Caveda y Nava, inventor de la lliteratura asturiana (güei en La Nueva España)

0 comentarios
(Trescribo, como davezu, los primertos párrafos).

Caveda y Nava, inventor de la literatura asturiana

31.12.2015 | 03:43
Caveda y Nava, inventor de la literatura asturiana
Debemos a Caveda el conocimiento de la literatura anterior a su antología de 1839, que realiza aprovechando los materiales que la generación anterior -la de Xovellanos, González Posada y su padre, Caveda y Solares- había reunido para el fallido proyecto del diccionario del idioma asturiano y la Academia de Letras. Lo que él salvó (eligió) lo conocemos, lo que no, con escasas excepciones, no. En ese sentido él es el fundador efectivo de nuestra literatura y de la historia de ella.
Pero no es el "inventor" de nuestra literatura por esa única razón: no sólo estableció el canon de los textos en relación con su interés (o gusto), sino que decidió qué rasgos lingüísticos deberían estar presentes y cuáles no y, al mismo tiempo, impuso un determinado concepto de decoro, social y literario. Esto es, realizó una determinada selección temática y estilística, estableció un estándar lingüístico con el que ahormó los textos y los modificó en función de determinados criterios de decoro.
Acaso lo más llamativo de su actuación bajo ese criterio sea cómo opera con "La Xudit". En el XVIII un lluanquín, González Villar, había escrito un poema de ese nombre contando, sobre el libro homónimo de la Biblia, un episodio muy celebrado en la época, tanto en la literatura como en la pintura, el de la decapitación de Holofernes por la judía. Ahora bien, el texto de Villar contiene versos de una vulgaridad espantosa, como estos del comienzo: "Ya desque comiemos los panizos / tenemos reventando la barriga, / y los güeyos están apegadizos / sin que quepa en butiellu una formiga; / ya que de llonganices y chorizos / vos pudiesteis fartar sin dexar miga; / y dempués que cenasteis ensin suelu / ya vos lleguen les tripes al gargüelu. / Y mirar todos col candil encesu / si falta del llugar dalguna vaca, / que yo fasta estrumiar esti lluviesu / ñista tayuela estó fechu una estaca.
Tanto debió de espantar a Caveda este poema que decidió escribir él otra Xudit (o acaso encargarla) no sólo eliminando esas vulgaridades, abundantes en todo el texto de Villar, sino sustituyendo su estilo pedestre por otro más elevado o "poético". De la misma manera, y ahora tal vez únicamente por razones de decoro literario, elimina del Dido y Enees marirregueriano y del Hero y Lleandru del mismo los epitafios finales, que desentonaban del resto de ambas composiciones tanto por la métrica (décimas frente a octavas) como por su carácter didáctico o de moraleja (rompiendo así la "gratuidad" literaria del texto) y por su chocarrería. Casos de menor entidad podrían ser aducidos aquí en esa línea del rechazo de lo vulgar o pedestre. Así, un "¡Xuro a Dios!" que recogen el único manuscrito de "El caballu overu" que conocemos y una nota de González Posada sobre el mismo, lo sustituye (o lo prefiere, si existe otra fuente) por un "¡Votambriós!", sin duda para evitar la expresión malsonante.
En el ámbito lingüístico, por ejemplo, elimina las palatalizaciones iniciales de palabras como ñeñu o ñarices o las del artículo y los pronombres (llos, llas, llo?), casi generales en los manuscritos que a él llegaron (por lo que hoy conocemos), pero que le debieron de parecer o arcaicas o excesivamente dialectales; lo que implica, sin duda, la idea de un estándar canónico para la lengua asturiana, al menos la literaria.
Pero su actuación va más allá. [...............................]

Una ocasión pa lleer, comentar, comprar o regalar d'equí a Reis

0 comentarios
Una invitación pa ustedes, pa que la llean. Pa los amigos, pa que-yos la regalen. La mio novela No miréis al mar. Un ésitu ente los sos llectores. Un llibru que pasa revista a la sociedá española contemporánea y, especialmente, asturiana. Una novela complexa lliterariamente y enllena erotismu. La primer novela mía en castellán.

Hai tamién edición dixital (No miréis al mar).

Felicitación d'añu nuevu

0 comentarios







Pa lleer, comprar, regalar y comentar d'equí a Reis

0 comentarios
DE LES HORES Y LES MEMORIES
Pontiga, 20
ISBN: 978-84-8053-782-7
14 x 21 cm || 84 páxs. || PVP: 10 €
Hai más d’una década que Xuan Xosé Sánchez Vicente nun publica un llibru de poesía. Esti qu'equí presentamos ye una obra de madurez, na que l'autor algama gran altor llíricu y na que'l yo poéticu s'amuesa rescamplante. Ye esta una poesía del sosiegu y de la serenidá que da l'aceptación de la vida y de la muerte. En poemes de corte clásicu que s'allarguen como l'alcordanza, va esgranando Sánchez Vicente los grandes temes de la lliteratura universal, el pasu del tiempu, el amor y la muerte, con versos trescalaos de serena señardá polo perdío y de referencies lliteraries al tiempu que la naturaleza va, a poco y a poco, ganando protagonismu.
Xuan Xosé Sánchez Vicente (Xixón, 1949) ye un nome imprescindible de les lletres asturianes: poeta, narrador, dramaturgu y articulista agudu y reflexivu, la so obra, bayurosa y variada, empobina yá'l camín de los clásicos. Asina los sos poemarios «Camín de señardaes» (1980), «Poemes de Xixón» (1981), «De reidores costes» (1988), «...Y de llastientes picos» (1999) y «As de corazon/es/y/es» (2001).

Felicitaciones e idioanopsia (felicitaciones y presidentes)

0 comentarios
(Trescribo, como davezu, los primeros párrafos)
L'aprecederu

Felicitaciones e idioanopsia

La ausencia del asturiano en las tarjetas navideñas de los presidentes del Principado y de la Xunta

30.12.2015 | 04:08
Felicitaciones e idioanopsia

Ya saben ustedes que este año han vuelto a lucirse. El Presidente del Gobierno, don Javier, y el de la Xunta, don Pedro. Ambos han mandado sus felicitaciones en varios idiomas. Don Javier, en concreto, en catorce, entre ellos el coreano, el japonés o el chino (sí, sí, con sus caracteres como pinturitas y todo), pero, naturalmente, no lo han hecho en asturiano, como en todos los años anteriores.
Constituye ello una evidencia de que nuestros gobernantes tienen el gen de la idioanopsia, un gen arcaico y probablemente africano que incapacita para ver las cosas inmediatas y solo permite ver a lo lejos (del Payares para allá).
[..............................................................................................................................]

Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (CCLX)

0 comentarios
Sigo colos arreyos y modificaciones al mio Diccionariu asturianu-castellanu.






rellavicu, m. Recoveco, vuelta y revuelta de un lugar u objeto. || 2. Rincón, escondrijo o lugar retirado. || 3. Trabajo o labor de escasa importancia.
rellumera, f. Acción y efecto de rellumar. || 2. Brillo, destello, luz muy viva.|| 3. Relumbre de un farol o foco luminoso. || 4. Pesca nocturna con luz, que atrae el pescado.
rellumerar, v. intr. Relumbrar. || 4. Resplandecer. || 5. Destacar o sobresalir en una actividad o en el seno de un grupo.
remolina, m. Remolino, movimiento giratorio y rápido del agua, aire o polvo. || 2. Grupo de cabellos cortos que crecen en distintas direcciones. || 3. Barullo, confusión,  lío, conjunto de cosas o personas mezcladas de forma desordenada. || Andar a la remolina, andar mareado. 2 De un modo bruto o torpe.
remoyu, dial. remueyu.  

Los incendios d'ayer (II)

0 comentarios
Pa Caravia, a partir del meyudía.



Los incendios d'ayer (I)

0 comentarios
Eso que se ve al fondu nun ye'l sol al riscar, son reflexos d'un incendiu y les ñubes de fumu que suben al cielu. Hacia les 11 la mañana d'ayer.
L'incendiu, qu'equí vemos sobre la costa nun ta ehí, sinón al interior, probablemente na rimada sur d'El Sueve (dalgunos paisanos decíen que debía ser p'hacia La Viescona).



Pa lleer, comprar, regalar o comentar d'equí a Reis

0 comentarios
Recuérdovos que podéis disponer de dos noveles míes más, en castellanu, de non menos interés que la última (Bajo el viaducto / Al pie del viaductu):

No miréis al mar y Retrato de desposados con panamá al frente. D'esta última doivos una crítica qu'Óscar Roces Arboleya tuvo a bien faceme.


La mio última novela en castellanu, Retrato de desposados con panamá a su frente, sigue gociando d'ésitos de públicu y de crítica. La novela ye, como se sabe, un retratu de la sociedá asturiana a lo llargu'l sieglu XX, per un llau; per otru, l'análisis de la evolución d'una familia, especialmente dende'l puntu de vista de la so protagonista.

Llanto equí la cabera de les crítiques que se publicaren en prensa (les privaes siguen llegándome a diariu):

Retrato de desposados ...

«Retrato de desposados con panamá a su frente»

La nueva novela de Sánchez Vicente ofrece un singular dibujo de la sociedad

En mi último artículo en la prensa asturiana, intuí el carácter epilogal de la trayectoria de Joaquín Pixán, el Schipa asturiano, quien, agotada la sensibilidad de una sociedad artrítica, puso rumbo artístico hacia las cálidas latitudes sureñas de España. En cambio, nada hay de punto final en esta nueva aparición para comentar la obra de otro insigne asturiano, Xuan Xosé Sánchez Vicente, y, más en concreto, de su última novela «Retrato de desposados con panamá a su frente». Poliédrico relato que narra la historia de una casería, La Canga, desde su creación en los años veinte, bajo el impulso innovador del matrimonio formado por Lola y Laureano, hasta su venta y demolición en la década del presente siglo.

Si consideramos la trayectoria vital del escritor, era totalmente previsible que los distintos moradores de la casa sufriesen los sucesivos regimenes políticos del siglo XX. El recuento histórico, salpicado de algún momento melodramático al modo de un «Lo que el viento se llevó» y, en otros muchos, de un heroísmo a prueba de Gigantes, podría lastrar la atención del lector hacia somnolientas profundidades. Sin embargo, la plúmbea armadura histórica emergerá, desde el negro estructural, en luminiscentes colores verdes, azules y grises justo cuando el avezado escritor entrega parte de su pluma al poeta salvador del erial literario asturiano en el último siglo. En este sentido, no es difícil reconocer en los lienzos de Evaristo Valle a algún cura muñidor y glotón como el don Severino de la novela; un hacendado enamoradizo y galante como don Aurelio; un médico europeo y liberal a la manera de don Andrés; aquellos mendigos que todos conocimos y nada tenían de haraganería, sino de indomable humanidad como el probe Eusebio el Trapes; o a Terio, un asalariado a unas horas hombre y a otras tantas, máquina. Esta autoría societaria, que enriquece visualmente la trama construida por Sánchez Vicente, permite comprender, a su vez, la distancia que separa a Valle del resto de artistas: Asturies ha sido una patria sin poeta, pintada por el más descriptivo y jocoso de nuestros narradores.

Era muy probable, igualmente, que una línea de pensamiento técnico-económica guiase esta historia. Como en el punto anterior, sólo la cercanía de los aconteceres economicistas pudiera liberar la prolija anotación de los progresos propios de una comunidad occidental. A esa casa llega el primer signo de industrialización con la puesta en marcha de una fabrica quesera; también la mecanización, con la compra de una máquina segadora; la asociación agraria, de la mano de la primera cooperativa lechera asturiana; la comunicación, cuyos medios virarán por primera vez su objetivo hacia las gentes de campo; la profesionalización, al generalizarse la contratación laboral ajena; o la competición, con la pujanza de certámenes provinciales de ganado. Estas transformaciones alejarán la casería asturiana del antiguo régimen, del autoconsumo y, en muchos casos, de la mísera supervivencia, para instalarla, según palabras de John Berger, en la senda unidireccional del progreso, esto es, en una rentable granja capitalista.

Sin embargo, la singularidad de esta obra se halla en el dibujo de una sociedad que, satisfecha ahora en su esfuerzo pasado, desarrollada y en disposición al consumo, vencedora, cree ella, en la democracia, es convocada por una aldaba severa y misteriosa del pasado, por un arcano que pudiera golpearla, turbarla o enajenarla en su nuevo orden. Con una habilidad como pocos habíamos soñado, con una ductilidad sólo apreciable en más de una lectura, el escritor coloca esa máxima expresión del espíritu que es el canto, ese arte volátil y efímero del presente y a la vez mensaje corpóreo de los antepasados por repetición inmemorial y encadenada, en los más trascendentes ritos de paso cíclicos y vitales del ser humano. Laureano, por un lado, arrancará su voz al compás efervescente de la primera sidra; etílica y sublime culminación de las duras labores del año y de nuestra producción agropecuaria. En otra dimensión, como un secreto de alcoba, privado y reconcentrado fue el canto de Laureano el día de su matrimonio. A pulmón abierto, como interlocutora una inmemorial noche cósmica, desafiante con los hombres, con una rabiosa intención testamentaria, también cantará Laureano en la hora de su muerte brutal.

Aunque caminemos ricos y satisfechos hacia algún sitio, quizá un niño, un sueño o una canción nos recuerdan que una ancestral tierra inmóvil algún día nos reclamará sin excusas y lo hará, previo análisis de la idoneidad refertilizadora de nuestros detritos, con benevolencia hacia unos pocos y hacia casi todos, con justa impiedad.

Llegarán, sin duda, excelentes novelas de un autor que, a día de hoy, ha producido un perenne fruto en los sabidos ámbitos lingüísticos, las recuperaciones artísticas, la praxis política o la semiótica colectiva. El momento en que este visionario jovellanista, solapado entre eficientes virreyes ministeriales y torpes reyezuelos comarcales inhaladores de la energía, deje de caminar sobre el tiempo laberíntico de un pueblo que no merece más, nuestra delectación lectora se volverá doblemente literaria, doblemente gozosa. No nos importará que se mueva cerca del desubicado magicismo sudamericano o que, casualmente, caiga en las manos necrófilas de los insuperables escritores leoneses, siempre que abandone el trillado tiempo histórico y camine sobre un espacio detenido, sobre cualquier tierra. Sepa nuestro escritor que para nosotros Ainielle está ubicada en León, la Omaña de La fuente de la edad es una región semimontañosa de Asturies y que la próxima Canga pasará a llamarse, con toda seguridad, Thrushcross Grange. De momento, disfruten de esta novela que aún oscila entre lo prometeico y lo simbólico.

Ps. ¡Ah! no olviden que «Retrato de desposados» también es una magnífica novela policiaca. Hay dos asesinos, un solo cuerpo del delito y un testigo. Los confesos son un servidor breoganés del orden y un famélico educador emérito; la víctima yace en la morgue, inerme; y el desamparado testigo se suicida momentos antes de las vistas. Veamos si descubren ustedes el verdadero asesino. Una pista: l'enemigu, dende siempres, tá dientro.

Óscar Roces Arboleya en La Nueva España del 04/04/2011

Entrevista en LA NUEVA ESPAÑA, el 26/12/05

0 comentarios
XUAN XOSÉ SÁNCHEZ VICENTE | Presidente del PAS, profesor jubilado de Lengua y Literatura y autor de "Picu'l Sol", una selección de los artículos que ha publicado desde los años ochenta

"El único discurso es el que llega de Madrid, no hay opinión pública asturiana"

"En treinta años la agricultura y la ganadería tenderán a desaparecer, y - quizá crezca el turismo; de industria, quedarán Arcelor y la alta tecnología"

26.12.2015 | 03:54
Xuan Xosé Sánchez Vicente, en un céntrico café gijonés.
Xuan Xosé Sánchez Vicente, en un céntrico café gijonés.
Xuan Xosé Sánchez Vicente (Gijón, 1949), presidente del PAS, profesor jubilado de Lengua y Literatura, asturianista firme y articulista tenaz, acaba de publicar "Picu´l Sol", una selección de colaboraciones, en su mayoría en el diario LA NUEVA ESPAÑA, durante los años 2012 al 2014, con temática variada y mirada lúcida. Escribe de política, de economía y, sobre todo, de Asturias y de los asturianos.
-¿Cuánto tiempo lleva escribiendo artículos?
-Desde principios de los ochenta. Eche cuentas.
-¿Se reconoce en el Xuan Xosé Sánchez Vicente articulista de hace 35 años?
-Por supuesto. Mi visión del mundo sigue siendo la misma.
-Y mire que el mundo cambió...
-Cambió en muchas cosas, en otras no tanto. Yo soy de los que opinan que la esencia del ser humano se mantiene desde los neandertales y aún más atrás. Se expresaban, pensaban y rendían culto a los muertos. Y buscaban explicaciones, como hacemos nosotros: qué somos y adónde vamos. Preguntas inevitables pero sin ningún sentido.
-¿Por?
-Porque no tienen respuesta.
-Su visión es pesimista. Casi se diría que catastrofista.
-El único discurso que vale es el que llega de Madrid. No existe opinión pública asturiana porque nunca tuvimos la idea de Asturias como conjunto. Somos capaces de poner en marcha una enorme emocionalidad cuando hablamos de Gijón y de Oviedo o cuando salimos a la calle con una bandera porque Fernando Alonso gana una carrera, pero, más allá de estas cosas, todo es menosprecio hacia lo nuestro.
-¿Cómo explicar esa tendencia al menosprecio sin echar mano del masoquismo?
-Es difícil, pero hay ejemplos a montones. En tiempos de Trevín, Asturias y Cantabria organizaron dos exposiciones parecidas. La de Cantabria se titulaba "Cántabros, el origen de un pueblo", y la de Asturias "Ástures, pueblos bárbaros en la frontera del Imperio". Es la idea que tenemos de nuestros propios orígenes, unos bárbaros a los que vinieron a salvar. En cualquier lugar de España, usted entra en una cafetería, pide un agua mineral y se la dan de algún manantial de la zona. En Asturias, encontrar un agua de aquí requiere ser como Diógenes con su candil. Puede parecer anecdótico, pero nuestra forma de ser supone una permanente pérdida de riqueza y empleo.
-¿Hablamos de nacionalismo?
-No. No hablo de eso. Hablo más bien de mentalidades, de una curiosa incapacidad para transmitir lo que tenemos y lo que somos, una tierra con dos siglos de Historia como Estado, por ejemplo. Hablo de una comunidad donde en 2003 el PSOE asturiano cometió el disparate de apoyar el federalismo asimétrico en España, que es como aceptar que me quiten a mí les perres para dárselas al otro, que es más guapo. Ocurre también con los sectores nacionalistas de izquierda, que siempre apoyaron a opciones como Batasuna o ERC. Se querían parecer a ellos porque lo que faltaba era proyecto propio.
-Grandones para unas cosas y, quizás, demasiado cohibidos para otras.
-El grandonismo es un discurso ficticio que permite soportarnos a nosotros mismos y tapar la ausencia real de un interés por lo nuestro. El grandonismo es autoengaño, falsa conciencia. Somos muy autodestructivos. Junto a ese exceso de "Asturias es España y lo demás tierra conquistada", vivimos en el recelo hacia el otro. El "esti, ¿que querrá?" o el "cómo va a triunfar esti, si ye vecín míu", como si la cercanía fuera un problema. Eso sí, todo ello contrasta con la admiración con la que miramos a los que vienen de fuera.
-¿Es un problema sociológico más que político?
-Claro. Es una cuestión de identidad como pueblo más allá de lo epidérmico y lo festivo. Ese interés por lo nuestro del que le hablaba está muy por debajo del que puedan tener los sorianos o los segovianos por su tierra. En Asturias seguimos mirando para atrás. Es como si lleváramos décadas caminando en sentido contrario al mundo y a la Historia.
-¿Soluciones?
-No las veo. Lo siento.
-En Asturias hay talento.
-Es verdad. Hay un sector de la sociedad que apenas tiene voz en los medios de comunicación. Visibilizarlo nos ayudaría a fomentar esa perspectiva colectiva que tanto necesitamos.
-¿Cómo se imagina Asturias dentro de treinta años?
-Con menos población, por supuesto. La agricultura y la ganadería tienden a desaparecer y quizá crezca algo el turismo. Y en cuanto a la estructura industrial, quedará Arcelor, si es que tenemos suerte, e industria de última tecnología.
-¿Ha votado en estas elecciones?
-Voté por correo. Voto siempre, lo considero una obligación moral y social. Un solo voto no va a ningún sitio, pero está bien participar en las elecciones, aunque solo sea para evitar que nos gobierne el peor.
-¿Lamentó alguna vez el sentido de su voto?
-Hombre, yo votaba al PAS, y, como se puede imaginar, muy convencido. Pero cuando no nos presentábamos, jamás tuve la sensación de haber cometido un error.
-Una visión del mundo desde Asturias.
-Vivimos épocas en las que todo el mundo opina. Sólo basta subir al móvil la primera caxigalina que se nos ocurra. No existe pensamiento, solamente impulsos, reacciones inmediatas y espontáneas. Un mundo banal y efímero. Recuerde qué quedó de la Primavera Árabe. Todo cambia muy rápidamente, pero la corriente de fondo de la opinión pública se mueve lenta. Llegas a los veinte años con el almacén lleno de datos y prejuicios. Somos conservadores, no sólo a la hora de votar.

Los incendios d'ayer (II)

0 comentarios
Pa Caravia, a partir del meyudía.




Y l'incendiu d'esta tarde

0 comentarios
Pa Caravia, a partir del meyudía.


L'incendiu d'esta mañana

0 comentarios
Eso que se ve al fondu nun ye'l sol al riscar, son reflexos d'un incendiu y les ñubes de fumu que suben al cielu. Hacia les 11 la mañana.
L'incendiu, qu'equí vemos sobre la costa nun ta ehí, sinón al interior, probablemente na rimada sur d'El Sueve (dalgunos paisanos decíen que debía ser p'hacia La Viescona).



De les hores y les memories (el caberu llibru de poesía de mio).

0 comentarios

Esti ye'l regalu de Pascues que me fai José Luis Argüelles, periodista, escritor y críticu lliterariu, con nota sobresaliente en toes estes xeres.
Agradézo-y el regalu, ensin dulda un daqué desaxeráu pa los mios méritos. (El reportaxe, en LA NUEVA ESPAÑA D'AYER, SÁBADU).

El callejón de las fieras

Horas y memoria de Sánchez Vicente

Un corredor en el país de lo accesorio - El escritor, el político, la cultura asturiana - Final de un silencio poético de diez años

27.12.2015 | 03:53
Xuan Xosé Sánchez Vicente.
Xuan Xosé Sánchez Vicente.
Si los asturianos no fuéramos tan propensos a cultivar la anécdota, lo accesorio, y a dejar lo fundamental para más tarde, hace tiempo que Xuan Xosé Sánchez Vicente estaría reconocido como lo que es, un escritor y un intelectual de primer nivel sin el que es imposible entender el sostenido renacimiento de la cultura asturiana a lo largo de los últimos cuarenta años. Un corredor de fondo. Y no lo digo para amañar un tropo, porque también se toma muy en serio lo de hacer unos cuantos kilómetros todos los días -sin corbata, eso sí-, muy seguidor del consejo de Juvenal.
Visto con la perspectiva que concede el tiempo, su razonado y razonable empeño tiene algo de asombrosa quijotería frente a la conjura de quienes han hecho todo lo posible para que olvidáramos lo que mamamos con la primera leche, que escribió Jovellanos, nada sospechoso, supongo, de anticipar con su ilustrada prosa el "asturchalismo" que "sensatos" y "biempensantes" (las hemerotecas me socorren) atribuyen a quienes vemos en el bable un romance tan apto para cantar y contar como lo es el castellano de estas líneas. Aunque a estas alturas del nuevo siglo el asunto esté tan claro y no dé para un conflicto filológico más, aún hay quien se empeña, como hemos visto hace nada, en resucitar polémicas sin otra sustancia que la descalificación de esquina.
Sánchez Vicente ha estado en otra cosa de más enjundia, como podrá comprobar cualquiera que teclee su nombre en el buscador de Google: poemarios, novelas, ensayos, diccionarios, cuentos, teatro, artículos? A este escritor sin desmayo, ningún género literario le es ajeno. Es casi tan oceánico como Pla, el gran prosista catalán, de quien dicen que escribió más de 30.000 páginas, y quizás tan importante como aquél en la modernización y enriquecimiento de una lengua que hace sólo cuarenta años, en el paso de la dictadura a la democracia, parecía condenada a un uso social fragmentario y tenida como lengua literaria para divertimentos o desahogos sentimentales menores.
Bueno, Sánchez Vicente estuvo ahí desde el principio, en la formación misma de Conceyu Bable, aquella asociación creada en 1974 sin la que la cultura asturiana no sería hoy tal y como la conocemos. Desde su primer libro, "Camín de señardaes" (1980), quedó claro que era uno de los autores importantes de la época literaria y cultural que ahora llamamos Surdimientu y de la que él mismo levantó acta en una crónica que abarca el período que va de 1975 a 1990. Siendo como es uno de los autores insoslayables de la literatura asturiana contemporánea, tengo para mí que su infatigable actividad política como fundador y presidente del Partíu Asturianista (PAS), diputado en la Junta General desde 1991 a 1999, además de forjador junto al fallecido Sergio Marqués de un asturianismo de centro-derecha que tuviera alguna operatividad, ha ocultado su obra literaria. No todo el mundo ha seguido al político en su viaje desde un partido que se declaraba marxista (el PSP de Tierno Galván), al PSOE después, y ya desde principios de los años ochenta hacia un regionalismo que ha ido modulándose desde posiciones de inspiración liberal.
Creo, sin embargo, que la vocación primera y última de Sánchez Vicente es la literatura. Soy uno de esos lectores que se alegra de su probada capacidad para reservarle tiempo a la escritura, aún en los momentos de mayor dedicación a la labor parlamentaria o de partido. Por eso ha sido un gozo leer estos días "De les hores y les memories" (Trabe), donde recuperamos a un poeta más sabio y hondo si cabe. Hacía diez años que su autor no publicaba versos. Este libro, de gran brillantez formal -incluye alguno de los mejores sonetos que se han escrito en asturiano- y de aquilatado entendimiento con la vida, es uno de esos inesperados y gozosos regalos del tremendo año que acaba.

Güei, en LNE

0 comentarios
(Trescribo, como siempre, los primeros párrafos).

L'aprecederu

Drones, pites y promeses

Un posible uso de los aparatos voladores dirigidos a distancia

27.12.2015 | 03:53
Drones, pites y promeses
Ya saben ustedes de sobra lo que son los drones. Y persaben que se van encontrando para ellos cada vez nuevas funciones: desde aquellas a las que los destinan los ejércitos, al empleo que les dan empresas civiles. En Asturies, hemos sabido recientemente que Correos anda probando cómo utilizarlos para llevar la correspondencia a Sotres, Bulnes y Poncebos cuando el invierno (que este año, por cierto, parece que sí lo ha comido el lobo, a ver si lo devuelve) dificulte o impida el acceso.
Y, a propósito, se me ocurre ahora que bien podría ser utilizado el nuevo aparato volador para fines políticos por parte de la ciudadanía. Recordarán ustedes que, durante un tiempo, partidarios de la cooficialidad del asturiano intentaron amargar al expresidente Areces sus jornadas persiguiéndolo por las calles o irrumpiendo en sus actos con un personaje vestido de pita amarilla, que le recordaba su falta de compromiso con el asturiano.
Pues bien, al modo de la pita mariella y reivindicativa, los electores podrían servirse de drones para perseguir a aquellos de entre los elegidos que no cumpliesen sus promesas. [...............................]

Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (CCLIX)

0 comentarios
Sigo colos arreyos y modificaciones al mio Diccionariu asturianu-castellanu.



regata, f. Ranura. || 2. Surco por donde discurre el agua. || 3. Arroyo de muy poco cauce. || 4. Regata, competición de barcos. || 5. Deseo de alguna cosa. Ú. m. en plur.
regüetudu, a, o, adj. Cuesto, empinado.
reidoriu, dial. V. raedoriu.
rellamber, v. tr. Relamer, volver a lamer. || 2. prnl. Lamerse los labios. || 3. Gozarse con anticipación de una cosa. || 4. Desbordarse el líquido que se vierte por una jarra de pico al no tener suficiente cauce. || Que nun se rellambe, impaciente o alterado.
rellampagar, v. intr. Relampaguear, producirse relámpagos.

Entrevista en La Nueva España

0 comentarios

(Trescribo los primeros párrafos.)
XUAN XOSÉ SÁNCHEZ VICENTE | Presidente del PAS, profesor jubilado de Lengua y Literatura y autor de "Picu'l Sol", una selección de los artículos que ha publicado desde los años ochenta"El único discurso es el que llega de Madrid, no hay opinión pública asturiana"

"En treinta años la agricultura y la ganadería tenderán a desaparecer, y - quizá crezca el turismo; de industria, quedarán Arcelor y la alta tecnología"

26.12.2015 | 03:54
Xuan Xosé Sánchez Vicente, en un céntrico café gijonés.
Xuan Xosé Sánchez Vicente, en un céntrico café gijonés.

Xuan Xosé Sánchez Vicente (Gijón, 1949), presidente del PAS, profesor jubilado de Lengua y Literatura, asturianista firme y articulista tenaz, acaba de publicar "Picu´l Sol", una selección de colaboraciones, en su mayoría en el diario LA NUEVA ESPAÑA, durante los años 2012 al 2014, con temática variada y mirada lúcida. Escribe de política, de economía y, sobre todo, de Asturias y de los asturianos.
-¿Cuánto tiempo lleva escribiendo artículos?
-Desde principios de los ochenta. Eche cuentas.
-¿Se reconoce en el Xuan Xosé Sánchez Vicente articulista de hace 35 años?
-Por supuesto. Mi visión del mundo sigue siendo la misma.
-Y mire que el mundo cambió...
-Cambió en muchas cosas, en otras no tanto. Yo soy de los que opinan que la esencia del ser humano se mantiene desde los neandertales y aún más atrás. Se expresaban, pensaban y rendían culto a los muertos. Y buscaban explicaciones, como hacemos nosotros: qué somos y adónde vamos. Preguntas inevitables pero sin ningún sentido.
-¿Por?
-Porque no tienen respuesta.

[...................................................................]

Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (CCLVIII)

0 comentarios
Sigo colos arreyos y modificaciones al mio Diccionariu asturianu-castellanu.




refleitar, v. tr. Reflejar, hacer cambiar la dirección de la luz, el calor, el sonido o algún cuerpo elástico después de un choque. || 2. intr. Formar una superficie lisa y clara la imagen de algo. || 3. Ser indicio, producto o consecuencia de algo.
refrontada, f. Regaño, reprensión. || 2. Mala constestación.
refrontar, v. tr. Regañar. || 2. Reprender. || 3. Dar una mala constestación.
refuelle, m. Especie de red con mango utilizada para pescar en el río. || 2. Arte de pescar con refuelle.
regal, m. Canal situado en el centro de una calle, por donde en lo antiguo se avacuaban los desechos y corría el agua de lluvia.  

Premios Timón

0 comentarios
PREMIOS TIMÓN 2016:
Esther García López, Pilar Sánchez Vicente y Ramón d'Andrés.
¡Norabona!
http://arribada.wordpress.com/…/eshter-garcia-lopez-pilar-s…




NORABONA A LOS TRES Y, CÓMO NON, ESPECIALMENTE -ENTENDERÁSE- A LA MIO HERMANA

El problema del PSOE y de la sociedad española

0 comentarios
(Este artículo se publicó en LNE del 02/11/12, hace algo más de tres años. En él se señalaba cuál era el principal problema del PSOE y de la voluntad ciudadana que lo nutre. Ayer, igual que hoy).

                              ¿RENOVACIÓN DEL PSOE O DE SUS VOTANTES?


               El nuevo desastre electoral del PSOE, esta vez en Galicia y en Euskadi, ha hecho que muchos analistas se pregunten por su inmediato futuro y por su porvenir. Y ello por tres razones, la primera porque es y sigue siendo un partido capaz de formar mayorías o de articularlas en todo el Estado; la segunda porque constituye, junto con el PP, el único partido que, con posibilidad de gobernar, aparecía, hasta ahora al menos, como una formación del conjunto de España; la tercera porque, de hecho, y pese a algunas proclamas ocasionales, se ha venido comportando como un partido de centro o, si se prefiere, estabilizador o del sistema.
Los votantes que han causado defección en sus filas lo han hecho en tres direcciones: hacia el PP (en número limitado, poco más de 700.000 en las últimas generales), hacia la abstención, en la más amplia mayoría, hacia opciones radicales o nacionalistas (en Euskadi y Galicia, en este caso). Las que se han señalado como causas de esa deserción de confianza han sido varias y contradictorias: su excesivo nacionalismo en Cataluña y Galicia y, a la par, su escaso entusiasmo por él; el que diga cosas distintas en cada sitio y el que haya abandonado su esencia obrera, unitaria e igualitaria a favor de políticas minoritarias y «vanguardistas»; que no haya profundizado lo suficiente en este ámbito; que se haya vendido al capitalismo y a los bancos; la «herencia de Zapatero». Un ejemplo individual lo encontramos en Félix de Azúa, quien el 21 de enero de este año manifestaba a La Nueva España que «El PSOE, a menos que se produzca un cambio brutal y podamos volver a votarlo, nunca más va a regresar al poder». Y señalaba que el PSOE ha abandonado todos los principios —éticos, políticos, estéticos y morales—  que lo caracterizaban como un partido de izquierdas y serio, es más, «los había traicionado».
No vamos a analizar la coherencia de esos argumentos con la realidad. Solo señalar que fueron los gobiernos de Zapatero los que suscitaron el entusiasmo popular durante ocho años, así que invita a la meditación el pensar cómo lo que provocó el éxtasis pueda ser la causa de la desafección posterior.
Pero quizás un punto de vista más acertado para entender el proceso sea indagar en el tipo de personas que suelen constituirse en votantes del PSOE. El núcleo fundamental de los mismos lo constituyen aquellos para quienes las siglas son su única iglesia, a tuerto o a derecho, y sean cuales sean las políticas del PSOE. Un segundo amplísimo grupo lo constituyen quienes aúnan el rencor por la memoria de la guerra civil y el franquismo (vivida o aprendida en las narraciones de los mayores), la consideración de la derecha como la encarnación del mal y, por tanto, como el enemigo permanente, la visión de los empresarios como explotadores y un anticlericalismo más o menos militante. En el tercero se agrupan aquellos que podríamos etiquetar como los del «por qué me quieres, Andrés», los que entienden que el socialismo constituye, sobremanera, reparto, en especial si se «quita» a los ricos y a los poderosos. Naturalmente, son las tres variables que se reparten en mayor o menor medida en los individuos, aunque formen acúmulos estadísticamente cuantificables. A ello ha de sumarse un discurso generalizado que busca la igualdad y la justicia, aunque, con frecuencia, no actúa en meridad de altruismo, sino que encubre otras pulsiones o voluntades.
De este tipo de votantes es fácil que los del segundo grupo abandonen la referencia socialista cuando el PSOE aparece como demasiado «centrado»; los del tercer grupo, cuando ya no hay «daqué» y llegan las políticas de austeridad.
Es evidente que, en el futuro, la desafección y el cansancio que el tiempo irá trayendo con respecto al PP, la mala conciencia de los fieles de la iglesia socialista por haber permitido que gobernase la derecha y un discurso que les haga creer que escuchan lo que quieren oír en cuanto parezca atisbarse la posibilidad de volver al poder concitarán otra vez en torno a sus filas a los suyos. Ahora bien, el problema va más allá.
Como la mayoría de los partidos —no todos— de la izquierda democrática europea, el discurso del PSOE sobre la realidad del mundo y las soluciones que para corregirla daba se basaba sobre una análisis que nunca había sido cierto y, por lo tanto, proponía unas recetas que nunca habrían sido certeras. En las últimas décadas las realidades de que se hablaba se habían evaporado por completo y lo que se decía sobre el mundo era como el eco de un eco. Ahora bien, esa evanescencia daba la impresión de que funcionaba por dos razones: la primera porque existía un numeroso grupo de seres humanos a los que se había instruido desde su juventud en que esa era la única sólida realidad, y, de ese modo, las palabras que convocaban ese constructo ficto suscitaban la adhesión (capitalismo, mercados, bancos, empresarios, explotación…) incondicional hacia quienes las pronunciaban. La segunda, y principal, porque la existencia de un potente capitalismo de estado (propiciado, por cierto, por las dos sucesivas dictaduras españolas: ENSIDESA, CAMPSA, HUNOSA, INI, TABACALERA…), una moneda propia y un ámbito económico nacionales, posibilitaban manipular los precios, trasladar costos al futuro, empobrecer ocasionalmente a todos sin gran dolor, entregar parte de la riqueza del conjunto de los españoles a los favorecidos con el trabajo en las empresas públicas o en la administración, etc. Pero es evidente que nuestro marco económico —globalización mercantil y financiera, moneda europea, transferencia de soberanía a ámbitos supranacionales— ya no permite todo eso.

          El problema es que muchos de los que piden la renovación del partido de Pablo Iglesias, piden precisamente eso: que vuelva lo que ya no puede ser y aun lo que nunca pudo haber sido.

Periquí anda'l Conseyeru d'Educación y Cultura

0 comentarios
Escazobiellando ente llibros pa los ñetos, atopo esti:




Clarín tornáu pol Conseyeru.

Ente la cretinez, la fatura y la sirvengoñería

0 comentarios

Cabalgatas de Madrid con reinas magas


Pero nun vos estrañéis, ye lo que son.

Felices PASCUES

0 comentarios

Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (CCLVII)

0 comentarios
Sigo colos arreyos y modificaciones al mio Diccionariu asturianu-castellanu.



recontiar, v. tr. Recontar, volver a contar. || 2. Hacer recuento. || 3. Reforzar con uno o más encontos. || 4. Enfoscar, tapar con argamasa los huecos o desconchados de una pared. || 5. Pintar una pared con cal y arena. 
recontiáu, m. Acción y efecto de recontiar. || 2. Argamasa, pasta hecha con agua, cal y arena, que se emplea en las obras de albañilería.
rédanu, dial. V.  rédenu.
reduña, f. Preocupación, inquietud. || 2. Obsesión. || En reduñes, m. adv. en busca de, con intención de.
refastiar, v. intr. Ensoberbecerse, crecerse de soberbia. || 2. Disfrutar sin ton ni son de un bien que antes no se tenía. || 3. Hartarse de un alimento sabroso o de una cosa placentera por excesivo o reiterado disfrute de ellos
. || 4. Hastiarse de una cosa de la que hasta un momento determinado se vino disfrutando o gozando. || 5. Sumirse en una situación de hastío o indiferencia hacia las cosa por exceso de comodidades o molicie. || 6. Disfrutar mucho, pasarlo muy bien. || 7. tr. Malcriar a un niño o enviciar a una persona por exceso de mimos, cuidados, caprichos o placeres.

refastiáu, ada, ao, p. p. de refastiar. || 2. adj. Ensoberbecido. || 3. Que lo repugna todo por tenerlo en abundancia.


Felices PASCUES

0 comentarios



La Xunta Xeneral, impresentable, como siempre

0 comentarios
Acaba de llegame una felicitación navidiega de la Xunta y del Presidente.

Impresentable, como siempre: Ta en castellanu y n'otres llingües. L'asturianu, como siempre "nin ta nin se lu espera".

Esto nun pasa más que n'Asturies, y ye lliteral, non una esaxeración. La idoanopsia que nos calteriza, especialmente, a los sacramentaos colos votos.

¡En fin, a fin de cuentes esto ye lo que vota'l pueblu!

Pa lleer, comprar o regalar estes Pascues y Reis (yá que sois toos ricos cola llotería)

0 comentarios
DE LES HORES Y LES MEMORIES
Xuan Xosé Sánchez Vicente
Pontiga, 20
ISBN: 978-84-8053-782-7
14 x 21 cm || 84 páxs. || PVP: 10 €
Hai más d’una década que Xuan Xosé Sánchez Vicente nun publica un llibru de poesía. Esti qu'equí presentamos ye una obra de madurez, na que l'autor algama gran altor llíricu y na que'l yo poéticu s'amuesa rescamplante. Ye esta una poesía del sosiegu y de la serenidá que da l'aceptación de la vida y de la muerte. En poemes de corte clásicu que s'allarguen como l'alcordanza, va esgranando Sánchez Vicente los grandes temes de la lliteratura universal, el pasu del tiempu, el amor y la muerte, con versos trescalaos de serena señardá polo perdío y de referencies lliteraries al tiempu que la naturaleza va, a poco y a poco, ganando protagonismu.
Xuan Xosé Sánchez Vicente (Xixón, 1949) ye un nome imprescindible de les lletres asturianes: poeta, narrador, dramaturgu y articulista agudu y reflexivu, la so obra, bayurosa y variada, empobina yá'l camín de los clásicos. Asina los sos poemarios «Camín de señardaes» (1980), «Poemes de Xixón» (1981), «De reidores costes» (1988), «...Y de llastientes picos» (1999) y «As de corazon/es/y/es» (2001).
Mercar el llibru: http://www.trabe.org/llibru.asp?id=2236

Una perbona sobre los malditos del bable

0 comentarios
(Contada por Xurde Morán)

Cuando'l Pryca de Xixón (Los Fresno) dexó de llamase Pryca pa pasar a ser Carrefour.

"Esto ye cosa de los del bable que pasen el día tocándonos los coyones y queriendo inventar nomes pa too. Ye Pryca de tola vida y ahora quieren que lo llamemos Carrefour".

Palabres del Papa en Kenia

0 comentarios
Al mismo tiempo, invitó a Kenia y a todo el mundo a identificar atentamente las raíces de los problemas, ya que «la violencia, el conflicto y el terrorismo se alimentan del temor, la desconfianza y la desesperación que nacen de la pobreza y la frustración».


Respecto a la primera, el papa reiteró que los gobiernos deben garantizar el acceso a la educación y al mercado laboral para los jóvenes, «porque sin esto no hay futuro». «Si un joven no puede estudiar ni trabajar, ¿qué puede hacer?: delinquir, caer en las dependencias (drogas), suicidarse o enrolarse, engañado o seducido, en una actividad que le demuestra un fin en la vida», señaló.

Otra vez: Andalucía y Asturies

0 comentarios
Non ente Diego Terreros y Teodoro Cuesta, sinón per Mariano Rajoy y Carlos Herrera:

Veo'l títulu d'un artículu de Carlos Herrera n'ABC, "La mascá", que trata del puñetazu que-y dieren al Presidente'l Gobiernu. 
Lleo, pero nun acabo de saber qué significa'l títulu, o meyor, desconozo dafechu la palabra. 
Y, d'esmenu, daqué desurde nel mio cerebru: "a ver si esi mascá ye'l nuestru mazcada, 'tortazu'". 
Y voi al diccionariu la RAE y atopo:


2. f. vulg. And. Golpe a puño cerrado y de abajo arriba en la mandíbula.
3. f. vulg. And. Puñetazo en la boca.

(Lo de "vulg.", nun fai falta señalalo, significa "vulgar").



CARLOS HERRERA

La mascá


Mira per ónde: Andalucía y Asturies, otra vegada conectaes.