Pa referver

0 comentarios

Unilever prepárase pa una vuelta a la probitú n'Europa.

Ta pensando en facer paquetes más pequeños pa que los consumidores los puedan comprar (Declaraciones de Zijderveld)

El impacto de la actual crisis en los hábitos de los consumidores ha llevado a la compañía anglo holandesa de alimentación y productos de consumo Unilever a replantarse su modelo de negocio aplicando en Europa estrategias propias de mercados emergentes ante lo que prevé que será una vuelta a la pobreza en el Viejo Continente. "La pobreza regresa a Europa", reconoce el responsable para Europa de la tercera mayor compañía mundial de productos de consumo, Jan Zijderveld, en declaraciones al diario alemán 'Financial Times Deutschland' (FTD).
"Si un español únicamente gasta una media de 17 euros en cada compra, entonces no puedo venderle detergente por la mitad de su presupuesto", añade. De este modo, el consejero delegado en Europa de la compañía propietaria de marcas como Knorr, Lipton, Rexona o Pond's, apunta la intención de trasladar al Viejo Continente estrategias ya probadas en mercados emergentes.
"En Indonesia, vendemos dosis individuales de champú a 2 ó 3 céntimos y aún así obtenemos un beneficio decente", dice Zijderveld. "Sabemos cómo hacerlo, pero en Europa nos habíamos olvidado durante los años anteriores a la crisis", añade Zijderveld, quien antes de hacerse con las riendas de Unilever en Europa dirigió durante tres años el negocio de la multinacional en el sudeste asiático.
De hecho, el diario alemán señala que Unilever ha comenzado a vender en España detergente bajo la marca 'Surf' en un formato con dosis para únicamente cinco lavados, mientras que en Grecia la multinacional ya ofrece mahonesa y puré de patatas en paquetes individuales. En el país heleno también vende productos básicos como aceite de oliva o té bajo marcas baratas locales, una estrategia también adoptada en Reino unido.

Hortensies na tardina

0 comentarios


Cola llume la tardina, al pie la ilesia-cementeriu de Cela, en Bueu. El 10/07/12.

San Andrés, Hío

0 comentarios


Portada de la ilesia de San Andrés, en Hío, onde'l famosu cruceiru. El 10/07/12.
Como se sabe, fue'l primer apóstol que llamará Xesús, el Protocletos. Una tradición perantigua cuenta que l'apóstol Andrés fue crucificáu en  Patrás, capital de la provincia d'Acaya, en Grecia. Que lu amarraren a una cruz en forma de X y que ellí tuvo padeciendo durante tres díes, tiempu qu'aprovechara pa predicar y instruir na relixón a tolos que se- averaben.

ESTOIRU: DOS POETES DE LA ILUSTRACIÓN ASTURIANA

0 comentarios
ESTOIRU: DOS POETES DE LA ILUSTRACIÓN ASTURIANA

Aldán

0 comentarios

Aldán y el so puertu. Dende Hío (onde'ol famosu cruceiro, tan barrocu y tan hestoriáu). El 10/07/12.

L'home de neandertal y nós

0 comentarios
Cada vegada hai más evidencies de que la hestoria de la evolución humana ta por escribir. Tanto nos aspectos paleontolóxicos como los de la hestoria de la "humanización" cultural. 
Sobre l'home de neandertal damos equí a cada triquitraque noticies señalando les sos semeyances col homo sapiens sapiens, con nós.
Agora solo quiero recordar que les últimes investigaciones apunten a que los nuestros parientes (colos que compartimos, por ciertu, parte'l xenoma, yá sea per herencia común, yá per amestanza) yá pintaben fai 30.000 años (polo menos). Prebes, por exemplu, en El Pozu'l Ramu (Tito Bustillo), Nerja, Cabezo Gordo, 

Cactus

0 comentarios



Esti exemplar, n'Ardán (non Aldán), na finca El Castañu de los mios amigos y parientes Antonio Arce y María 
Teresa Fernández Poch. El 10/07/12. 

XOVELLANOS Y LA NATURALEZA

0 comentarios



                Cualquiera que se haya acercado a los diarios de don Baltasar Melchor Gaspar María de Xove Llanos habrá advertido de inmediato su continua atención a la naturaleza: apenas hay lugar por donde pase que no haga una observación sobre su geografía; día en que no anote las características climatológicas: el viento dominante, las horas de lluvia, el calor, el tiempo previsible…
                Esa atención a lo que hemos conceptuado como naturaleza tiene, evidentemente, componentes diversos. El primero de ellos es el puramente contemplativo, el del paisaje: «¡Qué delicioso país al continuar la bajada que sigue hasta Campomanes!» —anota el 5 de septiembre de 1790, al volver a Asturies tras una larga ausencia, y describe a continuación sus elementos: camino, falda del monte, prados, caseríos, río—. Pero casi nunca su mirada es puramente estética, sino reflexiva y utilitaria, apuntando los datos de la actividad humana a lo largo del camino por el que pasa, sus consecuencias económicas, las posibles mejoras de esa actividad o cómo ha sido en el pasado; reflexionando sobre mejoras en el trazado de las vías o sobre las ideas y planes que alguien se ha propuesto realizar en ese espacio o en relación con él. No faltan tampoco las anotaciones sobre la estratigrafía y composición del paraje e, incluso, alguna hipótesis de evolución geológica, como la que realiza el 14 de julio de 1794 a propósito de una tongada de regodones.  
                Por no extendernos, señalemos únicamente que, en esa anotación del diario antedicha, en poquísimas palabras (unas doscientas, si exceptuamos artículos, preposiciones y conjunciones) deja constancia, entre Payares y Campomanes, de: las distancias entre pueblo y pueblo; la habitación de una posada, su gente y la esperanza de mejora de aquella; su admiración por el paisaje y su descripción arriba señalada; el aprovechamiento del río para el riego; otra anotación de tipo estético-emocional sobre el paisaje; la existencia de una fábrica de madreñas en Puente los Fierros, su materia prima, elaboración, comercio y saldo económico en la «balanza comercial»; geología, disposición y orientación de las montañas y sus cursos de agua.
                Pero es en dos textos particulares donde queremos detenernos. En ellos se ve el cambio que la naturaleza ha supuesto para el hombre moderno frente al de los siglos anteriores. En primer lugar, su descubrimiento concreto y personal: por decirlo con una metáfora de la historia de la pintura: el pintor ya no pinta en su estudio paisajes ideales, sino que sale con su caballete al campo, busca y procura captar lo que ve desde su emoción y retina. Además, la naturaleza se convierte en algo más que un puro paisaje o un mero motor de emoción estética: con frecuencia provoca una especie de empatía mística, se constituye en un foco semisagrado hacia el cual trasciende el yo y contribuye a su mejora y su plena humanización (sea cual sea la realidad de todo ello desde nuestro punto de observación personal y actual). Véase este momento, que ocurre el 20 de mayo de 1795, en Somalo, Najerilla. Obsérvese la conjunción de la emoción del lugar y la fruición de sus resonancias literarias: «Al fin entramos en la fuente de El Chafaril, que está por bajo de la casa; bájase a ella por unas cuantas escaleras; luego se halla un espacio cuadrilongo, bien enlosado y con petriles y asientos por todo él, en medio una bella alberca redonda, y en su centro, la fuente, con taza de la misma forma, de que caen las aguas por cuatro caños abastecidos de un abundante saltadero. En torno, altos y hojosos negrillos y mucha frondosidad; era el crepúsculo de la tarde; el cielo claro y sereno; la luna nueva brillaba dulcemente en lo alto; el canto de los ruiseñores, el ruido del agua, la sombra de los altos árboles… ¡Oh Naturaleza! ¡Oh deliciosa vida rústica! ¡Y que haya locos que prefieran otros espectáculos a estos, cuya sabia magnificencia está preparada por la sabia y generosa mano de la Naturaleza! Se acercaba la noche; esto me trajo a la memoria la bella oda de Meléndez al asunto; después la Noche serena a don Oloarte, y al fin la que prefiere la vida solitaria y sus dulzuras; todas se recitaron.»

Esta segunda experiencia, ocurrida en La Atalaya xixonesa el miércoles 30 de julio de 1794, sobre trasladarnos con viveza la impresión de la misma y evidenciarnos ese carácter metafísico-empático con que, en ocasiones, contempla la naturaleza Xovellanos, nos da un melancólico mordisco sobre nuestra condición de seres humanos y, acaso, nos hace entrar en sospecha sobre las dudas de nuestro vecino con respecto a la trascendencia:  «No puedo echar de mi memoria la situación de Santa Catalina en la noche de ayer. La dudosa y triste luz del cielo; la extensión de la mar, descubierta de tiempo en tiempo por medrosos relámpagos que rompían el lejano horizonte; el ruido sordo de las aguas, quebrantadas entre las peñas al pie de la montaña; la soledad, la calma y el silencio de todos los vivientes hacían la situación sublime y magnífica sobre toda ponderación. En medio de ella interrumpió mis meditaciones el «¿Quién vive?» de un centinela apostado en un pórtico de la ermita, el cual, oída la respuesta, echó a cantar en el tono patético del país, y esta única voz, de que yo me alejaba poco a poco, contrastaba maravillosamente con el silencio universal. ¡Hombre!, si quieres ser venturoso, contempla la naturaleza y acércate a ella; en ella está la fuente del escaso placer y felicidad que fueron dados a tu ser.»

Enredadera,

0 comentarios




¡Qué magnfícu collor encarnáu!
Esti exemplar, n'Ardán (non Aldán), na finca El Castañu de los mios amigos y parientes Antonio Arce y María 
Teresa Fernández Poch. El 10/07/12. 

TRES MOMENTAZOS

0 comentarios
  


                Londres. Juegos Olímpicos. Domingo, 10. Final de baloncesto. Acabado el partido, igualado hasta el final, Kobe Bryant, tras celebrar apenas unos segundos su victoria, se acerca al banquillo español, donde Paul Gasol se encuentra sentado y abatido. El estadounidense le pone las manos sobre los hombros, Pau se pone en pie y ambos se abrazan largamente. Tras Bryant, tras su ejemplo, puestos en fila como quienes se acercan a dar el pésame en un funeral, uno tras otro, los miembros del equipo de EEUU van dando la mano a Gasol. No es un pésame, es, como ha señalado Luis M. Alonso aquí, en La Nueva España, el homenaje del vencedor al derrotado que ha peleado hasta el final, que ha puesto en apuros al muy superior vencedor y que ha constituido —en el sentido no desgastado del tópico— «un digno rival». A mí me ha recordado, entre otros muchos episodios históricos en que los triunfadores muestran su respeto hacia los derrotados, el cuadro de La rendición de Breda, en que el vencedor, Spínola, evita la humillación del vencido, Justino de Nassau. Y en el momento de contemplar la escena sentí un punto de emoción y otro de admiración por el conjunto de virtudes cívicas que en el homenaje del Dream Team a Gasol estaban implícitas y se manifestaban.
                El segundo episodio tiene también lugar en el mismo escenario. La reportera de RTVE Izaskun Ruiz está entrevistando a Usain Bolt, que acaba de ganar los cien metros lisos (y, subrayémoslo, que acude inmediatamente ante una cámara de importancia relativa). De pronto, el campeón gira noventa grados y deja la entrevista. Ella tarda unos segundos en averiguar qué pasa y luego dice «es el himno nacional». La cámara muestra al jamaicano, serio, escuchando, y a Izaskun desorientada, moviéndose a su lado, inquieta como una lagartija. Cuando acaba de sonar el himno —el de EEUU— la reportera le comenta: «Ha sido muy respetuoso con el himno de Estados Unidos». La entrevista concluye y la reportera, entre risas nerviosas, se dirige a los compañeros del plató y exclama: «¡Qué momentazo!» A qué se refiere no cabe duda: no habla de la entrevista ni de Usain Bolt, sino del desconcierto que le ha causado que la dejasen con la palabra en la boca para escuchar un himno. Lo corroboran sus compañeros de plató —un él y un ella— «Sí, qué momentazo», «es lo que tiene el directo».
                Si la primera anécdota dice mucho de las virtudes cívicas de un grupo de estadounidenses, la segunda dice mucho de nosotros. En un país donde se han perdido las virtudes sociales de la cortesía, del respeto y la educación ante tantas cosas, y especialmente ante los símbolos, donde se tiene en lo mismo la bandera de un estado que el pendón de un club de fútbol, donde se escucha con la misma actitud un himno estatal que «Paquito el chocolatero», donde se aplaude y premia a un futuro presidente por mostrarse como un villano ante la bandera de un país o se silba a esa persona, ya presidente, mientras se realiza el homenaje a los soldados muertos, es normal que cunda la desorientación cuando alguien se comporta como una persona normal en otros lugares, es decir, con educación y respeto ante los símbolos de los demás.
  
                El tercer acontecimiento es local y personal, pero también significativo. Colunga. Día de mercado. Encuentro a una vecina, ya de varias décadas de edad, a la que invito a sentarse a mi lado en la terraza en la que estoy, a la espera de una tercera persona. De pronto me enseña el cuello, donde cuelgan dos cadenas y dos medallas. «¿Acuérdeste de que les había perdido y de que les anduve buscando como lloca?». Efectivamente, había estado en su casa y me lo había contado. «Pues aparecieron». «¿Y dónde?». «Pues, ente les dos cames, onde les buscara miles de veces». «Púsomeles allí Diosín». «Bueno, verás, garré a san Cucufato» (ustedes ya conocen la fórmula del rito apotropaico: «San Cucufato, los cojones  te ato, si no me das lo que te pido, no te desato»),« coyí la cuerda y amarré-y, amarré-y hasta que non pude más», me va diciendo mientras sus manos hacen el gesto de apretar y dar vueltas y los labios se comprimen en señal de esfuerzo, «y dixe-y: y si nun paez, vengo y apriétote más». «¡Oye, y aparecieren lluegu, onde buscara venti veces!». «Y claro, entós fui y di-y les gracies y desamarrelu».

                Y, mientras reitera su relato, me ensimismo y pienso que es una lástima que no podamos realizar algún rito propiciatorio semejante a fin de solucionar la crisis, y que se solventase así. Pero, además, pienso, ¿a quién, en concreto, íbamos a ensogar? Es entonces cuando aparece de pronto mi trasgu particular, Abrilgüeyu. Se sienta en la silla de la derecha de mi vecina. Lleva la montera un poco torcida y en los coloretes de sus papos y en el brillo de sus ojos se percibe que hoy, día de mercado, ha debido ya realizar algunas libaciones de sidra.
                «Te propongo un negocio», me dice. «Hacemos una estatuilla de la Merkel con ese fin y las vendemos por millones. ¡Con la manía que le tiene la gente, que le echa la culpa de todo!» Le digo que es un disparate, y que, sobre serlo, las partes pudendas de doña Ángela no son partes fácilmente amarrandas, por más que se diga que los tiene como el caballo de Santiago. «Eso es igual», me objeta, «lo importante es atar la cuerda por ahí, y, sobre todo, la formulilla recitativa». «Y si acudimos al asturiano ganamos más en eufonía, escucha: «Ángela Merkel, el (equis) te ato, si no solucionas la crisis no te desato». Escandalizado le digo un «¡quita, quita!», «además, igual nos metemos en un lío fenomenal con el expresidente de Bankia y del FMI. ¡Menudo lío!»
                «¡Bueno, mejor! Así amarramos dos pájaros —y nunca mejor dicho— de un tiro. Piénsalo bien, nos haríamos ricos, ¡con la manía que todo el mundo mira a la alemana y con las ganas que tienen de que ocurra un milagro!». Y, con su descaro habitual, birla la copa de una mesa vecina y la acaba de un trago. Devuelve el recipiente vacío, se vuelve hacia mí y me dirige una mirada cínica:
                «¿Crees, además, que nuestra fórmula iba a ser más inútil, estúpida o milagrera que la mayoría de las fórmulas con que los economistas y los gobiernos intentan solucionar el problema? ¿Que esas fórmulas tienen menos de recitado mágico que la angelacucufatesca nuestra?»

                Aviso a mi vecina de que es hora de largarnos, antes de que Abrilgüeyu acabe por convencerme.

Coraleira

0 comentarios



En portugués, coraleira. Esti ye un exemplar d'esi árbol, nome xenéricu que reciben delles especies del xéneru Erythrina, de la familia de les Fabaceae espardíu peles rexones tropicales y subtropicales de tol mundu.
Son árboles que lleguen algamar los 30 m. El nome xenéricu deriva del griegu ερυθρος (erythros) que significa "encarnáu", refiriéndose al collor de les flores de dalgunas de les especies.
Esti exemplar, n'Ardán (non Aldán), na finca El Castañu de los mios amigos y parientes Antonio Arce y María 
Teresa Fernández Poch. El 10/07/12. 

Andarines atropándose

0 comentarios
Creo qu'andarines moces, atropándose pa emigrar.


Diz: "Andarines bobes, que marcháis munches y tornáis poques; andarines putes, que venís poques y marcháis munches".

La semeya, el 23/08/12. En Güerres.

Cales ente roses y encarnaes

0 comentarios

En Xixón, na Quinta l'Ynfanzón, el 08/07/12.

¡Hailos!

0 comentarios


Calamares. Hasta antiayer, 23 d'agostu, malapenes se veíen botes al calamar. Antiayer, había 12 botes a les siete la tarde. Ayer, yá lo ven, lo que quier decir que los hai (además de botes y canoes, calamares).
Pues que puedan tener la preba.


Gavilueta y gatos

0 comentarios


Una gavilueta yá casi paisanera. Esperando qu'acaben los que son los dueños del botín, los gatos. En Llastres, el 06/07/12.

Asina ye esti desastre del PSOE

0 comentarios
Guadalajara 2005. Incendiu nuna árez recreativa. 11 muertos. El gobiernu Zapatero saca una norma decretando que nun se pueden quemar restos de rozaúres o llimpieces de montes o praos. D'unu de xunu a trenta de septiembre.
Da igual que'l veranu sea lluviosu o non, que sea'l norte o'l sur, la verde Asturies o la seca Murcia. Toos igual.
El Gobiernu asturianu, cómo non, cuerre a aplicar la norma calcándola nel BOPA.
FREBRERU de 2012. Con bon xacíu Foro corrixe la norma y permite quemar les roces y praos de les finques particulares si nun tán a menos de cien metros d'un monte y si nun hai un índice altu d'incendios. ¡Por fin, el xacíu!
Xunetu de 2012. Llega'l PSOE y lo primero que fai ye modificar la normativa de Foro. ¡Qué coño-y importen al PSOE, a la FSA o a Javier Fernández los asturianos reales o l'Asturies real, lo que-y importa ye sumase a la fe de la iglesia oficial, volver a la verdadera relixón, a la doctrina marciana zapaterista.
PINSEN, POR EXEMPLU, QUE L'AÑU PASÁU TUVO LLOVIENDO Y FACIENDO FRÍO TOL VERANU, HASTA LA SEGUNDA SELMANA DE SEPTIEMBRE O QUE ESTI AÑU HUBO FRÍU Y LLOVIU HASTA'L 18 DE XUNETU.
PERO ESO, A ELLOS, ¡QUÉ-YOS IMPORTA! LO QUE-YOS IMPORTA NUN SON LOS ASTURIANOS, SINÓN LA SO PERTENENCIA A LA ILESIA Y FE DEL PSOE (QUE LLAMEN ELLOS "SOCIALISTA").

Cardos, Morís

0 comentarios


Cuando los praos se van dexando ensin desoriellar los bardiales van faciéndose con too, masque, de xemes en cuando sean cardos, con estes flores tan precioses. Morís, el 22/06/12.

Malva real

0 comentarios


Malva real. La Miñota, Morís, el 28/06/12.
0 comentarios
0 comentarios


Na Isla. El 09/06/12.

¡Qué pocu respetu pola memoria hestórica!

0 comentarios
Bildu o Herri Batasuna, o como se disimulen agora los de siempre, acaba d'anunciar que nun va haber más corrides (de toros) en Donosti  (Van prohibir les corrides), por españoles.
¡Qué pocu respetu a la memoria hestórica propia! Nun alcordase que Jon Idígoras, un "clásicu" d'Herri Batasuna, que fue novilleru (colos nomatos de Chiquieto de Amorebieta, Chiquito de Éibar, Morenito del Alto.

El de la manzorga, Jon Idígoras

La Isla: horros, claves del aire (III)

0 comentarios



Na Isla, horros, munchos dellos con claveles del aire, dellos floriaos. El 09/06/12.

Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (XXVII)

0 comentarios
Les novedaes, en gris.


asolombrar, v. tr. Asombrar, hacer sombra una cosa a otra. || 2. intr. Dar sombra. || 3. Ponerse a la sombra.
asolombriar, v. tr. Asombrar, hacer sombra una cosa a otra. || 2. intr. Dar sombra. || 3. Ponerse a la sombra.

aspáu, ada, ao, p. p. de aspar. || 2. adj. Sediento.  || 3. Hambriento.  || 4. Que está en dificultad extrema.
astráu, m. Vestíbulo que, en cierto tipo de casas populares, cruza de lado a lado el edificio, poniendo en contacto la vivienda y el pajar.
astráu, ada, ao, dial. V. estráu, ada, ao.


La Isla: horros y claveles del aire (II)

0 comentarios



Na Isla, horros, munchos dellos con claveles del aire, dellos floriaos. El 09/06/12.

L'anormalidá de la derecha asturiana y el so futuru inmediatu

0 comentarios
Como yá-yos conté munches vegaes, la derecha asturiana tien un problema hestóricu sigo misma: de representaciónde la so realidá social, de constitución personal, y, el más grave, de relación (ausente) col país.
Dientro d'esos parámetros, irresolubles güei, enfréntase nos prósimos meses a un congresu decisivu pa intentar soldar lo que güei (con eses llimitaciones) puede ser.
Una de les batalles fundamentales va dase en Xixón y cola xente de Xixón. Recomiéndo-yos lleer les pallabres d'una importante protagonista d'esi conflictu presente y debate futuru, Pilar Fernández Pardo, en La Nueva España del 15/08/12.