Lilium naranxa

0 comentarios

Lilium naranxa, 10/06/17.

Lilium rosa

0 comentarios


La Miñota, 10/06/17.

Más de la ponte colgante L'Arena-San Esteban

0 comentarios

Mándame esti recorte de periódicu un amigu de L'Arena. Nos siguientes presupuestos hubo 500 millones, si nun recuerdo mal, y la obra taba yá licitada cuando entraron los socialistes y lo esficieron.

En cualquier casu, que vaiga agora p'alantre.

simpreflorida

0 comentarios

Siempreflorida, el 04/06/17.



A. Lastra y los principios de Bolivia

0 comentarios
Lastra pone a Bolivia como ejemplo de Estado plurinacional

Ta estudiando tamién si, además del artículu 1º, el de la plurinacionalidá (güeyu, que quier decir "autonomía"), incorporar a la Constitución Española el 8.1 de la Boliviana, que diz esto:

 Artículo 8. I. El Estado asume y promueve como principios ético-morales de la sociedad plural: ama qhilla, ama llulla, ama suwa (no seas flojo, no seas mentiroso ni seas ladrón), suma qamaña (vivir bien), ñandereko (vida armoniosa), teko kavi (vida buena), ivi maraei (tierra sin mal) y qhapaj ñan (camino o vida noble).

 ¡Oye, pa una de Ribesella, nun ta mal!

Les primeres mazanes

0 comentarios
Enta mazanines o mazanuques. Son solarines, el 04/06/17.



Güei, en LNE: Puente colgante sobre el Nalón

0 comentarios
(Trescribo, como davezu, los primeros párrafos)
L'aprecederu

Puente colgante sobre el Nalón

Una iniciativa que cuenta con el impulso de los vecinos de la zona y que quedó suspendida

19.06.2017 | 03:15
Puente colgante sobre el Nalón
A finales del Gobierno de Sergio Marqués quedó consignada en los Presupuestos una partida para erigir una pasarela o puente colgante entre las dos orillas d'El Nalón, entre L'Arena y San Esteban. En aquella iniciativa presupuestaria se hallaba nuestra mano pero, sobre todo, el impulso de vecinos de la zona, que habían tenido la idea y le habían dado la fuerza de convicción suficiente para que se plasmara en un compromiso legal y cuantificado. (Quiero, por cierto, destacar de entre el meritorio grupo de vecinos al ingeniero Andrés Rodríguez Cuervo).
Los argumentos en que se sustentaba la demanda son los mismos que ahora la siguen haciendo necesaria: facilitar la comunicación entre los habitantes de ambas orillas -tan inmediatos visualmente y tan lejos por carretera- y el atractivo turístico que el puente constituiría para la comarca (ya Rodríguez-Vigil había soñado con revitalizar la zona a fin de compensar la decadencia con respecto a su pasado esplendor).
Pues bien, licitada ya la obra y presentados tres proyectos, llegó el comandante, digo don Vicente Alberto, y mandó parar. ¿Sólo porque no era iniciativa socialista?  [...................................................]

Fernando Lastra y la pregunta más intelixente

0 comentarios
Nel congresu'l PSOE.

La más intelixente (nun sé si hubo más, preguntes non, "intelixentes").

"Y esto, ¿pa quién ye?" Esto ye, esi barullu de la "plurinacionalidá" (de naciones ensin selo, o, como digo yo, "de la puntina nada más") ¿a quién va empobináu?, ¿a quién quier contentar?

Porque si ye a los independentistes nun val pa nada, y si ye pa lo de la sardana y les espardeñes, pues yá ta.



azucenes

0 comentarios
Güerres, el 04/06/17.




Aeonium atropurpureum

0 comentarios
Un regalu que nos fixeren. Tresllantáu, espoxiga bien. El xermanu, un daqué más curiosu, robárennoslu. ¡Hai xente pa too! 
El 04/06/17.


Les primeres mazanes

0 comentarios
Entá mazanuques o mazanines, son solarines. El 04/06/17.



flores de feixoa y feixoa

0 comentarios
El 04/06/17


Aeonium atropurpureum

0 comentarios

Aeonium atropurpureum. El 04/06/17. Espoxigó rápidamente. Por ciertu, un xermanu d'esti, recién llantáu, entraren a robalu. ¡Hai xente pa too, como diz!

Axenuz

0 comentarios
El 04/06/17.



Güei, en La Nueva: "Trágala"

0 comentarios

(Trescribo, como davezu, los primeros párrafos)

Trágala

El intento de sacar los coches de las ciudades

13.06.2017 | 03:43
Trágala
Conocen ustedes de sobra el origen de la expresión, la canción que los liberales cantaban tras el alzamiento de Riego para chinchar al Rey felón y los absolutistas: "Trágala, perro, trágala ya (la Constitución)".
Pues bien, nuestro tiempo se ha convertido en una permanente sucesión de trágalas mediante los cuales un grupo de personas, no muy amplio en general pero con un especial predicamento o aura, impone sus caprichos, manías o preferencias al resto del mundo. Digamos que su prejuicio o tópico se convierte en ideología -discurso que se pretende totalizador para explicar o arreglar el mundo- y después se transforma en un trágala que se intenta imponer o se impone a los demás.
Uno de esos prejuicios es el que hace del coche la quintaesencia del mal y trata de vaciar de él las ciudades, convirtiendo a los ciudadanos en entusiastas usuarios del de San Fernando o en diarios practicantes de la caballería en biciclo. En Xixón acaba de tomar cuerpo municipal una manifestación de este prejuicio ideológico: se pretende que los vehículos automotores circulen a veinte por hora en tres zonas (centro, Laviada, La Arena). Naturalmente, las contrapartidas, aparte de la peatonalización, serían el transporte público y la bicicleta.
No ignoro que este discurso ni es privativo de Xixón ni de España; tampoco que es la propia DGT la que desde 2014 viene impulsando esta propuesta prejuiciosa a favor de la práctica inmovilización del vehículo privado.
Dejemos de lado un par de cuestiones no menores: la de la dificultad de circular a veinte por hora (hay que ir prácticamente en primera y mirando al cuentakilómetros de forma permanente) y el que, según los expertos, a esa velocidad se contamina más.
Vayamos al núcleo de la propuesta, su significado profundo. Se trata de construir una ciudad pensada para quien no trabaja, para quien ya está retirado o en paro, pero que, además, no tiene demasiados años. Para quienes tienen que desplazarse de un lado a otro con rapidez (no digo como Fernando Alonso cuando no tenía un motor Honda, no, digo, con rapidez) esa situación del tráfico es insufrible. Y la mezcla de falta de aparcamiento (o su existencia únicamente bajo la modalidad de pago) y de calles peatonales convierte en un tormento su trabajo para repartidores, reparadores o comerciales, que necesitan acercarse al punto de servicio con sus mercancías o su caja de herramientas.
Y no digamos nada de esa pretensión de que utilice del transporte público quien tiene que desplazarse por la ciudad para trabajar: es mucho más lento y provoca muchos lapsos de espera entre conexión y conexión. Pero, además, para las personas mayores o con dificultades de movimiento, esa ciudad, que parece ideada en el mismo ensueño de convivencia con que se diseñaron aquellos carteles que hicieron ganar a Felipe González las primeras elecciones, no los ayuda, pues necesitan ser transportados desde su portal hacia su destino y vueltos a él para poder tener la máxima movilidad.
¿Y qué decir de esa testonería de que todo el mundo caballeree en bicicleta para la vida ordinaria del trabajo, cuando pocos lo quieren? [..............................................................................................]

Hortensies

0 comentarios
El 04/06/17.



Ave del paraísu

0 comentarios
Yá un daqué "fané y descangallada". 



Axenuz

0 comentarios
El 04/06/17. La Miñota, Güerres,



Flores de feixoa y feixoa

0 comentarios

La Miñota, el 04/06/17.


Hortensies blanques

0 comentarios
La Miñota, Morís, Güerres, el 04/06/17.





0 comentarios

En La Miñota, Morís, Güerres, el 04/06/17.



¿Pero estos de Qatar nun son los del Barcelona?

0 comentarios

Arabia Saudí y sus aliados árabes rompen con Qatar al que acusan de financiar el terrorismo yihadista







¿Una palabrina? ¿Daqué desplicación?

Globos a les diez de la mañana d'un día buxu

0 comentarios
El 02/06/17.  Cayes Fuente del Real y Alfonso Camín. Xixón.





Güei, en LNE: Palanganeros

0 comentarios
(Trescribo, como davezu, los primeros párrafos)


Palanganeros

Los socialistas asturianos, ante la España "plurinacional" que quiere Pedro Sánchez

06.06.2017 | 02:01
Palanganeros
¡Aleluya! Pedro Gailo, digo, Sánchez, ha pronunciado las palabras divinas y los socialistas asturianos han corrido a proclamar que quieren que España sea "plurinacional". ¿Qué significa eso? ¿Es ahí "nación" un término que incluya el derecho a tener un Estado propio (versión Pedro Sánchez 1)? ¿Tal vez sólo "nación la puntita nada más", el derecho a presumir de sardana, castells y lemosí -o, en actual, catalá- (versión Pedro Sánchez 2)? ¿Acaso ese estado plurinacional será una república sinalagmática y conmutativa, al modo Pi Margalliano? No se rompan la cabeza: ellos tampoco lo saben, pero, así y todo, han corrido a formar parte de la charanga que sigue a don Pedro, digo, Sánchez.
¿Serán conscientes de que si de verdad pretenden modificar los artículos correspondientes de la Constitución deberán contar con dos tercios de las Cámaras, disolver las Cortes, esperar a que las nuevas lo refrenden y someter la reforma a referéndum? ¿Con quién piensan contar para ello? ¿O es que están maquinando alguna añagaza que sortee la ley o convocar, tal vez, Cortes constituyentes?
Pero aceptemos que todo ello no sea únicamente una pura logomaquia de don Pedro y algunos de los suyos seguida con entusiasmo ciego por sus secuaces. Supongamos que lo llevan adelante. ¿Piensan de verdad que van a contentar con eso a los independentistas de aquí o de allí? ¿Que se van a detener éstos en su impulso por unas palabritas de más o menos, especialmente si la plurinacionalidad es la de "la puntita nada más"? Es decir, que, al respecto, es toda esa algarabía absolutamente inservible. Aquí a alguien le falla algo.
¿Y cuáles van a ser las "naciones" de ese estado plurinacional? ¿Lo va ser Asturies? Es seguro que no. Desde luego, los socialistas de entre los Arbasios y el Cantábrico ni se lo plantean. Pero si en un estado hay naciones y no naciones, las naciones tendrán privilegios sobre aquellos territorios que no lo son. ¿O es que nadie se acuerda del cupo de Euskadi? ¿O de cómo era el estatuto catalán salido de las Cortes con el voto del PSOE, en que había limitaciones a su aportación al resto de España, capacidad para decidir cuestiones en el resto del Estado, pero no del resto de las comunidades en la suya; e incluso, un compromiso de inversiones en un plazo determinado (¡en un Estatuto!)?
[..........................................................................................................................................]

milamores blancos y rosa

0 comentarios
Llastres, el 05/07/17.



milamores, viesca, mar

0 comentarios
Llastres, el 05/07/17.


Yá se sabe

0 comentarios
El Islam es una religión de paz (y suma y sigue).

milamores, carbayu, mar

0 comentarios

Llastres, el 05/07/17.




carbayu, mar, milamores

0 comentarios
Llastres, el 05/07/17.



En LNE: Impuestos, presupuestos, trampantojos

0 comentarios
(En la Nueva de 31/05/17)

Impuestos, presupuestos, trampantojos

Sobre la plusvalía, el tributo que grava las herencias y las cuentas del Gobierno de la nación

31.05.2017 | 03:44
Impuestos, presupuestos, trampantojos
El Constitucional acaba de pronunciarse en contra de una normativa radicalmente injusta: la que permitía a los ayuntamientos cobrar una plusvalía sobre la venta de un inmueble cuando esta no se había producido. Operaban los ayuntamientos con un valor catastral atribuible al inmueble y un aumento de valor determinado en virtud del tiempo transcurrido entre la entrada en posesión del bien y su enajenación. Y así, a tuerto o a derecho, ese era para la Administración el valor del bien enajenado, hubiese sido vendido en esa cantidad o en una inferior. Y sobre esa tasación había que pagar.
Esa, digamos, exacción venía produciéndose desde siempre, pero la crisis, la caída del precio del metro cuadrado construido y la necesidad de vender habían producido que esa injusticia o atraco legal se hubiese generalizado. Tras la sentencia del Constitucional toca cambiar, al menos en los casos en que se ha producido una depreciación del bien tal que no se han producido plusvalías o se ha perdido dinero sobre el valor inicial. Pero sigue funcionando la normativa que estima cuánta plusvalía ha debido producirse, y sobre esa estimación sigue gravándose la venta en caso de que sí haya habido ganancia en la transacción.
El de sucesiones, un impuesto muy relacionado con el anterior, ya que una parte notable de las herencias están constituidas por inmuebles, está siendo hoy fuertemente cuestionado: en primer lugar, porque recae primordialmente sobre bienes reiteradamente gravados, las casas -inicialmente, con la compra, y anualmente, con el IBI-; porque castiga el ahorro, en segundo lugar; porque es desigual su carga en el conjunto de España, finalmente. Quienes lo defienden arguyen que el impuesto contribuye a paliar las desigualdades, en cuanto eliminaría, en parte, una ventaja del heredero sobre quienes no heredan patrimonio.
Es un argumento ideológico muy discutible, pero, en todo caso, lo que deberían señalar quienes piden la supresión del impuesto es de dónde se va a detraer el equivalente en ingresos. Porque aquí todo el mundo quiere eliminar impuestos o aumentar servicios, sin señalar o querer señalar de dónde va a salir el numerario para cubrir los gastos ya existentes o los nuevos.
Y eso nos lleva a la farsa de la tramitación de los presupuestos (que aún no sabemos si llegarán a buen puerto o no). Es sencillamente sorprendente desde un punto de vista intelectual que quienes no quieren que existan presupuestos de este Gobierno y que han, por tanto, laborado para ello, pretendan después introducir enmiendas a fin de que sus preferencias de gasto desplacen a las de aquellos que sí han firmado los presupuestos. Y, más que eso, resulta una especie de manifestación de una concepción del mundo milagrera el pretender que las partidas de gasto se incrementen indefinidamente, sin acertar a balbucir de dónde puede salir el dinero para tal fin.
Pero así son las cosas, lo que parece irracional o mágico en la política -incluso en la mensurable, como lo son los presupuestos- funciona perfectamente: se trata de decir a las parroquias propias lo que quieren oír y señalar ante ellas lo maligno que es el enemigo, sin que se haga patente, claro, cuál es nuestra responsabilidad en ello.
Con esos trampantojos se satisface a los de uno y se conquista a quienes están predispuestos a ello. Y así funciona. Exigiendo, incluso, algunos partidos que se pongan en marcha obras que, pese a estar anunciadas en su día, jamás fueron ejecutadas durante el tiempo en que ellos gobernaban, aquí y en Madrid.
Pero eso es exactamente un trampantojo, lo que engañando a la vista confunde también la percepción de la realidad.

Carbayu y mar

0 comentarios

Llastres, el 05/07/17.