Ayer en La Nueva España: Valientes (los que s'enfrenten a matones y asesinos)

0 comentarios
              (Asoleyóse ayer, en La Nueva España)


                        L’APRECEDERU


VALIENTES


No tengo duda ninguna de que, en el conjunto del planeta, y especialmente en Occidente, nos encontramos en el período de más paz de la historia, así como en el de mayor bienestar colectivo. No otra es la situación en España. Con todo, existen en nuestro país elementos de violencia inaceptable, como los crímenes machistas (aunque en esto no estamos peor que otros países europeos, ni muchos menos) y los atracos con sangre y la violencia de bandas, acaso peor que en otros tiempos.


Frente a lo que puede aparecer a veces ante la opinión pública como un estado de cosas agobiante o un clima peligroso (entre otras cosas, porque la información se centra hoy en día, según los medios, en la sangre y en los cuernos), existen actitudes valientes por parte de muchos ciudadanos que traen luminosidad y, dicho metafóricamente, espantan, siquiera sea temporalmente, las tinieblas.


Así, en Londres, durante los atentados islamistas del 3 de junio de 2017, un joven español, Ignacio Echevarría, corrió a defender con su monopatín a una mujer a la que querían apuñalar los asesinos. Ignacio murió en su defensa. Hace pocos días, en un municipio de Sevilla, un vecino, Jesús Rodríguez Prieto, salvo a una vecina a la que su marido tenía encerrada en una habitación a la que había prendido fuego para matarla; para hacerlo hubo de enfrentarse al agresor-carcelero.


Muy recientemente tres vecinos de Xixón, impidieron que un criminal violase a una mujer, a la que ya tenía en el suelo y casi estrangulada. Tras liberarla, dos de ellos, Javier y David Espasandín, corrieron tras de él, pese a sus amenazas de muerte, “para evitar que agrediese a más mujeres”.


Estas personas han actuado con generosidad y altruismo. Movidos por la empatía hacia las víctimas y haciendo caso omiso del peligro que corrían, del que eran conscientes, nos dan una perspectiva más luminosa de nuestra sociedad.



Premiu Nacional de Lliteratura: agradecimientos

0 comentarios


             Premiu Nacional de Lliteratura: agradecimientos:

             Dende'l martes hasta güei a esta hora, 13, 17 del xueves, tiénenme felicitao na entrada del facebook qu'a ello-y dedico 545 persones mediante iconu, 565 con escritura. La entrada compartióse 27 vegaes. Al marxen d'ello, más d'un par de docenes de persones ficieren una entrada personal pa felicitame, y neses entraes colgaren, a la so vegada, felicitaciones decenes de persones.

             A toos ellos, a los que llamaren per teléfonu y a los que me pararen pela cai, munches gracies.  
           
             Por ciertu, a los que m'ecribieren nel facebook conteste-yos personalmente a toos, si a dalgún nun lo fice, pasóseme o perdílu nel barullu.

            A toos, otra vegada, tamién a los que nun lo ficieren pero pensárenlo o tán nello, a los que se-yos pasó, a los llectores de la mio obra, al xuráu que me dio'l premiu y a l'Academia, que lu convocó.

             Peragradecíu. ¡Munches gracies!

Guillermo Brown y dellos políticos

0 comentarios



A Guillermo el colexu aburríalu siempre. Disgustábenlu les feches, disgustába-y que lu suxetasen a detalles, disgustábalu el tener que sometese a preguntes. Como políticu diba tener un gran porvenir.


¿Paezse a daquién?


(La cita, d'"El rey mago", en Guillermo el incomprendido, Molino, Barcelona, 1979, páx. 115.)





Güei, en La Nueva España: Desafección y masas neutras

0 comentarios

Desafección y masas neutras

La tendencia a culpar a la Guerra Civil y al franquismo de todos los males de la sociedad actual

Hagan sus cábalas y apuestas: el votu del PSOE n'Europa sobre Puigdemont y Comin,

0 comentarios

                        (Asoleyóse en La Nueva España del 19/1/20)


                      HAGAN SUS CÁBALAS Y APUESTAS 

LA PIEDRA DE TOQUE

El Parlamento Europeo acaba de aceptar a trámite la petición de la Justicia española para que se levante la inmunidad a Puigdemont y Comin, recientemente constituidos como europarlamentarios. Es sabido que ambos son prófugos desde hace dos años y que tienen pendiente un juicio por sedición y malversación. En caso de concederse el suplicatorio podrían ser extraditados y juzgados.

Quienes deben pronunciarse sobre la demanda de la Justicia española son los diputados europeos, españoles y no españoles, de izquierdas, de derechas y de otros discursos. Y ahora pueden hacer ustedes sus cábalas y sus apuestas. ¿Qué van a votar los parlamentarios del PSOE y de ERC en la cámara europea?

Es evidente que el PSOE tiene con ERC una serie de compromisos en torno a la cuestión catalana (entre otros, lo que oculta el xibolete de “desjudicializar la política”) que lo llevarían a votar negativamente al suplicatorio. Ahora bien, ¿va a votar el PSOE contra la Ley y la Justicia española y a favor de la comisión de delitos? ¿Va implícitamente a declarar nula la legislación al respecto y a desautorizar a los tribunales? Y, si no lo hace, ¿qué va a pasar con sus acuerdos con ERC, el apoyo de estos a los presupuestos y el posible pacto entre ambos para la formación de un futuro gobierno en Cataluña? Y las cancillerías y la opinión pública europeas, ¿qué pensarán ante el apoyo a sediciosos golpistas y el menosprecio a los tribunales por parte del gobierno español?

Y, con respecto a ERC —dejando ya aparte su reacción ante la postura del PSOE—, ¿va apoyar la inmunidad de Puigdemont y Comin mientras Junqueras sigue en la cárcel, aunque lo haga con mucha benignidad en sus condiciones penitenciarias? ¿Cuánto no se van a reír Puigdemont y JxCat? ¿Se reirá también Junqueras desde la prisión?

Anímense a hacer vaticinios. En todo caso, tengan en cuenta que la actitud —el voto— del PSOE en esta cuestión será la piedra de toque de la realidad última del compromiso de los socialistas con ERC y su postura con respecto al derecho de autodeterminación de Cataluña (y de los que vengan detrás).

Y después de realizar sus pronósticos sobre el proceso del procès, pueden ustedes valorar el conjunto de la situación, española y catalana, y preguntarse, como se preguntaba el personaje Mediodiente al final del sainete “Manolo”, de Ramón de la Cruz, “¿es tragedia o no es tragedia?”. Y puede que se eche a reír ante lo que le parece que tiene más de comedia, de representación, que de otra cosa.

Aunque es posible que, a continuación, se acuerde de aquella sección de La Codorniz que titulaba “Tiemble después de haber reído”.

Norabona doble a don Pedro de Silva

0 comentarios

Tengo n'estima a Don Pedro de Silva no personal,  aprecio la so obra lliteraria, valoro y estimo'l so pensamientu políticu y la so xera asturianista.
En pocos díes, recibió'l Premio de las Letras de Asturias y ingresó na Real Academia Asturiana de Jurisprudencia.
Norabona por estos dos nuevos entemos na so cadena d'ésitos.

Entrega de los premios l'Asociáción d'Escritores





Entrega de los Premios de la Crítica y de las Letras de Asturias

16/01/2020
Vicerrectorado de Extensión Universitaria y Proyección Internacional

El vicerrector de Extensión Universitaria y Proyección Internacional, Francisco José Borge, presidirá mañana viernes, a las 19 horas, en el Aula Magna del Edificio Histórico, la entrega de los Premios de la Crítica y de las Letras de Asturias que concede la Asociación de Escritores de Asturias. El Premio de las Letras de Asturias ha recaído en Pedro de Silva; el de narrativa en castellano en Adolfo Casaprima; el de poesía en castellano en Carlos Iglesias Díez; el de poesía en asturiano, en Lourdes Álvarez; y el de colu

De Silva: "El derecho está ausente de la nueva galaxia de poder del Big Data"

El expresidente del Principado apunta la ideología "de centro derecha" del estamento jurídico, del que señala que tendrá futuro si es independiente

21.01.2020 | 00:48

Pedro de Silva saluda al presidente de la Real Academia de Jurisprudencia, Leopoldo Tolivar, que tiene a su derecha al presidente de la Junta General, Marcelino Marcos Líndez. 
Pedro de Silva Cienfuegos-Jovellanos recogió ayer los atributos que le distinguen como nuevo miembro de número de la Real Academia Asturiana de Jurisprudencia de su presidente, Leopoldo Tolivar. La entrega tuvo lugar tras un discurso de ingreso que, bajo el título "El momento del Estamento", diseccionó con habilidad de un forense los entresijos de la profesión a la que 

mna periodística (ex aequo), Marcelo Matas de Álvaro y Tino Pertierra.

Premiu Nacional de Lliteratura

0 comentarios
   Esta mañana, la del 20/01/2020, notificábame l'Academia de la Llingua Asturiana que m'otorgaben el Premiu Nacional de Lliteratura Asturiana na segunda edición.

    Nun puedo dicir otra cosa que señalar lo que me presta. Al tiempu, quiero dar les gracies al xuráu que me dio'l premiu por unanimidá y a la propia Academia, la entamadora y caltenedora del mesmu.

     Y, n'últimu términu y sobre too, quiero dar les gracies a los mios llectores y a los llectores de la lliteratura asturiana que son, a fin de cuentes, los que son la xustificación última del premiu.

      Quédame, por cierto, señalar qu'al premiu concurrieren otros dos candidatos, que, ensin dulda, merecíen el premiu tanto como yo. Ellos, como otros munchos, representen l'altor que de cuarenta años p'acá algamó la lliteratura asturiana, a la que nun-y falta más que, como a la llingua, la so reconocencia estatal y un puntu mayor de presencia na sociedá asturiana. 
Esta ye la comunicación:

 

 

Xuan Xosé Sánchez Vicente algama’l Premiu Nacional de Lliteratura Asturiana na so segunda edición

 

 

L’escritor asturianu Xuan Xosé Sánchez Vicente ye’l ganador de la segunda edición d’esti premiu entamáu pola Academia de la Llingua Asturiana en 2016 pa facer pública reconocencia del llabor normalizador que representa la creación lliteraria nel idioma d’Asturies y el papel fundamental que xueguen los y les escritores en llingua asturiana nel caltenimientu de la cultura de nueso.

 
Acordies coles bases del premiu, nun se valora una obra lliteraria concreta sinón «el conxuntu de toa una trayeutoria lliteraria, fecha a lo llargo del tiempu en llingua asturiana y la so contribución a la dignificación social del asturianu».
 


El xuráu, aconceyáu’l miércoles, día 15 de xineru, tuvo presidíu por D. Xosé Antón González Riaño, Presidente de l’ALLA, y formáronlu los miembros de númberu de la institución Dña. Ana María Cano González, D. Xosé Ramón Iglesias Cueva y Dña. Carmen Muñiz Cachón; los profesores de la Universidá d’Uviéu D. José Luis García Martín y D. Leopoldo Sánchez Torre; y fixo de Secretariu D. Antón García Fernández, Direutor Xeneral de Planificación Llingüística y Normalización, en representación del Gobiernu del Principáu d’Asturies.

 

Nesta edición les candidatures presentaes fueron les de la escritora Dña. Lourdes Álvarez García y los escritores D. Adolfo Camilo Díaz y D. Xuan Xosé Sánchez Vicente. El xuráu dexó afitao nel acta onde se da cuenta del alcuerdu algamáu que cualquiera d’estes persones yera merecedora del premiu magar que, por unanimidá, decidiere conceder el II Premiu Nacional de Lliteratura Asturiana 2020 al escritor D. Xuan Xosé Sánchez Vicente, darréu de «la so trayeutoria intelectual y lliteraria que lu convierten nun referente a lo llargo de cinco décades y nún de los mayores activos de la lliteratura asturiana». Tamién sorrayó  que «amás de cultivar con dedicación constante y aciertu tolos xéneros (poesía, narrativa, teatru, ensayu), abrió caminos nuevos nesta milenaria llingua a partir d’un fondu conocimientu y respetu pola tradición, de la que foi de los primeros estudiosos y divulgadores».

 

El Premiu Nacional de Lliteratura Asturiana, que tien calter triañal y que ganare na so primer edición l’escritor Xuan Bello, entregaráse-y a Sánchez Vicente’l 8 de mayu coincidiendo cola celebración n’Uviéu del Día de les Lletres Asturianes y lleva arreyada la espublización d’una pequeña amuesa de la obra lliteraria del autor y la concesión d’un Medayón Conmemorativu, diseñáu pol escultor Adolfo Manzano.

 

Uviéu, 20 de xineru de 2020

 

 

ACADEMIA DE LA LLINGUA ASTURIANA

Güei, en La Nueva España: Inquietud en los comedores e hipocresía

0 comentarios
L'aprecederu

Inquietud en los comedores e hipocresía

El revuelu de les families polos comedores escolares de Xixón. La hipocresía de los partíos impulsores de les causes.


Güei, en La Nueva España: Hagan sus cábalas y apuestas

0 comentarios
Güei, en La Nueva España:

Hagan sus cábalas y apuestas

La piedra de toque sobre la realidad última de los pactos del PSOE con ERC: el voto en el Parlamento Europeo sobre la inmunidad de Puigdemont y Comin.



NO DEN LA LATA CON EL DESPOBLAMIENTO

0 comentarios

                              
(Asoleyóse en La Nueva España del 16/1/20)


                                    NO DEN LA LATA CON EL DESPOBLAMIENTO

Desde hace pocos años, la palabra “despoblamiento” constituye uno de los ejes del discurso social y político. Algunas agrupaciones políticas, como Teruel Existe, han logrado su éxito gracias a agitar las quejas por el despoblamiento, y seguramente inducirán a otros territorios a intentar lo mismo en próximas elecciones.

Bajo esa palabra existen al menos dos conceptos distintos, más o menos difusos, más o menos cargados de emociones, el del vaciamiento, dentro de un estado o región, de territorios que han estado poblados, o, incluso, muy poblados, hasta hace poco (un ejemplo, el de las aldeas asturianas); el de la disminución del número de pobladores del conjunto de una región o Estado (Asturies, otra vez, como ejemplo).

Cuando escucho a un político o a un tertuliano agitar la bandera del despoblamiento como un problema que hay que abordar (soluble, por tanto), sé que estoy escuchando a alguien que no sabe de qué habla o a alguien que miente, ya por seguir la moda ya por obtener votos. La razón es sencilla: el despoblamiento, en la primera de las acepciones, la del abandono, para entendernos, de los territorios rurales y la concentración en las ciudades, es un proceso imparable que arranca, al menos, desde finales del siglo pasado y que se ha acelerado en los últimos años. Es, además, una tendencia mundial, de todos los continentes.

Nos centraremos en el despoblamiento comarcal, para hablar otro día del demográfico. Por visualizar la cuestión en nuestro país: las aldeas se vacían a favor de las capitales comarcales, estas a favor de Xixón y Uviéu; la comarca entera de Les Cuenques, también sobre estas dos últimas poblaciones. A su vez, una cantidad importante de población joven emigra a Madrid, Barcelona, Europa u otros continentes. La desertización de las zonas rurales tiene un efecto secundario: la muerte del paisaje tradicional y el echarse a monte el territorio, con lo que supone de pérdida de caminos, ruinas de edificios, pérdida de saberes, etc.

Ese doble proceso de concentración y de emigración tiene fundamentalmente razones económicas y de empleo, que no son exactamente las mismas. La principal, que la agricultura y la ganadería tradicionales, que sostenían una población numerosísima y entrañaban una ocupación extensísima del territorio han, por fortuna, desaparecido. ¿Quién volvería a vivir hoy en aquellas condiciones? Por otro lado, la producción agraria, cárnica y láctea es mayor que la del pasado, al margen de la baratura de las importaciones.

Con la industria pequeña, agraria o no, y parte de los pequeños negocios que vivían en las zonas rurales o en las cabeceras de comarca ocurre lo mismo: atendían a pequeños mercados geográficos y a un número importante de población en esos ámbitos. Menguada esta; abaratados los costos de transporte, razón por la que pueden ser inundados por productos de fuera; con mayor facilidad de los residentes para realizar sus compras en otros lugares por la facilidad y comodidad de los desplazamientos, desaparecen o su sostenimiento es muy difícil

¿Qué puede hacerse para atenuar en alguna medida ese despoblamiento? En particular, ¿qué puede hacerse para que subsista un sector primario de cierta entidad que garantice ocupación y paisaje? No demasiado, porque, en realidad, si bien es cierto que aparecen algunas nuevas incorporaciones y algunas explotaciones de cultivos antes inexistentes, no muchos quisieran seguir allí, si pudiesen, o están esperando por la jubilación. Pero es que, además, la marcha hacia las grandes concentraciones urbanas tiene un componente cultural que actúa al margen de las motivaciones económicas, como lo tiene también, en el ámbito demográfico, la disminución del número de hijos en las familias.

Pero sí cabe hacer algunas cosas, que pueden resumirse en dos: no legislar en contra del medio rural, no tocar a todas horas… los crotales, con exigencias y pejigueras continuas. Señalemos algunas de ellas.

Ante todo, resolver cuestiones que llevan décadas sin querer abordarse, como la gestión de los montes vecinales; reducir la burocracia o, en todo caso, aumentar los medios para facilitar los trámites administrativos para los ganaderos, y, al mismo tiempo, dotar de medios a las explotaciones para la gestión telemática de “los papeles” (en Euskadi ya lo han hecho por el procedimiento de llevar la fibra a través de los tendidos eléctricos); facilitar la expansión de las explotaciones y la comercialización de sus productos.

En el ámbito de las decisiones negativas hay que señalar especialmente la creación de parques, que acogotan la actividad, con ciudadanos y explotaciones dentro; el imperio de una  mentalidad ecologista ciudadana que convierte en un calvario el trabajo ganadero y lleva al desánimo a sus propietarios, poniendo a los animales salvajes por encima de los intereses humanos (y de los animales domésticos).

Podríamos añadir otros muchos conflictos que provienen de no considerar la vida en lo rural como una vida con sus peculiaridades. ¿Quién no recuerda, en lo reciente, conflictos por los gallineros o multas por transportar unos metros un árbol caído en el remolque de un tractor, al no ser este un vehículo específico para el transporte? ¿O la sanción por defenderse de la agresión de un jabalí en un terreno cercano a una casa?

La lista sería larga. Baste con decirlo claro: No den la lata con el despoblamiento hablando de aquello que no tiene solución, pero hagan todo lo posible por no seguir fomentándolo con sus decisiones o con su inacción.


Güei, en La Nueva España: No den la lata con el despoblamiento

0 comentarios

No den la lata con el despoblamiento

La necesidad de no legislar en contra del medio rural para frenar su abandono



El vinu de Cangas y González del Valle

0 comentarios
     

     Relleo Música Asturiana, de Fidela Uría Líbano, y na biografía d'Anselmo González del Valle, un de los más importantes estudiosos, creadores y divulgadores de la música asturiana, na época que llama l'autora del "nacionalismu asturianu", atopo (páx. 203), que, además de les sos munches xeres culturales y negocios empresariales, dedicóse al cultivu la vid, dende finales de la década de los ochenta del XIX, nunos terrenos que poseía por herencia familiar nel conceyu Cangas de Narcea.
   
     Pa meyorar los cultivos traxo de Burdeos dellos vinateros franceses. Y llogrólo: nel veranu de 1895 el so vinu algamó la Medalla de Plata na Exposición vinícola de Burdeos y en 1896 la Medalla d'Oru n'Angers, el Diploma d'Honor en Rover y el Diploma d'Honor en Lugo.



Güei, en La Nueva España: Soledades

0 comentarios
L'aprecederu

Soledades

De los diferentes tipos de aislamiento personal y lo que comporta cada uno

La segunda pata (y Alimerka)

0 comentarios
                                       (Asoleyóse en La Nueva España del 3 de xineru de 2020)


                                            LA SEGUNDA PATA (Y ALIMERKA)


                Nuestro futuro inmediato (y, en alguna medida, el no tan próximo) depende fundamentalmente de la evolución de dos patas: la territorial, que viene suponiendo desde hace tiempo un elemento de convulsiones sociales y económicas, y que puede ir a muy peor en el futuro; la económica, cuya tendencia actual no es tan buena como ha sido, pero que puede empeorar si se toman decisiones políticas erróneas.
                En general, el discurso económico dominante en los ámbitos político y social es el mágico-milagrero, aquel que piensa que lo que se desea es posible y que el dinero, la riqueza, sale del Gobierno (o del burru Cagarriales, dicho en llariego). Es cierto, por ejemplo, que nuestros salarios son bajos en relación con los de otros países de Europa, pero convendría recordar algunos elementales de nuestra economía. En primer lugar, que entre el 2008 y el 2012 destruimos tres millones de empleos, y que esos millones de empleos se recuperaron después con salarios, en general, más ajustados. No es, pues, que los salarios hayan bajado por una decisión empresarial o política, sino porque se adecuaron al nivel en que los empleos pueden existir. En otras palabras, es nuestro tejido empresarial  —pequeñas empresas en su mayoría, baja productividad, escasa inversión en innovación, nichos de mercado pequeños— el que limita la realidad económica y, por tanto, los sueldos. Por eso cuando se habla de crear “empleos dignos” sin modificar nuestro tejido productivo se está, en el mejor de los casos, emitiendo un “flatus vocis”.
                Con todo, nuestra economía ha mejorado en muchos aspectos. Por ejemplo, hemos pasado de tener el brutal déficit exterior anterior a la crisis, el 10% anual el PIB, a llevar siete años de crecimiento sin déficit exterior, algo realmente insólito en nuestra historia. Del mismo modo, hemos estado durante varios años creando en torno al medio millón de empleos con crecimientos inferiores al 2,5%, cuando antes únicamente los creábamos a partir de esa cifra. Es evidente que en todo ello ha tenido que ver —no como único vector, pero sí determinante— la reforma laboral del 2012. Pretender ahora modificar sus aspectos más sustanciales posiblemente vaya en contra de aquellos en cuyo favor se dice querer modificar: los trabajadores, es decir, el empleo.
                Ocurre lo mismo con el discurso sobre las pensiones, que oscila entre lo demagógico y la voluntad mágica. Pero de eso, y de otras tentaciones de política fiscal y financiera que parecen crecer en las cabezas de Pedro y Pablo, y que tienen la traza de seguir la conocida senda milagrera de Zapatero, cuyos resultados conocemos, hablaremos otro día.
                La huelga del convenio de los supermercados asturianos me provoca algunas reflexiones, sin entrar en lo que es la querella entre las partes. Suscita mi curiosidad, de mano, la pasión empática que ha levantado en parte de la sociedad: efectivamente, cierto número de los manifestantes frente a los Alimerka (me centro en ella porque sus dependencias han sido las más destacadamente asediadas) no eran empleados, sino meros partidarios ajenos por completo a los empleados. Estaría bien conocer las variadas razones de una circunstancia tan inusual (alguna la intuyo).
                En segundo lugar, me llama la atención el conflicto en torno al descanso computable o no de 20 minutos, que parece una de las cuestiones que más se ha enconado y la que más parece haber suscitado la indignación de los “adheridos”. Me llama la atención porque, desde que fue transferida a Asturies la educación, los docentes tienen media hora obligada, gratuita y no computable de vagar diario, sin que hasta la fecha, y ya llovió, haya yo oído la menor protesta u observación sindical.
                La tercera reflexión tiene alcance global, y atañe a Asturies. Y es que el conflicto y la huelga tienen una debilidad central: no afecta a todo el sector de la alimentación, esto es, ni a cadenas estatales ni a cadenas internacionales, de capital y logística estatal e internacional. Ello, es cierto, crea una debilidad en la capacidad de presión de los trabajadores: los clientes se van a otra parte y santas pascuas. Pero, al mismo tiempo, es esa la debilidad de las empresas: lo que se ve afectado, en sus ingresos, sí, pero también en una hipotética pérdida de clientes, tiene un ámbito fundamentalmente regional y el detrimento de su mercado beneficia a sus competidores directos (estatales o internacionales). Y lo mismo ocurre con lo que afecta a su logística y a sus proveedores. ¡Con lo difícil que es asentar aquí capitales y empresas y captar o mantener mercados! Yo no sé si este tan importante vector está siendo suficientemente valorado en el conflicto.
Y, por cierto, aplaudo la intervención del Gobierno para detener por el momento la huelga e invitar a una nueva ronda de negociaciones. Estoy seguro de que ha sido la importancia de ese vector estratégico lo que principalmente lo ha empujado a intervenir.

La fe no mueve montañas

0 comentarios
                                   (Asoleyóse en La Nueva España del 7/2/10)


                          LA FE NO MUEVE MONTAÑAS.
          LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA

            ¡Todo tan normalino! El PSOE gobernará con UP por sus acuerdos y votos y los de algunos más. Entre ellos se encuentra el de ERC. Quizá merezca la pena recordar que ERC fue uno de los partidos que proclamó la independencia de Cataluña y que su Secretario General está en la cárcel por lo que es judicialmente una condena por sedición y malversación. Hay algo más: el que va a ser segundo del Ejecutivo pedriano, don Pablo, ha ido a la cárcel a negociar el apoyo de don Oriol, a quien ha dado las gracias por dicho apoyo. Más aún, en su intervención durante la investidura ha alabado “las convicciones democráticas” de quienes están hoy en la cárcel y el exilio por haber proclamado la independencia de Cataluña (lo que bien podía haber sido calificado como “golpe de Estado”, en todo caso, sedición).
            Pues bien, la afirmación de don Pablo viene a entrañar tres cosas: que saltarse la ley es democrático; que las leyes que prohíben separarse a un territorio al margen de la ley son, si legales, ilegítimas; que, en consecuencia, están condenados injustamente. El corolario es que están legitimados para repetirlo cuando quieran.
            Tienen, asimismo, el apoyo de Bildu, los herederos políticos y testamentarios de ETA. Admitamos que en este momento no tienen deuda alguna legal que pagar; incluso, admitamos su entrega entusiástica a la democracia. Ahora bien, que se permitan, ¡ellos!, calificar a España de una falsa democracia, al Rey de autoritario, a la Constitución como la “cárcel de pueblos”, parece un tanto intolerable. Que el pretendiente no haya efectuado ni una sola matización a ese discurso, cuando él y su partido caen de lleno en esa acusación que se hace a España desde el 78, parece un poco raro.
            En otro orden de cosas, el PSOE ha prometido una mesa entre iguales, entre el Gobierno de España y del la Generalitat, un gobierno que preside un insumiso frente a las sentencias de los órganos del Estado, que ha asegurado no acatará.
            ¡Todo tan normalino! ¿No les parece? Como en cualquier otro país.
            Pero volvamos a quienes han sido los socios más activos y aireados del PSOE, los de ERC. Ya sabemos que han proclamado la independencia de Cataluña (anulada por las leyes y los tribunales). El PSOE pone en sus manos, como en las de Bildu, la investidura y un acuerdo a largo plazo. ¿Porque han dejado de pretender la independencia? No. ¿Acaso han renunciado a la vía unilateral? De ningún modo. Lo han dicho tanto el encarcelado como  la dirección de ERC en el acuerdo para apoyar a Sánchez (lean, que no se lo oculten). ¿Entonces cuál es la razón para seguir adelante como si todo esto no existiese? El argumento es que hay que recurrir al diálogo como método para solucionar el conflicto. ¿Creen de verdad que el diálogo puede llevar a un acuerdo intermedio, como reiteran?
            Que haga como que lo cree el PSOE no tiene nada de extraño, a fin de cuentas el primer objetivo de un partido político es su negocio, sí, su negocio, el mantenimiento de su poder y sus puestos de trabajo. Claro que, para ello, no debe apartarse mucho de lo que quieren oír sus militantes y votantes, o de lo que están dispuestos a tragar. Pero lo primordial es eso, su poder y sus puestos de trabajo. Por eso estos días, por cierto, me mondaba de risa cuando algunos ilusos esperaban voces o actitudes de protesta en el partido de Pablo Iglesias.
            ¿Pero y tantos comentaristas y ciudadanos de la calle que creen que el diálogo puede solventar el problema? ¿Lo creen de verdad? A lo mejor lo que quieren decir —lo piensan, más o menos claramente, pero no lo manifiestan— es que el conflicto se solventa concediendo la independencia a Cataluña (y a Euskadi y a Galicia —oigan bien la intervención del diputado del BNG, que cree que es eso lo que se ha puesto en marcha—; y a los que vengan detrás, digo yo, ¿cómo no?, ¿con qué razón?), o sea, el derecho a ella, esto es, el derecho a decidir. Si es así, que tengan la valentía de decirlo, porque no merece entonces la pena perder el tiempo ni en mesas ni en misas (aunque París sí las valiera en su tiempo).
            Pero si no es así, y piensan que se puede llegar a una solución con los independentistas distinta a la del derecho a la independencia, ese pensamiento no tiene otro fundamento que su fe.
            Y es que acaso crean que la fe mueve montañas. Pero la fe nunca ha movido montañas, solo montañeros hacia la montaña, como bien dice el refrán sobre la sabiduría de Mahoma en trances imposibles.
            Por cierto, y para los ilusos que confían en el quórum del artículo 168 de la Constitución a fin de impedir la independencia por vías legales sin mayorías cualificadas: esta semana he leído tres fórmulas para saltarse dicho precepto. Dos de ellas las pueden ver ustedes aquí, en LA NUEVA ESPAÑA, en el artículo de Francisco Bastida del domingo 5. Porque, si no se estuviese pensando en eso, ¿a qué creen ustedes que se debe el que no se cite como marco legal de la negociación con Cataluña la Constitución, sino una fórmula, que, por cierto, parece seguir el modelo discursivo de los hermanos Marx, “La parte contratante de la primera parte…”, esta: En este sentido, ambas partes se comprometen a impulsar la efectividad de los acuerdos que se adopten a través de los procedimientos oportunos. Las medidas en que se materialicen los acuerdos serán sometidas en su caso a validación democrática a través de consulta a la ciudadanía de Cataluña de acuerdo con los mecanismos previstos o que puedan preverse en el marco del sistema jurídico-político”.

Ahola es de leíl

0 comentarios
"Ahola no es de leíl", entitulaba la obra d'Alfonso Sastre. Pero ahola sí va sel de leíl. En breve: El Parlamentu Européu suspende a Junqueras como diputáu. Los tribunales desposeen a Torra de la so condición de diputáu del Parlament, y, polo tanto, nun pue ser President. A ver qué faen.

Pero, sobre too, a ver qué faen PSOE y ERC nel Parlamentu Européu. El xuez Llarena acaba de pedir al Parlamentu que llevanten la inmunidá de Puigdemont y Comin. ¿Van votar en contra PSOE y ERC? ¿El PSOE va votar en contra la llei y a favor de la comisión de delitos? Y, en tou casu, con Junqueras condenáu y presu, van votar a favor de la inmunidá de los sos rivales políticos los d'ERC? Si lo ficieren, ¿cuánto van reíse Puigdemont, Comin y JxCat? ¿Y Junqueras dende la cárcel?

Agora sí, Ahola es de leíl




El cuerno de la abundancia y de la falacia

0 comentarios

(Asoleyóse en La Nueva España del 05/1/20)

EL CUERNO DE LA ABUNDANCIA Y DE LA FALACIA


Dinero regalado y falacias. De ambas cosas reparte con bayura la cornucopia oratoria de don Pedro. Empecemos por lo primero. Hasta ahora, los analistas habían calculado unos 30.000 millones más de gasto en las promesas conocidas del dúo Pedro-Pablo, y unos ingresos suplementarios, a lo más, de 5.000. Ello en un contexto en que debemos recortar 7.000 millones de déficit y en el que las pensiones lo tienen de 20.000 millones anuales. Pues bien, a tenor de las promesas, el gasto irá más allá. Por supuesto —Sánchez Pixit—, todo eso, cumpliendo nuestros compromisos con la UE. Tan maravilloso como milagroso.
Pasemos ahora al campo de las falacias, sobre el que se asienta y asentó el discurso “progresista de progreso”. La primera es la propia calificación del programa con esa etiqueta. Consiste el asunto en dotar de significado y connotaciones positivas y “benéficas” la palabra. Establecido ello, todo lo que se enumera queda bendecido con esa agua bendita, y, por tanto, es magnífico, salvífico e incontestable. E inversamente, cualquier alternativa o crítica pasa a ser negativa, reaccionaria o destructiva.
El gran invento de la temporada es el de la palabra “bloqueo”, concepto que utilizan no solo los miembros del pacto de gobierno (incluidos, hace meses, para mi asombro, diputados de ERC), sino conspicuos comentaristas del rebaño emocional progresista, y que tal vez ha sido usada por don Pedro en su discurso más veces que “progresista”. El pedestal donde asienta tal concepto es en esta falacia: los españoles votaron un gobierno progresista, en consecuencia, los partidos (de la derecha) tenían y tienen la obligación de no impedir la voluntad de los españoles y facilitar ese gobierno, sin rechistar. Si no lo hacen, bloquean, esto es, interrumpen la marcha del país y el progreso. Dedúzcase: son reaccionarios. Porque, además, se argumenta, no hay otras combinaciones en la Cámara para formar gobierno. Nunca he visto, lo confieso, nada semejante hasta ahora. Y con aceptación amplia como argumento presentable. Como si los españoles votasen un gobierno, y no partidos. Como si a aquel que tuviera más escaños se le hubieran entregado unas Horcas Caudinas para el sometimiento del adversario. Como si no hubiese más combinaciones posibles.
Don Pedro trufó su intervención de la palabra “diálogo”. Ahora bien, ¿qué diálogo cabe cuando se presenta un extenso programa de medidas que se ejecutarán sí o sí, sabiendo que muchas de ellas son diametralmente opuestas a las de aquellos a los que se ofrece diálogo? Dos ejemplos: se ofrece diálogo social con los empresarios cuando ya se decidió anular la legislación laboral y subir el salario mínimo hasta los 1.200 euros; nuevos acuerdos en el Pacto de Toledo cuando ya se ha prometido qué hacer con las pensiones en el futuro. Y la guinda de ese melifluo llamamiento lo constituyen dos momentos del parlamento del pretendiente, cuando proclamando el diálogo y el respeto a todos los diputados anuncia que establecerá un cordón sanitario con determinadas ideas; cuando termina su discurso manifestando que escuchará con atención las intervenciones de los demás partidos, pero les pide que no vengan a sembrar la división; en traducción: que no lo critiquen.
Llamar al diálogo y al desbloqueo gratuito alguien tan sectario como don Pedro, cuya primera medida como Secretario General fue romper el pacto europeo entre socialistas y conservadores para no votar a los conservadores, o que dimitió de su cargo y escaño cuando su partido se abstuvo para que Rajoy formase gobierno, constituye una falacia fáctica ante la que uno no puede por menos que sonreír. Máxime al pedir el apoyo gratuito (el desbloqueo) de la derecha, alegando la abstención ante Rajoy del PSOE en su día. ¡Él! ¡Ipse!
Esa desmemoria ocultadora le permite, asimismo, acusar al PP de los recortes durante la crisis, como si fuesen decisiones voluntarias de la derecha y no, en gran parte, fruto de la política económica del PSOE en la etapa anterior (con el voto de Sánchez, por cierto), rechazar la amnistía fiscal del PP como si el PSOE no hubiese hecho dos, u olvidar lo que sostuvo durante las semanas anteriores a la investidura para proclamar hoy como un beneficio aquello que calificaba como un desastre que nunca aceptaría.
Ahora bien, lo que no sé qué significa, con respecto a las pretensiones independentistas, es lo de abandonar la judicialización y sustituirla por el diálogo. ¿Quiere decir que si el Parlament vuelve a proclamar la independencia se dejará correr la cosa? ¿Que se tolerará cualquier incumplimiento de la ley? ¿Se les pedirá que, por favor, tengan consideración y sean buenos?
Una observación final. Don Pedro es un magnífico parlamentario. Impávido cuando miente, ingenioso, con el debate bien preparado, agudo en las réplicas. Tiene, además, buena planta, apostura y gestualidad. Ello se nota, especialmente, en el arrobo con que lo contemplan sus ministras (sigan, sigan las imágenes). Incluso, el señor Marlaska lo contempló embelesado cuando mencionó otro de los dones de su cornucopia: la subida de sueldo, tantas veces prometida, para policías nacionales y guardiaciviles. 
Ahora bien, la excelencia en materia  de transporte la alcanza nuestra doña Adriana: la primera en empezar el palmoteo, la última en dejarlo; quien casi pega saltos de alegría cuando don Pedro anunció dinero para las comarcas mineras sometidas a la desertización exprés del Gobierno; quien osculó, me atrevería a decir con unción, el carrillo izquierdo del futurible, sentado este ya en su escaño al acabar su discurso. Non plus ultra.