí corexa, pero non lu dexen; métese a comisariu d`abastos pa l`Armada Invencible y acaba na cárcel por problemes na xestión del dineru. Probablemente a munches d`eses esperiencies desgraciaes, abondo cares pa él, -yos debamos el Quixote.

Pero aparte de toes eses formes de ganase la vida, la mayoría viven de los sos mecenes, de los nobles, a los que piden, a los que sirven, a los qu`adulen a los qu`importunen. Y, un día tres otru, pretenden (“pretender” vien a ser como intentar qu`a ún lu pongan nuna llista electoral, pa después pasar cuatro años de culiparlante) na corte: un empléu, una pensión, una canonxía.
Esti ye Góngora contando la derrota y el fracasu:

Determinado a dejar sus pretensiones y volverse a Córdoba

De la Merced, Señores, despedido,
Pues lo ha querido así la suerte mía,
De mis deudos iré a la compañía,
No poco de mis deudas oprimido.
Si haber sido del Carmen culpa ha sido,
Sobra el que se me dio hábito un día:
Huélgome que es templada Andalucía,
Ya que vuelvo descalzo al patrio nido.

Agora bien, en mediu d`esa vida en xeneral de miseria y privaciones, tienen tiempu pa odiase, pa insultase, pa dedicase testos ofensibles y insultantes. Como diz Arturo Pérez-Reverte, “Se odiaban a muerte.” “Eran tan españoles que no podían verse unos a otros. Se envidiaban los éxitos, la fama y el dinero. Se despreciaban y zaherían cuanto les era posible. Se escribían versos mordaces, insultándose. Hasta se denunciaban entre sí. Eran unos hijos de la grandísima puta, casi todos. Pero eran unos genios inmensos, inteligentes. Los más grandes. Ellos forjaron la lengua magnífica en la que hablamos ahora.”

Esti ye Góngora a Lope, con motivu de la publicación de La Arcadia, onde Lope punxo na so portada un escudu, el del apellidu Carpio, con diecinueve torres, lo que yera una pretensión de fidalguía que nun tenía dalu sofitu:

Por tu vida, Lopillo, que me borres
Las diez y nueve torres del escudo,
Porque, aunque todas son de viento, dudo
Que tengas viento para tantas torres.
¡Válgame los de Arcadia! ¿No te corres
Armar de un pavés noble a un pastor rudo?
¡Oh tronco de Micol, Nabal barbudo!
¡Oh brazos Leganeses y Vinorres!
No le dejéis en el blasón almena.
Vuelva a su oficio, y al rocín alado
En el teatro sáquenle los reznos.
No fabrique más torres sobre arena,
Si no es que ya, segunda vez casado,
Nos quiere hacer torres los torreznos. [quiere volver las torres en torreznos]

Esti Lope a Góngora burllándose de la so forma d`escribir:

Pululando de culto, Claudio amigo, / minotaurista soy desde mañana; / derelinquo la frasi castellana, / vayan las solitúdines conmigo.

Y Quevedo a Góngora tachándolu de xudíu:

Yo te untaré mis versos con tocino,
Porque no me los muerdas, Gongorilla.

Pero la enemiga nun ye solo discursu lliterariu. L`odiu va d`ún a otru tan visible como una telaraña cuando muga de l`orbayu empapa l`aire. Asina Quevedo compra la casa onde vive Góngora únicamente pa echalu a la calle y, ensin recursos como vive, facelu tener que volver a la so Andalucía natal, y entá dempués d`echalu, fai esti poema:

...Y págalo Quevedo,
porque compró la casa en que vivías [...]
y con tufo tan vil de Soledades,
que para perfumarla
y desengongorarla
de vapores tan crasos,
quemó como pastillas Garcilasos.

Otra forma d`algamar dalgunos bienes o cierta seguranza económica ye casase. Señalárense muches vegaes les coincidencies de la fecha de fecha de defunción, el 23 d`abril (anque sólo aparentemente, porque, como se sabe, d`aquella, Inglaterra seguía emplegando`l calendariu xulianu, mientres España tenía yá incorporada la reforma gregoriana), ente dos xenios como Cervantes y Shakespeare. Pero equí tenemos otra menos señalada. Shakespeare, qu`escribía perrápido porque quería atropar la fortuna qu`atropó, (críticos como Ackroyd señalen que “escribía perrápido porque quería atropar la fortuna qu`atropó” y que`l papel de los secundarios ye escasu nes sos obres porque “cuando pasó a ser copropietariu la compañía preocupábase porque los gastos fueren escasos y pagar los ensayos de los secundarios yera costoso.”) cásase cuando tien 18 años con una muyer de 26 y a los seis años de casáu dexa a la muyer y dos fíos ximielgos que tien con ella en Stradford On Avon pa dise a Londres a ganar dineru. Cervantes fai cosa tamién paecida. Cásase con una moza d`una familia con propiedaes, Catalina de Salazar y Palacio, n`Esquivias (Toledo) y dempués abandónala un llargu tiempu. Lope fai tamién lo mesmo, casa con Juana de Guardo, fía d`un un ricu abastecedor de carnes y pescáu, vulgar y poco agraciada. Pero doña Juana tien una dote de 22.382 reales de plata doble. “Casó con carne y pescado” dicen unos versos de la época atribuidos a Quevedo. Y, enriba, vimos que Góngora, a propósitu del padre de Juana, mercader de gochos, decía: “quiere volver las torres en torreznos”.
Y, yá que falamos de Lope, vamos velu agora embaxu otru prisma. Pero vamos decir primero una evidencia: el creador del teatru español, el xeniu de les tables, ye un home escepcional por munches razones distintes a la so enorme capacidá d`escritura, yelo, ente otres, pola so sensibilidá y delicadeza, pola tenrura cola qu`espresa la so emoción relixosa (piensen n`aquel magníficu “¿Qué tengo yo que mi amistad procuras? / ¿Qué interés se te sigue, Jesús mío…”), o la emoción amorosa, como nesti sonetu que nun me resisto a citar enteru:

Suelta mi manso, mayoral extraño,
pues otro tienes de tu igual decoro;
deja la prenda que en el alma adoro,
perdida por tu bien y por mi daño.
Ponle su esquila de labrado estaño
y no le engañen tus collares de oro;
toma en albricias este blanco toro
que a las primeras yerbas cumple un año.

Si pides señas, tiene el vellocino
pardo, encrespado, y los ojuelos tiene
como durmiendo en regalado sueño.

Si piensas que no soy su dueño, Alcino,
suelta y verásle si a mi choza viene,
que aun tienen sal las manos de su dueño.


Agora bien, xunto con esi talentu, sensibilidá y ternura, hai una parte escura que, dende llueu, güei paeznos repunante y humillante: durante décades Lope ye “Secretariu d`amores” del so patrón, Luis Fernández de Córdoba y de Aragón, duque de Sessa. ¿Qué quier decir “secretariu d`amores”? Pues nada mui distinto a lo que paez. Lope ye`l que-y escribe les cartes al duque pa conquistar muyeres, pa seduciles, pa engañales, pa entreteneles. Nuna palabra, Lope de Vega actúa de Celestina o alcahuete del noble. Pero nun acaba equí la cosa. Saben que, en materia d`amores, Lope de Vega yera persona tan insaciable como infatigable, y que nada se-y ponía per delantre nesa materia, ni siquier, cuando, ya mayor, acaba ordenáu sacerdote. La llista de les muyeres del Fénix conocíes de nós ye esta: Elena Osorio (“Filis”), casada y con maridu ausente; Lope compartíala con otros amantes, ente ellos, Francisco Perrenot de Granvela —sobrín del famosu cardenal y políticu—. Isabel d`Urbina (“Belisa”), a la que vien a raptar a Madrid saltando la orden de destierru que pesaba sobre él por derivaciones de los amores anteriores. Dos selmanes después déxala pa enrolase na Invencible. Durante la espera en Lisboa enguedéyase nuna aventura que los biógrafos califiquen de “vulgar”. Nel 1594 muerre Isabel d`Urbina al dar a lluz la segunda fía, que fina tamién poco después. Nel 1596 procésaselu por amancebamientu con una viuda, Antonia Trillo. Nel 1598 cásase con Juana de Guardo, quiciabis pola dote. Casáu, continúa la pasión ardorosa que ya debía tener d`enantes con una actriz, Micaela Luján (“Camila Lucinda”). Esta Micaela Luján tenía dos fíos del cómicu Diego Díaz, qu`andaba d`aquella pel Perú. Amancebáu cola actriz, Lope da-y tres fíes y dos fíos, dos de los cualos, Marcela y Lope Félix, llegaren a edá adulta. Mentestantu, visita en dacuando a la llexítima, Juana de Guardo, que tien en Toledo, y fai-y dos fíes y un fíu, Carlos Félix. En 1610 torna a Madrid cola familia llexítima y debe tener yá abandonada a Camila Lucinda. Nel 1613 fallez Juana de Guardo. Nel 1614 ordénase sacerdote. Nel 1616 enamórase de Marta de Nevares de Santoyo (“Amarilis” y “Marcia Leonarda”), una rapaza de 26 años (Lope tenía entós 55 años), casada dende los trece con un home de negocios, Roque Hernández. Tuvieren una fía, Antonia Clara, y estalló l`escándalu y nuevos pleitos. Por fin muerre Roque Hernández y Marta de Nevares va a vivir a casa del sacerdote, onde conviven los dos con tolos retueyos que Lope tuviera de los distintos llechos.

Pues bien, nun solo Lope de Vega —solteru, viudu, casáu, adulterín, sacrílegu— -y sigue escribiendo les cartes d`amor al duque y está al tantu de los pormenores qu`el duque-y cuenta de lo que fai, sinón que tamién el duque quier saber y sabe de los pormenores de les aventures erótiques del escritor: quier, por decilo asina, oler —él tamién— l`arrecendor del sexu de les aventures y golpes de reñaz de Lope, les confidencies, les pelees, les palabres, les demandes escures de les sos relaciones. Y Lope presta-y al de Sessa les cartes pa que les llea y, ye de suponer, ún y otru, varones dambos ilustraos na mesma cultura, comparten —alternando momentos de silenciu acompañaos de miraes perdíes na evocación con gargallaes de risa o con xuxuríos, mientres ún y otru, Mecenes y Horacio, Aquiles y Automendote, saboreen una xarra de vinu— el relatu y la descripción de les convulsiones amoroses nes que participen. Ye tanta la confianza y el tratu campechanu ente l`escritor y el noble, qu`esti cena con frecuencia en casa de Lope los platos que-y preparen les muyeres de la casa, les sos fíes Feliciana y Antonia Clara, la amante de Lope (que yá ye sacerdote), Marta de Nevares (“Dicho me han por una carta / que es tu cómica persona/ sobre los manteles mona / y entre las sábanas marta” va troquelar en versu Góngora). ¿Podemos sospechar qu`ellí, na casa del Fénix de los Inxeños, tamién perseguía Luis Fernández de Córdoba l`arrencendor del ardor de Lope? ¿Que seguíen ellí les confidencies, tal vez ente les risines a medies pudoroses y a medies incitadores de les muyeres? ¿Tenemos derechu a imaxinar l`intercambiu de mirades cuando`l duque, sentáu a la mesa, veía cómo se acercaben a elli los pechos de dalguna de les moces pa pone-yos el serviciu? ¿De qué mou y manera se dexaba llevar la so mirada cuando inclinada sobre`l fueu, Feliciana, o tal vez la propia Marta, facía valer la curva redonda del términu la so espalda? ¿Y cuála yera l`actitud de Lope? ¿Daríase por enteráu? ¿Faría como que nun caía? ¿Esprecetaría per dientru? En cualquier casu, esi ambiente de confianza ente toos nel interior de la casa da pie pa que Lope-y escriba al so protector una carta como esta, de 1628, onde-y pide que s`alcuerde de mandar traer l`aceite que-yos prometiera:
“Tengo salud y la tienen las criadas de V. E., ahijadas y madre [fala de les fíes, Feliciana y Antonia Clara, y de Marta de Nevares]. Escribieron con Aguilar, que se ofreció traerles aceite del Andalucía para la Cuaresma y, así, una dellas, viendo que no viene, ha vuelto la letra de don Luis de Góngora que dice:

¡Ay, que muero de celos
de aquel andaluz!
Háganme, si muriere,
la mortaja azul.

desta suerte:

¡Ay, que al Duque le pido
aceite andaluz!
Pues que no me le envía,
cenaré sin luz.

Mire V. E., si Antoñica puede ya desafiar las musas".

Servicios y confidencies que, en tou casu, -y paga magníficamente el de Sessa financiando un entierru pa Lope como en munches décades nun viera Madrid.

Y esta convivencia o tolerancia del Fénix de los Inxeños y del de Sessa coles muyeres de la casa llévanos a Cervantes, al Cervantes yá na rodiada de los sesenta años. Ye sabido que la muerte d`un caballeru d`orixe navarru cerca de la casa vallisoletana onde viven Cervantes y les sos muyeres —la so esposa, Catalina, la so fía illexítima, Isabel, y dos hermanes del escritor, doña Magdalena, doña Andrea y la fía d`ésta, Constanza (“las Cervantas”, van llamales nel procesu que se sigue)— da llugar a un procesu xudicial nel que s`averigua la vida de la familia Cervantes y se nos dexa constancia d`ella nos autos. Esti caballeru, Gaspar d`Ezpeleta (satirizáu, por ciertu, por Góngora, nunes famoses décimes, darréu de la so poca habilidá pa montar a caballu), parez que visitaba a dalguna dama de la vecindá, dalgunos sospechen qu`a Isabel. En tou casu ye seguro qu`a Isabel visitábala un caballeru portugués, Simón Méndez, “que está amancebado —declaren los vecinos— con la dicha doña Isabel”. Y paez que les murmuraciones, además de sobre otres vecines, recaen tamién sobre la llibertá cola que “las Cervantas” recibíen paisanos, lo que nun yera d`estrañar porque les dos hermanes de Miguel, de les que se supón qu`exercieren la prostitución dalgún tiempu, tuvieren años atrás, nel 1577, un pleitu con un madrileñu ricu llamáu Alonso Pacheco Pastor, durante el cualu demostraren que, por causa del matrimoniu d`esti, los sos ingresos como barraganes diben amenorgar, y, por ello, obtuvieron dotes, que se destinaren dempués al rescate de Rodrigo n`Arxel.

Entrúguenselo ustedes, nun voi decilo yo. ¿Cómo llevaba Cervantes aquella fonte de financiación adicional de la casa? ¿Facía como que nun s`enteraba? ¿Facía de tripes corazón? ¿Convivía con ello como una forma natural de vida?

Vamos venir a los nuestros díes. Entamaba esti artículu entrugándose pola relación de los escritores col dineru y planteando la dulda de si los escritores de güei podíen vivir de los llibros o si, siquiera, podíen ganar daqué duru / euru con ellos. La revista El Cultural d`El Mundo de la última selmana de febreru d`esti 2009 facía una encuesta ente dalgunos escritores en castellán, toos con ciertu ésitu o nomadía. La respuesta unánime yera que de los llibros “… viven exclusiva­mente diez, los que pasan de cien mil ejemplares vendidos por título”. O sea, casi nadie. El modus vivendi, pues, de los escritores sitúase n`otros sitios: la traducción, les editoriales, el funcionariáu, los artículos nos periódicos, etc.

Nel citáu reportaxe Rafael Reig, nacíu en Cangues d`Onís (1963), venía a decilo d`otra manera, y con zuna: “A la gente le gus­ta que los países pobres sean exóticos, igual que le gusta que los autores que no vendemos tanto seamos exóticos, bohe­mios y esas cosas. Si nos ven de corbata, como si fuéramos Car­los Fuentes, ya no les mola”.

Y, agora van dexame descubrir un secretu. Esa ye la razón, la de la corbata, pola que yo ando tol añu cola prenda enriba, incluso cuando voy a bañame o a pescar pulpos. Pa que ustedes y los mios escolinos crean que soi un autor d`ésitu, anque nun lo sea. Agora que yá acaba`l cursu y que yá se van del institutu, puedo confesalo.

Cañizares y el silencio

0 comentarios

El cardenal Antonio Cañizares, prefectu de la Congregación pal Cultu Divín, anda espatuxando nel maízal y estrapallando toles panoyes nuna discusión con Bibiana Aído sobre si son más graves los albuertos o los abusos a menores del cleru irlandés (o d`otros sitios, quiero pensar).

«No es comparable» -dicen los medios que dixo- la gravedad de los abusos a menores en escuelas católicas irlandesas entre los años 50 y 80 del siglo pasado con el aborto, porque el primero afecta a «unos cuantos colegios» y el segundo supone que «más de 40 millones de seres humanos se han destruido legalmente».

Paez mentira pa él. Cola tradición que tien la Ilesia neso del silenciu. Dientru del marcu heréticu, colos allumaos o molinosistes, partidarios del rezu interior o en silenciu. Nel propiu ámbitu institucional, con órdenes onde nun se permite falar más que delles poques palabres al añu o se tien votu de silenciu.

Pero vese que`l cardenal nun ye molinosista nin trapense. Nin sabe tampoco cuándo val más tar calláu y dexalo pasar. ¡Vamos, que ye un bocayón!

¡Qúe bien-y taría tar lleendo a Garcilaso cuando diz aquello de "Y en el silencio sólo se escuchaba / un susurro de abejas que sonaba"!

Que tampoco una abeya ye un abeyón.

Educación: incompetencia y demagogia (II)

0 comentarios


Pongo a continuación el segundo de los ensiertos que retratan claramente tanto la incompetencia como la demagogia del PSOE y los "brotos verdes" (por inmaduros, no por primaverales) que de él dimanan. Dicho de otra forma: no es don José Luis Iglesias Riopedre el incompetente ni lo es especialmente su consejería, lo es el PSOE, el Gobierno Areces, el Gobierno Zapatero y su forma inherente de entender la realidad y la Administración.

Es este relativo al decreto de Bachillerato, que prometiendo libertad de elección entre múltiples opciones, para el alumno, al final, como el cielo de Argensola, "ni es cielo ni es azul".

Un amigo lo ha comentado tan bien, ¡tan bien!, y con tanta gracia, que no hago más que transcribir aquí su informe. Omito el nombre del amigo/informante.



"La resolución

El documento que yo consideraba más desafortunado en su redacción era una circular que ya ha quedado derogada con la aparición del decreto autonómico y con la resolución que ordena el bachillerato; es, pues, un texto perecedero sobre el que no vale la pena insistir.

Con todo, la resolución, que es la que se mete en lo concreto, tiene también su miga (se trata de la Resolución 4 de marzo de 2009, de la Consejería de Educación y Ciencia, por la que se regulan aspectos de la ordenación académica de las enseñanzas del Bachillerato establecido en la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación).

En su capítulo III, “estructura del bachillerato e itinerario educativo del alumnado”, el artículo 5.2 proclama que el currículo que deben elaborar los centros docentes incorporará la organización de las modalidades, incluyendo las materias optativas que ofrezcan, de modo que el alumnado pueda constituir su itinerario formativo de acuerdo con la estructura establecida y con lo dispuesto en los artículos 5, 6 y 7 de la presente Resolución.

Traducido el mensaje al ámbito culinario, para hacerlo más llano, se me ocurre como si se nos dijera a la puerta de una casa de comidas: Pase a nuestro restaurante y elija lo que quiera, (y después de una oportuna pausa) de lo que tenemos: lentejas o garbanzos de primero, y lomo adobado o trucha de segundo; lo sentimos, pero la escasez de nuestra clientela no da para más).

Pero el redactor vuelve a la carga, y proclama en el artículo 6 del mismo texto, en su apartado 1:
Los centros docentes ofertarán la totalidad de las materias de la modalidad o modalidades … de acuerdo con lo dispuesto en la disposición adicional sexta del Decreto 75/2008, de 6 de agosto. (¡Tenemos rodaballo en el menú!).

El entusiasmo, con todo, dura poco, porque en el punto 3 restringe las opciones, al afirmar que los centros “darán prioridad” a determinadas materias (en primero dos de tres mencionadas de manera explícita). La justificación para esta restricción en el menú se hace, naturalmente, en beneficio del cliente: Con el objeto de que los bloques generen itinerarios formativos coherentes con la modalidad, con otros estudios posteriores y con las ramas de conocimiento del título que figuran en el anexo I del Real Decreto 1892/2008, de 14 de noviembre, por el que se regulan las condiciones para el acceso a las enseñanzas universitarias oficiales de grado y los procedimientos de admisión a las universidades públicas españolas (BOE de 24 de noviembre), los centros docentes deberán dar prioridad a las materias que se indican a continuación:

Pero no pasa nada, el redactor, impasible, no se desmoraliza y sigue anunciando las excelencias de su amplia carta en el punto siguiente:

4. En todo caso, los alumnos y las alumnas podrán elegir entre la totalidad de las materias de la modalidad en la que están matriculados en el centro docente.

Lástima que las rebajas vengan esta vez justo a continuación, en el inmediato punto 5: Se limitará la elección de materias de modalidad por parte del alumnado cuando haya un número insuficiente de alumnos y/o alumnas para constituir un grupo. A estos efectos, el número mínimo de alumnas y alumnas (sic -la obsesión por el lenguaje correcto lo hace incorrecto-) que se requiere para constituir un grupo de una materia de modalidad será el siguiente:

a) Cuando haya menos de 35 alumnos (sic - ¿dónde ha ido a parar el lenguaje correcto?) matriculados en una modalidad o, en su caso, vía, se requerirá que hubieran elegido la materia al menos el 25% del alumnado, redondeando el resultado al entero superior.

b) Cuando haya 35 alumnos (sic - ¿dónde ha ido a parar el lenguaje correcto?) o más matriculados en una modalidad o, en su caso, vía, se requerirá que hubieran elegido la materia al menos 10 alumnos y/o alumnas.


Severas restricciones. Es decir, lentejas y garbanzos para todos (que son muy nutritivos). Eso sí, da una “salida honrosa” para el alumno que no pueda cursar lo que le apetezca:

6.- …se facilitará que se pueda cursar una única materia mediante el régimen de educación a distancia o en otro centro. Dicho de otro modo: confórmese usted con lo que hay.

Y si usted quiere rodaballo, lo siento mucho. Si acaso, puede usted comer aquí los garbanzos y en el restaurante de la esquina el rodaballo (¡pero sólo el rodaballo! ¿eh?), y si no, se va a usted a otro restaurante donde le den la comida que le guste, si es que lo encuentra, que no creo.


En el artículo 7 dedicado a las optativas, la historia se repite, pero creo que no vale la pena insistir más en lo mismo.

¿Y quién confecciona esta esquizofrénica carta? ¿Sobre quién cae esa complicada función? Pues para eso es para lo que está la autonomía de los centros, según afirma este mismo documento en su declaración de intenciones inicial: Conforme a los principios establecidos en el Decreto 75/2008, de 6 de agosto, la presente Resolución desarrolla diversos aspectos relativos a la estructura de las modalidades del Bachillerato y al itinerario educativo del alumnado, dotando a los centros docentes de mayor autonomía para acomodar la estructura a las expectativas, aptitudes e intereses del alumnado y a las condiciones organizativas de los propios centros, y procurando hacer efectivas las intenciones de dotar de márgenes de flexibilidad y adaptabilidad de la oferta formativa del Bachillerato.

La larga frase (con alguna incorrección sintáctica que vamos a dejar pasar) refleja la insistente contradicción entre la declaración de intenciones y la cruda realidad, hasta llegar a una mixtura antológica entre ambas en su parte final: procurando hacer efectivas las intenciones de dotar de márgenes de flexibilidad y adaptabilidad de la oferta formativa del Bachillerato.
¡A ver, camarero! ¿Tiene usted rodaballo o no?

– Procuro hacer efectiva la intención de tenerlo, estimado cliente. De momento le puedo ofrecer unos garbanzos flexibles y adaptables.

"


Educación: incompetencia y demagogia (I)

0 comentarios

Pongo a continuación dos ensiertos que retratan claramente tanto la incompetencia como la demagogia del PSOE y los "brotos verdes" (por inmaduros, no por primaverales) que de él dimanan. Dicho de otra forma: no es don José Luis Iglesias Riopedre el incompetente ni lo es especialmente su consejería, lo es el PSOE, el Gobierno Areces, el Gobierno Zapatero y su forma inherente de entender la realidad y la Administración.

Noticia. Los cursos de formación que dependían hasta ahora de Educación van a pasar a Industria, pues, en cinco meses, Educación (o sea, PSOE, o sea, Areces) ha sido incapaz de gestionarlos. Cinco meses ya transcurridos, decenas de miles de parados sin esa formación, varios millones de euros, unos 1.700 gestores de esos fondos y cursos (entre profesores y gestores de otro tipo) perdidos.

Como todo el mundo sabe: "Socialismo es incompetencia y despilfarro" (esto es: I+D).

El vieyu Simeón y el Diccionariu

1 comentarios

Nun paren d'aportame felicitaciones pol recién salíu Diccionariu asturianu-castellanu (964 páxines en tipu 9). La verdá ye que, dexando de llau lo que puedan tener d'esaxeraes o combayones eses opiniones, al llegar de xente que me conoz directamente (anque nun-yos pido yo la so opinión y saben que nun tienen por qué dámela, y, polo tanto, nun tán obligaos a nada) tienen un fondu de verdá: toi percontentu cola obra, col esfuerzu, col trabayu y col llogru.

De mou y manera que viénenme a la cabeza les palabres del vieyu Simeón en Lluques, 2, 29, cuando'l paisanu ve llegar a Xesús al templu pa la presentación y la circuncisión y diz: "Nunc dimittis servum tuum Domine".

Mutatis mutandis, naturalmente, porque ún puede sentise yá satisfechu del trabayu la so vida. Razonablemente satisfechu.

Pero que naide s'entusiasme, que nun pienso entá dimitime, esto ye, empobiname. Ente otres coses, pa que naide nun disfrute demasiao por ello.

Asina qu'ún daqué más faremos.

Sobre la falta de sentíu de les ayudes económiques

0 comentarios

subvencionesO sobre la falta de sentíu la realidá, o sobre'l desconocimientu la realidá -si se cree na bona voluntá de los gobernantes- o sobre la vomitiva demagoxa d'ellos, si nun se cree na so bona voluntá. Porque la realidá, como siempre, ye tan complexa que los cenciellos parámetros que traten de sobarquiala nun faen más qu'afalar más desigualdá e inxusticia.

Pa ver un magníficu planteamientu del problema dende un puntu de vista a ras de tierra, ver el magnificu artículu (como cásique tolos suyos) de Sixto Cortina Cortina en:

http://www.elcomerciodigital.com/gijon/prensa/20090526/opinionarticulos/falta-ayudenme-20090526.html

¿Camino hacia los monos y los perros?

0 comentarios
A José Luis Álvarez del Busto y Amigos de Cuideiru, por su bien hacer.

futuru sucedanéu de rapacínEl Gobierno zapaterino acaba de tomar dos decisiones de no unánime asentimiento: que las niñas de 16 años puedan abortar sin conocimiento de sus padres y que la píldora postcoital pueda ser despachada sin ningún tipo de receta (como venía siendo obligado hasta ahora) a cualquier ciudadano. No voy a discernir aquí el valor intrínseco de ninguna de las dos medidas, me limitaré a señalar la perplejidad que despierta su concurrencia con otra normativa referida a la compra de fármacos o a la capacidad legal para tomar algunas decisiones en función de la edad.

En primer lugar, se puede reflexionar sobre el que, mientras el Gobierno nos sigue considerando menores de edad a lo largo de toda nuestra vida para comprar algunos medicamentos sin receta (un antibiótico, por ejemplo, ciertos antivirales), ha pasado a juzgar ahora que, ­para la adquisición de la píldora del día después, cualquier persona, incluidos los adolescentes, tiene suficiente razón y juicio.

No llama menos la atención el hecho de que el Gobierno entienda que los jóvenes no tienen, hasta los dieciocho, la madurez y juicio necesarios para adquirir o consumir alcohol o tabaco. Tampoco para tatuarse o plantar en sus carnes un espetu. Asimismo, en un ámbito de mayor gravedad, resulta chocante el concepto de que los rapazos son autónomos y plenamente maduros para decidir en torno a su sexualidad, pero que no lo son para responder penalmente de los crímenes que pudieran cometer.

No menos incitan dichas medidas a cavilar en lo relativo a la condición social de padres y madres y en lo que atañe a la patria potestad. En efecto, en las últimas décadas la paternidad se ha venido convirtiendo en una especie de cadena, de eslabones cada vez más gruesos, que atan casi a perpetuidad a padres con hijos, pero no a éstos con aquéllos: por ejemplo, se obliga a reconocer, incluso post-mortem, a los hijos habidos fuera del matrimonio; se exige la atención, educación y mantenimiento de los mismos hasta su mayoría de edad, y, aún más allá —según la mayoría de la jurisprudencia—, hasta que tengan un autonomía económica consolidada; se hace a los padres responsables de los desmanes de sus hijos a través de la ley antiterrorista... Y, frente a ese progresivo incremento de responsabilidades y obligaciones, frente a esa especie de condena sempiterna de ligazón y sostenimiento de lo engendrado, se vacía progresivamente la autoridad de los progenitores y su capacidad para conducir a sus vástagos: los hijos son prácticamente libres para decidir sobre todos los aspectos de su vida; incluso, acaba de privarse a los padres de la potestad, que venía reconociendo la ley, de “castigar moderadamente” a sus hijos. De este modo, en el hogar, los descendientes están dotados de todos los derechos —desde los horarios, a los materiales y económicos— y su condición —sea cual sea su conducta— goza del beneplácito y la tolerancia social, mientras los padres cargan con todos los deberes, disponen de escasos medios o de ninguno para reorientar las relaciones personales en caso de conflicto y son siempre vistos con recelo y sospecha de autoritarismo. En muchas ocasiones, pues, el hogar materno/paterno se ha convertido ­—lo hemos convertido— en una especie de Guantánamo donde los padres padecen bajo el poder de sus herederos.

Al entamar su Vida de Pericles, cuenta Plutarco cómo Augusto, viendo a unos extranjeros ricos que paseaban por Roma llevando en sus cuellos, y acariciándolos, cachorros de perros y monos, les preguntó si, en su país, las mujeres no podían parir hijos.

Es posible que, de seguir por este camino, no quede otro remedio que legislar entendiendo la relación materno/paterno filial como una relación entre iguales donde el contrato se puede romper a voluntad de cualquiera de las partes, a casi cualquier edad del menor. De otro modo, y a pesar de la poderosa aguijada de la oxitocina, del estímulo acezante del deseo de continuidad personal, de los ensueños con que la vida nos engaña en la temprana edad, cada vez será más difícil que nadie se atreva a emprender la tarea de traer hijos al mundo.

A no ser así, tal vez en un futuro no muy lejano, en una población de otro país más normal, alguien preguntará, como lo hiciera César Augusto, a españoles que, mientras pasean, acaricien en sus brazos perrinos o moninos, si nuestras mujeres no pueden tener hijos. Y ellos responderán:

—Sí, pero hemos elegido tan mal nuestros gobiernos, nos hemos empeñado de tal modo en poner a los peores a legislar, que, ahora, tenemos que refrenar los impulsos de la vida y conformarnos con el triste sucedáneo de amor filial que son estos cachorros, pues ellos, al menos, no representan una amenaza permanente y, de retribuirnos con la ingratitud, no gozan del amparo de las leyes.

¡Fenómenos!

0 comentarios


Estos rapazos son unos fenómenos. De la mentira, de la ficción y de la imaxinación.
El sábadu 23 hebo mitín del PSOE en Xixón, con Felipe González y too. Escuchen:


Primera. De Javier Fernández, col que pretenden, en sustituyendo a Areces, volver ilusionar y engañar a los incautos (como si Javier Fernández nun fuera tan responsable de les polítiques del Gobiernu como Areces, y más culpable qu'elli nel desastre de la financiación p'Asturies). La verdá ye que-y echa imaxinación. Apunten el palabru: "turbocapitalismo", que vendría ser como la hostia rehostia, pero más hostiferante.


Segunda. "Vicente Álvarez Areces -diz un periódicu- asegura que los populares asturianos han pretendido "reventar" el proyecto de El Musel". ¿Pero nun fueren Los Verdes los que denunciaren el proyectu n'Europa? Sí. ¿Pero nun son Los Verdes parte de la coalición de IU-BIA-Los Verdes? Sí. ¿Pero nun ta IU nel Gobiernu con Areces, y, incluso, tienen cargos de Los Verdes al frente d'estayes gubernamentales? Sí. ¿Pero, entós, nun ye'l propiu Gobiernu'l qu'echara p'atrás n'Europa'l proyectu d'El Musel? Sí.

¿Ya entós?

Yá despliqué munches vegaes que, en viendo que los siguen votando una y otra vegada, a pesar del desastre que son, los socialistes piensen que los sos votantes deben ser talo como paecen, y, en consecuencia, deciden tratalos como talos.

Pero nin tanto nin tan calvo. Nun suel ser la intelixencia lo que falla a los ciudadanos, sinón la emocionalidá.

D'otra forma fue la intervención del ex Presidente del Gobiernu, don Felipe González. Esti lo que vieno fue a desvelar la verdá. "Me costó mucho defender el mercado ante mis amigos asturianos". Esto ye, y dicho a les clares: vieno a sorrayar l'arcaísmu de los socialistes asturianos, el so enfotu en vivir d'espaldes al mundu y contra'l mundu, el so calter arcaicu, conservador y reaccionariu. Y la consecuencia: l'atrasu, paru y emigración que tolos asturianos -los votantes del PSOE y los non votantes- pagamos por ello.

Gracies, "Isidoro".

El carbayu lliterariu

0 comentarios

Toi lleendo al mesmu tiempu dos poemarios, Robinson Asur, d`Elías Veiga y Les vides incompletes, de Xandru Fernández. Interesantes dambos, apunto que la escritura de Fernández paezme más ellaborada y trabayada, mientres que la d`Elías Veiga paezme más directa y espontánea.
Dotramiente l`estilu de Fernández tien períodos más llargos y versu de más llonxitú, escontra`l de Veiga, que tien a tener frases más curties y versos de menos llargor.

Doi equí unos versos d`un de los poemes de Xandru Fernández:

Que debiera tar contentu por vivir nun país onde nun
vas a la cárcel por escribir un poema qu'a dalguién
nun despachu-y suene impíu o
antipatrióticu.
Y alegróme d'ello, ye verdá: naide nun va a la cárcel, equí,

por alterar l'orde públicu con versos o canciones. Lo que
pasa, y perdona,
perdonái que me ponga repunante, ye

qu'igual esti ideal del poeta palestinu o del
poeta chinu o del
poeta guineanu
ye sólo una ximuestra de lo qu'ellos suañen a la sombra
de les muries de la cárcel.

La non represalia, equí, ye resultante d'una fonda
indiferencia y un control blindáu de les pasiones, de los vezos,
de los xeitos de cantar y les canales peles que viaxa la
pallabra, cuando viaxa acullá d'una edición limitada a un
puñáu d'incondicionales que pa enriba, na so condición de
happy few, siempre-y busquen los cinco pies al gatu. Claro que
prefiero eso mil veces a un tiru na vidaya.
Lo qu'en veres m'espanta
ye tantu espantu por nada, o si non dime,
dicíime: los qu'equí tanto sufrieron ¿yera esta
la xusta recompensa a los sos sufrimientos?
Si hai que morrer por nada
¿compensará saber que la poesía
ye esa nada que sólo interesa a los poetes
y a los perros de presa de dellos dictadores?

El carbayu lliterariu

0 comentarios

Toi lleendo al mesmu tiempu dos poemarios, Robinson Asur, d`Elías Veiga y Les vides incompletes, de Xandru Fernández. Interesantes dambos, apunto que la escritura de Fernández paezme más ellaborada y trabayada, mientres que la d`Elías Veiga paezme más directa y espontánea.

Dotramiente l`estilu de Fernández tien períodos más llargos y versu de más llonxitú, escontra`l de Veiga, que tien a tener frases más curties y versos de menos llargor.

Doi equí unos versos d`un de los poemes d`Elías Veiga:


Préstame imaxinate nel balcón de to casa

colgando la ropa recién llavao,
el pelo recoyío,
una pinza na boca,
el pantalón-piyama puestu
y dalguna camiseta —mía- folgada
dexando l'espacíu precisu,
el güecu perfeutu
pal dulce vaivén afrodisíacu
de los tos peruyos saltarinos.

De la enseñanza (III): Fracasu escolar

0 comentarios
Esti miércoles, 20 de mayu, tuvo nel IES El Piles un equipu de la TPA. L'equipu, una productora independiente, venía acompañando al profesor y artista Federico Mieres, al que ta siguiendo durante un tiempu llargu pa un programa onde s'acompaña a persones destacaes durante 24 hores (esi ye, más o menos, el sentíu y títulu del espaciu).

Al marxen d'otres tomes nel institutu, l'equipu la TPA acompañonos durante'l café al grupu de persones que formamos la tertulia habitual con Federico a la hora'l recréu. La so presencia sirviónos pa plantear dalgunes cuestiones d'actualidá relatives a la enseñanza. En concretu aldericamos sobre un tema d'actualidá, el de la vuelta del conceptu de la "madurez" como parámetru de calificación del Bachilleratu. Vo esponer lo qu'ellí dixe.

La frase de Machado "Todo necio / confunde valor y precio." podía ser el resumen de la mio argumentación. Desplico: la idea de qu`un alumnu suspensu pueda ser "reevaluáu", nel casu de que sólo-y queden suspenses dalgunes poques asignatures, col parámetru de les sos capacidaes globales y non de los resultaos concretos en dalguna materia pretende, nel fondu, presionar p`aumentar el númeru d'aprobaos.

La cuestión ta en relación col conceptu mesmu de fracasu escolar. Mientres que pa una persona normal -y pa la mayorìa los enseñantes- una persona con fracasu escolar ye una persona que termina los estudios con déficit de conocimientos sobre la media, pa los sucesivos gobiernos (especialmente pa los autodenomaos "progresistes") el fracasu escolar nun ye más qu'un guarismu: la cifra de suspensos, independientemente de que sean merecidos (bien xulgaos, bien calificaos) o non. Dende esi presupuestu contable, reducir el númeru de suspensos supón reducir el fracasu escolar. Esa ye la razón de que los gobiernos (especialmente los autodenomaos "progresistes") presionen pa qu'aumente el númeru d`aprobaos (ensin importar la correspondencia qu'ello tenga colos saberes reales de los escolinos). Esi ye'l motivu de que n'Andalucía, por exemplu, arreyen les subides salariales de los profesores al númeru d`aprobaos; ye esa tamién la causa de que'l Gobiernu asturianu tenga intentao (en relación cola carrera profesional, y, polo tanto, n`últimu términu, coles perres de los salarios) que'l númeru d'aprobaos subiere un 1% anual.

Ehí ye, precisamente, onde hai qu'enxertar la "resurección" del conceptu de "madurez" como una revaluación de los previamente suspensos.

Lo que, otra vegada, sería una ilustración de los versos de Machado: "Todo necio / confunde valor y precio".

El cambio de modelo económico

0 comentarios
Pocos ensiertos más abajo tienen ustedes mi artículo "Entre la babayada y la magia", donde se dicen algunas cosas sobre el discurso del "cambio de modelo económico". En sustancia, quien lo dice o pretende volver al "exitoso" modelo comunista (o el de la autarquía franquista) o no sabe lo que dice ni de que habla, o llama "modelo económico" a subvencionar dos o tres actividades.

En fin, ya lo saben, ahora se han montado en la burra los del PSOE, encabezados por el genio Zapatero, la flor de los economistas.

Por cierto, el mismo discurso del "cambio de modelo económico", con los consabidos dicterios contra el ladrillo, la especulación y el endeudamiento, lo eructaban ya cuando gobernaba Aznar y aún no habían ganado las elecciones. Durante cuatro años gobernando siguieron haciendo exactamente lo mismo que venía haciendo el Gobierno del PP y multiplicaron la construcción y el endeudamiento hasta la enésima potencia.

¡Pero que quieren que les diga: "Amarrando la burra onde mande l'amu... -que dicen los clásicos- toos contentos"!

Recomendación: lleer a Sixto Cortina güei

0 comentarios

Sixto Cortina acaba d`asoleyar un magníficu artículu (como tolos suyos) n`El Comercio, el diariu onde escribe davezu. L`artículu titúlase "El bisgüelu de Mayor Oreja" y trata d`otra de les munches caltrizaciones negatives de la sociedá asturiana y de los asturianos: la d`esmolecemos, enfotamos, emberriacamos, esprecetamos, empixamos por tolo de fuera y correr tres ello pa escorrelo o upalo; too ello, al tiempu que somos incapaces de ver, siquier, lo de casa, y, munchu menos, ser pa defendelo o, anque sea, pa combatilo: los asturianos como salvadores del mundu y despreciadores de la propia casa.

Nuevu diccionariu

0 comentarios

La editorial Trabe acaba de sacame'l que pudiéramos llamar "GRAN" Diccionariu asturianu-castellanu. En tipu 9, tien más de 964 páxines y un tamañu de 215 por 307 cm. La obra supón un reblagu enorme al respective de les anteriores, y yo toi "simeónicamente" satisfechu.

Más alantre falaremos de dalgunes de les característiques del nuevu diccionariu.

En tou casu, esti ye'l complementu del Diccionariu castellanu-asturianu (de más de 600 páxines) qu'acabo de sacar fai menos de seis meses.

De la enseñanza (reiteración)

0 comentarios
Pídenme dellos enseñantes que vuelva repetir el primer ensiertu sobre la enseñanza. Fágolo equí.

Entamo equí una llarga (o curtia, si fartuco) llarga serie d'ensiertos sobre la enseñanza, en xeneral, y sobre l'asturiana, en particular. Prestaríame qu'otros enseñantes, y el públicu en xeneral, participasen na discusión. Al final, atroparélos toos nun únicu documentu.

PRIMER ENSIERTU

1. No es cierto que ahora los estudiantes tengan menos materia que antes, que deban estudiar menos. Tienen más programa ("currículo", se denomina) que nunca en todas las asignaturas y, al menos en teoría, han de saber los últimos conocimientos científicos. Otra cosa es el aprendizaje efectivo que de ello hagan o tengan, en la práctica, que hacer.

2. El presupuesto fundamental de toda la enseñanza, lo que está detrás de todas las decisiones legislativas y organizativas de los sucesivos ministerios, ministros y gobiernos educativos es la idea de que todos los alumnos son igual de capaces e inteligentes (que lo son en grado sumo) y que todos tienen, sobre esa capacidad, un enorme (o al menos suficiente) interés por lo que se les enseña. Ese mismo presupuesto es el que sostiene el discurso de los psicólogos y pedagogos, y, por supuesto, el de los padres de los alumnos. El anverso de esa premisa es que si el alumno no tiene buenos resultados, está retrasado o no quiere estudiar, él nunca es el responsable, sino quien no lo motiva o no es capaz de extraer de él lo que es capaz de dar.

3. La tercera premisa es menos explícita, pero es tan cierta como las otras dos: se legisla contra (o en prevención de) un arquetipo de profesor que se entiende como universal y que tiene todas las características negativas con que se pudiera construir tal arquetipo: no es capaz de sacar lo mejor de los alumnos (o no quiere), de ahí que se le exija que explique por escrito todos sus pasos, que se reúna cada poco para examinar o modificar sus métodos, que explique y justifique por escrito por qué no se produce el éxito total esperado por el sistema, por los padres y por los alumnos, que invente nuevos métodos, procedimientos o fórmulas para que los resultados óptimos se produzcan y, en último término, que venga a hacer, junto con la rectificación de los resultados, una confesión de sus culpas. De igual manera, se supone que tal arquetipo de profesor conspira contra sus alumnos, tanto en el campo profesional como humano: es esa la razón de que se articulen procedimientos para reclamar todas las decisiones del profesorado y sus notas, y se estimule a ello; de que se elimine la autoridad del profesor en el aula; de que se garanticen todos los "derechos" del alumno (salvo el de los educandos que quieren estudiar a no ser perturbados por quien no quiera hacerlo) y ninguna obligación para él; de que se judicialice toda la vida escolar y se obligue a llevar cuenta documental de cada actuación; de que, en caso de conflicto o indisciplina, la palabra del profesor valga tanto como la del alumno y de que, en en caso de conflicto, el profesor deba demostrar (testimoniar) con pruebas efectivas la veracidad de sus palabras o acusaciones.

Respuesta a "Anónimo" de "sobre Johnlenneando"

0 comentarios

Estimáu:

De mano, les gracies pola to atención. En segundu llugar, l'agradecimientu a ti a y to ma (tresmíte-ylu) pol vuestru votu.

Na más una observación: les bones campañes y la presencia mediática nun dependen de lo qu'ún faga, sinón de los munchos millones que tenga y de lo que quieran date los medios, que ta en función de dos variables: la más importante, los escaños que tengas previamente; la segunda, los cientos de miles d'euros de que dispongas.

Un abrazu. En tou casu seguimos esbrexando pa da-y la vuelta a Asturies.

Un emigrante asturianu y asturianista

0 comentarios

La Nueva España asoleya güei, domingu 17/05/09, una magnífica entrevista con Xosé María Fernández, biólogu, investigador del Instituto Europeo de Bioinformática en Cambridge y autor de «Homo sapiens: la epopeya d'un llinaxe».

La entrevista merez la pena (más entá que merecer la pena), nun sólo porque l'autor fala n'asturianu y siéntese asturianu, sinón, sobre tou, po la visión d'Asturies y del mundu que tien, asina como pol so mou de ver les coses y los problemes d'enxertamientu de los emigrantes n'otra cultura al tiempu que caltienen la suya y la so identidá, l'asturiana.

Invítolos a ver la entrevista en:

http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009051700_76_757416__Siglo-XXI-formacion-nuestra-Universidad-comparable-prestigiosas-mundo

Sobre "Jonhleneando"

2 comentarios

"Unu" fai un comentariu a "Jonhleneando" y diz:

«Imaxina que los que defenden, amen y lluchen pola to patria s'axunten en vez d'escentellase por migayuques. Imaxina que, polo menos, el partíu políticu que nagues por votar se presenta a les eleiciones.»
16 de mayo de 2009 18:32

Sobre agradecé-y les pallabres, sigamos imaxinando. Por exemplu, que nos presentamos a europees y volvemos sacar 4.000 o 5.000 votos, como nes últimes.

Y agora nun vamos imaxinar. Vamos recordar que, una y otra vegada, falamos con tol mundo. Pero, sobre too, vamos recordar que, pa les caberes autonómiques y municipales, sumamos y xuntamos los dos partíos que más teníamos -a munchísima distancia de los demás-, PAS (14.ooo votos) y URAS (16.000). Tenemos dos alcaldes y doce conceyales, pero los resultaos fueren perprobes (esto ye, en castellán, paupérrimos). Lo que cabe imaxinar ye que, en xeneral, los que piden suma y xuntura piden que sea satamente la suma y xuntura qu'ellos quieren, pero non dala otra, y, si ye un pelín distinta, ná de ná, prefieren seguir votando a los partíos que vende a Madrid y someten los intereses asturianos a los de cualquier sitiu.

En tou casu, PAS y URAS seguimos xuntos (y sumando). Y el que quiera venir que venga, que les prósimes autonómiques y municipales tán ehí.
Y los partíos vendepatries y burllaasturianos tán ehí, y la ruina progresiva d'Asturies nun para.

Johnlenneando

1 comentarios

Imaxina que tienes un gobiernu
que ye gobiernu,
que envede babear delantre l'amu
de Madrid, y de decir "sí Bwana"
a too lo que-y manden,
defende los votantes.


Imaxina qu'envede votar
porque votó to padre o porque
pasó les caín to güelu,
abres los güeyos
y mires si convién o nun convién
que siga gobernando'l que t'engaña
o que, a cencielles, nada nun fai
como nun sea comer y cobrar
a fin de mes.


Imaxina
qu'un día pones na calle al que t'engaña,
al qu'emplega'l to votu
pa correr a llevalu, al catalán, al vascu, al gallegu, al extremeñu,
al serviciu siempre d'un amu
que nunca pintes tú, el que-y lu diera.


Imaxina que pienses
que ser d'esti país que nun ye poco:
nun ye ser menos qu'un barriu de Madrid
o de Sevilla o de auquiera.
Qu'hai naciones y pueblos más pequeños
o casi tan pequeños,
que nun ye'l so tamañu lo que los fai,
sinón la voluntá de ser, de querer ser.


Imaxina,
que yes un ciudadanu,
home o muyer,
rapaza o rapazu,
qu'esixe ser tratáu n'igual respetu
que se trata a los otros,
n'igual derechu.


Imaxina
que quies a la to tierra,
les sos xentes,
el verde de los praos, la piedra
de les torres, la sufrida madera de los horros,
el color abuxáu de los picos desnudos,
esos ríos pequenos que van dar
a esa mar tantes veces encesa;
la llingua y los nomes de la tierra,
onde fueren a dar
tantes vides a lo llargo los sieglos
hasta facela nuestra.


Imaxina
que yes un asturianu,
que yes una asturiana.
Imaxina.

Asturianu: llocu, vanu y mal asturianu

0 comentarios

José Cristóbal García Pérez asoleya na Nueva España un magníficu diagnósticu (non novedosu, nós llevamos diciéndolo desayaqué) sobre los asturianos.

Vien resumise la so argumentación en dos puntos: nel primeru, apunta que los asturianos tamos siempre dispuestos a preocupanos polo de los demás o esmolecenos colo que fain los demás, pero escaecemos el mirar polo nuestro y pa la nuestra casa. Nel segundu afirma que, agora, dellos asturianos empiecen a mirar con munchu interés pa UPyD, que nun vien ser otra cosa que PP y PSOE, pero con faldes, esto ye, que s`esmolecen munchu pol castellanu y les coses del estáu n`otres comunidaes, pero que, como a PP y a PSOE, impórta-yos un pitu lo nuestro y desprécienlo, como nonada o caxigalina.

Invítolos a lleer con detención la carta, una magnífica epístola que se titula "Patria neurótica", na siguiente dirección:



Por cierto, nesta vocación enfermiza de salvapatries universales, podemos recordar cómo pasamos equí quince díes de destrucción y muerte, solinos, nel 34, pa "salvar el mundu"; cómo al entamu la II República los nuestros diputaos y prohomes decidieren que lo nuestro nun tenía importancia, que lo de los demás tenía que dir delantre, y asina quedamos ensin estatutu; de qué mou y manera, al entamar la Guerra Civil, los mineros corrieren vía alantre hacia Madrid, tamién pa salvar el mundu, mentantu equí Aranda aprovechávase d`esa ceguera salvatriz; y cuála fue la forma na que mandemos tropes pa salvar Euskadi, tamién pa "salvar el mundu, la República y la revolución", dexando`l cuidáu de lo nuestro.

Non d`otra manera a como agora apoyamos los estatutos de Cataluña, Andalucía, Valencia, Baleares o Aragón, pa que tengan más perres y competencies a costa nuestra; a como "nos sacrificamos" con un AVE de segunda pa qu`otros tengan meyores ferrocarriles; a como apoyamos la permanencia nel ámbitu públicu de los astilleros de Galicia y Andalucía, mentantu entregamos los nuestros al sector priváu y los desmantelamos; a como votamos escontra la variante`l Payares nel so día; a como vamos sofitar el nuevu modelu de financiación, que va senos perxudicial etc.

"L`universalismu -podíemos decir-, la enfermedá autodestructiva del asturianu". O, nos términos más clásicos del refraneru: "Asturianu: llocu, vanu y mal asturianu, que cuerre salvar al mundu y dexa la casa y los fíos pa que-y los cuide l`aire".

De la enseñanza (II)

0 comentarios


SEGUNDU ENSIERTU:

Esti segundu ensiertu nun lu escribo yo, pertenez al un llibru d'ésitu n'Ingalaterra, The fallout, de Andrew Antonhy. Cuenta la so llegada, como escolín, nel 1973 a una escuela "comprehensiva". ¿Suéna-yos a daqué too esto?


"It was in this state of innocence or ignorance that I arrived at Haverstock comprehensive school in September 1973.
Located on the border of the affluent foothills of Hampstead and the council flatlands of Kentish Town, Haverstock was a school with a properly comprehensive intake. It was mixed sex with over thirty different nationalities represented among the pupils. There was also a significant minority of children from the intellectual and artistic communities of Primrose Hill and Belsize Park, as well as a smattering of kids whose parents were professionals - lawyers, doctors, public administrators - with either an idealistic or economic interest in avoiding the private or grammar school systems. And in addition, owing to a specialised department, there were a large number of deaf children. It was a time of great optimism, when the classroom was seen as the place in which to end the class system. Teaching back then was governed less by a determination to correct spelling than a commitment to put right social injustice. I was a bright kid, the kind that a few years before would have been 'rescued' from the oblivion of a secondary modern school - a sort of dumping ground for the menial classes – and hothoused at a grammar school, the state-supported facsimiles of the traditional private school.Haverstock was no hothouse. It was ideologically opposed to all forms of competition. There was only one area of endeavour that remained beyond the school's egalitarian control: fighting. When it carne to violence there was no shortage of competitive spirit. And a strict hierarchy existed, organised along class and race the black working-class kids at the top - a perfect inversion of academic expectations. The simmering and often explosive atmosphere permeated all the lessons, but to say that they were a distraction would imply that there was some core element of learning from which we were distracted. Almost without exception, that was not the case. Classes were a matter of damage containment and not infrequently total anarchy. Kids smashed up desks, fought with one another and attacked staff. The year I arrived at the school a teacher was crippled in an assault by a pupil wielding a chisel. Gangs of black and white kids did battle with Chinese pupils inspired by the Bruce Lee films of the time and the police were regularly called to patrol the school exit at the end of the day. Bullying was rife and largely neglected. Years later I was disturbed but not too dismayed to learn that the serial killers and rapists David Mulcahy and John Duffy formed their psychopathic bond after being bullied at Haverstock (unfortunately they were far from being the only murderers-to-be who graduated while I was there). There were only two teachers who were able to impose some level of calm on the Hobbesian proceedings. Both, as it turned out, were male homosexuals, both traditionalists in their methods, and both were viewed by the rest of staff as reactionary eccentrics. In return they observed the hapless efforts of their colleagues and the disorder wrought by the new orthodoxy with barely concealed contempt."

La izquierda y Asturies (a propósitu de Llingua, clase y sociedá)

1 comentarios

A propósitu del mio ensiertu del 22/04/09, fechu con motivu de la presentación en Xixón del llibru Llingua, clase y sociedá, llámame Luis Benito García Álvarez. Nel ensiertu yo manifestara que'l so artículu "El demonio rojo. La representación de los obreros en la literatura burguesa y fascista" ocultaba la realidá y manipulaba la verdá, yá que, nel mesmu, la “demonización” del chigre y del alcoholismu de los obreros apaecía como una tema de la derecha pa conseguir operarios qu'anduvieren más derechos (en tolos sentíos) y que, en consecuencia, trabayaren bien y, asina, poder esplótalos más y saca-yos meyor les plusvalías.

Tocántenes a eses palabres asoleyaba yo que tamién la izquierda fexo continues campañes d'hixene y antialcoholismu, pidiendo tamién el cierre les tabiernes, porque, decíen, ente otres coses, que valíen pa saca-y al obreru les plusvalíes que se-y entregaben col salariu. Y –añado agora-, podíamos sumar lo que pensaben de los chigres y les moñes les muyeres de los trabayadores, que cuántes vegaes veíen que nun llegaba un duru a casa. D'esi mou, afirmar qu'eses campañes yeren “demoniaques” campañes de la derecha ye contar una mentira por contar sólo una parte la verdá, yá que la manzorga tien una llinia continua de puritanismu, que, entamando nel XIX, llega hasta Elena Salgado.

Luis Benito aclárame dos coses: la primera, qu'esi efectu nesi artículu dase porque esi ye la llimitación del tema talu como-y lu pidieren, lo que sigue ensin desplicar nada, y , la segunda, que él ye especialista na materia, lo que me presta afitar, señalando que, por exemplu, ye autor d'un llibru d'ésitu, Beber y saber: una historia cultural de las bebidas. Polo demás, préstame la conversación con Luis Benito y señálolu como exemplu poco frecuente y almiratible de tratu y cortesía, nesta Asturias d'indiferentes, montesinos y fociconos.

Polo demás, tengo que volver a sorrayar que la izquierda n'Asturies fue siempre contraria (ENEMIGA, vamos decilo claro) a cualquier reivindicación de triba cultural peculiarista, asturianista o nacionalista, como, polo demás, fuelo en toa España y en tol mundu, con pocos matices y dala excepción. Eso sí, con trampes y hasta con puñalaes a los suyos si facía falta, como puede comprobase na páxina 238 del citáu llibru, nel testimoniu de Xesús Redondo Abuín sobre'l comportamientu de Carrillo con Santiago Álvarez nel Congreso del PCG del 1978 (por ciertu, Carrillo nun sólo fue siempre enemigu del asturianu, sinón que se mexaba de risa si-y decíen qu'Asturias podía tener derechu a un Estatutu).

Y esa sigue siendo, en xeneral, al marxen del discursu políticu de los xefes, la de la xente de la manzorga qu'actúa embaxu la premisa qu'habitualmente guía'l discursu de la xente d'esa Ilesia: “dame un tópicu col que pueda describir el mundu, y nun me fagas pensar, nin velu como ye”. Y esi tópicu, nesti casu, ye. “nacionalismu = dereches, reaccionarios”, cola variante “cultures rexonales = pequeña burguesía, derecha, reaccionarios”.

Polo demás llama, nel llibru, notoriamente l'atención el contraste ente'l nivel de conocencia de les realidaes nacionales en Galicia, Euskadi y Cataluña y el d'Asturies. No que cinca a la llingua, salvo l'artículu de Faustino Zapico Álvarez, les demás ponencies naveguen na rexón nefelibática comprendida ente la estratosfera y la lluna. Y con tou y con ello, el trabayu de Faustino Álvarez nun fai más que repetir l'esquema y los datos que yo trazara yà fai tiempu y que después desendolcó, con tanta xera y brillu, Pablo San Martín.

Al respective, yá va siendo hora de que la Universidá asturiana se centre n'Asturias y entamen a publicase los datos concretos de la manzorga asturiana sobre esos dos temes: llingua y cultura asturiana, y autonomía asturiana. Los documentos de los partíos, digo yo, tán ehí.

Van dexame, ensin embargu, sorrayar una cosa: hasta 1996 el PCE (o PCA, o IU) nun apoya la cooficialidá del asturianu.

¡Como pa qu'agora nos vengan contar fantasíes y –y echen la culpa a Franco, o sea, a Pachu!

Entre la babayada y la magia

1 comentarios
Chamán bailando pa un conxuruEl discurso sobre la crisis ha puesto de manifiesto mucha incompetencia, mucha mentira y mucha desorientación en los discursos de los economistas y los políticos. Diagnósticos y pronósticos han sido en su mayoría, al igual que las actuaciones, más palos de ciego que otra cosa. Algunas de las afirmaciones sobre el discurrir futuro han destacado especialmente por constituir un puro eructus vocis, una especie de cruce entre la babayada —el puro hablar por no callar— y el conjuro mágico. Permítanme destacar cuatro de ellas.

Entre las más recientes y notables se encuentra la que, con motivo de la visita a nuestro país, el jueves 23 de abril, pronunciaba en portada de La Nueva España el Ministro de (Cada Vez Menos) Trabajo, don Celestino Corbacho: «Para crear más puestos de trabajo y salir de la crisis hay que activar el consumo, no abaratar el despido». Desde luego, con esta tochura, don Celestino Corbacho (¿de la inteligencia?) bien puede ocupar un puesto de honor al lado de aquel presidente estadounidense de los años veinte del siglo pasado, Calvin Coolidge, que llegó a enunciar aquella perogrullada de que «si se despide a mucha gente se produce paro». Porque es evidente que, si hay dinero, hay consumo. El problema es cómo conseguir que haya dinero, esto es, trabajo. Pues, de otra manera, ¿cómo va a gastar quien no tiene para ello por no ganarlo o cómo hacer que el que aún tiene ahorros no tema por su empleo futuro? Por lo demás, ese camino ya lo intentó este gobierno con los 400 euros que devolvió y no tuvo ello ninguna incidencia en la economía.

Aguantó casi dos años en cartelera el recitado de que «ahora que la construcción va perdiendo fuerza tomará su puesto la industria como creadora de empleo». Recordarán ustedes que no constituía sólo una logomaquia de políticos o sindicalistas, sino que abundaban en ello también algunos expertos en economía. Y, sin embargo, la proposición carecía por completo de sentido. En primer lugar, porque si la industria hubiese sido rentable ya habría tenido en aquellos momentos una mayor proporción en el PIB y en el empleo. En segundo lugar, porque la rentabilidad (la posibilidad, en realidad) de la industria implica una superior concentración de capitales que la construcción, necesita de complejos procesos de conocimiento y técnica, un mayor tiempo para su inserción en el mercado y, sobre todo, depende de la capacidad de las nuevas industrias para competir en el ámbito internacional, tanto en innovación como en calidad y precio.

Sigue siendo una formulilla habitual la de que «es necesario un cambio de modelo económico». He aquí otro no-sentido, otro eructus intellectus. Supongamos que no se quiere afirmar mediante la troquelación que se deba pasar de una economía de mercado o libre a una economía planificada o comunista (que algunos, sí, es lo que quieren decir). De no ser ello, nada se dice entonces, porque la economía (el modelo económico) no se planifica: acuden las voluntades, los saberes y los capitales allí donde creen que pueden satisfacer necesidades, con ganancia para quienes a ellas subvienen. Y ahí no cabe hacer otra cosa que facilitar que fluyan las voluntades creadoras, moviendo obstáculos legislativos o de otro tipo, proporcionando facilidades económicas, agilizando trámites, etc. ¿Se está haciendo algo de todo ello? Como muchas veces he sostenido en estas páginas, rotundamente no. Cuando en el resto de Europa empiece a crecer la economía nosotros, ni los asturianos ni los españoles, no habremos puesto un solo pegollu para levantar el edificio.

La última jaculatoria es la de que «despedir en España es muy barato, por eso hay ya cuatro millones de parados». Dejemos a un lado cuáles son las condiciones del despido en España y olvidémonos —que ya es bastante olvidarse— de que la cuestión es la de si la legislación vigente facilita el contratar y anima a ello, no la de si es dificultoso o no rescindir contratos. Pero, reitero, echémoslo a un lado, vengamos al tópico recitativo. ¿Se puede concluir del número de parados que el despido es barato? Pues no. Se podría concluir que es caro el puesto de trabajo, y por eso se despide; que si no fuese tan caro el despido habría aún más parados, y, entonces, sería una bendición su alto costo; que por ser muy caro y dificultoso han tenido que cerrar muchas empresas, y que por eso hay tantos parados. O, incluso, se podría concluir lo que la frase afirma. De modo que el fervorín nada dice, es una pura flatulencia que no puede ocultar la magnitud del problema: tenemos el doble de parados que la media europea.

Así que unas veces nos mienten, otras hablan por hablar y, en ocasiones, emiten conjuros mágicos, por ver si propician que la realidad cambie al llamado de las palabras.

Claro que, ritual por ritual, los antiguos tenían más estilo para fórmulas apotropaicas. Tal Jerjes cuando mandó azotar el Helesponto a fin de que no se le rebelara en una segunda ocasión y no volviera a fundir su puente de barcas. ¿Qué tal si don Zapatero y sus ministros —acolitantes Cándido Méndez e Ignacio Fernández— azotasen en plena plaza de Oriente a la crisis, para que se sometiese de una vez?

Podrían completar el acto doña Bibiana Aído y las ministras, realizando, en el otro extremo de la explanada, un acto simétrico, sólo que, en su ritual, azotarían al crisos, para que así se llevase al extremo la imprescindible igualdad de género. Con zurriagos, con vergajos, con rebenques. O si se quiere, con Corbachos.

El caso es castigar a la insolente crisis, para que se vaya de una vez por todas y, sobre todo, para que deje de poner en peligro los puestos de trabajo… de las ministros y los ministras.

Nota: esti artículu asoleyóse en La Nueva España del 10/05/09.