Güei, en LNE: ¡Vaya Administración!

0 comentarios
El barullu de les oposiciones a celadores y el Conservatoriu del Valle del Nalón.


Narcisos mestos, mariello y naranxa

0 comentarios
Homes y muyeres adoraben al guapu, al perfectu Narciso, pero él rechazábalos a toos. La ninfa Eco, que por disgustar a Hera taba condenada a repetir les caberes palabres que-y dirixeren, enamoróse tamién d'él. Un día Narciso sintió'l roíu d'ella, que taba escondida nel bosque, y entrugó: "¿Hai daquién equí?" y ella arrespondió: "equí, equí". Como Narciso nun la veía mandóla salir. Ella, entós, salió y confesó-y el so amor. Él, como a toes, desprecióla, y entós ella, dolida, gurdóse nuna cueva hasta consumise, de mou y manera que d'ella nun quedó otro que la voz (l'ecu). 
Némesis, la diosa la venganza, fizo que Narciso s'enamorara de sí mesmu al espeyase nuna fonte. Y ellí quedó, incapaz d'abrazase, hasta que se tiró a lo fondero la fonte. Ellí, na so memoria, desurdió una flor, el narcisu.





Un riscar en Xixón

0 comentarios
Pásenme esti videu d'un riscar en Xixón. Son de Fototino. ¡Magnifiques! Gracies al autor, al que nun conozo, y felicidaes.


https://photos.google.com/share/AF1QipMQb0wSSJykSDM2jbYRdSWWbm31MsnqF4CDAzF4ZROaK2NrL5ydfgth2ucyu1_MXw/photo/AF1QipOHCCNpd8oDIo-taDkG3Hy2Gkb2OKIfhOjQCz8o?key=cjJlQkpqRDhYWFZrYjREa3NfUGhaLXl0czA4UXlR

Narcisos

0 comentarios
Homes y muyeres adoraben al guapu, al perfectu Narciso, pero él rechazábalos a toos. La ninfa Eco, que por disgustar a Hera taba condenada a repetir les caberes palabres que-y dirixeren, enamoróse tamién d'él. Un día Narciso sintió'l roíu d'ella, que taba escondida nel bosque, y entrugó: "¿Hai daquién equí?" y ella arrespondió: "equí, equí". Como Narciso nun la veía mandóla salir. Ella, entós, salió y confesó-y el so amor. Él, como a toes, desprecióla, y entós ella, dolida, gurdóse nuna cueva hasta consumise, de mou y manera que d'ella nun quedó otro que la voz (l'ecu). 
Némesis, la diosa la venganza, fizo que Narciso s'enamorara de sí mesmu al espeyase nuna fonte. Y ellí quedó, incapaz d'abrazase, hasta que se tiró a lo fondero la fonte. Ellí, na so memoria, desurdió una flor, el narcisu.



Xacintos

0 comentarios
Los homes enamorábense de Xacintu. El primeru fue Tamiris, un cantor, al qu'otru amante de Xacintu, el dios Apolu, dexó ensin voz, vista nin memoria. Céfiru, el dios vientu, celosu d'Apolu, un día en qu'esti taba enseñando a Xacintu a tirar el discu, disvió'l discu y fízolu estrellase contra la cabeza de Xacintu. De la sangre derramao desurdió una flor, el xacintu (Hyacinthus spp., de la familia de les Liliaceae).







El Gran Libro de la Mitología Asturiana

0 comentarios

Editáu por Trabe. Somo autores Xesús Cañedo y yo. 194 páxines. Tolo que se pue decir sobre la nuestra mitoloxía clásica.

Llibru: Partíu Asturianista: Trenta años d'historia

0 comentarios

Pal que quiera saber: documentos programáticos, congresos, propuestes, lleis, iniciatives, coses que resolvimos o pusimos en marcha, coses que fuimos los primeros en ver o entamar. Ehí ta too.

Verdaes sobre'l coche eléctricu y la ecoloxía "pa ricos"

0 comentarios
https://www.lne.es/sociedad/2019/02/10/prohibir-fabricacion-coches-combustion/2424486.html

"Prohibir la fabricación de coches de combustión es una monstruosidad"

La industria de automoción "está temblando", alerta Vicente Garrido, presidente de Lingotes Especiales

Lloreos puyando la flor,

0 comentarios
Cabueñes, La Llaboral, el 27/02/19.




Almendros

0 comentarios
Xixón, Viesques, campus, 21/02/19.



La cabera novela mía. Bajo el viaducto

0 comentarios

Los conflictos sociales, políticos y sindicales en Xixón nuna historia personal. Ta llegando a términu la quinta novela. N'interné hai versión n'asturianu.

En LNE.es: ¿para qué querían elecciones?

0 comentarios
El enllace:


https://afondo.lne.es/opinion/para-que-querian-elecciones.html


Un políticu en Guillermo Brown

0 comentarios
Lleo n'El rei de mayo un de los relatos de Guillermo el incomprendido:

[A Guillermo] Le disgustaban los hechos, le disgustaba que le sujetasen a detalles y le disgustaba tener que contestar preguntas. Como político, le hubiera esperado un gran porvenir.

Na tele y na radio: disparates

0 comentarios
En TVE, meyudía. La Junta de Andalucía entrega medalles pol rescate de Julen, el probe neñu del pozu de Totalán (28/02/19)

"Entrega el premiu -diz la locutora- a la Brigada de Salvamento Marítimo d'Asturias".

Cope. Parte de les 2: "El Rei firma güei la convocatoria d'elecciones. Mañana publicaráse nel PSOE (por BOE).

¡Toos abducíos!

Magnoliu xaponés

0 comentarios
Colunga,  El Monumentu, 25/02/19.




Güei, en LNE: Bebe y vive muchos años

0 comentarios
L'aprecederu

Bebe y vive muchos años

A propósito de un mensaje hallado en una jarra del siglo V

"Bebe y vive muchos años, buen hombre". Es el deseo grabado en una jarra que, allá por el siglo V, poseía el dueño de la casería de Veranes, en Xixón.
Uno, que tiene una cierta emoción patriótica y que se siente ligado a la larga historia de nuestra tierra, ya muy anterior a los romanos, y, desde luego, constituida como colectividad con lazos entre sí e identidad mucho antes de Covadonga, sigue con interés cada hallazgo de nuestro pasado, tanto tiempo despreciado o minusvalorado por la mirada dominante entre nosotros, esa abultada hipermetropía que sólo permite ver con claridad lo que hay más allá del Payares.
De entre los datos más significativos de nuestra identidad se encuentra el que constituye un elemento de una cierta importancia en mi próxima novela: en el siglo II, la muralla de Adriano marcaba la frontera entre lo que hoy son Inglaterra y Escocia. Pues bien, en su vigilancia, hay tres agrupaciones de tropas auxiliares peninsulares, dos de Asturi, y, significativamente, otra de Hispani. La épica medieval señala también esa singularidad.
[..............................................................................................................]

Retrasos, informalidá y nueves xeneraciones

0 comentarios
Voi a la Seguridá Social, al especialista. Fallen dos persones seguides. Coméntolo cola enfermera. Dizme qu'igual vienen una hora o dos más tarde. Frecuente. Que los mayores de 40 o 45 años respeten la hora la cita, pero que munchos de los d'eses edaes p'abaxu lleguen cuando quieren y reclamando.

Coméntolo a la hora comer con un pariente que trabaya nos servicios. Diz que la so experiencia ye la misma: queda a una hora nuna casa. Llama, nun hai naide. Llama per teléfonu. ¡Ah!, olvidóseme.

¡Les xeneraciones meyor preparaes de la historia! Y, con esa informalidá, toos voten. Y yá ven, nes encuestes, a quién voten.

¡Pa esixir los sos derechos, naturalmente!

Narcisos

0 comentarios
La Miñota, Güerres, 24/02/19



Escapu y muerte del agave

1 comentarios
Cuando los agaves echen esi escapu o biltu, quen florez y fructifica. La planta muerre entós.


Marina

0 comentarios
Llastres, el 16/02/19. La playa La Griega.


Agave (y 2)

0 comentarios
Otru, el 16/02/19.


Riscar (y 3)

0 comentarios
El 16/02/19. Llastres.



Llaste'l sol na mar

0 comentarios
El 16/02/19. Llastres




Cagarrionales n'El IES El Piles

0 comentarios
El 20/02/19.

Como tolos años, les primeres florines aprucen nos primeros díes de febreru; a mediaos, estes cagarrionales, ñisales o prunales (Prunus Pisardii, Prunus cerasifera atropurpurea) tán cuayaes de flor.



Güei, en lne: Las cuentas y los milagros

0 comentarios

Las cuentas y los milagros

Los ingresos no llegan para lo que gastamos, pero a los partidos les parece irrelevante

23.02.2019 | 23:26
No hace falta que los abrume con los datos: tenemos una deuda equivalente a casi toda la riqueza que producimos en un año; sólo de intereses pagamos más de 30.000 millones cada doce meses; el déficit de la Seguridad Social (la recaudación de las pensiones) es de 15.000 millones anuales, y, de momento, en aumento; el déficit del Estado (es decir, el pufo) para este año se presupuestaba en el 1,3% sobre el PIB, se estimaba que no bajaría del 2% con los presupuestos sanchinos y ahora, sin ellos, calcula la ministro del ramo que llegará al 2,4%; el número de desempleados, en mejoría, está en el 15% de la población activa.
Esas son nuestras cuentas, que, como puede ver un invidente -si es que no está imbuido de la fe ciega del sectarismo, al que la evidencia, como decía Aristóteles, impide ver, al igual que la luz al esperteyu-, no llegan para lo que gastamos, y nos hacen deber aún más cada año por aquella deuda que en cada ejercicio producimos.
Pues bien, para una no pequeña parte de los partidos políticos, organizaciones cívicas y personas esta realidad es irrelevante. En la práctica se comportan como "mentalidades-Moisés", para las que la riqueza sería un maná que descendería del cielo a su demanda; o como creyentes en "el burru gacarriales", el burro del cuento al que bastaba levantarle el rabo para que eyectase reales, que serían hoy euros.
Con la doble misión de sustentar esta visión a la par ciega y milagrosa, el paisaje se ha poblado de palabras mágicas, como "justo" o "digno" ("salario mínimo justo", "pensiones dignas"), que parecen decir algo, pero que nada dicen. Porque todo puede aspirar a ser más para ser justo o digno, sin que quiera decir que pueda serlo. ¿O acaso no es más justo o digno que en vez de envejecer no lo hagamos? ¿O que en vez de tener un tipo poco elegante tengamos uno extraordinario? ¿O qué?? Bueno, esto no lo digo.
Pero la realización de esos términos -dejando a un lado la contradicción parcial de intereses entre empleado y empleador, que es otra cuestión- no depende de la necesidad del demandante o de sus esperanzas de nivel de vida, sino de la posibilidad de que puedan hacerse efectivas porque la realidad económica lo permita.
Vayamos, por un poner, al salario mínimo. Como ustedes saben, los sindicatos, la patronal, PP y PSOE habían pactado subidas progresivas del salario mínimo a lo largo de tres años, desde el 2017, hasta llegar a 772,80 euros mensuales en 2109 y 850,08 euros en 2020. Haciendo mangas y capirotes de estos acuerdos, PSOE-Sánchez y Podemos-Iglesias pactan para 2019 un salario mínimo, "justo" de 900 euros. Pero la cuestión no es saber si esa subida viene bien a quienes la alcancen, si es "justa", sino si es posible para muchas empresas (a los 900 euros hay que añadir unos 58 más de Seguridad Social y algún otro costo) o, en otros términos, si la productividad del trabajador generará esos beneficios más, naturalmente, los de la ganancia empresarial.
[......................................................................................................................................]
En todo caso, la cuestión de la subida del salario mínimo ha dado lugar a ejemplos cómicos de la mentalidad económica milagrera. Así, la diputada podemita Tania Sánchez se jactaba en un artículo publicado en LA NUEVA ESPAÑA del 02/02/2019 de que la subida del salario mínimo a primeros de año no había hundido en empleo y, en alguna medida, sostenía que el crecimiento del empleo en los tres últimos meses de 2018 se había producido no sólo teniendo en cuenta la próxima subida del salario mínimo, sino, venía a insinuar, gracias a ella.
[..........................................................................................................................................]

Agave (1)

0 comentarios
En Llastres, el 16/02/19.


Riscar (2)

0 comentarios
Llastres, 16/02/19.

Dos nueves semeyes.



Riscar (1)

0 comentarios
En Llastres, el 16/02/19.


Güei, en La Nueva España: Veinte años después

0 comentarios
L'aprecederu

Veinte años después

21.02.2019 | 00:52
Bueno, un poco más tarde. En 1995 aparecía un Real Decreto regulando derechos y deberes de los alumnos, fruto de un Gobierno de Felipe González. El texto establecía una filosofía que ha perdurado hasta recientemente y que ha sido una de las causas del deterioro de la convivencia en las aulas. En sustancia, equiparaba, a efectos de faltas y sanciones, la palabra del profesor y la del alumno y establecía un procedimiento contradictorio entre ambos a fin de establecer la verdad. A tal fin un instructor (un "relator") tomaba nota de las negaciones o alegaciones del discente.
Muchos docentes y centros atesoran algunas historias escandalosas de ese procedimiento. En alguna, por cierto, ocurrida en mi centro, intervino como inspector el actual Consejero de Educación.
Unos pocos, aficionados a dar voces en castañéu, levantamos nuestra voz, a la que los mandamases hicieron oídos de mercader.
Y así siguieron las cosas. Cuando el Principado, por ejemplo, en 2007 reguló la misma materia, siguió idéntica filosofía. [............................................]
Ahora el Decreto 7/2019 modifica el rumbo y establece que las palabras del profesor "gozarán de presunción de veracidad". Es cierto que el Decreto desarrolla (¡seis años después!) la Ley 3/2013, a la cual se vieron arrastrados los socialistas. Dejemos, con todo, que el Consejero presuma de la nueva filosofía. [...................................................]

Un llibru perinteresante

0 comentarios

¿Por qué ye interesante? Por tres razones, al marxen de les de la propia biografía d'estos dos artistes, tan importantes na música asturiana. La primera porque ye un análisis perfechu de la nuestra sociedá, de la sociedá asturiana, tan despreciatible de lo propio ("¿Esi?" O "¿Quién ye esi?" son dos de les armes coles qu'operamos pa corta-y les pates a tol que destaque y/o sea distintu), lo que vien a desplicar, según l'autor, "el fracasu" y la vida casi de miseria de los dos artistes.

La segunda, porque nos pinta'l mundu la preguerra y, pal que quiera velo, cómo taba yá ellí asitiada la guerra civil, especialmente ente la xuventú.

La tercera, porque tien un emplegu abundante de vocabulariu y espresiones asturianes, lo que tien la so importancia sociolóxica frente a los que quieren desconocer que l'asturianu fue la llingua coloquial de tola sociedá asturiana durante sieglos, incluso de los profesionales y la xente culto: l'autor, yera, ente otres munches coses, musicólogu, doctor en derechu y xeneral del Exércitu del Aire.

Del feminismu d'ayer al de güei (Dolores Ibárruri)

0 comentarios
1932. Mitin ("mitín", dicen dalgunos falantes) de Dolores Ibárruri nel Fontán (Uviéu). El mitín tien una mena feminista. D'esmenu doña Dolores llevanta les faldes hasta la cabeza. ¿Llevaba bragues? Lo que ye seguro ye que llevaba'l tapín.

Grita: "Hijos sí, maridos, no", ente l'entusiasmu d'una parte del muyeríu.

Yá ven lo que va del femenismu d'ayeri al de güei: a favor del amor llibre, sí, pero en contra del desiertu demográficu. 


(Ehí-yos pongo dos semeyes de doña Dolores, non mui moza, pero más moza de lo qu'apaez nes fotos habituales; por ciertu, la Colau dáse-y un aire).





AL ABELLUGU DEL CAÑU DORÁU

0 comentarios

                   AL ABELLUGU DEL CAÑU DORÁU

              
                                   (Un textu del 23/03/2005)


            En uno de los pasajes más hermosos de la literatura, el libro VI de la Eneida, el protagonista baja a los infiernos. Lo acompaña la Sibila de Cumas y lleva en su mano, como amparo y salvoconducto para abrirse paso en el reino de las sombras, un cañu doráu. Esta rama de hojas de oro sospechan algunos que pudiera ser nuestro arfueyu y que estaría en relación con el culto a los árboles -muy particularmente al carbayu-  y al arfueyu, que los druidas celtas supondrían un instrumento mágico de inmortalidad. James George Frazer, entendiéndolo en ese sentido, ha puesto precisamente ese nombre a su magistral y clásico The golden bough y dedica un extenso capítulo de su obra a esa materia, y, por supuesto, a la conexión de esas prácticas del culto a los árboles, en cuanto relación con la inmortalidad y la renovación de la vida, con el cañu doráu del texto virgiliano.
            El fundador de la futura gloriosa Roma baja al reino de Plutón para conocer su futuro, pero también a ver a su padre, Anquises, a quien ha perdido en una de las etapas de su largo período tras el éxodo de Troya, en Drépano, poco antes de llegar a Cartago, donde ocurrirá el famosísimo episodio de Dido, que tanta descendencia literaria y artística tendrá en los siglos futuros.
            En general, griegos y romanos creen en la existencia de un alma inmortal, separable del cuerpo –preexistente a él-, que sufre juicio en el Hades y, en su caso castigo, aunque, a veces no dejen de asomar dudas: “Quizá esto te parece un mito, a modo de cuento de viejas, y lo desprecias”, le dice en el Gorgias platónico, a propósito de los relatos sobre el más allá y el alma, uno de los interlocutores a otro. Pero, fundamentalmente, esa es la creencia, complementada con la idea de que las almas vuelven a encarnarse hasta purgar sus culpas y poder, así, quedar definitivamente en la estadía de los bienaventurados, los Campos Elíseos o el “espíritu y ánima del mundo” –como manifiesta Anquises a su hijo-, donde recuperan “su pureza del etéreo principio y la centella de impoluta lumbre”.
            Esa inmortalidad del Hades, del reino de las sombras, donde los hombres vagan incorpóreos, sometidos o no a castigo, sin embargo, no la imaginan demasiado venturosa griegos y romanos. Cuando, en la Odisea, el protagonista, que también ha traspasado el Aqueronte, encuentra a Aquiles, éste le dice: “No intentes consolarme de la muerte, noble Odiseo. Preferiría estar sobre la tierra y servir en casa de un hombre pobre, aunque no tuviera gran hacienda, que ser el soberano de todos los cadáveres, de los muertos”.
            Como el fértil en astucias Ulises, Eneas desciende a los infiernos en busca de su rumbo y destinos, sí, pero también, como Orfeo lo ha hecho en pos de Eurídice, llevado por el amor a su progenitor, al que desea ver por última vez. (“sólo pido una gracia –había dicho, antes de iniciar su viaje, a la Sibila- poder llegar a ver a mi padre querido cara a cara”). También su padre esperaba su venida. Estas son sus trémulas y emocionadas (las tomo de la traducción de Javier de Echave-Susaeta, en Gredos) palabras, que no podemos escuchar sin un punto de emoción:
            “-¡Has venido por fin! Tu amor filial, en que tu padre tenía puesta el alma, triunfó de los rigores del camino. Me es dado ver tu rostro, hijo, y oír tu voz que conozco tan bien y hablar contigo. Sí, mi alma lo esperaba. Me imaginaba que habías de venir y contaba los días. No me engañó mi afán.”
            A las que responde su descendiente de forma que no nos sollivia menos:
            “-Tu imagen, padre, tu entristecida imagen, que acudía a mi mente tantas veces, me ha impelido a este umbral. Dame a estrechar tu mano, padre mío, y no esquive tu cuello mis abrazos.”
            Y es ahora cuando la escena, que ha venido suscitando nuestra empatía progresivamente, llega a su cenit, provocando en nosotros la señardá por el profundo fracaso del encuentro, por la terrible decepción con que culmina toda aquella espera de años, todo aquel esfuerzo y riesgo por descender al reino de los muertos, todas aquellas emociones que no tienen dónde descargarse finalmente: “Diciendo esto, las lágrimas le iban regando el rostro en larga vena. Tres veces porfió en rodearle el cuello con sus brazos y tres veces la sombra asida en vano se le fue de las manos lo mismo que aura leve, en todo parecida a un sueño alado.”
            Más allá de la emoción concreta del texto que acabamos de examinar y la traslación inevitable a otras pulsiones semejantes de la experiencia personal o colectiva, no podemos menos que considerar la decepción en él contenida como un más amplio símbolo del fracaso de la experiencia humana, de nuestro carácter contingente y de la fragilidad de nuestras ilusiones y nuestra esperanza. Aunque vayamos en busca de ella protegidos o guiados por el cañu doráu de la utopía, la ideología o la religión.
            De forma semejante, pero con menos calidad literaria y humana casi siempre, ese sentimiento de defraudación con respecto a lo esperado, de éxtasis fallido que desvela la falsedad o maldad de aquello que con tanto entusiasmo habíamos perseguido, aparece en otras obras y movimientos literarios. Con el tono más exaltado del pathos romántico, la historia de Félix de Montemar expresa una idea semejante, cuando el protagonista, tras perseguir ansiosamente a una bellísima mujer, descubre, al abrazarla, que no es otra cosa que la muerte mesada.
             Posiblemente no habrá sido una impresión muy desemejante a la de Montemar, la de abrazar la muerte cuando creían estrechar en sus brazos un ideal, la que habrán sentido los militantes socialistas de Madrid o el socialista xixonés don Fernando Huarte, al descubrir lo que de verdad se oculta tras la máscara de la alianza de civilizaciones con que el Presidente Zapatero permanentemente nos sermobobea y a cuyo reclamo de rama dorada salvadora de la humanidad corren sus secuaces.
Aunque precedentes literarios tan eximios quizás sean demasiado para ejemplificar la distancia que media entre el ideal sopelexáu por la logomaquia de la “alianza de civilizaciones” y la inane realidad que tras ella se oculta. Tal vez sobraría, al respecto, para señalar la distancia entre la realidad y el deseo en la troquelación zapateril, con las palabras con que Lord Chesterfield, advertía a su hijo de cuál era la verdad del sexo, frente a su soñada potencialidad de placer indesmayable: “El placer, momentáneo; el costo, descomunal; la postura, ridícula”.
Quizás los socialistas xixoneses y madrileños empiecen ahora a pensar, tras las recientes experiencias, que las palabras de Lord Chesterfield, más que amonestar sobre el sexo, estaban destinadas a avisar sobre los hueros contenidos reales del cañu doráu zapaterín.

áloes (y 3)

0 comentarios
La Miñota, Morís, el 10/02/19.



Los primeros xacintos

0 comentarios
El 10/12/19. La Miñota, Morís, Güerres.





Los homes enamorábense de Xacintu. El primeru fue Tamiris, un cantor, al qu'otru amante de Xacintu, el dios Apolu, dexó ensin voz, vista nin memoria. Céfiru, el dios vientu, celosu d'Apolu, un día en qu'esti taba enseñando a Xacintu a tirar el discu, disvió'l discu y fízolu estrellase contra la cabeza de Xacintu. De la sangre derramao desurdió una flor, el xacintu (Hyacinthus spp., de la familia de les Liliaceae).

El primer narcisu

0 comentarios
El 10/02/2019


Narcisu, Narcissus, de la familia de les Amaryllidaceae. El so nome tómalu d'un personaxe de la mitoloxía griega, Narcisu (non confundir con Narciso Bello, el del patu Donald), que yera tan guapu que nun aceptaba los amores que-y ofrecíen (yera "desairista", según d'algunes versiones del corridu de Rosita Alvírez, que la mataren por "desairista", por nun querer baillar col que la mató). Pues bien, Narcisu "desairó" a la ninfa Eco, que lu prentendía, y por eso Némesis (la diosa la venganza) condenólu a contemplase permanentemente nel agua una fonte, hasta que, pa vese más, acabó afogándose nella. Nesi llugar, nació, na so memoria, una flor, el narcisu.

Áloes (1)

0 comentarios
En La Miñota, el 09/02/19.


Güei, en LNE.es: Especiales, sí somos

0 comentarios
(Trescribo los primeros párrafos)

L'aprecederu

Peculiares, sí somos

La contradicción entre el proclamar y el ser

11.02.2019 | 01:14
En los últimos meses los asturianos venimos confesando al CIS que somos los más "rebecos" de España o, en otros términos, "los más apolíticos y abstencionistas de España", citando un titular al respecto de LA NUEVA ESPAÑA. En concreto, somos quienes estaríamos más dispuestos a no votar en unas próximas generales, duplicando la media del país; los segundos en manifestar que no tenemos ningún partido "próximo" a nuestro pensar o sentir; la mayoría de los encuestados sostiene que de todos los posibles aspirantes a presidente no quiere a ninguno; nada menos que un 34,7% de los encuestados se manifiesta como "apolítico".
¿Y cómo se compadece eso con que, a la hora de la realidad, votemos en número semejante a como lo hacen en otras regiones? Es más, ¿cómo es posible que quienes han votado al PSOE en las elecciones generales sean quienes peor valoren a Pedro Sánchez?
[.....................................................................................................................]

Los Picos: sofistería y transubstanciación

0 comentarios


(Asoleyóse en La Nueva España del 05/02/2019


LOS PICOS: SOFISTERÍA Y TRANSUBSTANCIACIÓN

Ya conocen ustedes el argumento disociativo de esa Aristóteles del pensamiento filosófico, doña Carmen Calvo (aquella de «el dinero público no es de nadie»): lo que dijo don Pedro Sánchez en la oposición a propósito del golpe de Estado en Cataluña no ha sido dicho por Pedro Sánchez, puesto que, como presidente del Gobierno, ya no es el mismo Pedro Sánchez. Es decir, que una misma denominación, Pedro Sánchez, puede encerrar en sí dos personas distintas en distintos momentos, una auténtica disociación o, por ser más precisos, una auténtica transubstanciación.
No hace falta que les recuerde la larga serie de disparates, de auténticos arbitrismos, que arrancaron desde la ampliación del Parque Nacional de Covadonga hasta hoy: la ignorancia de la Constitución y de la existencia de tres comunidades autónomas con competencia sobre el territorio; el empeño en hacer pasar bajo las horcas caudinas de la administración ecologista a las poblaciones que viven en el territorio «protegido» y algunas de sus actividades.
Desde el primer momento, pues, el parque ha traído problemas, marchas atrás legales e incomodidades e impedimentos para habitantes y ganaderos. Olvidando aquella máxima evangélica de que «no se hizo el hombre para el sábado, sino el sábado para el hombre», administraciones y administradores se han olvidado de lo fundamental: los paisanos, los ciudadanos. «No penséis que el parque es vuestro, han dicho a sus habitantes: es nuestro» Esa frase real, la mentalidad que ella encierra, ha sido la que ha guiado el regimiento del territorio.
A finales del año pasado se presentó el borrador del Plan Rector de Uso y Gestión de los Picos de Europa. Desde el primer minuto no han parado de aparecer críticas al mismo. De los ganaderos y queseros del puertu, por supuesto, pero también de los montañeros y de los científicos. Aquí, en LA NUEVA ESPAÑA, han aparecido artículos de amantes de la montaña, como los de Juan Rionda o Francisco Ballesteros Villar, denunciando la falta de sentido de algunas prohibiciones de tránsito, y, sobre todo, las muy recientes de cinco geólogos y biólogos que parecen evidenciar el desconocimiento o chapuza —eso sí, siempre con voluntad de prohibir— con que se ha redactado el PRUG: protección de plantas que no existen en los Picos y desconocimiento de otras que son endémicas y tienen un alto grado de amenaza; hábitats que no tienen presencia aquí, aunque sí, por ejemplo, en los Pirineos; y otros etcéteras que suponen o falta de estudio o corta y pega de otros planes.
Lo curioso de todo ello ha sido la reacción del Gobierno asturiano y de los responsables del área. No han dicho que sea incorrecto lo afirmado por unos y otros, sino que no deberían opinar sobre un documento que no existe porque no es oficial («opinan sobre un documento que oficialmente no existe», «en realidad, el PRUG aún no existe, pues sólo hay un borrador») y que las opiniones sólo deberían emitirlas cuando el documento pasase de no documento (es decir, de su «inexistencia» actual) a documento (esto es, a su «existencia» futura, una vez en el Boletín). Una vez el documento transubstanciado, pues, ya sería visible y podría ser criticado.
La verdad, tal sofistería me ha hecho reír mucho. Me recuerda a aquellas sutiles disquisiciones escolásticas sobre si era uno quien conducía el gochu al mercado cuando lo llevaba amarrado de la cuerda o era la cuerda la que (o tal vez «quien») lo llevaba.
Lo que es notable es que el socialismo español y el asturiano se hayan convertido ahora a la metafísica argumentación de la transubstanciación como disculpa de sus actuaciones. Pura sofistería. Eso, sí, muy moderna. Tal vez influenciada por la física cuántica.

Güei, en LNE: "Esto me han vuelto mios enemigos malos"

0 comentarios
(Trescribo los primeros párrafos)

"Esto me han vuelto mios enemigos malos"

A propósito de Otín: la tendencia a igualar cortando las patas de quienes son más altos

La frase que el Cid pronuncia al salir de Burgos hacia el destierro. Ha sido lo primero que me ha venido a la mente al leer en LA NUEVA ESPAÑA del 29/1/2019 las palabras (muy meditadas y seguramente corregidas una y otra vez, téngase presente para evaluar el significado pleno de lo que dice) con que Carlos López Otín contesta por escrito a las preguntas del periódico acerca de las murmuraciones en torno a su persona, a propósito de algunos errores, que parecen de detalles en elementos adyacentes, en publicaciones suyas, de hace tiempo la mayoría. No porque yo pretenda comparar a don Carlos con el Campeador, que se ofendería, sino porque en esta historia hay algunos de los mismos procedimientos y causas con los que "los malos mestureros" consiguieron que se mandase al exilio a Ruy Díaz de Vivar.
Pero permítanme que antes de nada señale lo que más me interesa de esas declaraciones del señor Otín, el profundo patetismo que ponen de manifiesto. En primer lugar, el daño que ha padecido: "desde hace año y medio la situación de acoso se volvió insoportable", "pensaba que tenía la mente más fuerte del mundo, sin embargo, un día de primeros de junio esa mente se quebró en pedazos", "perdí mi propósito vital, dejó de interesarme todo aquello por lo que había dado mi vida, e incluso asumí que mi propia vida carecía de sentido". Hubo de recibir asistencia médica y guardar un retiro absoluto, para volver a cumplir sus compromisos. Es revelador que, para subrayar la intensidad y crueldad de ese acoso, haya hecho referencia a que otros científicos sometidos a un cerco semejante se hayan suicidado, abandonado carreras muy brillantes y prometedoras o vivido largos ingresos en centros psiquiátricos. [.................................................................................]

Una entrega nueva d'Asturianos Ilustres (periodistes)

0 comentarios
Del Blog de Feliciano Robles Blanco



https://ilustresasturianos.blogspot.com/search/label/Periodistas

Áloes (2)

0 comentarios
El 10/02/19. Morís, Güerres.



¡Esi preciosu color bermeyu de les sos flores!