Mahonia (y 2)

0 comentarios
Llevaba un tiempu detrás de la identificación d'esti arbustu. Güei, gracies a Alejandro Velázquez, profesor de matemátiques, collaciu del institutu y gran conocedor d'árboles y plantes, yá sé qué ye, una mahonia, creo que, en concretu, una Mahonia Bealei.

La mahonia bealei o berberis bealei, ye un arbustu de fueya perenne nativu de China, qu'aporta crecer hasta dos metros d'altura, con flores marielles hacía el mes de xineru.

Ente los meses de mayu y xunetu les fueyes camuden en collor encarnáu y los sos frutos son racimales de color azul, que-yos presten muncho a los páxaros.

Son comestibles y contienen muncha vitamina C.

Les especies del xéneru Mahonia reciben los nomes d'agracejo, bérberu o uva d'Oregón.

La semeya, en Colunga, al pie de Les Palmeres y casi enfrente'l Café de la Esquina. El 19/04/13.

Física humana y social

0 comentarios
Es conocida la facecia del político que, en el fervor del mitin, propone un puente para el río del pueblo. Desde el público una voz le anuncia que no existe río en el puente. Impertérrito, el orador responde: "-es igual, os pondremos un río".
La gracieta se celebra mucho como ejemplo de la demagogia incontinente de los políticos. Lo que no suele contarse es que fue ese, precisamente, y no otro, el político más votado.


Eriophyes tiliae

0 comentarios
Típicas agallas producidas por el ácaro eriófido Eriophyes tiliae sobre las hojas del tilo (Tilia sp.).

Parque Les Travieses, en Llugones el 17/06/2013




Aportación del mio amigu Lluis Ánxel Núñez.

El signu de los tiempos (y II)

0 comentarios
Fai yá más d'un añu, nun de los cada vegada más frecuentes funerales a los que me lleven l'amistá, el recuerdu, la memoria y la voluntá d'honrar al muertu, topé esti testu nun folletín que la parroquia del Corazón de María (Xixón) tenía espardíos pelos bancos.

El folletín, una tira de dos fueyes estrenches doblaes sobre sigu y con un testu en cada cara, tenía esti escritu na que se m'ofrecía a la vista. Recoyilu, guardelu y güei, casi un añu dempués, póngome por fin a trescribilu, finalidá cola que lu recoyí.

Nél pueden observase dos coses: l'aggiornamento, l'adaptación de la Ilesia a los tiempos, y, seguramente, de mou indirectu, la edá de la mayoría los parroquianos. Recomiendo lleelu, que ye prestosu. Equí ta la segunda parte: 

TIEMPO DE REVISIÓN 
LA CLÍNICA DEL SEÑOR 

 Cuando me quejé de sordera, Jesús me diagnosticó que había dejado de oír su voz cada día. 
Y porque hoy Jesús me ha hecho su revisión gratuita, sólo por su gran misericordia, le he prometido tomar los medicamentos que Él me ha recetado:  
Al levantarme, beber un vaso de agradecimiento. 
Al llegar al trabajo, tomar una cucharada de paz y otra de honradez.
A cada hora, ingerir un comprimido de paciencia conmigo y con otros, y una copa de humanidad. 
Al llegar a casa, inyectarme una buena dosis de amor. 
Y antes de acostarme, tomar dos cápsulas de conciencia tranquila. Mi restablecimiento no se hará esperar.

Mahonia

0 comentarios
Llevaba un tiempu detrás de la identificación d'esti arbustu. Güei, gracies a Alejandro Velázquez, profesor de matemátiques, collaciu del institutu y gran conocedor d'árboles y plantes, yá sé qué ye, una mahonia, creo que, en concretu, una Mahonia Bealei.

La mahonia bealei o berberis bealei, ye un arbustu de fueya perenne nativu de China, qu'aporta  crecer hasta dos metros d'altura, con flores marielles hacía el mes de xineru.

Ente los meses de mayu y xunetu les fueyes camuden en collor encarnáu y los sos frutos son racimales de color azul, que-yos presten muncho a los páxaros.

Son comestibles y contienen muncha vitamina C.

Les especies del xéneru Mahonia reciben los nomes d'agracejo, bérberu o uva d'Oregón.

La semeya, en Colunga, al pie de Les Palmeres y casi enfrente'l Café de la Esquina. El 19/04/13.


MARCHEMOS TODOS, Y YO EL PRIMERO

0 comentarios

Vos sola lo escribisteis, yo lo leo tan solo.

Pero no «por la senda de la Constitución», como mentía el Rey Felón, sino por la de la reforma de la misma, que anda ahora más transitada que la Senda del Oso ante el anuncio de un romance entre Furaco y Tola. Me limito a darles una lista de reformas y reformadores.

Sobre el 1.3, en torno a la monarquía, proponentes varios, entre otros, IU y algunos partidos nacionalistas. Evidentemente una rectificación del 1.3 conllevaría la eliminación entera del título II, el relativo a la Corona.

Sobre el 1.2, en variadas formas: implícitamente por don Rodríguez Zapatero y el PSOE, al cuestionar el valor del término «nación», y, por tanto, el concepto de «soberanía nacional»; explícita y eufemísticamente, por todos cuantos defienden el «derecho a decidir» (partidos nacionalistas, parte del PSOE, IU), esto es, el derecho a la independencia (que yo espero que, puestos a ello, no sería únicamente para catalanes y vascos, sino también para el resto de «nacionalidades y regiones», ¿o es que somos menos los demás?); confusamente, por quienes desde el PSOE propugnan un «estado federal», que me temo que no saben lo que es, por lo que no les puedo yo decir qué proponen exactamente sobre el 1.2. Obviamente quienes proponen modificar el 1.2 apuntan sus grandes Bertas argumentales hacia el 2, «Nación española y autonomías». Evidentemente, y del mismo modo, modificaciones en el 1.3, la monarquía, conllevarían para muchos trastrueques en el 4.1. y 4.2., relativos a la bandera y a su uso, enfermedad emocional que sacude permanentemente las entrañas de gran parte de la izquierda y de la mayoría de los nacionalistas. En alguna de estas derivadas, evidentemente, el artículo 8 (papel de las fuerzas armadas) debería también alterarse, así como todo el Capítulo Primero referido a aquellos de quienes la humorada de Cánovas decía que eran «quienes no podían ser otra cosa», esto es, los españoles.

No son pocos (IU y PSOE, entre otros) quienes desean una modificación del artículo 16, bien para estatuir explícitamente de la laicidad del estado, bien para eliminar las referencias a la Iglesia Católica, y en consecuencia, denunciar el Concordato. Ello entrañaría el artículo 27.3, relativo al derecho de los padres a escoger la formación religiosa de sus hijos. De forma minoritaria, por ser menos excitantes, existen algunas propuestas sobre el 28 y 29, atingentes a las limitaciones de sindicación y otras en las fuerzas, institutos y cuerpos armados.

En lo concerniente a la Corona, aun sin la pretensión de eliminarla, existe una amplia corriente a favor de la rectificación del 57.1, tocante a la prelación del varón sobre la mujer en la sucesión regia. Últimamente, asimismo, suenan trompetas con respecto a la responsabilidad del Rey (56.3). Sobre el Título Tercero, el relativo a las Cortes Generales, existen diversas propuestas. La que tiene una proyección más atronadora, casi unánime y, desde luego, permanente en el tiempo, es la relativa al Senado. Ahora bien, las voces se emiten aquí desde dos órganos fonadores distintos: unos piden, lisa y llanamente, eliminar el Senado; otros convertirlo en «una cámara de representación territorial», sin que, en concreto, lleguemos a saber qué rayos quiere decir con ello cada uno de los fonantes.
Por no perdernos en minucias (las pr
opuestas, por ejemplo, de reformas referentes al poder judicial o al Tribunal Constitucional), señalemos que el Título Octavo, el relativo a la organización territorial, es de los que provoca en mayor medida la salivación enmendadora. Es tan multiforme que necesitaría un largo párrafo para incluir todas las ocurrencias, que van desde el derecho a la independencia al cierre de la posibilidad de transferencias, pasando por la propuesta de supresión de ayuntamientos, diputaciones y comunidades autónomas, dicho en unos casos de manera vociferante, en otros, vergonzante.

Corren por ahí, asimismo, los derechos de jauja, como el derecho a una renta mínima para toda la vida, se trabaje o no, y otros derechos a devengos, exista o no fuente que produzca los recursos para efectuar dichos devengos. A tal propósito, mi trasgo particular, Abrilgüeyu, y yo, hemos elaborado también una lista de derechos jáujicos o nefelibáticos, como el derecho a no envejecer y a ser siempre guapo, de la cual, hoy, les hacemos gracia.

La última concurrencia a la lista es la del PSOE y Rubalcaba para incluir en la Constitución no la igualdad de la hembra con el varón, que ya existe, sino su igualdad en los puestos directivos de la empresas, en las listas electorales y… ¿Y qué más? Pues no lo sé, porque a don Alfredo Pérez todavía no lo ha discurrido todavía, así que cómo quieren ustedes que yo lo sepa. Y evito a ustedes guiarlos por la ruta del «ahora se me ocurre, ahora lo vomito» y del «ahora lo ingiero, ahora lo regüeldo» que son las llamadas «redes sociales».

Ya saben ustedes, por otra parte, que «cuando se propusiere la revisión total de la Constitución o una parcial que afecte al Título preliminar, al Capítulo segundo, Sección primera del Título I, o al Título II, se procederá a la aprobación del principio (seguramente quiere decir «de principio») por mayoría de dos tercios de cada Cámara, y a la disolución inmediata de las Cortes. Posteriormente, las Cámaras elegidas deberán ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional, que deberá ser aprobado por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras, y, finalmente, aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación». Esto es, cosa de poca monta y dificultad, como cascar un huevo o sonarse los mocos.

¿Yo qué quieren que les haga? ¡Este son el paisaje y el paisanaje! ¡Y tan felices ellos! (O tan malhumorados).

Llimpiatubos

0 comentarios
El Callistemon citrinus ye arbustu de la familia de les mirtácees. Recibe delloos nomes populares pola forma les sos flores: llimpiatubos, escobiellón roxu, llimpiabotelles, árbol del cepiyu.

Tine l'aniciu n'Australia, Nueva Gales del Sur y Victoria. 

Arbustu perennifoliu, puede algamar los 4 m d'altu. Les fueyes son lliniales, llanceolaes, alternes y coriácees, de collor verde abuxáu.

Na parte posterior del Pabellón de los Deportes de Xixón, el 10/06/13.

Ofrecimientu d'exvotos

0 comentarios
PP y PSOE punxérense d'alcuerdu pa dir facer una rogativa a "Europa" y llevar un exvotu propiciatoriu pa ver si cae daqué del cielu. Dalgunos otros, CiU, PNV, UPyD acompáñenlos na pelegrinación apotropaica, asina como CCOO y UGT.

Bueno, per otru llau, infórmenme de qu'esti fin de selmana van poner meses petitories en toa España pa pedir qu'Europa mire más pa nós y nos tenga en más consideranza. Paezme bien que se conserven les tradiciones, que, nesto de les meses petitories, hai muncha tradición n'España. ¿Podrán banderines equí tamién al que firme? ¿Serán constitucionales o preconstitucionales -eses que llamen "republicanes"-.

¡En fin, mui relixosos y milagreros andamos!

Metafísica d'izquierdes

0 comentarios
O logomaquia d'izquierdes. El que quiera velo nun tien más qu'abrir los güeyos. Bilta perdayuri per tolos terrenos, con bayura, como la herba ente abril y mediaos d'agostu. Consiste en creer que les palabres son el mundu. O, inclusu, que anque se reconoza'l mundu como ye cabe falsealu diciendo sobre él palabres que se saben que nun tienen dala virtú sobre'l mundu, más que la d'engañase o la d'engañar a los suyos.

"La realidá ye testona", decía Llenín. El discursu ye testón, facen estos, y, como decía aquella troquelación de los franquistes, "inasequible" al desalientu.

Un exemplu de los caberos. La Nueva España, el 26 de xunu de 2013, Ludolfo Paramio, un intelectual "orgánicu" de la manzorga. Esto diz después de criticar llargamente'l sometimientu de la socialdemocracia a les polítiques d'austeridá y l'abandonu de les polítiques keynesianes anticícliques:
¿Y a hacia dónde debe ir la socialdemocracia?
La cuestión clave es el cambio de la política europea. Lo difícil es lograr que se combinen los estímulos económicos al crecimiento con la política fiscal, sobre todo porque proponer más gasto sin nuevas formas de financiación es poco verosímil.
¿Zapatero frustró el proyecto socialdemócrata español?
No, la debacle electoral es porque Zapatero se vio atrapado en un dilema y cuando supo que no tenía salida optó por el giro hacia la austeridad. [...] la clave está en mayo de 2010, cuando le convencieron -le llamó hasta Obama- de que era preciso un cambio de rumbo en la política económica.
¿Fue una decisión personal?
No sé si la consultó con el resto del Gobierno, pero no lo hizo con el partido. Asumió la responsabilidad, como una autoinmolación.
¿Fue una decisión errónea?
Para matizar, pero no mucho, creo que había pocas posibilidades más, aunque debería haber intentado explicar su decisión. Es cierto que un giro así tiene un coste terrible para tu gobierno y tu partido.
¿Ven ustedes? Falsa conciencia, logomaquia, palabrería, hablar por hablar. Si Zapatero hizo lo que hizo porque no había otro remedio. Si la política de foria financiera keynesiana (o, en términos que conocen mis lectores, "la del burru cagarriales", es imposible) ¿cuál es la otra política? ¿cuál es la política que, debiendo haberse aplicado no se pude, sin embargo aplicar, porque es imposible? 

Pues eso, palabrería o metafísica d'izquierdes.

Llimpiabotelles

0 comentarios
El Callistemon citrinus ye arbustu de la familia de les mirtácees. Recibe delloos nomes populares pola forma les sos flores: llimpiatubos, escobiellón roxu, llimpiabotelles, árbol del cepiyu.
Tine l'aniciu n'Australia, Nueva Gales del Sur y Victoria. 
Arbustu perennifoliu, puede algamar los 4 m d'altu. Les fueyes son lliniales, llanceolaes, alternes y coriácees, de collor verde abuxáu.


El signu de los tiempos (I)

0 comentarios
Fai yá más d'un añu, nun de los cada vegada más frecuentes funerales a los que me lleven l'amistá, el recuerdu, la memoria y la voluntá d'honrar al muertu, topé esti testu nun folletín que la parroquia del Corazón de María (Xixón) tenía espardíos pelos bancos.

El folletín, una tira de dos fueyes estrenches doblaes sobre sigu y con un testu en cada cara, tenía esti escritu na que se m'ofrecía a la vista. Recoyilu, guardelu y güei, casi un añu dempués, póngome por fin a trescribilu, finalidá cola que lu recoyí.

Nél pueden observase dos coses: l'aggiornamento, l'adaptación de la Ilesia a los tiempos, y, seguramente, de mou indirectu, la edá de la mayoría los parroquianos. Recomiendo lleelu, que ye prestosu. Equí ta:



TIEMPO DE REVISIÓN 
LA CLÍNICA DEL SEÑOR 
Fui a la clínica del Señor a hacerme una revisión de rutina y constaté que estaba enfermo. 
Cuando Jesús me tomó la tensión, vio que estaba bajo de ternura.
Al medirme la temperatura, el termómetro registró 40º de ansiedad. 
Me hizo un electrocardiograma y el diagnóstico fue que necesitaba varios "baipás" de amor. 
Mis arterias estaban bloqueadas de egoísmo y no abastecían a mi corazón vacío. 
Luego pasé a ortopedia, ya que no podía caminar al lado de mi hermano, y tampoco podía dar un abrazo fraternal pues me había fracturado al tropezar con la envidia. 
También me encontró miopía, ya que no podía ver más allá de las cosas negativas de mi prójimo y de sus defectos.

Alameda

0 comentarios
Na vera derecha del Pueblu d'Asturies, mirando dende El Piles. Magnífica. El 10/06/13.




Una traducción de Ronsard

0 comentarios
Esti vienres, 21, homenaxeamos a María José Suárez González, profesora de francés del IES El Piles. Como nos caberos años, ente otres coses, féxose-y un homenaxe discursivu lliterariu. Nesti enxértabase esta torna de Ronsard que yo fexe pa la ocasión y pal so regalu:









 

«Quand vous serez bien vieille…»

 

Les Sonnets pour Hélène (Hélène de Surgères), de Pierre de Ronsard, ont été publiés en 1578.


Quand vous serez bien vieille, au soir à la chandelle,
Assise auprès du feu, dévidant et filant,
Direz chantant mes vers, en vous émerveillant:
«Ronsard me célébrait du temps que j’étais belle.»
5 Lors vous n’aurez servante oyant telle nouvelle,
Déjà sous le labeur à demi sommeillant,
Qui au bruit de Ronsard ne s’aille réveillant,
Bénissant votre nom de louange immortelle.
Je serai sous la terre, et fantôme sans os
10 Par les ombres myrteux je prendrai mon repos;
Vous serez au foyer une vieille accroupie,
Regrettant mon amour et votre fier dédain.
Vivez, si m’en croyez, n’attendez à demain:
Cueilllez dès aujourd’hui les roses de la
vie.
























«Cuando seas vieyina…»


Les Sonnets pour Hélène (Hélène de Surgères), de Pierre de Ronsard, ont été publiés en 1578.


Un día, ya vieyina, cuando la tarde muera,
Sentada cabu’l fueu devanando y filando,
Diciendo los mios versos gozarás recordando:
«¡Cantábame Ronsard, ¡ai!, cuando guapa yo yera!»
5 Nun quedará criada qu’al sentir frase tal
—enriba del llabor ya casi apigaciando—
A la voz de «Ronsard» no acabe despertando
Alabando’l to nome de lloanza inmortal.
10 Yo taré embaxo tierra y, descarnáu fantasma,
En solombra de mirtos tendré reposu eternu.
Tú vas tar, como vieya, sobre’l llar encoyida,
L’amor de mio llorando al par del to despreciu.
Vive, has feme casu, nun dexes pa mañana,
Recueye güei, apaña les roses de la vida.




Coríos (II)

0 comentarios
N'El Piles, el 11/06/2013. Esti añu vi poques ñeraes nel ríu. Nada más esta, de siete, y una d'ún.





JAVIER Y PERE, DE COMEDIA

0 comentarios

                Esta semana pasada. Han andado de comedia. Exactamente de «ñaque», aquella forma de representación que Rojas Villandrando definía así en su El viaje entretenido: «Ñaque es dos hombres; éstos hacen un entremés, algún poco de un auto, dicen unas octavas, dos o tres loas, llevan una barba de zamarro, tocan el tamborino. Y cobran a ochavo y en esotros reinos a dinerillo; viven contentos, duermen vestidos, caminan desnudos, comen hambrientos y espúlganse el verano entre los trigos y en el invierno no sienten con el frío los piojos».

                La obra representada es, por otra parte, antigua, muy antigua. Se trata del mismo texto que con el título de «Manifiesto de Santillana» suscribieron los próceres del PSOE el 30 de agosto de 2003. Menos de un mes más tarde, a mediados de septiembre, decía yo con respecto al texto y al acto:
«Constituye, básicamente, un conjunto de vacuidades a las que se suman algunas propuestas un poco más concretas pero no muy precisas, como las de la reforma del Senado, la conferencia de Presidentes o la de una cierta presencia de las autonomías en la toma de decisiones de la Unión. Podríamos pensar que la declaración constituye un puro acto propagandístico o tener por bueno lo que susurran muchos socialistas: que una vez pasadas las elecciones catalanas, y cumplido el trámite de prestar al candidato Maragall un soporte de credibilidad autonomista / catalanista, todo quedará en agua de borrajas. No lo hagamos: creámoslos, tomémoslos en serio».
«Es sabido que, desde el primer momento de la constitución del estado de las autonomías, vascos y catalanes no se encuentran cómodos en su encaje constitucional. Una parte porque no quieren estar en España, otra porque no acepta que los niveles de autonomía tengan una cierta homogeneidad en las diecisiete comunidades. De esa manera, vascos y catalanes han hecho, desde 1982, diversas propuestas de modificación del statu quo. La del PSC de Maragall se conceptúa como «federalismo asimétrico» y busca, en sustancia, una Cataluña menos integrada en España y que transfiera menos riqueza al resto de comunidades. La propuesta no solo responde a la concepción que el candidato socialista catalán tenga de su país o del Estado, sino que se constituye como un elemento básico para tratar de captar votantes de CiU en las elecciones autonómicas».

Pues bien, desde esa fecha las dos variables, la del federalismo asimétrico y la de la financiación insolidaria para Cataluña, han venido siendo impulsadas, aplaudidas y votadas por todo el PSOE, sin excepción, incluidos el califa don Vicente, y el califa en lugar del califa, don Javier. Las declaraciones de ambos y los apoyos explícitos al Estatut y a los privilegios de Cataluña —incluidas fotos en la Generalitat— están a disposición de quien quiera verlas. Es cierto que, cuando se les ha preguntado en su tierra, ambos gestores del gobierno asturiano para el PSOE se han mostrado incómodos y han boriado algunas respuestas que pretendían sugerir una cierta incomodidad o desacuerdo. Pero después, en la práctica, han apoyado todas las decisiones políticas y textos jurídicos que han avanzado por esas dos líneas, federalismo asimétrico y financiación privilegiada para Cataluña.
Por cierto, y ya que todo el PSOE, desde el señor Rubalcaba hasta sus palafreneros de la FSA, llevan más de una década hablando de federalismo, ¿podrían decirnos de qué federalismo hablan, porque hay tantos en el mundo como estados complejos existen? ¿Serían capaces de explicarnos en qué aspectos concretos no es hoy España un estado federal? ¿Se trataría de un estado federal a cuatro o también contaríamos los asturianos? Y, ya por molestar, una cuestión nada baladí: ¿hablamos de un federalismo de big-bang o de big-crunch?, ¿para garantizar una mayor homogeneidad y equidad entre los ciudadanos o para garantizar la superioridad de unos cuantos?, ¿a fin de fortalecer la unidad territorial o para preparar la marcha de algunos?

Sobre esta historia tan vieja de engaño y traición a los asturianos y a otros, un aspecto novedoso, el de la incesante actividad de Pere Navarro. Como se sabe, don Pere venía actuando de «bululú», que es, según el citado Villandrando,  «un representante solo, que camina a pie y pasa su camino, y entra en el pueblo, habla al cura y dícele que sabe una comedia y alguna loa: que junte al barbero y sacristán y se la dirá porque le den alguna cosa para pasar adelante. Júntanse éstos y él súbese sobre un arca y va diciendo: «agora sale la dama» y dice esto y esto; y va representando, y el cura pidiendo limosna en un sombrero, y junta cuatro o cinco cuartos, algún pedazo de pan y escudilla de caldo que le da el cura, y con esto sigue su estrella y prosigue su camino hasta que halla remedio». Pues así, don Pere. Venía, en particular viaje entretenido, de hablarnos de la reforma constitucional para la monarquía. Ahora parece, que tras acercarse  al planeta don Javier, su trayectoria gravitacional se ha acelerado y ha pasado a representar la reforma constitucional para vascos y navarros.

Esperemos que, con el pan y la escudilla del cura halle pronto remedio y, con ello, reposo. Por él, por ellos. También por nosotros. ¡Porque tantos años la misma comedia, ya fiede!

Un requexín

0 comentarios
En Xixón, ente'l Pabellón de los Deportes y el Pueblu d'Asturies. El 10/06/13.




LOS ORÍGENES Y EL FONDO DE LA CRISIS (V)

0 comentarios
Publico aquí una serie de artículos con los que en años anteriores predije la crisis, analice sus causas o propuse soluciones. Releerlos nos ayuda a entender el fondo de nuestros problemas, a ver lo que aún no hemos solucionado (las causas estructurales de nuestra economía) y a intuir el camino que hemos de recorrer.

Por otro lado, los datos y las informaciones nos permiten salir del presente y recordar lo que sucedía solo hace tres, cuatro cinco años.


           ¿HACIA LA ARGENTINIZACIÓN DE ESPAÑA?

                        (12/02/10)

En los últimos tiempos no es infrecuente leer u oír (también en la calle, no sólo en los medios) la idea de que nos acercamos a una «argentinización» de nuestra sociedad: empobrecimiento generalizado, degradación social, destrucción del tejido productivo, estancamiento, control total de la sociedad por unos partidos con un alto nivel de corrupción. Todo ello, tras un largo período en que las decisiones políticas, apoyadas una y otra vez por los ciudadanos, acaban por «comerse el país». ¿Es ello sólo un discurso derrotista o destructivo o tiene puntos de apoyo en la realidad para mantenerse?
Déjenme decir, ante todo, que no me parece probable que vayamos a recorrer ese camino, pero creo que, de todas formas, debemos señalar cuáles son los elementos estructurales o de coyuntura que invitarían a recorrer esa senda.
En primer lugar el déficit, que se sitúa en algo más del 11% del PIB en las cuentas del Estado, y al que habría que añadir el de ayuntamientos, comunidades y diputaciones. Pese a la subida del IVA y algunos otros impuestos, no es probable que mientras no se produzca una recuperación muy vigorosa (y ello va a ir más allá de este 2010) esa cifra disminuya. Existe, es verdad, un cierto colchón en nuestro nivel de deuda, pero se agotará pronto. En segundo lugar, la previsible evolución del número de pensionados, amenazadora desde hace mucho tiempo. En tercer lugar, el mercado de trabajo y la negociación colectiva, con desajustes importantes y barreras que dificultan la contratación, encarecen los costos relativos de las empresas e impiden asentarse en el empleo a los trabajadores recién llegados. En cuarto lugar, y muy especialmente, nuestra escasa productividad y la composición de nuestra estructura productiva, que nos hace muy poco competitivos y, por tanto, poco capaces de crear empleo. En relación, al tiempo, con esta escasa competitividad y con la burbuja «de expectativas de ganancias y crecimiento futuros» de los últimos años, está uno de los vectores de nuestra mala posición para competir —el otro, es el tecnológico—: los costos salariales (recuérdese el análisis del Nobel «zapateril» Krugman afirmando que los españoles deberíamos rebajarnos el sueldo un 25%). Y, finalmente, nuestra enorme deuda exterior y los problemas de algunas entidades financieras, que en las últimas semanas ha tenido una traducción visible en la retribución de nuestros bonos de deuda y en la desconfianza de los mercados hacia España, causante de la estrepitosa caída bursátil de estos días.
¿Tiene solución todo ello? En estos momentos, mientras redacto este artículo, el señor Campa y la ministra Salgado lo andan repitiendo por Europa: «España ya ha salido de una situación como esta». Cierto, lo que no dicen es que ni el PSOE ni el Presidente, Zapatero, están dispuestos a tomar ninguna medida que lo pueda solucionar. Tenemos estos días tres ejemplos: la propuesta y retirada del aumento de la edad de jubilación, la propuesta y retirada del período para el cálculo de las pensiones, el inconcreto y escurridizo documento sobre la reforma laboral. Y si acudimos a estos últimos años, en especial, desde el 2007, lo que caracteriza fundamentalmente a este Gobierno es la voluntad de inacción en materia económica y de relaciones laborales.
Así pues, la cuestión no es si podemos evitar un hipotético camino hacia la argentinización, sino si la sociedad —tanto los representantes políticos como los ciudadanos que los avalan y que les reiteran su aval— quiere poner los medios para evitarlo.
El más notable de los elementos que empobinen en esa dirección es la «peronización» de nuestra economía, poniendo en manos de los sindicatos decisiones fundamentales en materia económica y todas las relativas a las relaciones entre las partes en el ámbito de la producción de riqueza. Esta peronización, primorriverismo u organicismo, tan del gusto de siempre del PSOE, no sólo es una anomalía democrática, sino un disparate en sus efectos económicos (no así en los políticos, que parece ser un buen negocio).
El segundo y definitivo reside en la sociedad. España, pese a todo, dispone de buenos activos y es un país con unas estructuras sociales potentes: somos un país moderno, nos hemos constituido en la octava potencia económica del mundo, la red de infraestructuras es envidiable (quizás, salvo en Asturies), tenemos notables empresas que estos años se han convertido en multinacionales, existe una red de empresas que innova y exporta, la educación (aunque muy mejorable) se extiende a toda la población, existe una parte de nuestra sociedad que actúa como sociedad civil al margen de los poderes públicos, somos un estado relativamente homogéneo, con unas clases medias amplias…
Todos esos elementos representan un importantísimo bagaje para que podamos dar la vuelta a esta situación y volver al crecimiento, la modernización y la búsqueda de puestos de cabeza en el mundo. Ahora bien, si como ocurrió en algunos países latinoamericanos, quienes deberían constituir lo más dinámico y progresivo de nuestra sociedad se empecinan, por prejuicios de secta, de discurso o de falsa representación de la realidad (alguno de los que el Barón de Verulam llamaba «idola»), en sostener los métodos, los actores y las organizaciones que se empeñan en llevarnos hacia el empobrecimiento generalizado y el desastre social, entonces el camino será recorrido y el destino final será inevitable y, seguramente, irreversible, pese al euro y pese a Europa.
P.S. El PSOE y el Gobierno acaban de lanzar la consigna: la causa de las últimas turbulencias financieras es «una conjura del capitalismo financiero internacional». Acabarán convocándonos a la Plaza de Oriente, donde la Leire y el Blanco repartirán de nuevo la pancarta «Si ellos tienen Onu, nosotros tenemos dos». Se llenará, ya lo verán.
¡A uno siempre lo sacude un ramalazo de emoción estética cuando confirma la inmarcesible continuidad histórica del casticismo español!

Pumarada en flor

0 comentarios
Esteladora. Pesie a lo roín del día. El 25/05/13.


Yá lo sabemos: el peor tiempu (casi) d'un sieglu

0 comentarios
Según l'AEMET (Axencia Estatal de Meteoroloxía), esti mediu añu fue'l más lluviosu dende 1931, con un 50% de lluvia más que lo que vien siendo davezu y 0,7 graos per baxu la media, ¡que tien cantu too ello!

Pa más datos, esti enllace: ¡La Virxen de la Cueva!


0 comentarios
Al fondu del aparcamientu del Pabellón de los Deportes de Xixón, na vera'l regatu que va dar a El Piles. El 10/06/13. Na fecha, nun solo taba enlleno de sabugales (o benitales) floriaes, sinón que'l so arrecendor enllenaba l'ámbitu.







En defensa de la enseñanza pública

0 comentarios

El claustro y el consejo escolar del IES La Corredoria ha hecho público el escrito que a continuación transcribimos.

Antes de que pasen ustedes a leerlo, permítanme tres consideraciones:

a) Eso ciudadanos no parecen haberse enterado mucho de qué es la enseñanza pública, por la que tantos se pronuncian y que tantas camisetas verdes ha sacado a la calle estos últimos meses. La enseñanza pública consiste precisamente en eso (y ese es el espíritu de la LOGSE y todas las leyes progresistas que hasta ahora han sido): que en las aulas convivan todas las culturas, con sus formas de ser y de entender el mundo; que prime la formación y el desarrollo del alumno sobre los conocimientos; que el derecho a la educación consiste en estar entre las paredes de los centros de enseñanza todo el tiempo que se quiera y haciendo lo que se quiera, como no solo establece la Ley, sino las reiteradas sentencias de los tribunales; y que, finalmente, tratar de imponer formas de conducta o valores o tratar de seleccionar caminos en virtud de los conocimientos, las actitudes o las voluntades es pura reacción y discriminación, así como un ataque frontal al igualitarismo que debe primar en nuestra sociedad y, ante todo, en el sistema educativo.

b) Que no se entiende cómo, basándose en esas premisas, que deberían ser compartidas por todos, hay todavía padres que prefieren llevar a sus hijos a la enseñanza concertada.

c) Tampoco se entiende cómo, en ver de ver en la enseñanza una ocasión gozosa de actuar en pro de las premisas progresistas que rigen la educación y, por ello, desear continuar su trabajo hasta el límite de la edad de jubilación, en la mayoría de los claustros no se habla más que de la jubilación anticipada y de escapar lo antes posible de las aulas, renunciando así a la ocasión gloriosa de servicio a la comunidad que la enseñanza pública y las leyes progresistas proporcionan al profesorad@.

d) En cuanto al dinero que se proporciona a los padres para que pastoreen a sus hijos hasta ingresar en el recinto escolar, de lo que parecen quejarse los firmantes, hemos de preguntarnos, más bien, si no constituye un timbre de gloria para toda la sociedad el que, sobre el dinero que cuesta a todos la enseñanza (pública y privada), y a pesar de los recortes en material y, especialmente en los salarios (un 20% aproximadamente en los últimos años) de los enseñantes, realicemos entre todos el esfuerzo de mostrar a esos muchachos (los padres quizás lo sepan ya de sobra) alguno de los valores fundamentales que deben regir toda sociedad progresista y avanzada: que todo se cambia por dinero y que siempre hay algún sitio al que acudir para conseguir dinero sin hacer esfuerzo para ello.

Y aquí, el escrito:
El Claustro de Profesorado y el Consejo Escolar del IES La Corredoria decidieron, en reuniones celebradas el 2 de mayo de 2013, manifestarles lo siguiente:

Primero. Que en nuestro instituto, por razones de diverso tipo, en los primeros cursos de la ESO hay un elevado número de alumnos cuyo reiterado comportamiento disruptivo (contrario a las más elementales normas de convivencia del centro y a lo que establece Decreto 249/2007, de 26 de septiembre, por el que se regulan los derechos y deberes del alumnado y normas de convivencia en los centros docentes no universitarios' sostenidos con fondos públicos del Principado de Asturias), está cercenando constantemente el derecho a la educación de otros muchos alumnos y alumnas. Y que esto es así a pesar de que el centro ha adoptado todas las medidas educativas, formativas y disciplinarias que contempla el marco normativo actual; y también después de haber implementado todos los recursos humanos y materiales de los que el centro dispone.

Segundo. Que las enseñanzas regladas actuales no satisfacen el deseo de la mayoría de estos alumnos de una oferta formativa mucho menos teórica, mucho más práctica y encaminada a la inserción laboral. No obstante, dado que la ley les obliga a estar escolarizados hasta los 16, no les queda otra alternativa que seguir acudiendo diariamente al instituto junto con el alumnado que sí tiene interés por los estudios reglados.

Tercero. Que una parte de este alumnado altamente disruptivo recibe ayuda económica de las administraciones local y autonómica, con la única condición de que asistan regularmente a clase.

Cuarto. La consecuencia de todo lo anterior es clara: la ley les obliga a asistir a clase, pero dado que no les interesa en absoluto lo que el instituto les puede ofertar, desarrollan comportamientos disruptivos que cercenan constantemente el derecho a la educación de una gran mayoría de nuestros alumnos. El sentido común nos dice que es imposible que alumnos de estas edades estén tranquilos, sin molestar a los demás, seis horas diarias, cinco días a la semana, cuando lo que se les puede ofertar no les interesa para nada.

Por tanto, para garantizar el derecho de toda la Comunidad Educativa, tanto a la educación como a la formación académica encaminada a la inserción laboral, demandamos a las administraciones competentes la adopción de estas dos medidas:

En el marco de una nueva ley, una oferta educativa específica que canalice los intereses formativos del alumnado al que no le interesa para nada lo que le ofrece la actual enseñanza reglada.

Que las ayudas que las administraciones dan a las familias, especialmente las económicas, estén condicionadas a que sus hijos e hijas respeten el derecho a la educación de los demás alumnos y alumnas, lo que supone mantener un comportamiento acorde a lo establecido en el Decreto 249/2007 antes mencionado.

En Oviedo, a 4 de Junio de 2013

Dos coríos machos

0 comentarios
Col sol esplendor nel plumaxe del piscuezu. El Piles, el 11/06/2013.



LOS ORÍGENES Y EL FONDO DE LA CRISIS (IV)

0 comentarios
Publico aquí una serie de artículos con los que en años anteriores predije la crisis, analice sus causas o propuse soluciones. Releerlos nos ayuda a entender el fondo de nuestros problemas, a ver lo que aún no hemos solucionado (las causas estructurales de nuestra economía) y a intuir el camino que hemos de recorrer.
Por otro lado, los datos y las informaciones nos permiten salir del presente y recordar lo que sucedía solo hace tres, cuatro cinco años.





              NUN YEREN BROTOS, YEREN ESCAYOS

       (17/06/09)


El 20 de enero de este año publicaba yo en estas páginas un artículo titulado “¿En el 2011? Permitan que lo dude”. Lo que cuestionaba en él eran los pronósticos que el Gobierno hacía de que en el 2011 la economía española comenzaría a crear empleo. Y lo hacía basándome, entre otras cosas, en que ni se había puesto en marcha ninguna de las reformas profundas que necesitamos (comercio, energía, empleo, administración, capacidad tecnológica y un largo etcétera) ni Zapatezeus parecía dispuesto a emprenderlas. En aquel momento, por otro lado, las previsiones del Gobierno eran éstas: durante el 2009 se destruirían 600.000 empleos, el paro llegaría al 15, 9% (cuatro millones), el déficit alcanzaría el 5,85% de lo presupuestado para gastar y el PIB decrecería un 1,6%.
Hoy, menos de cinco meses después, las previsiones de quienes llevan el timón de la nave hacia les restingues son que este año la caída del PIB será del 3,6% y el déficit llegará al 9,5%. Por otro lado, la tasa de paro se situaba en el primer trimestre (datos EPA) en el 17, 36% y se habían destruido 766.000 empleos en sólo ese tiempo. Y fíjense cómo andarán las cosas del paro que el gobierno, en el consejo de ministros del día 12, ha tenido que acudir a un crédito extraordinario de 17.000 millones de euros para afrontar las prestaciones por desempleo.
Este reconocimiento de la nueva situación lo realizaba, en lo sustancial, doña Elena Salgado, la ministra de Economía, quien, pocas semanas antes, había afirmado aquello de que en el horizonte estaban apareciendo “algunos brotes verdes”. Pero bastó con que pasasen menos de cuatro semanas para que se le pudiese cantar aquello de nuestra tonada: “Al saltar la portiella vite los baxos, vite los baxos / non llevabes puntielles, yeren pendaxos”.
Pero este (semi)reconocimiento de la realidad no lo es todo: llega inevitablemente unido a las consecuencias de la misma y a las de reparar parcialmente los continuos despilfarros e improvisaciones de Zapatezeus (o Zapatesoda, que diría el señor Leguina) y sus marionetas gubernamentales. Tras los 400 euros, el cheque-bebé, el plan E, las ayudas al coche, los ordenadores en correspondencia biunívoca con los escolinos, y un largo etcétera viene aquello que con tanta gracia narraba Caveda en “La cuelma”: “Si güei se llimieron cuerpos / y molleres y costazos, / llime mañana les bolses / del llugar el escribanu; / y véndese la reciella / y los potes y los cazos, / pa pagar les llozaníes / de la danza de Santiago.”
O, dicho en traducción al asturiano, suben, de momento, los impuestos del tabaco (¡qué fruición al hacerlo la de doña Elena Salgado!) —en un 30%— y los de los combustibles —2,9 céntimos por litro—. Lo hará pronto la luz y esperen para principios del año que viene el del IRPF (y posiblemente alguno más de los personales), nuevas subidas de los impuestos especiales y, probablemente, el de algún tipo de IVA.
Por otro lado, las cosas seguirán empeorando, porque, cuando las demás economías empiecen a repuntar (la de EEUU podría hacerlo a no tardar mucho), nosotros no habremos modificado ni uno solo de los factores que hacen de nosotros un país poco competitivo y, por tanto, con enormes dificultades para crecer y crear empleo. Y, como, además, en la política —al igual que en la escritura—el estilo (o el destino) es el hombre, don José Luis Rodríguez seguirá tomando las decisiones que más lastren nuestra competitividad y más encarezcan nuestros productos, así el cierre de Garoña.

De modo que, ya lo ven, los brotos anunciados por doña Elena Salgado eran en realidad escayos. Y amenazan con crecer a tal velocidad que, si ustedes no ponen a salvo su pellejo, acabarán hechos un eccehomo, si es que, como tantos millones de españoles, no lo están ya.

Coríos

0 comentarios
N'El Piles, el 11/06/2013. Esti añu vi poques ñeraes nel ríu. Nada más esta, de siete, y una d'ún.


Cómo meter la cuyar ensin que se vean la cuyar nin la mano

0 comentarios
Como puru exerciciu de pragmática llingüística y de "perspectiva" periodística:

Un dixital titula:
Rajoy anuncia signos positivos de recuperación, pero mantendrá sus políticas
¿Por qué pero? ¿Por qué non por lo que, que ye lo que diz en realidá Rajoy na intervención que da pie al titular? ¿O por qué non la mera continuativa y neutra y?

Como puede vese, pa facer opinión, anque paeza facese información, nun fai falta más qu'una conxunción.

Bon día.

LOS ORÍGENES Y EL FONDO DE LA CRISIS (III)

0 comentarios
Publico aquí una serie de artículos con los que en años anteriores predije la crisis, analice sus causas o propuse soluciones. Releerlos nos ayuda a entender el fondo de nuestros problemas, a ver lo que aún no hemos solucionado (las causas estructurales de nuestra economía) y a intuir el camino que hemos de recorrer.
Por otro lado, los datos y las informaciones nos permiten salir del presente y recordar lo que sucedía solo hace tres, cuatro cinco años.


             ENTRE LA BABAYADA Y LA MAGIA

                        (10/05/09)

El discurso sobre la crisis ha puesto de manifiesto mucha incompetencia, mucha mentira y mucha desorientación en los discursos de los economistas y los políticos. Diagnósticos y pronósticos han sido en su mayoría, al igual que las actuaciones, más palos de ciego que otra cosa. Algunas de las afirmaciones sobre el discurrir futuro han destacado especialmente por constituir un puro eructus vocis, una especie de cruce entre la babayada —el puro hablar por no callar— y el conjuro mágico. Permítanme destacar cuatro de ellas.
Entre las más recientes y notables se encuentra la que, con motivo de la visita a nuestro país, el jueves 23 de abril, pronunciaba en portada de La Nueva España el Ministro de (Cada Vez Menos) Trabajo, don Celestino Corbacho: «Para crear más puestos de trabajo y salir de la crisis hay que activar el consumo, no abaratar el despido». Desde luego, con esta tochura, don Celestino Corbacho (¿de la inteligencia?) bien puede ocupar un puesto de honor al lado de aquel presidente estadounidense de los años veinte del siglo pasado, Calvin Coolidge, que llegó a enunciar aquella perogrullada de que «si se despide a mucha gente se produce paro». Porque es evidente que, si hay dinero, hay consumo. El problema es cómo conseguir que haya dinero, esto es, trabajo. Pues, de otra manera, ¿cómo va a gastar quien no tiene para ello por no ganarlo o cómo hacer que el que aún tiene ahorros no tema por su empleo futuro? Por lo demás, ese camino ya lo intentó este gobierno con los 400 euros que devolvió y no tuvo ello ninguna incidencia en la economía.
Aguantó casi dos años en cartelera el recitado de que «ahora que la construcción va perdiendo fuerza tomará su puesto la industria como creadora de empleo». Recordarán ustedes que no constituía sólo una logomaquia de políticos o sindicalistas, sino que abundaban en ello también algunos expertos en economía. Y, sin embargo, la proposición carecía por completo de sentido. En primer lugar, porque si la industria hubiese sido rentable ya habría tenido en aquellos momentos una mayor proporción en el PIB y en el empleo. En segundo lugar, porque la rentabilidad (la posibilidad, en realidad) de la industria implica una superior concentración de capitales que la construcción, necesita de complejos procesos de conocimiento y técnica, un mayor tiempo para su inserción en el mercado y, sobre todo, depende de la capacidad de las nuevas industrias para competir en el ámbito internacional, tanto en innovación como en calidad y precio.
            Sigue siendo una formulilla habitual la de que «es necesario un cambio de modelo económico». He aquí otro no-sentido, otro eructus intellectus. Supongamos que no se quiere afirmar mediante la troquelación que se deba pasar de una economía de mercado o libre a una economía planificada o comunista (que algunos, sí, es lo que quieren decir). De no ser ello, nada se dice entonces, porque la economía (el modelo económico) no se planifica: acuden las voluntades, los saberes y los capitales allí donde creen que pueden satisfacer necesidades, con ganancia para quienes a ellas subvienen. Y ahí no cabe hacer otra cosa que facilitar que fluyan las voluntades creadoras, moviendo obstáculos legislativos o de otro tipo, proporcionando facilidades económicas, agilizando trámites, etc. ¿Se está haciendo algo de todo ello? Como muchas veces he sostenido en estas páginas, rotundamente no. Cuando en el resto de Europa empiece a crecer la economía nosotros, ni los asturianos ni los españoles, no habremos puesto un solo pegollu para levantar el edificio.
            La última jaculatoria es la de que «despedir en España es muy barato, por eso hay ya cuatro millones de parados». Dejemos a un lado cuáles son las condiciones del despido en España y olvidémonos —que ya es bastante olvidarse— de que la cuestión es la de si la legislación vigente facilita el contratar y anima a ello, no la de si es dificultoso o no rescindir contratos. Pero, reitero, echémoslo a un lado, vengamos al tópico recitativo. ¿Se puede concluir del número de parados que el despido es barato? Pues no. Se podría concluir que es caro el puesto de trabajo, y por eso se despide; que si no fuese tan caro el despido habría aún más parados, y, entonces, sería una bendición su alto costo; que por ser muy caro y dificultoso han tenido que cerrar muchas empresas, y que por eso hay tantos parados. O, incluso, se podría concluir lo que la frase afirma. De modo que el fervorín nada dice, es una pura flatulencia que no puede ocultar la magnitud del problema: tenemos el doble de parados que la media europea.
            Así que unas veces nos mienten, otras hablan por hablar y, en ocasiones, emiten conjuros mágicos, por ver si propician que la realidad cambie al llamado de las palabras.
            Claro que, ritual por ritual, los antiguos tenían más estilo para fórmulas apotropaicas. Tal Jerjes cuando mandó azotar el Helesponto a fin de que no se le rebelara en una segunda ocasión y no volviera a fundir su puente de barcas. ¿Qué tal si don Zapatero y sus ministros —acolitantes Cándido Méndez e Ignacio Fernández— azotasen en plena plaza de Oriente a la crisis, para que se sometiese de una vez?
            Podrían completar el acto doña Bibiana Aído y las ministras, realizando, en el otro extremo de la explanada, un acto simétrico, sólo que, en su ritual, azotarían al crisos, para que así se llevase al extremo la imprescindible igualdad de género. Con zurriagos, con vergajos, con rebenques. O si se quiere, con Corbachos.

            El caso es castigar a la insolente crisis, para que se vaya de una vez por todas y, sobre todo, para que deje de poner en peligro los puestos de trabajo… de las ministros y los ministras.
0 comentarios
Cagarriones, piripirulos, ñisos. Nos dos prunus Pisardii del IES El Piles, el 10/06/13. El procesu podéis velu n'ensiertos anteriores.


Asturianos de fai 400.000 años

0 comentarios
Acaben de facese públicos los prebes que confirmen la presencia d'asturianos de fai más de 400.000 años na redolada del cabu Busto. Bueno, en realidá, lo que vien de facese pública ye la colección d'ayalgues llítiques (bifaces, llasques, puntes...) qu'apaecieren de forma bayurosa y con una gran calidá de fechura.

Pa más información sobre estos asturiano de fai 500.000 años, atencedentes de los neantertales y de nós mesmos, en cuantes especie, puede pinchase equí: Hallan en Valdés...LNE 






Ranúnculos en fombra

0 comentarios

En Morís, Güerres, el 20/05/2013.

EL BURRU CAGARRIALES

0 comentarios
Imaxen de La Nueva España, del 16/06/13
Las hijas de mi bisabuelo —muchas, según los tiempos— estaban siempre dispuestas a solicitar las últimas novedades, al tiempo de que con un «¿ y por qué no yo?» manifestaban lo que hoy llamaríamos «la conciencia de sus derechos». Mi bisabuelo, un labrador de escasísimos posibles (valga el pleonasmo) solía contestarles: «¡Ni que tuviésemos un burru cagarriales!».

El burro que caga reales protagoniza un cuento, extendido por toda España, en que el pollino es utilizado como instrumento para timar a codiciosos crédulos. Pero el burro-ceca debe ser hoy, sin duda, uno de los conceptos económicos básicos que anidan en el intelecto de gran número de economistas y políticos, en concreto, de todos aquellos que, bajo el nombre de «políticas de estímulo o crecimiento», predican, en realidad, el endeudamiento sin tasa o la acuñación ilimitada de dinero.

Señalemos, en primer lugar, que existen evidencias de que las políticas expansivas no significan «per se» mejora en la actividad económica o la reducción del paro, como lo demostró el fracaso de las medidas en ese sentido del gobierno Zapatero (Plan E, deducciones fiscales, cheque-bebé). Es cierto que, en ocasiones, las políticas anticíclicas tienen resultados, pero, aun suponiéndolas bien orientadas, esto es, hacia los sectores o actividades en los que resultarán efectivas, han de tener en cuenta el nivel de endeudamiento público y privado, la balanza comercial, el costo de la financiación y otros. Pero, en todo caso, han de partir de la idea de que la inflación dineraria coyuntural (vía deuda, financiación exterior, aumento del dinero en circulación, inflación de precios, devaluaciones) debe provocar en un plazo razonable no solo el aumento de la actividad económica, sino los retornos necesarios para generar el equilibrio presupuestario a través de la recaudación. Ahora bien, el crecimiento exponencial de la deuda asumida por los bancos centrales o la emisión de nuevo dinero por los mismos, así como las rebajas de los tipos de préstamo del dinero por los bancos emisores, en la última década no han supuesto apenas un aumento de la productividad en la mayoría de los países de occidente o en el Japón, ni han servido para crear empleo masivamente, y ello pese al crecimiento de la productividad sectorial que la informática ha traído consigo. En una palabra, toda política expansiva que no tienda, al menos, al ajuste presupuestario devora sus efectos en poco tiempo y aumenta el tamaño del problema.

Pero la mayoría de los partidarios de las políticas expansivas, ya directamente visibles, ya mediante su subsunción velada bajo la capa del Banco Central Europeo, no suelen nunca aludir ni a los efectos negativos de una inflación dineraria ni a las necesarios ajustes presupuestarios (dónde o cómo efectuarlos es la discusión política) que, en ocasiones como la nuestra, son necesarios, de no subir la actividad y la recaudación en el ciclo de la multiplicación dineraria.

En nuestra situación, además, hay que recordar lo sustancial de nuestras variables económicas (deficiente productividad, escasa competitividad, poco «producto propio» para competir dentro o fuera, escasa mano de obra ocupada, altísimo paro), monetarias y fiduciarias. No olvidemos que es no solo que Bruselas y la Bruja-Piruja (al decir de algunos) nos exijan la reducción del déficit, es que la escasa confianza en nuestra economía hasta hace pocos meses, llevó a que no se nos prestase dinero, que quien lo hiciese lo concediera a un altísimo precio y a que el dinero extranjero se retirase de nuestro país. Han mejorado la mayoría de estos parámetros, pero aun no son enteramente firmes. En todo caso, y en una economía abierta, dependemos de nuestros socios europeos y de la valoración que de nosotros realicen los mercados, de su confianza en nosotros.

Y es curioso, por otra parte, que la mayoría de los entusiastas del «dale a la máquina y tira que libras» no propongan nunca la única solución coherente con sus propuestas: salir del euro, volver a imprimir moneda y arrostrar durante unos años sus consecuencias para obtener los logros previstos. Es curiosa esa falta de coherencia o de honradez intelectual.

«Será que, efectivamente, tienen un burru cagarriales, sin que los demás lo sepamos» —dice mi trasgu particular, Abrilgüeyu, que ha aparecido a mi lado repentinamente portando un saco que parece repleto de monedas—.

—Oye —le digo maliciando lo peor—, ¿no serán falsas y pretenderás dar un timo con ellas?

Me guiña un ojo y me dirige una sonrisa maliciosa.

—Al menos, esto es más limpio que lo del burro, ¿no?

Roses n'El Piqueru

0 comentarios

El 20/05/2013.

LOS ORÍGENES Y EL FONDO DE LA CRISIS (II)

0 comentarios
Publico aquí una serie de artículos con los que en años anteriores predije la crisis, analice sus causas o propuse soluciones. Releerlos nos ayuda a entender el fondo de nuestros problemas, a ver lo que aún no hemos solucionado (las causas estructurales de nuestra economía) y a intuir el camino que hemos de recorrer.
Por otro lado, los datos y las informaciones nos permiten salir del presente y recordar lo que sucedía solo hace tres, cuatro cinco años.




                LA RECESIÓN: UNA TARTA DE TRES PISOS
                                               (21/11/08)

           
            La inestabilidad en el sistema financiero mundial (que, En España, no es enteramente importada: también nuestros bancos han estado comiéndose el futuro y subiendo envites al modo en que se suben en el juego de dados llamado «el mentirosu») concluirá cuando se alcance el límite marginal de la desconfianza. Entonces, el sistema se volverá por un tiempo más cauto y las exigencias para la concesión de créditos serán mayores, esto es, no dispondremos de un dinero tan fácil y abundante como el que permitió el crecimiento exponencial de la economía mundial durante más de dos lustros. Todo ello, evidentemente, condicionará la actuación de las empresas y limitará fuertemente el desenvolvimiento económico.
            Pero en el momento en que se produzca ese arranque de la nueva situación,  España deberá enfrentarse a los problemas que desde hace décadas presenta su economía productiva: una «pésima» estructura del PIB, basado fundamentalmente en el turismo, la construcción y el endeudamiento de las familias y las empresas (que, además, exige un notable recurso a la financiación exterior); nuestra baja productividad; el déficit por cuenta corriente (el mayor del mundo en términos absolutos, después de EEUU); la alta dependencia de la energía exterior (hasta el 80% del total) con los costos que ello supone; el permanente diferencial de nuestra inflación, que restringe progresivamente nuestra competitividad; el limitado número de actividades industriales en que estamos a la cabeza de la tecnología. A ello podríamos añadir otra serie de diferencias negativas con respecto a nuestros competidores, desde las relativas a la enseñanza a aquellas que afectan al mundo del trabajo o el gasto público. Todo lo cual hace más difícil que las empresas crezcan, que exporten, que sustituyan los bienes de consumo importados por otros propios; en una palabra, que la economía se desarrolle notablemente y cree empleo. No es necesario decir que, sin esa base, no puede haber políticas sociales mantenibles ni inversión pública sostenida.
            Pero Asturies, a su vez, tiene sus problemas peculiares, también inveterados, como los del conjunto de España. Durante décadas el Estado y Europa han venido invirtiendo en nuestro país cantidades ingentes de dinero que, en general, se han desaprovechado: nuestra economía no despega ni siquiera en los períodos de ultrabonanza generalizada; nuestros jóvenes han de emigrar en cantidades notables, no sólo los titulados, sino los que pretenden empleos para los que no se exigen estudios superiores; la incorporación de la mujer al trabajo es diez puntos más baja de lo que es en España, ya baja con respecto a Europa; salvo las industrias básicas, nuestra capacidad exportadora es escasa y el tamaño de las empresas, pequeño; la capacidad de innovación tecnológica, minúscula. Además, aquí los problemas se eternizan (por ejemplo, las líneas de alta tensión de la energía eléctrica llevan ya casi veinte años paralizadas) y, lo que es más grave, la irresponsabilidad parece ser la característica más común de la administración y los partidos políticos: así, son los mismos los que impulsan dichas líneas de alta tensión y los que las paralizan. En otros casos, como en la gravísima e inminente cuestión de Cogersa, se evita enfrentarse a los problemas con tal de garantizar el bienestar y el sillón de las organizaciones políticas gobernantes. Actuaciones elementales, como la de la disposición de suelo industrial abundante, barato y bien comunicado, tardan lustros en concebirse y décadas en ejecutarse. Además, en general, nuestras clases dirigentes, más retardatarias aún que la sociedad, han preferido, en el ámbito económico, ciar para mantenerse lo más cerca posible del pasado, antes que bogar hacia el futuro.
            De modo que nuestra crisis, que ha dado en recesión y probablemente incurrirá en depresión, es una tarta de tres pisos de la que nosotros somos responsables por entero de dos de ellos (con sus peculiares paladares y texturas) y de parte del tercero.
            ¿Y ahora que se va a ir Jorgito (Bush) a quién echarán la culpa estos fenómenos?
            Acabarán pidiendo su vuelta para tener aquello que, a partir del Levítico, se llama «el chivo expiatorio», que es lo mismo que los griegos, bajo otra figuración, apodaban «fármacos».

            Claro que a la realidad le es absolutamente indiferente que el chivo sea blanco o negro, bicorne o moco. Y, si las cosas vienen muy mal dadas, incluso algunos votantes llegan a insensibilizarse ante esa farmacopea apotropaico-embaucadora.

Llupinos

0 comentarios

En La Miñota, Morís, Güerres, el 20/05/2013.

Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (LXV)

0 comentarios
Sigo colos arreyos y modificaciones al mio Diccionariu asturianu-castellanu. Les novedaes, en gris.



chancletes,  m. fam. Persona de poca seriedad y juicio.
chapinar, v. intr. Darse prisa, caminar rápidamente.
chapón, m. Persona que tiene por oficio arreglar los cacharros rotos.
charada, f. Conjunto de objetos esparcidos por el suelo o personas sentadas en él. || 2. Acertijo en que se trata de adivinar una palabra, haciendo una indicación sobre su significado y el de las palabras que resultan tomando una o varias sílabas de aquella.
chata, f. Recipiente de barro utilizado para transportar agua. || 2. Capacidad que tiene una chata llena. || 3. Orinal. || 4. Orinal plano que se utiliza para que los enfermos o impedidos orinen en la cama sin levantarse. || Chata blanca, variedad de manzana, de tamaño grande y forma achatada. Su color es amarillo pajizo, coloreado en la zona de insolación. || Chata encarnada, variedad de manzana. Tiene forma redondeada, achatada, y está rayada de rojo, más o menos intenso. Madura en el mes de noviembre. || De chata, sin coste, gratuito, gratuitamente. || Valise de chata, hacer uso de algo sin pagar.