Feliciano Robles Blanco y la so enciclopedia asturiana d'ilustres

0 comentarios
Sigo ofreciéndoyos los enllaces a la enciclopedia de xente asturiana ilustre en dellos ámbitos qu'asoleya don Feliciano Robles Blanco.


Inxenieros asturianos ilustres:

https://ilustresasturianos.blogspot.com/search/label/Ingenieros

Xente de ciencia asturiana ilustre:

https://ilustresasturianos.blogspot.com/p/presentacion.html

Güei, en LNE: Si esto no es fascismo...

0 comentarios
Si esto no es fascismo... (el acosu a los discrepantes, les redes de complicidad; sobre "el diálogu" y los significaos de la palabra).

Una novela mía: No miréis al mar

0 comentarios

Lluches fabriles, política y corrupción en Xixón y Asturies. Y sexu.

Güei, en LNE: ¡Vaya Administración!

0 comentarios
El barullu de les oposiciones a celadores y el Conservatoriu del Valle del Nalón.


Narcisos mestos, mariello y naranxa

0 comentarios
Homes y muyeres adoraben al guapu, al perfectu Narciso, pero él rechazábalos a toos. La ninfa Eco, que por disgustar a Hera taba condenada a repetir les caberes palabres que-y dirixeren, enamoróse tamién d'él. Un día Narciso sintió'l roíu d'ella, que taba escondida nel bosque, y entrugó: "¿Hai daquién equí?" y ella arrespondió: "equí, equí". Como Narciso nun la veía mandóla salir. Ella, entós, salió y confesó-y el so amor. Él, como a toes, desprecióla, y entós ella, dolida, gurdóse nuna cueva hasta consumise, de mou y manera que d'ella nun quedó otro que la voz (l'ecu). 
Némesis, la diosa la venganza, fizo que Narciso s'enamorara de sí mesmu al espeyase nuna fonte. Y ellí quedó, incapaz d'abrazase, hasta que se tiró a lo fondero la fonte. Ellí, na so memoria, desurdió una flor, el narcisu.





Un riscar en Xixón

0 comentarios
Pásenme esti videu d'un riscar en Xixón. Son de Fototino. ¡Magnifiques! Gracies al autor, al que nun conozo, y felicidaes.


https://photos.google.com/share/AF1QipMQb0wSSJykSDM2jbYRdSWWbm31MsnqF4CDAzF4ZROaK2NrL5ydfgth2ucyu1_MXw/photo/AF1QipOHCCNpd8oDIo-taDkG3Hy2Gkb2OKIfhOjQCz8o?key=cjJlQkpqRDhYWFZrYjREa3NfUGhaLXl0czA4UXlR

Narcisos

0 comentarios
Homes y muyeres adoraben al guapu, al perfectu Narciso, pero él rechazábalos a toos. La ninfa Eco, que por disgustar a Hera taba condenada a repetir les caberes palabres que-y dirixeren, enamoróse tamién d'él. Un día Narciso sintió'l roíu d'ella, que taba escondida nel bosque, y entrugó: "¿Hai daquién equí?" y ella arrespondió: "equí, equí". Como Narciso nun la veía mandóla salir. Ella, entós, salió y confesó-y el so amor. Él, como a toes, desprecióla, y entós ella, dolida, gurdóse nuna cueva hasta consumise, de mou y manera que d'ella nun quedó otro que la voz (l'ecu). 
Némesis, la diosa la venganza, fizo que Narciso s'enamorara de sí mesmu al espeyase nuna fonte. Y ellí quedó, incapaz d'abrazase, hasta que se tiró a lo fondero la fonte. Ellí, na so memoria, desurdió una flor, el narcisu.



Xacintos

0 comentarios
Los homes enamorábense de Xacintu. El primeru fue Tamiris, un cantor, al qu'otru amante de Xacintu, el dios Apolu, dexó ensin voz, vista nin memoria. Céfiru, el dios vientu, celosu d'Apolu, un día en qu'esti taba enseñando a Xacintu a tirar el discu, disvió'l discu y fízolu estrellase contra la cabeza de Xacintu. De la sangre derramao desurdió una flor, el xacintu (Hyacinthus spp., de la familia de les Liliaceae).







El Gran Libro de la Mitología Asturiana

0 comentarios

Editáu por Trabe. Somo autores Xesús Cañedo y yo. 194 páxines. Tolo que se pue decir sobre la nuestra mitoloxía clásica.

Llibru: Partíu Asturianista: Trenta años d'historia

0 comentarios

Pal que quiera saber: documentos programáticos, congresos, propuestes, lleis, iniciatives, coses que resolvimos o pusimos en marcha, coses que fuimos los primeros en ver o entamar. Ehí ta too.