La torre dende El Campus.

0 comentarios
Viesques. La vista, ente palmeres. El 18/04/14.

Margariteru

0 comentarios
En Güerres, el 05/04/14.

Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (CXVI)

0 comentarios
Sigo colos arreyos y modificaciones al mio Diccionariu asturianu-castellanu. Les novedaes, en gris.


CXVI

escagazar, v. tr. Atemorizar, acobardar a alguien. || 2. fam. Reñir mucho a alguien. || 3. intr. y prnl. Pasar mucho miedo. || 4. prnl. Descomponerse, sufrir diarrea.
escambrolláu, ada, ao, adj. Ligero de ropa, con poca ropa.
escancarar, v. tr. Abrir por completo las ventanas para que ventile bien. || 2. Tener un sitio excesivamente ventilado, de forma que enfría la habitación.
escañizar, v. tr. Desenredar.  2. Desbrozar.  3. intr. Bregar, luchar con las dificultades para superarlas.
escarniar, v. tr. Descarnar, separar la carne de los huesos. || 2. Escarnecer, hacer burla o afrenta a otro. || 3. Decir la verdad desnuda.

Aúlla un perru, madre

0 comentarios
Equí ponemos esti impresionante poema dialogáu en seguidilles, l'autor del cualu ye Juan Menéndez Pidal. Ofrecemos la partitura que dan del mesmu Sara Illana Arias e Ismael Arias, nel so 99 cantares asturianos, emprentaos por La Nueva España y la Fundación Caja Rural de Asturias:

Esti ye´l testu:

—Aúlla un perru, madre,
xunto a la puerta,
cuando amaneza'l día
yá taré muerta.

—Si yá vas meyorando
nun digas eso.
—Madre mía del alma
deme otru besu.

—Tranque la puerta, madre,
Venga a esti llau,
que toi morriendo y quiero
da-y un recáu.

—Nun digas eso, nena,
cállate, fía.
—Madre mía, la muerte
Cuánto s’ansía.

—Quíteme los pendientes
que Xuan me diera,
que nun piense que, muerta,
bien lu quixera.

—Vístame de mortaya
la ropa toda,
la que diba poneme
pa la mió boda.

—Que vengan toles moces
menos Dolores,
que me dexen la caxa
enllena flores.

— Y si vien Xuan a veme
depués de muerta,
nun lu dexes que pase
per esa puerta.

Y esta, la partitura:

La Providencia dende'l Campus

0 comentarios
Viesques. En primer planu, les vieyes máquines. Dempués un aulariu y el nuevu edificiu, al fondu, La Providencia. El 18/04/14.





Les primeres flores de pumar

0 comentarios
Primeres, primeres, y a día d'ayer úniques. El 25/04/14, en La Miñota, Morís, Güerres. Son del únicu árbol que nos queda de teórica, los otros cuatro hubo que cortalos; el caberu d'estos, esti añu.





Ilesia Santiago

0 comentarios
Ciares, Xixón, 23/03/14.

¿En qué añu pon que fue?

0 comentarios
Amiren el calendariu. Ye un calendariu de Conceyu Bable... ¿del añu?

Pero nun miren el añu, amiren pa lo que diz. ¡Ah!, ¿que ye como agora?

Pues agora sí, agora amiren pal añu. ¿Y van...?


Muséu del Xurasicu, tiranosauriu.

0 comentarios
La primer selmana d'abril hubo una esposición temporal de reproducciones de dinosaurios, talos como los concebimos. Tuvo munchu ésitu, especialmente, cómo non, ente los ñeños. La semeya, del 05/04/14. Creo que ye un Tyranosaurus Rex.

Ya ta disponible la entrevista que me fizo Justo Braga na TPA

0 comentarios
entrevista de Justo Braga na TPA

Ya ta disponible ONLINE el programa d'ayer de "VIDAS PÚBLICAS, VIDAS PRIVADAS" nel que me entrevista Justo Braga.

Pueden velo EQUÍ .

¡Hala! ¡Enseguida!: A les doce la nueche

0 comentarios
Güei, miércoles, 23 de mayu, entrevístame Justo Braga na TPA, nel programa Vidas públicas, vidas privadas. La hora ye, más o menos, hacia les 12 la nueche.

Tán invitaos: espero que nun sea a sufrir, y si a pasalo bien, recordar y, quiciabis, deprender un migayín.


Dinos nel Xurásicu

0 comentarios
La primer selmana d'abril hubo una esposición temporal de reproducciones de dinosaurios, talos como los concebimos. Tuvo munchu ésitu, especialmente, cómo non, ente los ñeños. La semeya, del 05/04/14. Creo que ye un Brachiosaurus.

Vidas públicas, vidas privadas: entrevista güei, miércoles

0 comentarios
Güei, miércoles, 23 de mayu, entrevístame Justo Braga na TPA, nel programa Vidas públicas, vidas privadas. La hora ye, más o menos, hacia les 12 la nueche.

Tán invitaos: espero que nun sea a sufrir, y si a pasalo bien, recordar y, quiciabis, deprender un migayín.


Con motivu de la efeméride del día

0 comentarios
Como vengo faciendo desayaque, esta tarde lleo un retayu de la mio obra na llibrería Cervantes, n'Uviéu. La hora, ente les cinco y media y les seis, esto ye, cinco minutos ente esos dos momentos, en principiu, a les seis menos cuartu.

La llibrería Cervantes vien celebrando cuantayaque, con motivu del Día del Llibru, una cuerria d'escritores a lo llargo'l día, que lleen de la so obra o de la d'otros.

Esta tarde vo lleer ún o dos poemes (depende'l tiempu) d'un poemariu inéditu que lleva tres o cuatro años caleyando pel mundu ensin tener entovía topao averu. El poemariu va titulase, probablemente, De les hores y les memories o Riendo mores y comiendo llabios, que ye un versu d'un de los poemes que puedo lleer esta tarde.

Los poemes ente los que toi duldando (si ye que solo tengo tiempu pa lleer ún de los dos) son Oración al riscar (qu'arranca con "Carpe diem" pa da-y la vuelta y vueltes al topos) y Parexa camín de la tardina.

Norabuena a la llibrería Cervantes y la empobinadora del actu, Susana Tejedor, pol entamu y la continuidá del mismu. Gracies a dambes pola so invitación y la so atención.

SUPERSTICIÓN, ANTEOJOS, AVESTRUCISMO

0 comentarios

Nuestro ilustrado lector ya lo sabrá prácticamente todo con respecto a Ucrania tras estas semanas agónicas. De todas formas, me permito traer aquí un pequeño vector de la historia, que tal vez ayude a comprender un poco mejor el presente. Existía en Ucrania una larga tradición de bardos (de aquella estirpe que, por ejemplo, encontramos tocando y cantando en varios pasajes de la «Odisea», los «divinales aedos»), generalmente ciegos (como la fama pinta al propio Homero) que, de aldea en aldea, como un museo viviente, entonaban canciones y baladas en que se recordaba el pasado heroico e independiente de Ucrania. Stalin, en su política indesmayable de crear el «hombre nuevo» y de arrasar cualquier rasgo nacional o cultural que no fuese el creado por la nueva religión, los convocó a un «Iº Congreso Panucraniano». Acudieron algunos centenares; fueron detenidos y en su mayoría fusilados.

He aquí el primer ejemplo de superstición y avestrucismo que hoy quiero exponerles. No es solo que ningún comunista haya querido o quiera saber de esta realidad, sino que durante muchas décadas, el camarada José, con su «La cuestión de las nacionalidades», fue para los militantes españoles el ejemplo, el canon, mejor, del derecho a la autodeterminación de los pueblos y las naciones; y, en cuanto tal, nos invitaban a muchos a entregarnos a las ideaciones panfletarias del exseminarista de Gori (naturalmente, no a conocer las realidades de su ejecución) y, merced a ese intercesor, confiar en las bondades redentoras de los comunistas de aquí.

Pero la cuestión de Crimea y Ucrania dice mucho también sobre nosotros, sobre la sociedad española y, en general, la europea. Adentrémonos por la superstición del pueblo y de la plaza en pie. Recordemos que el último capítulo de Ucrania ha empezado en la plaza de Maidán, a través de una mezcla de protesta popular, golpe de estado e instigación terrorista mediante disparos de francotiradores. Pues bien, lo notable, en cuanto a nosotros se refiere, es el entusiasmo habitual con que gran parte de los comunicadores y de la izquierda perciben en ese tipo de acontecimientos la expresión de una manifestación «semidivina», de la parusía del «pueblo» en su más pura expresión. Poseídos por una especie de viagra discursivo adolescente, por la nostalgia de «la revolución pendiente» —de modo semejante a la que exhibía parte del falangismo durante el franquismo—, ignoran que esa idealización que llaman «pueblo», a la que revisten de carácter salvífico y beatífico, es una mezcla compleja de idealismo, juventud, manipulación, canalla y aventurerismo, entre otros; y, sobre todo, ocultan que quien gana las revoluciones no es quien sale a rogar por ellas, sino quien las manipula y quien tiene el poder y la organización para encauzarlas.

Sin embargo, desde que Rusia se ha anexionado Crimea y prepara motines en el este de Ucrania no habrán visto ustedes moverse por las calles ni un solo pancartero de los habituales, ni una sola bacante o ménade de las que de continuo se agitan contra el imperialismo por las plazas (¡Pobre Fraga que creía que la calle era de él!), ni un susurro de sus líderes. Es fácil, sin embargo, que a partir de las próximas semanas, en cuanto empiecen a desplegarse de forma tímida en Polonia y Estonia las tropas de la OTAN, el hormiguero empiece a inquietarse y a manifestarse. Y es que una gran parte de la opinión y de la intelectualidad occidental solo es capaz de desazonarse por lo que las democracias y Occidente (nosotros mismos) hacemos, ya sea en defensa propia, ya en auxilio (a veces reclamado) de otros; nunca por lo que hacen los demás. Recuerden ustedes lo que pasó en los años 80 a propósito del rearme de la URSS con los SS20 y la «doble decisión de Occidente» y cómo recorrió la histeria los territorios de la democracia, como si los agresores hubiésemos sido los habitantes de los países libres. He ahí dos ejemplos de los anteojos de prejuicio distinto que condicionan la visión y la pasión de nuestra sociedad.

«Si Putin se conforma con Crimea, vamos bien», escribí cuando aún no se quería aceptar que los activistas armados en esa península eran, en realidad, tropas rusas. Pues bien, por desgracia no va a quedar ahí la cosa. Si los acuerdos de Ginebra del pasado fin de semana entre Ucrania y Rusia son sinceros (que es muy dudoso que sean otra cosa que un movimiento propagandístico coyuntural) y las milicias rusas y prorrusas están dispuestas a cumplirlos (que a la hora de escribir estas líneas está por ver), ello no implicará más que una calma temporal: posteriormente habrá otros pasos por parte de Rusia a fin de anexionar —de manera formal o mediante una ficción federal—, al menos, una parte de Ucrania. Si la lógica de la situación y de los actores no bastase para hacerlo evidente, ahí están las palabras del jerarca del Kremlin: «Confío en no tener que ejercer mi derecho a enviar tropas». Además, Putin sabe que cuenta, entre otras cosas, con la opinión pública mayoritaria en Occidente.

Porque la opinión pública practica entre nosotros el avestrucismo, el pensar que no queriendo ver, las cosas no ocurren. Desde la segunda Guerra Mundial, Europa ha estado protegida por las armas estadounidenses, que, sobre servirle de escudo y de fuerza mercenaria en los conflictos humanitarios fuera y dentro de nuestras fronteras, le ha permitido no gastar demasiado en armamento y al mismo tiempo, tener un villano, los EEUU, en quien descargar su falsa buena conciencia. Ahora bien, la confrontación en Ucrania tendrá consecuencias de todo tipo, más que las económicas. Las tendrá también de tensiones militares y de armamento. He recordado ya que se desplegarán tropas de la OTAN en Polonia y Estonia; quién sabe si, pronto, en otros países, y hasta dónde llegará la pugna. En todo caso, los ministros europeos ya han dicho que, a la vista de lo visto, hay que invertir más en armamento. Permítanme una parábola con unos versos de Antonio Machado: «y si les llega en sueños, como un rumor distante, / clamor de mercaderes de muelles de Levante, / no acudirán siquiera a preguntar ¿qué pasa? / Y ya la guerra ha abierto las puertas de su casa».

Pero si no se quiere ver la realidad y, además, solo se quiere ver y gritar contra lo que hacen unos, que somos nosotros mismos pero en figura de otros, ¡todos tan felices!

Xuan Xosé Sánchez Vicente

Datura arborea

0 comentarios
Datura de flores marielles. En Colunga, el 06/04/2014.
Llamábase Datura arborea, de la familia de les Solanácees. Agora prefier llamásela Brugmansia arborea. Como la mayoría les solanácees tien sustancies mui tósiques. Basta onde sé, en castellán tien los nomes d'árbol de las trompetas, trompetero, floripondio blanco, trompeta del Juicio, estramonio, estramonios, trompetas del Perú.




Vidas públicas, vidas privadas

1 comentarios

Esti prósimu miércoles, 23 de mayu, entrevístame Justo Braga na TPA, nel programa Vidas públicas, vidas privadas. La hora ye, más o menos, hacia les 12 la nueche.

Tán invitaos: espero que nun sea a sufrir, y si a pasalo bien, recordar y, quiciabis, deprender un migayín.

Primeros puyos nel campus de Viesques

0 comentarios
A piques d'españar. El 11/04/2014.


Norabuena a los de Tenneco

0 comentarios
A tola plantiya y a los sos representantes, y, cómo non, a dalgún vecín que, d'ente ellos tengo.

La norabuena a Tajani, y un daqué habrá qu'apuntar a los europarlamentarios asturianos y españoles, especialmente a Antonio Masip y Salvador Garriga.

Y, además, y frente a lo que pasa n'otros momentos y empreses, la mayoría la propaganda de la llucha taba fecha n'asturianu. Y, pesie a ello, entendiéronlos -hasta n'Europa- y ganaren. ¡Podíen abrir les oreyes y los güeyos otros munchos!

LO QUE DICE LO QUE SE DICE

0 comentarios



«No hay mejor palabra que la que no se dice». Con este aforismo escéptico trato de transmitir a mis alumnos la idea de que todo nuestro lenguaje nos desvela. No solo nuestros silencios o vacilaciones, también nuestras palabras. Dicen lo que parece que dicen, pero, al mismo tiempo, descubren lo que tratamos de ocultar o contienen implicitaciones que son, en realidad, el contenido sustancial de las mismas.
Estos últimos días hemos asistido a algunos de esos significados evidentes no dichos por lo manifestado. Déjenme fijarme en dos, ambos institucionales. El primero pertenece a la heredad de Valdés Salas: «La Universidad lanza un plan para captar alumnos ante la reducción de la matrícula», decía el titular de La Nueva España del seis de abril. Y la información aclaraba que la reducción de años en las carreras y el aumento de las preferencias por la Formación Profesional hacían que hubiese menos alumnos en las aulas que imparten estudios superiores.
¿Cuál es el significado real de esa disposición? ¿Quiere decir que la Universidad, preocupada por el futuro de los asturianos, los anima a que cursen estudios superiores, más útiles para ellos? No, quiere decir, simplemente, que las plantillas universitarias, preocupadas por el descenso del número de matriculados, temen por su poder, por su proyección social y, fundamentalmente, por sus puestos de trabajo. De modo que lo que traduce esencialmente esa campaña es que el objetivo fundamental de la Universidad no es mejorar sus relaciones con la industria, facilitar el empleo o la investigación, elevar el nivel de instrucción de los ciudadanos, etc., sino, pura y simplemente, la propia «universidad», esto es, el conjunto de los que allí están empleados. El juicio sobre ello emítanlo ustedes.  


En relación con los problemas de la enseñanza, he expresado muchas veces que la mayoría de los discursos que sobre ella se emiten no tienen nada que ver, en puridad, con sus problemas reales, son puros tópicos que se encuentran tan alejados de la realidad como el primer instante de la inflación del universo de nuestro presente. Pero he aquí uno de esos problemas que apenas se dice: el que en muchas ocasiones, lo que se proclama sobre la enseñanza no tiene nada que ver con lo que debería ser el objeto fundamental de la misma, la instrucción y formación de los ciudadanos, sino con la defensa de los puestos de trabajo y de los intereses de los empleados, lo que está muy bien, pero que es cosa distinta a la tan agitada bandera de la «calidad de la enseñanza». Cuando además, vía sindical y discursivo-ideológica, el núcleo central del problema del empleo se enmascara con proposiciones que afectan al mismo ejercicio de la enseñanza en las aulas —ya en materia de profesionales, ya de contenidos, ya de relaciones entre alumno y profesor— y esas proposiciones se plasman en la realidad, el daño ser multiplica. A propósito: un ejemplo de ese conflicto lo han tenido ustedes en estos inmediatos días, en las posiciones encontradas de sindicatos e interinos con el Gobierno.  


La segunda de las manifestaciones que invitan a la meditación es la de la rula de Avilés a propósito de las «continuas inspecciones» que se realizan, según pescadores y comercializadores, en el puerto pesquero; más que en otros puertos, en su decir, y que, según ellos, «espantan» a los barcos, que preferirían otros lugares de arribada por temor a esas inspecciones. Lo curioso es que esa misma queja se repite a lo largo de los años. Así, por ejemplo, si ustedes tienen la curiosidad de ojear La Nueva España del 27/10/2011, encontrarán la misma protesta con idénticas palabras. Ahora bien, no es esa la cuestión, sino lo que parece implicar: ¿por qué tienen miedo a las inspecciones esos barcos? ¿Acaso actúan con algunas o muchas irregularidades? ¿Tal vez sostienen que esas irregularidades «cuelan» mejor en otros puertos, donde se haga la vista gorda? Y la sociedades que representan a los pescadores y a la rula, ¿es que lo que sostienen es que no deben hacerse inspecciones o que deben pasarse por alto las anomalías?, ¿acaso que debe avisarse previamente de esas inspecciones?
Final. A la hora de redactar este artículo se hace público que en ciertas zonas de Asturies, los ciudadanos conservamos genes únicos y muy primitivos. Desconozco si la posesión de ese gen debe tenerse como una virtud o como un defecto, si el impulso que contiene nos hace avanzar o retroceder, solucionar los problemas o complicarlos. Es posible, como hipótesis, que sea él el que explique las anomalías de nuestra conducta social y política, algunas de nuestras extravagancias, incluidas las administrativas, por ejemplo, esa grosería incompetente de abrir Tito Bustillo sin dar conocimiento de ello al ayuntamiento de Ribesella, donde se ubica. Tal vez aquellos habitantes-artistas del santuario fuesen portadores ya del gen que ahora causa el que sean víctimas de desconsideración sus descendientes. 


En todo caso, el decir-hacer del Gobierno asturiano al respecto es una patente mostración de lo que significa en el fondo ese su quehacer-decir: su incompetencia y su desprecio por la realidad asturiana y por las instituciones que la representan en el ámbito municipal; por los ciudadanos, en último término.

Xuan Xosé Sánchez Vicente

Cerezu xaponés mestu (II)

0 comentarios
Velahí un raru exemplar de cerezu xaponés (Prunus serrulata Lindl.). Son de flor arrosao habitualmente. Esti tien un ensiertu de flor blanco.

Na zona La Coría, en Xixón, el 09/04/14.




Xixón dende Los Pericones

0 comentarios
La semeya, el 01/04/14.

L'este de Xixón dende Los Pericones, Ciares. La chimenea, la de la térmica d'Aboño.

Cactus n'El Coto (II)

0 comentarios
Esti prestosu y perguapu cactus, casi enfrente, na mesma cai, del xardón d'estos dos díes atrás.
N'El Coto, el 31/03/14.

Xixón dende Los Pericones (y V)

0 comentarios
La semeya, el 01/04/14.

L'este de Xixón dende Los Pericones, Ciares. El Llano, al pie. Les mil quinientes y el "Poligonu", la chimenea de la térmica a la derecha, el fumu d'Ensidesa-Uninsa (Arcelor-Mittal) a la manzorga.


¡Nun podía más que ser asturiana!

1 comentarios
Lleva díes corriendo con escándalu la noticia de qu'a una rapaza gallega rechazárenla nuna empresa d'Asturies (Llanes) porque nel so currículum ponía que sabía gallego. La razón ye pésima, pero les desplicaciones peores. Una muestra más de tochiasturianismu, esa enfermedá sociopolítica y mentalcultural tan espardía n'Asturies.
Atención a les dos desplicaciones (complétenles en La Voz de Galicia, nos respectivos arreyos):

«Le di un consejo con buena intención, y si no, te quedas en Galicia con tu gallego» (tochiasturianismu).

  

Polémica sobre el idioma «No tengo nada en contra del gallego ni de los dialectos»

La dueña del hotel que sugirió a una madrileña que eliminase el gallego de su currículo añade que «en Asturias se habla una cosa que se llama bable que es inventada» (enfermedá sociopolítica y mentalcultural).

Y remata:

En todo caso, la polémica que ha suscitado su texto le resulta «un poco exagerada». «A mí me parece bien que se conserven las lenguas, pero no en este plan talibán. No tengo nada en contra del gallego ni de los dialectos, aquí en Asturias se habla una cosa que se llama bable que es inventada absolutamente. Me parece muy bien que los gallegos hablen gallego y los catalanes, catalán, pero siempre bajo unas normas, sin olvidarnos de que estamos en España. Lo que no me parece bien son los extremismos, de que porque yo le haya contestado eso ya yo sea una enemiga del gallego», sostiene para terminar apuntando que tanto a gallegos como a catalanes les pide que «cuando se dirijan a mí, que soy asturiana, lo hagan en castellano».

¡Ah!, ¿pero nun gobernaben los d'izquierdes?

0 comentarios


Francia congela las pensiones, los sueldos de los funcionarios y las prestaciones sociales

 

Yá lo decía Lenin: "La realidá ye testona". Y, arreyo yo, escontra ella nun valen nin los sueños nin los discursos pa engañar a los bobos y a los que quieren dexase engañar.

 

 

Xixón dende Los Pericones (IV)

0 comentarios
La semeya, el 01/04/14.

L'este de Xixón dende Los Pericones, Ciares. Parte d'El Llano, al pie. A la derecha, los edificios d'Ezcurdia y el parque Isabel la Católica; al fondu, El Musel y los depósitos de Campsa na Campa Torres (l'antigua Noega, a lo que paez).

Los túneles de Niévares, abiertos

0 comentarios
Por fin, dempués de más d'un añu de trabayos, con dalguna parada. Como teníen anunciao en Fomento, esta tarde abriéronse al tráficu los dos túneles con normalidá (esto ye, caún de los túneles con dos carriles nuna sola dirección), dempués de repara les deficiencies estructurales y de desagüe que teníen.
Yo pasé cuando entá taben quitando les caberes señales.
Estupendo pa toos. Bien por Fomento.



Los Pericones. Pinu y El Llano

0 comentarios
La semeya, el 01/04/14.

L'este de Xixón dende Los Pericones, Ciares.

EL MUSEL: DESPILFARRO Y RESPONSABILIDAD

0 comentarios




El asunto de El Musel trae en estos días aún más cola de la que en sí mismo traía. ¿Cuál es la cola actual, o mejor dicho, los problemas antiguos que ahora se manifiestan en toda su virulencia? Pues son, de un lado, los económicos, de otro, las sospechas de un fraude múltiple, cuyos indicios son ahora fehacientes y que, tras haber sido investigados por la Oficina Europea de Lucha Contra el Fraude, han sido enviados a las autoridades judiciales españolas.
                Como el lector recordará, los costes de la obra del puerto xixonés se dispararon y, a la vez, existe una reclamación económica de quienes realizaron la obra y una cantidad pendiente de cobrar de subvenciones europeas, sin que sea descartable el que, asimismo, haya que devolver fondos europeos ya recibidos. Estos son los números: 710 millones, en total, de los que 124 son de sobrecostes y 85,67 de actualización de precios; a ellos habría que añadir los 350 de costes adicionales que la empresa constructora reclama ante los tribunales (y pocas veces gana la Administración un pleito). De ese dinero, 531 millones fueron puestos por España, y la UE puso 247,5, de los que 49,5 están retenidos. La citada Oficina recomienda ahora que tanto el Estado Español como la UE recuperen lo puesto, por fraude. El asunto, a examen, enjuiciamiento y pleito.
                Pero no podemos olvidar que la «cola» principal de este asunto estaba en la propia concepción del proyecto, la idea de que un puerto enorme atraería por sí solo actividad portuaria, cuando es la vitalidad económica del área donde se ubica el puerto la que genera actividad. Dentro de esos límites, la gestión comercial puede llevar a un óptimo el aprovechamiento de todas las potencialidades o, por el contrario, aprovecharlas apenas. Esto último era lo que había ocurrido históricamente con la gestión del puerto, pues, amparándose en la sopa boba de los tráficos cautivos, los gestores se habían limitado a poco más que a beneficiarse de las rentas funcionariales, empresariales o (desde el advenimiento de la democracia) sindicales que de por sí se generaban. (Por cierto, es muy difícil, sino imposible, recuperar esos tráficos que, por esa desidia aprovechada, se han ido a otros puertos).


                Al margen de esa visión errónea de lo que es un puerto, en la voluntad de su ampliación desmesurada (no olvidemos que la pretensión inicial era dar aún más amplitud a la misma) estaba ínsita la voluntad de realizar el mayor gasto posible, aprovechando fondos europeos, pidiendo al Estado, endeudándose. «Caballo grande, ande o no ande», podría haber sido el lema que guio el desatino. Si recordamos la época, la de la inflación de expectativas y endeudamiento del 2002 al 2008; los impulsores, el PSOE y Areces (a quien la opinión pública aclamaba como «El deseado», teniéndolo —recuérdese— ¡por un gran gestor!); la filosofía de tantos políticos, que podría ser el paulino «comamos hoy y bebamos, que mañana moriremos» o el más vulgar «el que tire detrás que arree»,  entenderemos perfectamente cuál fue el clima en que se produjo el dislate .
                Llegados a este punto, se alzan por doquier voces contra los anteriores gestores del puerto y, especialmente, contra don Vicente Álvarez Areces, sus políticas y su responsabilidad al respecto. Ahora bien, seremos tremendamente arbitrarios, y contrarios a los propios intereses colectivos en el futuro, de no apuntar que sean cuales sean las responsabilidades del presidente y de otros, en el ámbito político esas responsabilidades se encuentra repartidas entre una parte importante de la ciudadanía asturiana. Porque debe recordarse cómo por aquel entonces una mayoría de los ciudadanos aprobaba con sus votos y con su entusiasmo la política del «comamos hoy y bebamos, que mañana moriremos», como si el futuro no existiese, no ya para sus hijos o nietos, sino ni siquiera para ellos mismos a la vuelta de un lustro. Y de ese modo, cuando en una soledad casi absoluta algunos nos opusimos a aquella ampliación desmesurada del llamado «superpuerto» por inútil, porque no estaba ahí la solución de nuestra economía y empleo, porque los costos iban a empeorar aún más las opciones de captar tráficos en el futuro, no solo no nos vimos acompañados por ninguno de los partidos institucionales, sindicatos ni opinión pública, salvo una exigua minoría en este caso, sino que hubimos de soportar acusaciones e infamias. Así, por ejemplo, empresarios no ligados al negocio portuario ni a su ampliación llegaron a decirme personalmente que lo que yo hacía era «trabajar para Barcelona y los catalanes», acusación que nunca entendí plenamente y, menos, como me pareció que se me quería sugerir, no por incapacidad o ceguera, sino por algún motivo o estímulo inconfesable. Es cierto, por otro lado, que aquella ocasión me proporcionó instantes de hilaridad, como cuando sindicatos y patronal llegaron a decir, al sugerirles el problema de los créditos y los costos, que (no se me orinen, queridos lectores), si hiciese falta dinero, se venderían los terrenos portuarios antiguos para pisos.
                La democracia se caracteriza, entre otras cosas, por la irresponsabilidad de los electores, no solo porque ellos no sean responsables de los actos desacertados o delictivos que puedan cometer los electos por ellos, sino porque, en general, el ciudadano tiende a no establecer conexión entre su voto y las consecuencias del mismo, hasta el punto de que, cuando las cosas van mal, «se olvida» de a quién ha votado o para qué lo ha votado o dice creer que ha votado a otro partido.
                Y, sin embargo, si la democracia ha de acercarse a la perfección, hay que exigir que no solo el político (el chivo expiatorio del «Levítico») sea consciente y responsable de y por sus decisiones, sino que lo sea también el ciudadano, responsable último en su parte alícuota del conjunto del Estado y la Administración. Entre otras cosas, porque, si nunca toma conciencia del cuándo, cómo y por qué de sus errores, volverá a repetirlos, ya no en su voto, sino en la exigencia de que aquellos a quienes elige vuelvan a cometer los mismos dislates que hasta aquí nos trajeron.
                Y las calles están llenas ya de ciudadanos que están dispuestos a votar a los mismos para que hagan exactamente lo mismo. En olvido y desfiguración de aquello y en la irresponsabilidad de quiénes fueron los responsables, de quiénes sostenían la pancarta del «comamos hoy y bebamos, que mañana moriremos», de la que únicamente les era visible la primera parte de la frase, sin ver que inevitablemente implicaba la segunda. O viéndola, sí,  quizás, sin percibir que la frase, cuyo sentido ellos entendían y entienden como pragmático y epicúreo, como un «carpe diem», les lanzaba un guiño admonitorio y sarcástico que eran y son incapaces de percibir, el de una consecuencia, el de un «memento».

Xixón dende Los Pericones (III)

0 comentarios
La semeya, el 01/04/14.

L'este de Xixón dende Los Pericones, Ciares. Al pie, El Llano, a la derecha, grúes d'El Musel.


Un poblamientu asturianu de fai 400.000 años

0 comentarios
La noticia yá tien casi diez meses, pero nun la recoyéramos equí y ye perimportante. Estos son los titulares de la Nueva España del 15/06/2013:

El Cabo Busto (Valdés) fue el asentamiento humano más antiguo del norte peninsular

l El hallazgo de centenares de útiles de piedra tallada corrobora la presencia de antepasados del neandertal en la zona hace 400.000 años
l El yacimiento, localizado de forma fortuita, presenta dos momentos de ocupación separados entre sí por unos 300.000 años.

 Y esti l'arreyu

 

L'arqueóloga María Noval

 

 

Xixón dende Los Pericones (II)

0 comentarios
La semeya, el 01/04/14.

L'este de Xixón dende Los Pericones, Ciares. Al pie, El Llano, al fondu el monte Areo.

Efectos de la primavera

0 comentarios
Nun ye mala idea esta de repasar los efectos químicos de la primavera sobre los seres vivos: la sangre alteria (y la salvia o cazume tamién) nel ABC.





Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (CXV)

0 comentarios


Sigo colos arreyos y modificaciones al mio Diccionariu asturianu-castellanu. Les novedaes, en gris.



CXV

esbilonguiáu, ada, ao, adj. Dícese de un objeto largo y torcido. | 2. Dícese de la persona larga y desgarbada.
esbocinar, v. intr. Hacerse mucho daño al caer. U. m. c. prnl. || 2. Echar sangre por las narcices. U. m. c. prnl.
escabildar, v. tr. Dispersar, desparramar. || 2. Espantar, ahuyentar. || 3. Malgastar. || 4. Esconder, poner algo o a alguien fuera de la vista de modo que no se encuentra. || 5. Robar. || 6. prnl. Desvelarse, perder el sueño.
escabildáu, ada, ao, p. p. de escabildar. || 2. adj. Extraviado, perdido. || 3. Desvelado, insomne .
escachapáu, ada, ao, p. p. de escachapar. || 2. adj. Mellado, desportillado.