La cuestión sobre el Alvia y sobre los trenes

0 comentarios
Esta es la única cuestión, que no depende de vías, ni de despistes, ni de sistemas de seguridad: ¿Cómo puede ir solo un conductor en una máquina? ¿Acaso no le puede dar un patatús (en clásico, "un insulto")? Y si es así, que lo es, esa es la pregunta: ¿CUÁNTOS TRENES DURANTE CUÁNTOS KILÓMETROS CIRCULAN SOLOS AL ALBUR DE QUE EL CONDUCTOR NO TENGA ÉL NINGÚN ACCIDENTE? 
A ESTO, QUE OBVIAMENTE CUESTA DINERO, DEBERÍA PONÉRSELE SOLUCIÓN DE INMEDIATO. PORQUE ESO SÍ QUE ES JUGAR A LA RULETA RUSA, CON UNA ALTA IMPROBABILIDAD, ES CIERTO, PERO CON UNA BALA EN LA RECÁMARA.


Pensamientu blancu y prietu

0 comentarios
Al pie d'una canna. Con esa pinta de los pensamientos de tar mirando pa ti.


El 13/07/2013. La Miñota, Morís, Güerres.

50 años de Talleres Zitrón

0 comentarios

Zitrón demanda mejores comunicaciones para facilitar las exportaciones asturianas

«La carestía de los vuelos a Asturias es difícil de explicar a nuestros clientes», señala Fernández-Escandón, gerente de la empresa que cumple medio siglo

13.07.2013 | 04:20
Por la izquierda, Fernández-Escandón, Javier Fernandez y Graciano Torre.
Por la izquierda, Fernández-Escandón, Javier Fernandez y Graciano Torre. 
El gerente de Talleres Zitrón, Antonio Fernández-Escandón Ortiz, reclamó ayer una mejora de las comunicaciones aéreas de Asturias y la llegada del AVE al Principado, durante el acto institucional de conmemoración del cincuentenario de la fundación de la empresa gijonesa, especializada en la fabricación de ventiladores axiales para túneles y minas. Zitrón es una de las más pujantes de Asturias, que exporta el 92% de su producción. El presidente del Principado, uno de los 470 invitados al acto, le reconoció sus méritos y la puso como ejemplo a seguir para toda la industria asturiana.

La propia historia de Zitrón es un ejemplo de superación de una crisis. La empresa, que atravesó por un momento muy delicado por el declive de la minería, su mercado original, logró sobreponerse introduciéndose en el sector de la obra civil y abriéndose al mundo. Hoy exporta el 92% de su producción y además de Gijón, cuenta con fábricas en Australia, India, Holanda y Chile.


Una empresa con clientes en medio mundo, ubicada en una región con comunicaciones deficientes. Fernández-Escandón se encargó ayer de resaltar este obstáculo en su discurso, previo al del presidente del Principado, Javier Fernández. El gerente de Zitrón recordó que «vivimos en un mercado globalizado, en el que Asturias está muy alejada de los focos de comercio», tras lo que apuntó que «necesitamos transportes ágiles para poder llegar a los centros de consumo» y constató una realidad distante de ese deseo: «La comunicación aérea con Madrid es sumamente cara y muy difícil de explicar a nuestros clientes cuando vienen a visitarnos. Se ha pasado de un enlace de cuatro vuelos diarios a París a ninguno y seguimos esperando por la alta velocidad, lo cual sería fantástico aunque sólo llegase hasta Pola de Lena».


Antonio Fernández-Escandón hizo esta reflexión en un discurso en el que repasó la historia de la empresa, fundada por su padre Aurelio Fernández-Escandón y por Joaquín Cortina. Le escuchaban 470 invitados, entre autoridades, representantes de partidos políticos y sindicatos, empresarios, todos los trabajadores de la compañía, clientes y proveedores.


Una empresa de la que recordó que «nunca ha sufrido conflictos laborales, salvo las huelgas generales y sectoriales» en sus cinco décadas de historia, que sólo ha pasado por un ERE de medio año en la década de los 90, por la crisis de la minería y que nunca optó por medidas traumáticas para reducir plantilla.


Zitrón se creó en 1963 con tres trabajadores, como un taller de reparación de bicicletas. En sus primeros tiempos se especializó en la fabricación de grifos de aire comprimido y herramientas y maquinaria para minería. Zitrón tiene hoy en día fábricas en cuatro continentes y filiales en ocho países, 170 trabajadores y una facturación de 40,84 millones de euros (63 millones en el consolidado con sus filiales). El 92% de su facturación se debe a la exportación.


La empresa atravesó su crisis en la década de los 90 del siglo pasado por el declive de la minera española, que hasta 1993 suponía el 85% de su facturación. En 1991 se produjo el relevo generacional y Antonio Fernández-Escandón releva en la gerencia de la empresa a Joaquín Cortina, al que ayer recordó como un «trabajador incansable», que pasó a ser presidente de la empresa.


El presidente del Principado, Javier Fernández, proclamó por su parte que «Zitrón es un ejemplo para toda la industria asturiana, que es una exhibición de talento y capacidad de adaptación, de visión de negocio. No son los únicos, pero son ejemplares», apuntó para enlazar a continuación que «su camino enseña cuál es el rumbo adecuado para muchas otras industrias asturianas, porque han cogido un buen viento y los demás hemos de reconocerlo».


El mandatario autonómico también repasó algunas de las dificultades por las que atraviesan empresas asturianas, como ocurre con el naval, la minería, las fábricas de armas o la deslocalización de Suzuki, casos que han contribuido a que «nuestro índice de producción industrial haya disminuido en los últimos meses». Frente a esos hechos negativos, contrapuso la buena marcha de Zitrón y los «datos optimistas» de ArcelorMittal. «Al igual que supieron hacer ustedes en esta empresa cuando se vieron rodeados de dificultades, nosotros tenemos que ser capaces de encarar la situación y combinar coraje emprendedor con talento», dijo a los directivos de Zitrón.

PS: QUIERO RECORDAR QUE TALLERES ZITRÓN RECIBIÓ NEL SO DÍA, CUANDO NUN YEREN TAN CORTEXAOS NIN APONDERAOS, EL "PREMIU A LA MEYOR EMPRESA ASTURIANA DEL AÑU"

Gladiolu rosa

0 comentarios
¿Y el rosa d'esti gladiolu?



El 13/07/2013. La Miñota, Morís, Güerres.

Más análisis optimistes

0 comentarios
Pongo equí l'entamu del artículu de Daniel Lacalle del 27/07/13 n'El Confidencial.com que sorraya los datos positivos (y los qu'entovía nun tán bien resueltos) de la economía española.
Los que siguen estos ensiertos saben que vengo anunciando'l fin de la recesión pa esti añu dende xunetu l'añu pasáu y señalando que vamos crear empléu con menos crecimientu del que necesitábemos davezu nel pasáu. Saben tamién que, escontra'l derrotismu y el pesimismu de pose o d'interés sectariu, vengo poniendo equí tolos análisis qu'anuncien qu'abocana y escampla y qu'el ñuberu entama alloñase 

“It's not how far you fall, but how high you bounce that counts.” ― Zig Ziglar
Hace ya un par de meses que comento en distintas entrevistas que los indicadores mostraban que España está tocando fondo y dando señales de mejoría. Nadie puede negar que en el pasado siempre he dudado de los llamados “brotes verdes”, pero la acumulación de datos esperanzadores es significativa.
Merece la pena resaltar dos cosas:
  • Los datos positivos empiezan a parecer plausibles para la comunidad inversora, cautelosa con los eternos “estamos mejorando” de nuestro país que terminan por ser espejismos. El informe de UBS Spain is getting better, y los análisis de muchos fondos lo ponen de manifiesto.
  • Hay que evitar el riesgo de complacencia y entregarse al voluntarismo. La fragilidad de la economía sigue siendo enorme y, como vimos en el pasado, ralentizar las reformas y mantener los problemas estructurales puede llevar al país a estancarse. Tocar fondo y mantenerse en él es el mayor riesgo que llevo mencionando meses. La japonización de España y otra década perdida.
Los datos de la EPA esta semana y los que se esperan del PIB lo confirman. Que el paro baje hasta el 26,26%, 225.000 personas menos, es positivo. Incluso si queremos tomar los datos con toda la cautela del mundo por estacionalidad, muestran que la tendencia de acabar con la destrucción de empleo, que empezó a mostrarse tímidamente en abril, es ahora evidente.
Pero hay datos que me parecen muy relevantes. El Índice de Gestores de Compras (Purchasing Manufacturers Index) se situó en 50 en junio, que es el nivel a partir del cual la economía se empieza a acercar a la posibilidad de expansión. Los depósitos bancarios también han crecido Los depósitos bancarios también han crecido después de años de caída, subiendo un 0,46% a 1,48 billones de euros en junio.

EL RESTU L'ARTÍCULU PEDE VESE EQUÍ España, tocando fondo

Pensamientos mariellos y prietos

0 comentarios
Con esa pinta de los pensamientos de tar mirando pa ti, enfadaos o asistiando.



El 13/07/2013. La Miñota, Morís, Güerres.

Pintures romanes en Grandas de Salime

0 comentarios
Sabíase que nel Chao Samartín, sobre un poblu y poblu astur importante dende 800 años polo menos enantes de Cristu, centru seguramente de referencia de la zona, asentárense alministradores romanos pa llevar l'oru asturianu a Roma y dominar (y nun sabemos si esclavizar en too o en parte) a los habitantes del castru y a los de la rodiada.
Como centru alministrativu y de poder que yera, ellí asentárense persones romanes de daqué capacidá económica y de prestixu social, prestixu que confirmaren llamando a un arquitectu de moda pa que-yos ficiese la casa, dotándola de comodidaes y de les últimes modes.
Lo qu'agora acaba d'apaecer son una serie de pintures de la casa, pintures que son escases nel norte español.

Si quieren más datos, equí (Pilar Rubiera: pintures) o equí (Pintures nel castru del Chao Samartín).

¿Que nos presten les pintures? Sí. Pero préstanos más saber que los antiguos asturianos dueños del castru teníen yá saunes.

GOLPES DE ESTADO

0 comentarios
             
                El reciente golpe de estado en Egipto nos invita a reflexionar acerca de algunas cuestiones relativas a los mismos —sus incitaciones sociales, su justificación— y sobre la valoración que de ellos se hace por la propia sociedad en que se producen o en otras ajenas.
                La deposición de Mursi por el ejército, así como acontecimientos recientes como los ocurridos tras el cambio de régimen en Túnez, tienen en común el fracaso de las fuerzas que podríamos llamar «laicas o modernizadoras» —la parte más conspicua de las que salieron a la calle en la llamada «primavera árabe»— para implantar su visión de la sociedad y su programa. La intervención del ejército modificando el resultado de las elecciones una vez que estas entregan el poder a partidos islamistas, partidarios de anular la democracia civil, las libertades individuales y el pluralismo e imponer un régimen más o menos teocrático y alejado de los parámetros que consideramos unidos indisolublemente con la democracia ha ocurrido ya en otras ocasiones, en Argelia, por ejemplo, en 1992. Por otro lado, y más allá de la cuestión de la revocación de los gobiernos elegidos en las urnas, las fuerzas armadas han intervenido en algunos de esos países para intentar un cambio sustancial, en sentido modernizador, por un lado, y en otro, de desligamiento del poder religioso y de fortalecimiento del estado. Los más destacadas y efectivas de esas intervenciones, la de Gamal Abdel Nasser en Egipto, la de Mustafá Kemal Ataturk en Turquía.
                En líneas generales esas situaciones tienen mucho en común con lo ocurrido en nuestra sociedad en el siglo XIX: el escaso peso de las fuerzas que pudiéramos llamar modernizadoras (democráticas, independientes de la Iglesia, socializantes) hace que reiteradamente llamen en su auxilio a los militares para imponer sus tesis o reponer el estado de cosas presentes a una situación anterior. Los continuos «pronunciamientos» militares de ese siglo (también desde la derecha) no son más que golpes de estado que tratan de implantar una determinada forma de concebir la sociedad (naturalmente, con sus intereses detrás). Riego, Torrijos, Prim, entre otros, son eslabones de esa cadena, lo mismo que lo son, en sentido contrario o en otro menos definido, Narváez, Serrano, Pavía, Martínez Campos. Al mismo tiempo, se constata que, una y otra vez, la mayoría de la población, a la que se quieren llevar los «regalos» de la separación de la Iglesia, la democracia representativa y la modernización social, es indiferente a todo ello, si no hostil. «El vivan las caenas» que la gente grita sustituyendo a los caballos en el tiro del carruaje de Fernando VII es la estampa más reveladora de la realidad social. Igualmente, y, de modo semejante a lo que ocurre en los países islámicos, la Iglesia tira de los fieles, trata de imponer (directamente, hasta León XIII) sus «prejuicios» en la vida diaria y en la legislación, y predica y conspira contra las autoridades.
                (Un breve paréntesis para quienes tratan de justificar la situación política de los países gobernados por el islam o la condición de la mujer en estos comparándola con nuestro pasado: ni la situación de las hembras fue igual, en ningún tiempo, ni ellos andan hoy en burro, sino en reactor, ni construyen los rascacielos con adobe, sino con la ingeniería más moderna, y ello ya por no hablar de la renta de los países con petróleo.)
                Con respecto al golpe de estado en Egipto, se han dado dos reacciones fundamentalmente, la de quienes lo han «entendido» o lo han condenado de forma tenue, por juzgar que el gobierno Mursi ponía en cuestión elementos democráticos fundamentales; la de quienes lo han condenado porque, en cualquier caso un golpe de estado —y más, contra un gobierno elegido en las urnas— sería siempre inaceptable. ¿Es esto un axioma incontrovertible? No respondamos. Realicemos un repaso por la historia y veamos lo que piensan otros. Pero, en primer lugar, pongamos un caso extremo. ¿Un golpe de estado contra Adolf Hitler en su día lo tendríamos hoy como inaceptable? Recordemos solamente que el jesuita padre Mariana justificaba en 1599 el tiranicidio (De rege et regis institutione).


                Pero, ¿cómo se ven en principio los golpes de Estado? Digamos que, en general, la derecha ve con más comprensión (o con menos indignación) los que tratan de restaurar el orden, si la expresión nos vale para entendernos. Desde la izquierda, por el contrario, aquellos que, al menos en el discurso, se amparan en razones de tipo social o de ideario autoevaluado como progresivo suelen tolerarse o aplaudirse. Actuaciones como la de Pinochet en Chile,  Franco en España o Videla en la Argentina han suscitado un rechazo general, enconado y sostenido en el tiempo. En cambio golpes de estado y dictaduras como la de Juan Velasco Alvarado en Perú, por poner un solo ejemplo, no han provocado ninguna reacción digna de mención. Y no digamos ya si los golpes de estado se presentan como «revoluciones», tal el de Fidel Castro o el malhadado intento de golpe preventivo del 34 en Asturies, porque entonces llegan a constituir parte del sustento emocional de gran parte de la izquierda.
                Pero aun sin ir tan lejos, hay que recordar que figuras de golpistas —o sublevados—contra dictaduras o a favor de instaurar otro tipo de regímenes, forman o formaron parte del santoral laico de muchas generaciones, en la forma de individuos, como Riego, El Empecinado, Fermín Galán o Torrijos. De modo que no parece que todo el mundo considere o haya considerado inaceptables en absoluto los golpes de estado o las sublevaciones, sino en virtud de los valores que representasen y en función de su proximidad o lejanía a estos.

                Esto es, un eco de aquel campoamorino «En este mundo traidor…».

Lluna creciente na tarde

0 comentarios
Del 19/07/13. Enriba El Sueve. A les siete menos diez.


Zitrón, 50 años de historia y creciendo

0 comentarios

Trescribo equí esti reportaxe de La Nueva España sobre Talleres Zitrón, n'entrevista col so xerente, Antonio Fernández-Escandón.

Amiren pa lo que diz sobre la falta de interés de la Universidá asturiana pola empresa asturiana, una muestra más del dalu interés que les instituciones y partíos políticos asturianos tienen por Asturies, lo que podríemosa denomas "LA EXTRATERRITORIALIDÁ" d'Universidá, instituciones y partíos políticos: viven n'Asturies, viven d'Asturies, pero nun viven p'Asturies nin pa los asturianos.
Y eso que pasa coles instituciones pasa tamién coles cabeces de les persones que tán y ocupen eses instituciones: nun ye que sean cabeces vacies nin cabeces nefelibátiques, allugaes na Babia de los intereses madrileños y de los suyos personales. Instituciones y cabeces que solo saben mirar dende'l Payares o El Güerna p'abaxu.

Zitrón, 50 años de historia y creciendo

La firma gijonesa esquiva la crisis con las exportaciones a los países emergentes y pide más colaboración entre las empresas y con la Universidad


21.07.2013 | 03:20

Antonio Fernández-Escandón, con parte de los talleres de Zitrón al fondo.
Antonio Fernández-Escandón, con parte de los talleres de Zitrón al fondo.

A mediados de la década de los noventa, Antonio Fernández-Escandón, gerente de la compañía Zitrón (que acaba de cumplir cincuenta años y que se dedica a la fabricación de sistemas de ventilación para túneles), aprendió una lección magistral que asegura que ha marcado su trayectoria empresarial y que ha aplicado a rajatabla: «Para no cobrar vale más no vender». Fue después de que quebrara la Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP), uno de sus principales clientes y que dejó la compañía temblando económicamente. «Fue el palo más fuerte que recibimos nunca», señala el directivo. Ésta fue, además, una de las claves para que la compañía decidiera dejar de lado el sector del carbón, diversificar su negocio hacia otros ámbitos, especialmente al calor del fuerte crecimiento de las licitaciones de obra pública durante aquellos años, con lo que encontró en la ventilación de túneles un importante nicho de mercado que sigue explotando con éxito.




La compañía, fundada por Aurelio Fernández-Escandón y Joaquín Cortina Ordiales en 1963, que nació por y para la minería, ha sabido reciclarse, salir al exterior, y ahora, cuando la crisis golpea con fuerza la estructura económica del país, la gijonesa ha conseguido dar esquinazo a la caída de la actividad española y tomar aire gracias al negocio internacional (el 95% de su facturación proviene del extranjero).




Fernández-Escandón, que dirige la empresa desde 1991, repasa los cincuenta años de la compañía y da su opinión sobre la marcha de la economía y el futuro de la región.



l Reconversión. En el año 1963, cuando nació Zitrón, la minería era un sector pujante en la economía asturiana y española, y la empresa tenía abundante trabajo para las empresas del sector. Pero en la década de los noventa la situación cambió de forma radical, el negocio de la extracción de carbón cayó en barrena y Zitrón decidió buscar nuevos nichos de mercado más allá del negro mineral. Sus productos encontraron rápido acomodo en la obra pública, floreciente durante esos años, pero ahora de capa caída. Fue un giro completo a sus negocios y para el que hubo que dar nueva formación a su personal, reciclarlo hacia un nuevo modelo de negocio, el de la ventilación, que aún tenían por dominar. Ahora presumen de haber participado en obras como las de los túneles de la M30 de Madrid, los del Guadarrama, también en la capital española, y los de la circunvalación de París.



l Exportación. Fernández-Escandón tenía claro que una de las principales vías para compensar la caída del negocio del carbón era optar por la vía de la exportación, algo que ahora, apretadas por la crisis, están emulando muchas compañías. «Salir ahora hubiera sido un caos», reconoce el gerente de la empresa. Ya asentada, la compañía hace negocios en decenas de países, sus productos han llegado hasta el otro lado del globo, Australia, donde, incluso, han construido una fábrica. El secreto para que te vaya bien fuera es que «tienes que ser un poco líder en tu territorio», asegura el directivo.



l Emergentes. Uno de sus principales nichos de mercado son los países emergentes que, según la experiencia de Fernández-Escandón, son «los que mejor pagan». «No quiero dar nombres, pero en países de los considerados emergentes cobramos al día; sin embargo, por las obras de un importante metro acumulamos fuertes retrasos», señaló. Eso sí, a juicio del gerente de Zitrón, la crisis ya está empezando a tocar estas zonas del planeta. «Su problema principal es que Europa ha dejado de consumir, la demanda en España, Italia y Francia está absolutamente parada, y en estos países suele ser donde se fabrican algunos componentes para los grandes consumidores», señala.



l Minería. Pese al declive del sector, la minería sigue teniendo un importante peso en la cartera de clientes de la compañía gijonesa. De hecho, en los últimos años la empresa asegura haber salido beneficiada de la fiebre del oro que se dio en muchos de los países emergentes. El precio de este metal comenzó a subir a mitad de la crisis a unos niveles espectaculares, y en muchos de estos territorios proliferó la creación de estas explotaciones. «Hubo un "boom" terrible, la gente no sabía dónde invertir su dinero por la inestabilidad económica», destaca. México fue, por ejemplo, uno de los países donde se construyeron más minas de oro, en cuyas instalaciones Zitrón aprovechó para instalar sus sistemas de ventilación.



l Obra pública. Otro de sus principales clientes, las licitaciones, están pasando por un momento flojo. Los planes de austeridad de los gobiernos mundiales han propiciado una fuerte caída en estas partidas, lo que ha dejado temblando muchas ingenierías y, por extensión, a toda la empresa auxiliar como Zitrón. «Europa está, prácticamente, manteniendo lo que tiene en obra pública, o invirtiendo muy poco. Creo que todo eso tendrá que recuperarse», augura el empresario gijonés.



l Asturias. Antonio Fernández-Escandón asegura que la región «tiene muchos problemas». Uno de los principales que detecta es el de la descapitalización de personal. «No hay un relevo generacional, la gente joven se está marchando de la región», afirma. Y apunta que un punto flaco de la estructura económica regional es la poca relación que existe entre la investigación que se realiza en la Universidad y el mundo empresarial. «No hay contacto entre ambos, parece que estamos en mundo diferentes», señala. «La Universidad, al menos por mi experiencia, no tiene un conocimiento real de lo que hacemos las empresas en Asturias; que no digo yo que a lo mejor sepan mucho de cómo enviar cohetes a la Luna, pero de lo que se hace en la región, poquito». A su entender es necesario un cambio en esa actitud y que los investigadores universitarios asturianos comiencen a generar patentes que puedan beneficiar a las empresas del Principado.



l Cooperación empresarial. Otro de los puntos débiles de la economía regional, según el empresario, es la falta de colaboración entre las empresas. «El problema es que en una región las compañías tienen que ser complementarias, no competidoras. En Asturias todos hacemos lo mismo», apunta, «la forma de cambiar la región sería crear centros donde desarrollar productos finales en el que los empresarios fuéramos socios y tuviéramos un objetivo común». En este sentido, el Principado debería poner sus miras sobre el modelo de colaboración del País Vasco. «Allí tienen una gran empresa, el grupo Mondragón, y alrededor un enorme conglomerado de pequeñas compañías que se complementan bien».

Epilobium hirsutum

0 comentarios
Herba de San Antón, en castellán adelfilla pelosa o hierba de San Antonio, epilobium hirsutum L., de la familia de les Onagrácees. Tallos y fueyes peloses, les fueyes sésiles, llanceolaes col marxen un migayu dentáu. Les flores tienen 4 sépalos mucronaos, la corola 4 pétalos llibres, de collor rosa vivu y ocho estambres. 
Les semeyes, en Colunga, el 16/07/13.


Hoy hace un año

0 comentarios
Para la memoria, la inteligencia y la comprensión del mundo, nada mejor que el recuerdo. Esto decía yo hace un año y medio mes, el  03/07/12. ¡Pasó tan poco tiempo desde entonces, y tantas cosas!


                HABLANDO BIEN DEL GOBIERNO

Ya sé que no se lleva, pero aprovechemos la ocasión, ahora que celebran el  «acierto indudable» de Rajoy y Monti desde la prensa internacional hasta los escasamente partidarios de la española, pasando por personalidades como el señor Almunia, cuyo es el entrecomillado.
Y es que la actuación del Gobierno  ante las instituciones europeas —no sólo en la noche del 28 al 29 de junio, sino durante algunos meses antes— ha conseguido mover posiciones que antes parecían inamovibles, transformar interpretaciones de los acuerdos en un sentido distinto al anterior y, lo que, es más importante, marcar probablemente un punto de inflexión en la dramática situación de nuestra capacidad de financiación exterior y de parte de nuestro sistema bancario.
Conviene, tal vez, recordar los tres hitos fundamentales alcanzados en este mes como fruto de ese trabajo; los tres, vías nuevas dentro de lo que hasta ahora venía siendo la actuación habitual de la UE: la disponibilidad de 100.000 millones de euros para la banca sin que eso supusiese la intervención del país (8/9 de junio, vísperas del partido España-Italia de la primera fase de la Eurocopa), en lo que seguramente serán condiciones ventajosas del préstamo; la posibilidad de transferencia, en su momento, de esos fondos directamente a la banca, sin que computen como deuda soberana y, por tanto, sin que agraven nuestra fiducia internacional; el que el préstamo no sea tenido como deuda preferente, lo que ahuyentaría a los inversores institucionales privados. A ello debería añadirse un importantísimo hipotético, aunque no deseado de momento, y aún por definir y solicitar, pero ya acordado: el de la posibilidad de intervenir a fin de comprar deuda soberana tanto a través de los fondos de rescate como del BCE.
Con todo, el logro más importante ha sido un intangible, el de la confianza que se ha transmitido sobre el proyecto del euro. No han sido únicamente las buenas formas las que han impulsado a don Mariano Rajoy a afirmar —como también lo ha hecho don Mario Monti— que «Este Consejo ha lanzado una señal inequívoca: el Proyecto Europeo es hoy más fuerte y más creíble que ayer» y que «El mensaje de esta cumbre es la reafirmación de ese gran proyecto económico que es el Euro». Porque, efectivamente —y al margen de nuestros problemas—, una de las razones más poderosas que conspiraban contra España e Italia en el mercado de la deuda era la casi seguridad —y la apuesta especulativa, como consecuencia de ello— de que el euro no resistiría y de que, por tanto, la quiebra española y sus consecuencias económicas y financieras eran inevitables. El quiebro emprendido en la víspera de San Pedro y San Pablo probablemente aminore esos presagios de manera notable.
(Déjenme establecer este pequeño paréntesis para invitarlos a recordar todo el ruido y la furia eructado en estos días en el mundo político y mediático, en ese hablar por hablar de nuestro país, en el que parece que todo se exige que suceda y resuelva en el tiempo del coito del gallo.)
Pero no nos equivoquemos, si en Europa se nos han hecho estas concesiones (que son también beneficiosas para la moneda y el proyecto comunes) no ha sido por la necesidad de quienes han cedido ni por nuestra capacidad de presión, sino por las reformas que se han hecho hasta ahora para reducir el déficit y por el crédito de seriedad y cumplimiento de la palabra que el Gobierno de Mariano Rajoy tiene ante Alemania y el BCE. «Nos fiamos de vosotros —nos han dicho— y creemos que llevaréis a cabo todos los términos de nuestros acuerdos y de vuestros compromisos». Por lo tanto, ese camino ha de andarse y cumplirse con exactitud en los próximos meses.
Terminaré con un pronóstico optimista que vengo anunciando hace tiempo: si, como parece, la situación financiera se estabiliza, hacia finales de este año empezaremos a ver también señales positivas, la detención de la destrucción de empleo y, tímidamente, otro clima inversor. Para ello —sobre otras actuaciones notables, como los pagos de atrasos a proveedores, la eliminación de trabas en la apertura de negocios u otras que vendrán— va a tener una importancia decisiva la nueva legislación laboral, único vector inmediato (según he dicho, asimismo, hace tanto tiempo) que pueda superar nuestra debilidad tecnológica, nuestra deficiente estructura productiva, el arcaísmo en muchos sectores de nuestra arquitectura económico-social y las dificultades que nos procura la misma moneda única.

Salguerina (salicaria)

0 comentarios

Plantes de salicaria (Litrum salicaria L, de la familia de les Litrácees). El so nome fai referencia al color de les flores, que ye como'l de la sangre (griegu "lythron").




Tien usu astrinxente na melecina popular.

La semeya, en Llué, el 21/07/13. Esti añu, onde too paez que va retrasao cai un mes, entovía nun entamaren estes a perder el so puxu y la so belleza encarnada. En dalgunes partes, yá sí.


Estafa, non: timu

0 comentarios
Estos díes fálase d'un puntu qu'estafó 40.000 € a una enfilandrada de xente, col anunciu d'una aplicación que diba permitir fisgonear les conversaciones d'otros usuarios a través del WhatsApp.
Bueno, nun ye una estafa, ye un timu. Porque nel timu, al revés que na estafa, les dos partes pretenden delinquir. Porque delinquir yera lo que pretendíen los que queríen saber les conversaciones de los amigos al través de l'aplicación.
De mou y manera que, si nun se condena a la otra parte de la podrella necesaria pal timu (los que pagaren), hai que decir d'ellos que son unos sinvergoñes y que pretendíen delinquir.
Nun taría mal que se diese la llista de los que pagaren, pa que, polo menos los amigos, supiesen que mena d'amigos teníen o tienen.

El 'voyeurismo' provoca una nueva ‘estafa’ en WhatsApp


El timo de “Espía cualquier cuenta de Whatsapp”

Capiella d'ánimes en Llué

0 comentarios
Les semeyes, del 21/07/13.



Y yá que tamos: profecíes

0 comentarios
Y yá qu'andamos de ver cómo nun se cumplen les profecíes (ver, equí, ensiertu del 23/07/13, antiayer), invítolos a lleer esti artículu míu del 29/11/12

             
                      PROFECÍAS Y JACULATORIAS

                ¿Se han dado ustedes cuenta que desde el año 2008, desde el estallido de la crisis,  estamos asistiendo a una continua serie de profecías que no se cumplen y de jaculatorias que no tienen otra efectividad que la de su emisión y, en ocasiones, más que una efímera presencia en el discurso público?
                El tiempo de don Rodríguez Zapatero fue pródigo en unas y otras, desde aquella de Leire Pajín —cuando no cholleaba aún en la Organización Panamericana de Salud, sino que fingía ser ministra de Sanidad con pulsera mágica— al anunciar que la confluencia de las presidencias de Obama y Zapatero constituiría algo así como la Parusía, o, al menos, la estrella de Belén («les sugiero que estén atentos al próximo acontecimiento histórico que se producirá en nuestro planeta), hasta las igualmente creativas del simpático don José Luis: «En esta Champions League de las economías mundiales, España es la que más partidos gana, la que más goles marca y la menos goleada», «Quizá España tenga el sistema financiero más sólido de la comunidad internacional», y, en una superación de sí mismo, «Superamos a Italia, pronto superaremos a Francia y en cuatro años alcanzaremos a Alemania».

                (Don José Luis y algunos de los suyos, de todas formas, venían con carrerilla. El primero había profetizado que el Estatut «resolvería la cuestión catalana para veinticinco años». Don Javier Fernández y otros conspicuos socialistas asturianos habían saludado desde el balcón de la Generalitat el éxito electoral que abría paso al citado texto, calificándolo de «oportunidad de oro para el progreso y la solidaridad en toda España».)


                Pero de aquellas antiguallas ha quedado especialmente en la memoria colectiva la troquelación «brotes verdes», con que doña Elena Salgado anunciaba un futuro más venturoso en 2009 que en 2008. Sin duda lo hizo con tan poco acierto (¿o con tanta cara dura?) como con el que, a finales de 2011, anunció que tendríamos un 6,3% de déficit al terminar el año. Ya saben ustedes que fue tres puntinos más, y que gran parte de nuestro problema de crédito exterior y de nuestras dificultades financieras se deben a ello.
                Este año están de moda las profecías del desastre inminente, profecías que, hasta ahora, no se han cumplido y sobre las que, por supuesto, tras manifestarse su incumplimiento, nadie reconoce su error. Les recordaré algunas de ellas. La que reiteró, por ejemplo, que durante el verano se agravaría la prima de riesgo y que se acercaría a los 600 o 700 puntos obligando a la intervención. O las tres veces que, en poco más de un mes, la «siempre bien informada» agencia Reuters anunció la inmediata petición de rescate por parte de España, en una de cuyas ocasiones tuvo el señor Rajoy una hilarante intervención que, naturalmente, muchos corrieron a descalificar y a acusar de mentirosa. ¿Qué quieren que les diga, sino recordar a John Galbraith: «Las predicciones económicas convierten la astrología en una ciencia respetable»?
                Y, respecto a las jaculatorias, ¿qué les voy a contar? La verdad es que sus relatores las emiten con unción reverencial, confiados en su valor milagroso o apotropaico, aunque sean, en la práctica, nada más que eso, jaculatorias, píos recitados con que pedir el milagro o espantar el miedo.
                ¿Se acuerdan ustedes de aquel «Hay que cambiar el modelo económico», como si ello pudiese hacerlo por decreto o voluntad y de un día para otro? ¿Y qué me dicen de la petición de la emisión de eurobonos, imposibles a no ser que previamente se den las necesarias condiciones de unificación de déficits y control de los presupuestos (es decir, cesión de toda soberanía nacional) por un organismo central?
                ¿O qué de la recitación que exige unir austeridad y estímulos al crecimiento, como si ello fuese posible sin reducir notablemente el gasto (y, por tanto, el gasto social), aumentar aún más los impuestos (contrayendo la demanda) o propiciando la inflación mediante la emisión de moneda  (para lo que evidentemente no tenemos instrumento alguno)? En fin, como he contado recientemente, las huelgas generales que, en el fondo, piden que la realidad no sea como es son otra especie de jaculatoria, una fórmula de itinerancia apotropaica cuya ejecución y virtud son las mismas que las de las rogativas para impetrar el agua o el cese de esta.
                En todo caso, y ya que vamos de profecías, permítanme que yo reitere otra: si las variables  de argentinización de nuestra sociedad y las de la evolución de la cuestión catalana no pesan demasiado; si, como parece posible, los asuntos de la estabilidad del euro y de la financiación bancaria se resuelven, si cumplimos razonablemente el objetivo de déficit, pronto se calmará el panorama y, antes de lo que pensamos, empezaremos a crecer, aunque muy lentamente.
                Tengan por seguro que, por equivocarme, no me premiarán, como a doña Elena Salgado, con un chollín en ENDESA de muchos miles de euros anuales. Me los quitarán, aun acertando, PSOE, IU y UPyD. Pero ese es otro tema, que para ustedes, sin duda, tiene un interés menor.

Paxarinos, pitinos

0 comentarios


Paxarinos, pitinos, Linaria triornithophora L., de la familia de les Escrofulariácees. Mui frecuente n'Asturies d'abril a septiembre.

Tien un preciosu color, y la forma desplica perfectamente los sos nomes populares .En Colunga, el 16/07/13.




Vidas públicas, vidas privadas

0 comentarios
El que tenga interés en sentir una llarga entrevista que me fai Justo Braga (¡l'otru!) na RPA, puede pinchar equí (entrevista). Lluegu baxa basta'l capítulu 23 (Xuan Xosé Sánchez Vicente y los frutales asturianistas), que correspuende al 09 de xunetu de 2013 y ehí ta. 





Hierba de San Antón

0 comentarios

Herba de San Antón, en castellán adelfilla pelosa o hierba de San Antonio, epilobium hirsutum L., de la familia de les Onagrácees. Tallos y fueyes peloses, les fueyes sésiles, llanceolaes col marxen un migayu dentáu. Les flores tienen 4 sépalos mucronaos, la corola 4 pétalos llibres, de collor rosa vivu y ocho estambres. 
Les semeyes, en Colunga, el 16/07/13.

Pa reíse un migayín, y pa referver les coses una rataína (sobre la ruina d'España)

0 comentarios
El Confidencial asoleyaba ayer (22/07/13) un artículu de Mario Saavedra, dende Nueva York, ¿Qué ha sido de los profetas que anunciaron el hundimiento de España? onde facía repasu de tolos anuncios y profecíes que durante l'añu pasáu dieren por intervenida a España, l'euru rotu y vuelta la peseta. Ese pronósticu catastrofista, hai que recordalo, duró tol añu (nun solo hasta xunetu y la Cume Europea d'esa fecha, más la intervención de Mario Draghi) y nel participaron nun solo "sabios" independientes (gústa-yos decir gurús, pero a mi non) y periódicos sagraos, talu'l Wall Street Journal o el New York Times, que los bobos d'equí amiren estelaos y rutien ensin vagar no que nellos encloyen. La Reuters, otra fonte de confianza económica, nun insistió menos nel tema.
Y, vamos recordalo, equí dellos medios (El País, ente otros), dellos políticos y partíos políticos y munchos empresarios y banqueros, asina como economistes (de los del burru cagarriales, sí, pero tamién de los partidarios de reducir el burru a los güesos y la pelleya) pedíen a cada triquitraque la intervención.
Pa que dexemos de mirar a los sabios estelaos como bobos, pa que pensemos que nun solo ye verdá aquello que decía John Galbraith de que «Las predicciones económicas convierten la astrología en una ciencia respetable», sinón que, además los tiempos que cuerren añaden dos vectores d'aceleración y acutralamientu de los tracamundios: la necesidá del públicu de sentise escitáu pol desastre a toes hores, la necesidá de los publicistes de decir daqué cada minutu y de decilo, además, en sentíu castastróficu y, como si fuere una "competición de varonidá", más grande y más gordo que l'anterior.


Equí-yos pongo l'arreyu (¿Qué ha sido de los profetas...?) pa que puedan ver l'artículu enteru, paga la pena, pero déxenme, de toes formes, da-yos dalgunes frases:
Hubo un tiempo en que en los círculos económicos el futuro de España se convirtió en motivo de apuesta. Fue un período largo: desde marzo de 2010, cuando un teletipo de la agencia Reuters transformó el rumbo de la cumbre europea y de la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero, hasta finales de 2012, cuando en los medios económicos estadounidenses ya no se preguntaban si España recibiría un rescate total de su economía, sino cuándo se produciría este.
Reuters, con sede en Nueva York y de capital mayoritariamente canadiense, llevaba años publicando artículos sobre el inminente rescate total de la economía ibérica, siempre basados en fuentes anónimas de Bruselas. Pero el ritmo y la contundencia parecieron acelerarse a finales del año pasado. “España podría pedir la ayuda financiera de la zona euro el próximo mes (noviembre), y probablemente se hará en paralelo con el programa revisado para la ayuda a Grecia y el rescate a Chipre en un gran paquete, aseguran funcionarios de la Eurozona”. Nada de esto ocurrió, y no parece que vaya a pasar ya. 
 A finales de abril de 2012, el rotativo neoyorkino publicó el artículo "El coste de la burbuja española puede forzar un rescate". En él se ponía en duda la cifra oficial de morosidad, asegurando que era mucho más alta de la reconocida. El autor se basaba en la opinión de Edward Hugh, un presunto economista que había estudiado el asunto. Hugh, que se apodaba a sí mismo el Bonobo (un tipo de chimpancé), era un gurú bastante activo en los medios por esa época. En una impactante entrevista en TV3 aseguró, por ejemplo, que “Cataluña será intervenida por el Estado en noviembre (de 2012)". 
Pero los peces medianos no parecen haber sacado demasiada tajada. En su día, la empresa de gestión de capital Carmel Asset Management, relativamente desconocida, consiguió hacerse un nombre entre los medios por su informe "Pain in Spain" (Dolor en España). Diarios como The Wall Street Journal se hicieron eco de él porque la presentación tenía “un tono apocalíptico que ha captado bastante atención en Wall Street”. Poco menos que apremiaba a los ahorradores a sacar su dinero porque el país se hundía. La compañía poseía, por supuesto, una amplia cartera en seguros contra impagos de deuda española (CDS) y reconocía que ganaría un 300% si España quebraba. Jonathan Carmel, sin ningún conocimiento sobre España, había elaborado el informe con lo que iba sacando de Google

Chaves, Portugal

0 comentarios
Chaves, Portugal, el 31/07/13.


GEORGIE DANN CON EL PUÑO Y LA ROSA

0 comentarios


«Estos chicos se vuelven locos con el calor», me dice Gaspar, acodado a mi lado en la barra del bar, nuestra mirada perdida en dirección al mar, que, por causa de la persistente borrina de estos principios julio, apenas logramos entrever. «Me recuerdan a Georgie Dann. En cuanto llega el verano, corcheas al aire. Y siempre la misma canción. En el 2003 cantaron la canción del federalismo asimétrico de Santillana y en el 2013 la canción del federalismo asimétrico disimulado de Córdoba. Y ni en uno ni en otro caso se sabe muy bien de qué hablan exactamente.  Lo que sí se sabe muy bien es por qué cantan. En el 2003 lo hacían para que el PSC ganase votos nacionalistas y triunfase en Cataluña, hoy lo hacen para que el PSC salga del profundo hoyo en que se halla en la tierra de Wifredo el Velloso. Lo curioso es que en pos de esa charanga que no interesa más que a una parte del partido vayan brincando y aplaudiendo quienes probablemente salgan dañados en sus expectativas electorales, y, sobre manera, quienes saben que perjudican a los ciudadanos de los territorios que representan».

«Y, por otro lado, no tenían más que mirar cómo les resultó —y cómo nos resultó a todos— la canción de Santillana. Aseguraron, el mismo Zapatero, que con el nuevo Estatut las tensiones de Cataluña «quedarían resueltas para 25 años», y, ya se ve, desde entonces no han parado de crecer los independentistas y los conflictos entre Cataluña y el resto de España son materia cotidiana». «Y en esta ocasión, prosigue, ni siquiera han resuelto el conflicto que tienen entre ellos, entre PSC y PSOE, porque aunque en el texto no aparece, fruto de un apaño, el concepto de «derecho de autodeterminación», ni en su forma explícita ni en la enmascaradora de «derecho a decidir», el PSC sigue manteniendo su exigencia, así como alguna otra inasumible por el PSOE».
«Se entiende, por lo demás, muy mal cómo se puede casar ese derecho a decidir — a separarse— con la aparente voluntad de federalismo cooperativo, al tiempo que asimétrico, que parece teñir todo el texto, como una especie de enseña que los distancie de los nacionalistas catalanes, explícitamente independentistas. Tampoco se ve cómo esta nueva  propuesta de federalismo asimétrico podría servir para calmar la excitación separatista, tal como los socialistas afirman. En realidad, la única virtud práctica del texto, al margen de establecer una tregua entre PSOE y PSC, consiste en haber encontrado una reformulación de aquel viejo concepto de «ni separatistas ni separadores», que es la que ahora pregonan, «ni recentralizadores ni independentistas», eslogan con el que nos aburrirán durante una temporada para intentar crear la imagen de partido moderado y centrado».
«Por lo demás, si analizamos con detenimiento las catorce propuestas de la declaración cordobesa, nos encontramos sustancialmente con cuatro ámbitos conceptuales: uno, la reiteración de viejas ideas ya contenidas en el documento cántabro: la reforma del Senado, la participación de las comunidades en la política europea, la mayor coordinación entre ellas; el segundo, la reforma de algunos aspectos de la Constitución y de los estatutos, que aclaren y delimiten competencias entre administraciones y —aunque la redacción es confusa— la reintroducción del recurso previo de inconstitucionalidad, eliminado en su día (1984) por el PSOE; el tercero es la propuesta de un nuevo modelo de financiación del Estado y las comunidades, donde se propone explícitamente mantener el principio de ordinalidad actualmente contenido en el Estatut; el cuarto, la introducción de algunas ideas que responden a las preocupaciones del momento: simplificación de las administraciones, unificación del mercado».
«Ahora bien, todo ello, aparte de la dificultad de su concreción en la práctica, es de una vaguedad absoluta: delimitación definitiva de competencias de las comunidades y del Estado, ¿pero cuáles serán las de cada uno?; estado federal, ¿pero no lo somos ya?, ¿y en qué cosas concretas no lo somos, si es que no lo somos del todo?; reforma del Senado, sí, ¿pero cómo?; nuevo sistema de financiación —inevitable, por cierto, porque el actual caduca próximamente—, ¿pero en qué sentido?, ¿con «cupo» para todos?, ¿solo para algunos?; ¿la actual desigualdad de los estatutos actuales de autonomía, tanto en las competencias como en la financiación, va a mantenerse o se van a modificar los estatutos para igualarse?; ¿la ordinalidad que preconizan, es la vigente del 206.5 del Estatut o incluye los condicionamientos originales del 206 eliminados por el Constitucional?».
«Y así todo —prosigue Gaspar con un cierto tono de irritación en su voz—: se habla de muchas cosas pero no se sabe lo que se quiere decir con ninguna, si es que lo saben los proponentes, más allá de arreglar sus problemas internos y de encontrar un lemilla de ficticia equidistancia con que colgarse la medalla de ser los únicos justos y benéficos en todo el Estado». «Y desde el punto de vista asturiano no te quiero decir nada: las anteriores reformas estatutarias, la de Cataluña, Valencia, Andalucía, etc. nos dejaron mal parados y más desiguales aún, en lo político y en lo económico. «Hay que reformar pronto el Estatuto para pillar cacho», decía el Secretario de Organización de la FSA, Jesús Gutiérrez, y mira cómo nos hemos quedado. Es más, el punto 3 de la cantata cordobesa parece ir en el sentido de consagrar comunidades de dos o más categorías».
Me mira y sonríe con una cierta sorna. «¿Qué quieres que te diga? Como los Georgie Dann del puño y la rosa. En cuanto llegan los calores, empiezan con la canción del verano. En el 2003 fue «¡Madre!, ¿qué será lo que tiene el negro, o Maragall?», hoy, «!Madre!, ¡el negro no puede, o Navarro!»
Mi trasgu particular, Abrilgüeyu, se corporeiza en medio de los dos. Echa un abundante y apresurado trago de nuestros vasos, pasa el dorso de la mano sobre los labios para secarlos, nos da una palmada en la espalda a ambos y se dispone a marcharse.
Ya en la puerta, da la vuelta y nos dice:
—Estáis equivocados, amiguinos, siempre cantan la misma: «El chiringuito».




Gladiolu rosa (otru)

0 comentarios


El 13/07/2013. La Miñota, Morís, Güerres.

Y...

0 comentarios
En La Miñota, Morís, Güerres. El 07/07/2013. La cabera d'elles.



Bárcenas, la hybris de los periodistas, la pauperidad de las empresas

0 comentarios
A los que sigan con pasión y cólera los asuntos de Bárcenas, sus papeles y el PP, yo les aconsejo que trasladen su concupiscencia a la "engarradiella" entre periodistas y medios de lo que suele denominarse la derecha mediática (El Mundo, frente al ABC, principalmente, y La Razón), a la cuenta de resultados de sus empresas y a la auténtica batalla o guerra que se está librando más allá del asunto concreto del ex del PP.
Podrán así ampliar su visión del mundo y, tal vez, su objetividad.

Astilbes

0 comentarios
Plumeros d'astilbe (Astilbe x arendsii, de la familia de les Sasifragácees). Tien el so aniciu n'Asia. Ye una herbácea vivaz de follaxe verde escuru perbrillante. Lleguen a 60-70 cm d'altura y nel veranu echen plumeros de collores estremaos. Los de mio son granate o encarnaos.


La Miñota, Morís, Güerres, el 07/07/13.

La Oda Tu ne quaesieris... (I, 11, 8)

0 comentarios
Una versión del "carpe diem" horacianu, nun solo tornada al asturianu, sinón tornada al mou y manera marirreguerianu, asturianizada.

Tu ne quaesieris, scire nefas, quem mihi, quem tibi

finem di dederint, Leuconoe, nec Babylonios
temptaris numeros. Ut melius, quidquid erit, pati!
Seu pluris hiemes seu tribuit Iuppiter ultimam,
quae nunc oppositis debilitat pumicibus mare
Tyrrhenum: sapias, vina liques, et spatio brevi
spem longam reseces. Dum loquimur, fugerit invida
aetas: carpe diem quam minimum credula postero.
 Y esta ye la mio torna, que fexe, por cierto, pa daqué persona nos sos caberos díes, y qu'agora allugo equí na so memoria:





         A Leuconoe
Non xurgues nes estrelles nin nes cartes 
Por saber el final de mio o tuyu: 
Meyor será acostinar con ello 
Según cuadre: ya nos pinte iviernos 
Tres iviernos, ya sea’l percaberu 
Esti qu’agora ruempe y esfilacha 
La cantábrica mar contra les peñes. 
Ten xuiciu, dexa posar la madre 
de la sidre, encierra’l vuelu llargu 
de los sueños nel curtiu aire del puñu: 
Mentantu que falamos, enemiga, 
cuerre hacia atrás la vida. Vive güei 
lo de güei: nun t’enfotes na esperanza 
qu’anuncia les sos gracies pa mañana.

Siguen les hortensies

0 comentarios
En La Miñota, Morís, Güerres. El 07/07/2013.


Prexuicios llingüísticos (¿y diglosia?)

0 comentarios
La cosa nun vien d'agora. ¿Qué ye en realidá un testu clásicu, como l'Appendix Probi, sinón un catálogu de "prexuicios" llingüísticos (de clase o grupu social)?
Pero vamos a lo nuestro, estes palabres de Nebrija:

¿Así que, cuando oímos hablar mal la lengua española a la gente del campo y a los montañeses apenas podemos contener la risa, vamos a indignarnos nosotros cuando pronunciamos mal una lengua ajena, si con ello provocamos la risa de quienes la tienen por propia? 

¡Y va d'hortensies!

0 comentarios
En La Miñota, Morís, Güerres. El 07/07/2013.



Contra les llingües vernácules nos cultos de la Ilesia

0 comentarios
Lleo en Nebrija (De corruptis hispaniorum ignorantia)

Pero manténgase alejado de la religión cristiana el dehonor tan grande que sería oír en las iglesias cantos compuestos en español, galo o germánico, o cuando al cantar en latín las laudes divinas y de los santos soltemos algún sonido extranjero o bárbaro (al respective de la bona pronunciación llatina, quier decise).



Más lilium

0 comentarios
En La Miñota, Morís, Güerres. El 07/07/2013.




¿En qué quedamos, maninos?

0 comentarios

El PSC garantiza que votará lo mismo en Cataluña y en España con o sin protocolo                   



                   PODRÁ SER DISTINTO AL QUE MARQUE EL PSOE

Pere Navarro avisa: los diputados del PSC tendrán voto propio

A. F.
Los socialistas catalanes tendrán voz y voto propio diga lo que diga el PSOE, ha advertido este domingo el líder del PSC, Pere Navarro





Otra vegada, les hortensies

0 comentarios
En La Miñota, Morís, Güerres. El 07/07/2013.




Les carreteres más peligroses tan n'ASTURIES

0 comentarios

Carreteras más peligrosas de España

Fuente: Automovilistas Europeos Asociados. Realizado el 08/07/2013

Automovilistas Europeos Asociados ha localizado los 180 kilómetros más peligrosos de la red viaria española. La provincia con más tramos de riesgo es Asturias, con 20. Le siguen Zaragoza y Valencia, con 10 cada una.

Pulse sobre los puntos rojos del mapa original (AQUI) para obtener más información.

carreteres peligroses


¡Mira: en esto sí somos los primeros!

Lilium naranxa

0 comentarios
En La Miñota, Morís, Güerres. El 07/07/2013.


LEY DE GRESHAM, DEUDA Y BANCOS CENTRALES

0 comentarios


                                               «Salveos Dios, ducado de a dos, que Monsieur de Chièvres no topó con vos.»

                La política de crecimiento monetario de los bancos centrales y de endeudamiento de los estados con el fin de estimular, en un caso, la economía, de estimularla y mantener los servicios del estado del bienestar en otro es siempre una política discutible. Puede tener efectos positivos coyunturales, y aun ser estrictamente necesaria en momentos de grave crisis. En sentido contrario, se ha venido señalando recientemente, por ejemplo, cómo a partir de un cierto nivel de endeudamiento el crecimiento económico se hace imposible. Se ha apuntado igualmente que el continuo aumento del dinero puesto en circulación por los bancos centrales en los últimos años no ha tenido afectos apreciables en la productividad de la economía real. Digamos que, en general, toda política de endeudamiento que no tenga la vocación de limitarse en el tiempo y en el volumen, para devolver en lapso razonable el equilibrio a las cuentas es una política que genera inflación y paro a medio o largo plazo.
                Pero no es de esa cuestión de la que ahora queremos hablar, sino de los efectos negativos que sobre el ahorro y el producto histórico acumulado tienen las actuales políticas de endeudamiento creciente de los estados y su conversión de forma indirecta en moneda por los bancos centrales, así como la atribución al dinero de valores ficticios de tipo bajo, casi cercano al cero.

                Se podría decir que existen dos tipos de dinero: el «dinero histórico», fruto del trabajo acumulado de individuos y sociedades, y el «dinero eventual o dinero cábala», aquel que, puesto en circulación directamente o indirectamente por los bancos centrales o, a través de la deuda, por los gobiernos, espera ser convertido algún día en «dinero histórico», como fruto del trabajo social futuro. Ahora bien, es evidente que la presencia en el quehacer económico de este segundo tipo de dinero distorsiona a la baja el valor del «dinero histórico», tiene, frente a él, el mismo efecto que un proceso inflacionario. Por decirlo así, y por trasladarnos a las épocas en que el valor de la moneda venía representada por la aleación del oro o la plata que contenía, el «dinero inventado» actúa al modo y manera como actuaban las reacuñaciones o las rebajas en la aleación, lo que causaba la pérdida de valor adquisitivo para los propietarios de las nuevas monedas.
Pero esa distorsión del valor del «dinero histórico» o «dinero trabajo histórico» —siempre un bien limitado, como todos— no la produce únicamente el aumento injustificado de moneda en circulación (por la vía de crédito, deuda o impresión de papel), sino que la producen, asimismo, las decisiones de los bancos centrales sobre el coste del dinero que prestan, valor que solo ellos —monopolistas de la emisión y fuente última del crédito—pueden establecer, lo que realizan en virtud de una decisión política arbitraria. Y es que esa decisión, aunque pudiese estar justificada por algunas razones coyunturales económicas o fiduciarias, ni responde ni al valor del bien (estimado al margen de cualquier parámetro de mercado) ni siquiera tiene por qué responder a un contravalor objetivo (así, en un ejemplo extremo pero histórico, se pueden llegar a emitir belarminos, cuyo valor, por más que el emisor, el Consejo Soberano de Asturies y León, le atribuyese alguno, era cero).
De ese modo, el dinero producto del trabajo y del esfuerzo, el dinero ahorrado y guardado, sufre un ataque semejante a las antiguas pérdidas de ley en la aleación. Si a ello le sumamos, además, las disposiciones actuales del Banco de España para limitar la remuneración de los depósitos, la escasa retribución por el ahorro, las crecientes subidas de impuestos a las que se suman disposiciones recaudatorias de algunas autonomías, nos encontramos con que el dinero fruto del trabajo no solo está devaluado con respecto a su potencial rentabilidad en un mercado no intervenido, sino que, incluso, es castigado con rentabilidades cercanas a cero o negativas (de ahí la entrega, en su día, de tantas personas a las llamadas «preferentes»).
                Mas no termina ahí la cosa. No es descartable que, como fruto de la burbuja inflacionaria de la deuda y su monetarización, esto es, de la hipertrofia del «dinero inventado o cábala», asistamos en el futuro a quiebras y quitas parciales. Esas quiebras y quitas no afectarían solo a inversores institucionales, a bancos o a tenedores corporativos (en último término, asimismo, a todos nosotros) de la deuda, sino que, como ya ha ocurrido recientemente en Chipre, tendrían su efecto confiscatorio, sobre el «dinero trabajo», esto es, sobre las cuentas corrientes de los ciudadanos, o, lo que es lo mismo, expropiando una parte, en el mejor de los casos, del fruto de su esfuerzo a lo largo de su vida o de la de sus antepasados. Y no piense el ciudadano que únicamente tiene en el banco tres mil o diez mil euros que eso solo les ocurrirá a «los ricos»: los ricos de verdad suelen tener más ñeros que uno, y, por otro lado, el argayu puede llegar hasta el fondo del barranco, dependerá del agua que caiga.
                Como ven, todo ello no son más que variables modernas de la Ley de Gresham: la moneda mala o ficticia despoja de su valor a la buena o, en el caso más drástico, la aniquila.
                Ya sé que la fe es inasequible a la evidencia, pero no estaría de más que los economistas y filósofos del «burru cagarriales» le diesen un par de vueltas a estas consideraciones, a fin de tratar de entender por qué en determinados países los ciudadanos abominan de las políticas inflacionarias expansivas y se niegan a poner en riesgo su «dinero trabajo», a unir el destino del mismo —de su misma historia personal— a decisiones políticas y económicas entusiastas del «dinero eventual o dinero apunte en el azar».